11 de diciembre de 2011

¡Mujer Levántate!


Amiga, no te conozco, no sé tu nombre, ni desde donde estás leyendo esto, ni la situación por la que estés pasando pero quiero decirte algo, a ti que estás a punto de recibir estas palabras:
Tú eres una mujer buena, lo puedo sentir aun a la distancia (Sí, a ti, a ti, ¿Por qué lo dudas?)
¿Sabes? he aprendido, aunque no lo creas, que las mujeres han sido atacadas, golpeadas, menospreciadas, ultrajadas, engañadas a través del tiempo. Siempre hay alguien que no te quiere ver realizada y feliz.
¿Sabías tú que existen personas, que te quieren ver siempre por los suelos? ¿quieres saber por qué? Porque hay hombres que fueron criados por padres y madres que los maltrataron en la infancia y adolescencia y quieren repetir en sus hogares el mismo infierno y no resisten que, tú, una mujer sabia, llena del espíritu de amor, poder, y dominio propio, tome el lugar que le corresponde en este mundo, gritando un “ya basta”, a las dudas, al temor, al abuso y te mires al espejo y digas: Soy inteligente, bonita, fuerte, valiente.
Ponte a pensar, una mujer como tu educando a sus hijos varones, enseñándoles respeto hacia los demás, especialmente hacia las damas, a ser trabajadores, educados, responsables, limpios, alegres, respetuosos con ellos mismos y con los demás, generosos y compasivos. Enseñando a tus hijas a no conformarse a este mundo con cualquier hombre sino a buscar una persona de buen corazón, a ya no soportar más ningún tipo de abuso cruel y violento.
Yo oro para que olvides los malos recuerdos de tu niñez, todo abuso verbal o sexual, todo golpe físico que haya quedado sellado en tu alma. Y te despierte a la realidad de lo que tu eres: Una mujer sabia y valiente con un corazón de guerrera, que no le teme a ningún argumento que en tu vida se oponga a tus sueños.
Amiga, en el 93% de los hogares la mujer es la que tiene más acceso a sus hijos pequeños teniendo así la gran oportunidad de educarlos y enseñarles estas verdades que te he hablado hoy.
Una nueva generación de hombres y mujeres valientes está creciendo en este momento dentro de nuestros mismos hogares. Lo estamos viendo con nuestros propios ojos: son tus hijos, los míos, y esto está sucediendo porque estamos tomando el reto de educarlos, y desarrollen todo el potencial que en ellos hay para ser la bendición a sus familias, a sus amigos, y al mundo entero.
Han querido desvalorizarte, pero hoy te digo: “…eres preciosa a mis ojos, eres estimada, y yo te amo… No temas, que yo estoy rezando por ti …”

No hay comentarios:

Publicar un comentario