8 de marzo de 2012

Humanos


Sueño despierta alimentando curiosidades. Mezclando ambos mundos. Debería dejar de analizar cada cruce. Los castillos de arena imaginaria no son muy consistentes. Pero no me llevo la contraria mucho tiempo. Se que acabaré haciendo lo que me de la gana. El ridículo por ejemplo. Pero sólo yo me reiré de mí y me señalaré con el dedo. Suficiente vergüenza para no humillarme del todo.


Aprendí muy bien la teoría de los límites. No quebranto la reglas, sólo tanteo con ellas. Al fin y al cabo el pensamiento es lo único que poseemos con total privacidad. El corazón, es un arma más complicada de esconder. No le gustan las complicaciones porque tarda más en cerrar las heridas. Pero tampoco hace ascos a unas buenas cosquillas de vez en cuando.


Somos complejos y divertidos. Incluso absurdos de vez en cuando. Seres entrañables e indefensos que pedimos a gritos la confianza y el cariño. Me resulta complicado dejar de admirar el mundo así que seguiré como soy. No se existir de otra forma. Dicen que sobrestimo la vida. No, simplemente la utilizo. Pienso que no apreciar las horas que tenemos es como dejar pasar un vaso de agua cuando tenemos sed.

1 comentario:

  1. De verdad..! LO AMË...!!! Tu manera de escribir me encanta.

    ResponderEliminar