22 de agosto de 2012

Hoy


"Hoy afirmaré que soy un regalo para mí mismo y para el Universo.
Recordare que el amoroso cuidado de uno mismo hace posible ese
regalo en su forma más superior".

"Hoy, Dios mío, ayúdame a abandonar mi necesidad de hacer todo solo y mi creencia de que estoy solo. Ayúdame a recurrir a Tu Divino Poder y Presencia, y a Tus recursos de amor, de apoyo y de amistad. Abre mis ojos y mi corazón para que pueda ver el amor, la ayuda y el apoyo que hay para mí. Ayúdame a saber que soy amado"

"Hoy participaré en mis relaciones al máximo de mi capacidad. Estaré dispuesto a tener intimidad y a compartir con la gente en la que confío. Pediré lo que necesito y daré lo que me parezca adecuado".

"Hoy me someteré a mis sentimientos, incluso a los que son
emocionalmente dolorosos. En vez de actuar con urgencia, o de intentar castigar a alguien, seré lo bastante vulnerable para experimentar mis sentimientos".

"Hoy no me lanzaré en contra de los que me causan dolor. Sentiré mis emociones y asumiré la responsabilidad de ellas. Aceptaré el hecho de sentirme herido como parte del tener relaciones. Estoy dispuesto a rendirme tanto al dolor como a las alegrías de la vida".

"Hoy le pondré atención a mis propias responsabilidades. Dejaré que los demás hagan lo mismo. Si tengo dudas acerca de cuales son mis responsabilidades reales, haré un inventario".

"Hoy participare en la vida al máximo de mi capacidad, sin importarme el resultado. Eso me hace ser un ganador".

"Hoy dejaré ir mis pequeños y mis grandes sentimientos de culpa. La luz y el amor están de mi lado".

"Hoy seré amable conmigo mismo, comprendiendo que a veces, para alcanzar el justo medio del equilibrio, necesito explorar las cimas y los valles. A veces, la única manera que tengo de salir de un
valle es brincar lo suficientemente alto para aterrizar en la cima y
luego, lentamente, deslizarme hacia abajo".

"Hoy me recordaré a mí mismo que tengo derecho a sentirme tan bien como pueda. Puedo experimentar muchos momentos de bienestar; puedo encontrar un punto de equilibrio en el que me sienta contento, en paz y bien".

"Hoy me permitiré sentir ira, si necesito hacerlo. Puedo sentir mis
emociones y liberarlas constructivamente, incluyendo la ira. Sentiré
gratitud por la ira que sienta y por las cosas que ésta está
tratando de mostrarme. Puedo sentir y aceptar todas mis emociones
sin vergüenza y asumir la responsabilidad de mis actos".

"Hoy defenderé mi propia causa. Recordaré que está bien que me defienda sólo cuando esa acción sea la adecuada. Dios mío, ayúdame a defenderme solo, en forma apropiada y con confianza".

"Dios mío, muéstrame las áreas donde el actuar “como si” me podría ayudar a sentar las bases de la realidad que yo deseo. Guíame al usar esta poderosa herramienta de recuperación para ayudarme a crear una vida mejor y relaciones más sanas".

"Hoy tendré gratitud. Empezaré el proceso de convertir la pena de hoy en la alegría de mañana".

"Hoy asumiré la responsabilidad de ser yo mismo y de demostrárselo a los demás al no permitir que se me victime. No puedo controlar los acontecimientos, pero sí puedo controlar mi actitud al ser victimado. No soy una víctima; no merezco ser victimado".

"Hoy pondré atención a lo que quiero y necesito. No me subestimaré".

"Hoy, ayúdame Dios mío a alejar los pensamientos negativos que
pudiera estar albergando acerca de mis circunstancias o de mis
relaciones pasadas. Puedo aceptar, con gratitud, todo lo que el
pasado me ha traído al día de hoy".

"Hoy, ayúdame Dios mío a alejar los pensamientos negativos que
pudiera estar albergando acerca de mis circunstancias o de mis
relaciones pasadas. Puedo aceptar, con gratitud, todo lo que el
pasado me ha traído al día de hoy".

"Hoy comenzaré el proceso de alejar todos los sentimientos y
creencias autoderrotistas vinculados a relaciones pasadas. Borraré
mi pizarrón para poder estar libre para amar y ser amado".

"Hoy estaré consciente de las “conductas gancho” que me llevan a
convertirme en cuidador de los demás y que me hacen sentir
victimado. Ignoraré los comentarios, las miradas y las palabras que
me enganchan, y esperaré de los demás la conducta directa y honesta que merezco".

"Rezo pidiendo fe en que mi futuro será bueno si vivo el hoy bien y
en paz. Recordaré que quedarme en el presente es lo mejor que puedo hacer para mi futuro. Me concentraré en lo que está sucediendo hoy en vez de en lo que va a ocurrir mañana".

"Hoy me acordaré de asistir a las reuniones de ayuda".

"Hoy recordaré que a Dios le importa lo que yo necesito,
especialmente si me importa a mí".

"Hoy, a pesar de mis circunstancias, creeré hasta donde soy capaz que un Poder Superior a mí mismo puede restaurarme a una forma sana de vivir en paz, y que así lo hará. Luego, me relajaré y permitiré que Él lo haga".

"Hoy me abriré al cuidado de un Dios amoroso. Luego, dejaré que Dios me muestre Su amor".

"Hoy vigilaré las señales que me indican que he caído en la trampa de la vergüenza. Si me hundo en la vergüenza, saldré aceptándome a mí mismo y afirmando que está bien ser como soy".

"Dios mío, ayúdame a estar dispuesto as dejar mis miedos y mi
renuencia a enfrentar la parte necesaria del manejo responsable del
dinero en mi vida. Enséñame las lecciones que debo aprender acerca del dinero".

"Hoy me libraré a mí mismo, dejando ir mi necesidad de ser víctima, y exploraré mi libertad para cuidar de mí mismo. Esa liberación no me apartará de la gente que amo. Me acercará más a la gente y estaré más en armonía con el plan de Dios para mi vida".

"Hoy recordaré que tengo que cuidar de mí mismo. Tengo alternativas y puedo ejercitar las opciones que elija sin sentimientos de culpa".

"Hoy Dios mío, ayúdame a disponerme por completo a dejar ir los
sentimientos de culpa. Por favor apártalos de mí y reemplázalos con
amor a mí mismo".

"Hoy, y cada vez que sea posible, Dios mío, déjame ser gentil conmigo mismo y con los demás. Ayúdame a encontrar el equilibrio entre la acción asertiva emprendida en busca de mis mejores intereses y el amor por los demás. Ayúdame a comprender a que a veces esas dos ideas son una sola. Ayúdame a encontrar el sendero adecuado para mí".

"Dios mío, mientras vivo el día de hoy, déjame abrirme a mis
sentimientos. Hoy, ayúdame a saber que no necesito forzarme ni
reprimir la curación que tengo a mi disposición en mi recuperación.
Ayúdame a confiar en que si estoy abierto y dispuesto, la curación
se dará en forma natural, de una manera que puedo manejar".

"Hoy, y todos los días, rezo porque mis pensamientos, palabras y
acciones sean guiados Divinamente. Rezo porque pueda proseguir mi camino con confianza, sabiendo que mis pasos son guiados".

"Hoy avanzaré en mi vida, a pesar de lo que los otros hagan o dejen
de hacer. Sabré que es mi derecho cruzar el puente a una vida mejor, aunque para hacerlo tenga que dejar a otros atrás. No me sentiré culpable, ni me sentiré avergonzado. Sé que el lugar donde estoy ahora es un lugar mejor y que ahí es donde debo estar".

"Hoy escucharé y confiaré. Se me ayudará a tomar acción cuando sea necesario. Puedo confiar en mí y en Dios".

"Hoy puedo dejar ir las cosas, las personas y mi necesidad de
control. Puedo manejar mis sentimientos. Puedo llegar a sentirme en paz. Puedo alcanzar la calma. Puedo volver al camino y encontrar la verdadera llave de la felicidad: yo mismo. Recordaré que un día gris es simplemente eso, un día gris".

"Hoy emprenderé las acciones que me parezcan apropiadas. El resto lo dejaré ir. Lucharé por conseguir el equilibrio entre la responsabilidad conmigo mismo, la responsabilidad para con los demás y el dejar ir".

"Hoy, Dios mío, ayúdame a practicar el concepto de la aceptación en
mi vida. Ayúdame a aceptarme a mí mismo, a los otros y a mis
circunstancias. Llévame un paso más allá y ayúdame a sentir
gratitud".

"Hoy recordaré que no tengo que esconderme detrás del hecho de estar en lo correcto. No tengo que justificar lo que quiero y necesito
diciendo que algo está bien “bien” o está “mal”. Puedo permitirme
ser como soy".

"Poder Superior, ayúdame a saber que no tengo por qué permitirle a
nadie que me avergüence o me fastidie por las creencias religiosas.
Si ellos confunden eso con la espiritualidad que surge en la
recuperación, ayúdame a regresarles su confusión. Ayúdame a
descubrir y a desarrollar mi propia espiritualidad, un sendero que
me funcione a mí. Guíame, con Sabiduría Divina, a medida que voy
creciendo espiritualmente".

"Hoy, Dios mío ayúdame a adueñarme de mi poder desligándome , y a,elegir en paz el curso de acción adecuada para mí. Ayúdame a saber que me puedo desligar de las expectativas y deseos de los demás. Ayúdame a dejar de complacer a otra gente y a empezar a complacerme a mí mismo".

"Dios mío, ayúdame hoy a enfrentar mis problemas y a resolverlos.
Ayúdame a hacer la parte que me toca y a dejar ir el resto. Puedo
aprender a solucionar problemas".

"Hoy, Dios mío, ayúdame a saber que está bien que me permita a mí mismo ser humano. Ayúdame a no sentirme culpable o a castigarme a mí mismo cuando necesito "deshacerme".

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario