Ir al contenido principal

Cuando las cabezas de las Mujeres se juntan alrededor "del fuego" - Simone Seija Paseyro



Alguien me dijo que no es casual... que desde siempre las elegimos. Que las encontramos en el camino de la vida, nos reconocemos y sabemos que en algún lugar de la historia de los mundos fuimos del mismo clan. Pasan las décadas y al volver a recorrer los ríos esos cauces, tengo muy presentes las cualidades que las trajeron a mi tierra personal.

 Valientes, reidoras y con labia. Capaces de pasar horas enteras escuchando, muriéndose de risa, consolando. Arquitectas de sueños, hacedoras de planes, ingenieras de la cocina, cantautoras de canciones de cuna.


Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de "un fuego", nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, refunfuñan, se conduelen.
Ese fuego puede ser la mesa de un bar, las idas para afuera en vacaciones, el patio de un colegio, el lugar donde jugábamos en la infancia, el salón de una casa, el corredor de una facultad, una cerveza en el parque, la señal de alarma de que alguna nos necesita o ese tesoro incalculable que son las quedadas a dormir en la casa de las otras.

Las de adolescentes después de un baile, o para preparar un examen, o para cerrar una noche de cine. Las de "vente el sábado" porque no hay nada mejor que hacer en el mundo que escuchar música, y hablar, hablar y hablar hasta cansarse. Las de adultas, a veces para asilar en nuestras almas a una con desesperanza en los ojos, y entonces nos desdoblamos en abrazos, en mimos, en palabras, para recordarle que siempre hay un mañana. A veces para compartir, departir, construir, sin excusas, solo por las meras ganas.

El futuro en un tiempo no existía. Cualquiera mayor de 25 era de una vejez no imaginada...y sin embargo... detrás de cada una de nosotras, nuestros ojos.
Cambiamos. Crecimos. Nos dolimos. Parimos hijos. Enterramos muertos. Amamos. Fuimos y somos amadas. Dejamos y nos dejaron. Nos enojamos para toda la vida, para descubrir que toda la vida es mucho y no valía la pena. Cuidamos y en el mejor de los casos nos dejamos cuidar.

Nos casamos, nos juntamos, nos divorciamos. O no.

Creímos morirnos muchas veces, y encontramos en algún lugar la fuerza de seguir. Bailamos con un hombre, pero la danza más lograda la hicimos para nuestros hijos al enseñarles a caminar.

Pasamos noches en blanco, noches en negro, noches en rojo, noches de luz y de sombras. Noches de miles de estrellas y noches desangeladas. Hicimos el amor, y cuando correspondió, también la guerra. Nos entregamos. Nos protegimos. Fuimos heridas e inevitablemente, herimos.

Entonces... los cuerpos dieron cuenta de esas lides, pero todas mantuvimos intacta la mirada. La que nos define, la que nos hace saber que ahí estamos, que seguimos estando y nunca dejamos de estar.

Porque juntas construimos nuestros propios cimientos.

Somos más sabias, más hermosas, más completas, más plenas, más dulces, más risueñas y por suerte, de alguna manera, más salvajes.

Y en aquel tiempo también lo éramos, sólo que no lo sabíamos.

Porque cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor "del fuego" que deciden avivar con su presencia, hay fiesta, hay aquelarre, misterio, tormenta, centellas y armonía. Como siempre. Como nunca. Como toda la vida.


Simone Seija Paseyro. Escritora Uruguaya
 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL PERVERSO NARCISISTA Y LA AGRESION MATERNA

Un perverso narcisista.
Sale de una madre que no le dio cariño y que lo agredió y lo avergonzó en la infancia, Una mala relación entre madre e hijo en la temprana infancia induce un comportamiento cíclico por el cual el niño se vuelve cada vez más agresivo, empeorando el conflicto.

"Sin embargo, nuestros hallazgos sugieren que lo que más importa es la "paternidad negativa" en la temprana infancia. La "paternidad negativa" ocurre cuando los padres expresan emociones negativas hacia sus hijos, los tratan bruscamente, hablan de forma humillante del padre ausente, ridiculizándolo, es decir cuando existe una madre que por resentimiento anula la imagen paterna del hijo dejándolo sin piso psicológico, y lo que es peor sin saber a quien imitar y termina imitando a la madre lo que en la edad adulta lo convierte en un perverso narcicísta etcétera.

Cuando las madres tratan mal a sus niños, ellos muestran altos niveles de ira, que aparece posteriormente en todas sus re…

Test de autoconocimiento

Emociones

Las emociones negativas y su expresión (ira, descontrol, agresividad) con frecuencia provocan resultados perjudiciales.

El siguiente cuestionario te permitirá evaluar cuál es tu estilo para manejar situaciones difíciles.
A = Casi Nunca B = A veces C = Casi Siempre

1. Te pones impaciente cuando tienes que esperar en una fila.

2. Trabajas muy duro, juegas muy duro y tratas de ser el mejor en lo que haces.

3. Te enojas fácilmente cuando eres demorado por algún problema en el tráfico.

4. Eres del tipo de personas que piensa “voy y lo consigo”.

5. Golpeas el escritorio y rompes cosas cuando estás enojado.

6. Te irritas cuando las personas no toman su trabajo con seriedad.

7. Te burlas o le hablas agresivamente a extraños cuando te enojas, por ejemplo, mientras manejas, haces compras, o en el trabajo.

8. Te enfureces cuando fallás en cosas que intentas hacer.

9. Cuando estás enojado aumentás tu velocidad y hacés cosas como conducir el auto, comer, y caminar más rápido.

10…

¿Cómo curar la codependencia?

¿Cómo curar la codependencia?
-Los codependientes hacen inmensos esfuerzos porque creen que no merecen ser amados.
Aprende a amarte a ti misma/o. Descubre tu valor creativo.
Alejandro Jodorowsky

Pia Melody en su libro” La Codependencia” describe los cincos síntomas primarios de la codependencia:
- En primer término problemas por una baja auto estima.
- En segundo dificultad para estableces límites o fronteras saludables. El codependiente puede no tener ningún tipo de protección, o por el contrario establece paredes a través del coraje, el silencio, el miedo y las palabras, para no permitir que otras personas se le acerquen.
- El tercer síntoma es dificultad para identificar y expresar su realidad. El codependiente puede dudar de sus propias percepciones, sentimientos, duda sobre como actuar, tiene dudas sobre sí mismo.
- El cuarto síntoma es dificultad para identificar y satisfacer sus necesidades. Puede ir desde la dependencia en otros para que le satisfagan sus necesidades hasta i…