Ir al contenido principal

Combatir el estrés con la resiliencia.





Lograr una estructura mental resiliente no significa estar libre de estrés y conflictos, sino ser más hábil para resolver los problemas a medida que aparecen.  La ventaja de esta actitud es que se va optimizando a sí misma, no es una habilidad que nace con la persona como un don especial. Todas las personas pueden llegar a desarrollar esta capacidad. Como ésta se compone de conductas, pensamientos y acciones que pueden aprenderse, cualquiera que se lo proponga puede incrementarla.
Varios estudios contemplan la promoción de la resiliencia como tratamiento preventivo de  los trastornos emocionales como la depresión y la ansiedad.
Aunque todos seguramente hemos utilizado en ocasiones alguno de estos procedimientos para enfrentarnos al estrés, se han destacado algunas estrategias características de las personas resilientes. Se  recomienda el desarrollo de estas competencias y recursos como factores de protección.
Asegurarse un sistema de apoyo social. Saber pedir ayuda. No hay que avergonzarse ni sentirse humillado por tener que pedir ayuda cuando se necesita. Buscar a alguien de la familia o a algún amigo íntimo. Contactar algún terapeuta o agruparse con personas. Todos necesitamos apoyo de vez en cuando.
Sentirse competente. Confiar en los propios recursos.
Capacidad de planificar y establecer objetivos. Atreverse a tomar decisiones.  Mostrar una actitud activa ante el estrés.
Seguir el propio consejo. Es sabido que es más fácil ayudar a los demás que a nosotros mismos. Hablar con uno mismo como si fuéramos otra persona que nos está ayudando. ¿Qué podríamos sugerirle si tuviera el mismo problema?
Evitar pensar que las crisis son catástrofes. Evaluar correctamente la magnitud del problema y los propios recursos. Acotar bien el escenario y elaborar posibles soluciones. Cerciorarse de que interpretamos bien la definición del problema.
Manejar bien los errores. La mejor manera es percibir los errores como experiencias para aprender y superarse. No esconderlos bajo la alfombra. Tampoco culpar a los demás por sistema. Atribuir correctamente la responsabilidad del error a quién pertenezca en realidad. A veces proviene de circunstancias incontrolables o de una comunicación ineficaz. A veces habrá que decir “lo siento” y aprender la lección.
Aceptar que el cambio es parte de la existencia. Todo cambia segundo a segundo. Es fundamental ser flexible y adaptable a los cambios. Es mucho más costoso y estresante resistirse al cambio. Valorar que el cambio puede traer algo positivo consigo.
Transformar la crisis en oportunidad. Es el  momento de darse cuenta de los recursos de los que se dispone para resolver problemas, para usar la intuición y para superarse.
Decidir ser más resistente al estrés. Si bien no se puede “decidir lo que se siente” sí se pueden controlar las reacciones. Responsabilizarse  de las propias acciones.
Mantenerse flexible y equilibrado.
Discernir cuando hay que experimentar emociones fuertes y dejarlas fluir y cuando hay que controlarlas para poder seguir funcionando.
Dar pasos adelante y seguir activo para cumplir con las demandas de la vida diaria y también saber detenerse para descansar y regenerarse.
Compartir el tiempo con seres queridos y amigos para nutrirse de apoyo afectivo.
Confiar tanto en los demás como en uno mismo.

Actitudes y estructura mental en la resiliencia.

Sentirse confiado y en control de la propia vida.
Saber fortalecer la resistencia al estrés.
Ser empático.
Gestionar bien las emociones e impulsos fuertes.
Desarrollar una comunicación eficaz y otras capacidades interpersonales.
Tener habilidades en solución de problemas y toma de decisión.
Establecer objetivos y expectativas realistas.
Aprender de los éxitos y de los fracasos.
Ser compasivo y colaborador en la sociedad.
Vivir una vida responsable basada en una ética.
Sentirse especial, pero no centrado en sí mismo, y ayudar a los otros a sentirse igual.
Ser más optimista que pesimista.
Ser flexible y adaptable al cambio y a los obstáculos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL PERVERSO NARCISISTA Y LA AGRESION MATERNA

Un perverso narcisista.
Sale de una madre que no le dio cariño y que lo agredió y lo avergonzó en la infancia, Una mala relación entre madre e hijo en la temprana infancia induce un comportamiento cíclico por el cual el niño se vuelve cada vez más agresivo, empeorando el conflicto.

"Sin embargo, nuestros hallazgos sugieren que lo que más importa es la "paternidad negativa" en la temprana infancia. La "paternidad negativa" ocurre cuando los padres expresan emociones negativas hacia sus hijos, los tratan bruscamente, hablan de forma humillante del padre ausente, ridiculizándolo, es decir cuando existe una madre que por resentimiento anula la imagen paterna del hijo dejándolo sin piso psicológico, y lo que es peor sin saber a quien imitar y termina imitando a la madre lo que en la edad adulta lo convierte en un perverso narcicísta etcétera.

Cuando las madres tratan mal a sus niños, ellos muestran altos niveles de ira, que aparece posteriormente en todas sus re…

Test de autoconocimiento

Emociones

Las emociones negativas y su expresión (ira, descontrol, agresividad) con frecuencia provocan resultados perjudiciales.

El siguiente cuestionario te permitirá evaluar cuál es tu estilo para manejar situaciones difíciles.
A = Casi Nunca B = A veces C = Casi Siempre

1. Te pones impaciente cuando tienes que esperar en una fila.

2. Trabajas muy duro, juegas muy duro y tratas de ser el mejor en lo que haces.

3. Te enojas fácilmente cuando eres demorado por algún problema en el tráfico.

4. Eres del tipo de personas que piensa “voy y lo consigo”.

5. Golpeas el escritorio y rompes cosas cuando estás enojado.

6. Te irritas cuando las personas no toman su trabajo con seriedad.

7. Te burlas o le hablas agresivamente a extraños cuando te enojas, por ejemplo, mientras manejas, haces compras, o en el trabajo.

8. Te enfureces cuando fallás en cosas que intentas hacer.

9. Cuando estás enojado aumentás tu velocidad y hacés cosas como conducir el auto, comer, y caminar más rápido.

10…

¿Cómo curar la codependencia?

¿Cómo curar la codependencia?
-Los codependientes hacen inmensos esfuerzos porque creen que no merecen ser amados.
Aprende a amarte a ti misma/o. Descubre tu valor creativo.
Alejandro Jodorowsky

Pia Melody en su libro” La Codependencia” describe los cincos síntomas primarios de la codependencia:
- En primer término problemas por una baja auto estima.
- En segundo dificultad para estableces límites o fronteras saludables. El codependiente puede no tener ningún tipo de protección, o por el contrario establece paredes a través del coraje, el silencio, el miedo y las palabras, para no permitir que otras personas se le acerquen.
- El tercer síntoma es dificultad para identificar y expresar su realidad. El codependiente puede dudar de sus propias percepciones, sentimientos, duda sobre como actuar, tiene dudas sobre sí mismo.
- El cuarto síntoma es dificultad para identificar y satisfacer sus necesidades. Puede ir desde la dependencia en otros para que le satisfagan sus necesidades hasta i…