1 de abril de 2013


El primer entrenamiento consciente: reverencia a la vida.



Consciente del sufrimiento causado por la destrucción de la vida, me comprometo a cultivar la compasión y a aprender las maneras de proteger la vida de las personas, los animales, las plantas y los minerales. Estoy convencido de no matar, no dejar que los demás maten, y no condonen ningún acto de matanza en el mundo, en mi pensamiento o en mi manera de vivir.



El segundo entrenamiento consciente: generosidad.



Consciente del sufrimiento causado por la explotación, la injusticia social, el robo y la opresión, me comprometo a cultivar el amor y a aprender las maneras de trabajar por el bienestar de las personas, los animales, las plantas y los minerales. Me comprometo a practicar la generosidad compartiendo mi tiempo, energía y recursos materiales con los que sufren necesidades reales. Estoy decidido a no robar y a no poseer nada que pueda pertenecer a los demás. Respetaré la propiedad de los demás, y evitaré que los otros se aprovechen del sufrimiento humano o del sufrimiento de otras especies de la Tierra.



El tercer entrenamiento consciente: responsabilidad sexual.



Consciente del sufrimiento causado por malas conductas sexuales, me comprometo a cultivar la responsabilidad y a aprender las maneras de proteger la seguridad y la integridad de los individuos, las parejas, las familias y la sociedad. Estoy decidido a no participar en ninguna relación sexual sin amor ni compromiso a largo plazo. Para preservar la felicidad de los demás y de mí mismo, estoy decidido a respetar mi compromiso y el de los demás. Haré todo lo que esté en mis manos para proteger a los niños de abusos sexuales y proteger a parejas y familias de que se rompan por mala conducta sexual.



El cuarto entrenamiento consciente: escuchar con atención y hablar con amor.



Consciente del sufrimiento causado por la incapacidad de escuchar a los demás y del discurso inconsciente, me comprometo a cultivar la práctica de escuchar profundamente y de hablar con amor para llevar la felicidad y la alegría a los demás y reducir su sufrimiento. Conocedor de que las palabras pueden crear felicidad o sufrimiento, me comprometo a aprender a hablar verdaderamente con palabras que inspiren la autoconfianza , la alegría y la esperanza. Estoy decidido a no explicar noticias cuya veracidad no conozco , a no criticar o condenar las cosas de las que no estoy seguro. Evitaré usar palabras que puedan causar división o desacuerdo o que puedan hacer que una familia o una comunidad se rompa. Haré todos los esfuerzos necesarios para reconciliar y resolver todos los conflictos, aunque sean pequeños.



El quinto entrenamiento de la conciencia: consumo consciente.



Consciente del sufrimiento causado por el consumo inconsciente, me comprometo a cultivar la buena salud, física y mental, para mí, mi familia y mi sociedad, comiendo, bebiendo y consumiendo conscientemente. Me comprometo a ingerir solamente elementos que preserven la paz, el bienestar y la alegría en mi cuerpo, en mi consciente y en el cuerpo colectivo y la conciencia de mi familia y en mi cuerpo colectivo y la conciencia de mi familia y mi sociedad. Entiendo que una dieta adecuada es crucial para la autotransformación y para la transformación de la sociedad. Estoy decidido a no usar el alcohol ni ningún otro tóxico, a no ingerir comida u otros elementos que contengan toxinas, como algunos programas de televisión, revistas, libros, películas y conversaciones. Soy consciente de que dañar a mi cuerpo o a mi mente con estos venenos es traicionar a mis antepasados, a mis padre, a mi sociedad, y a las futuras generaciones. Trabajaré para transformar la violencia, el miedo, el odio y la confusión en mi interior y en la sociedad comiendo conscientemente para mí y para la sociedad. Sobre la base de esa conciencia, estamos motivados para reducir el sufrimiento y fomentar la paz en nosotros y en los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario