10 de marzo de 2013

Rescate de los Animales de Poder







Según la tradición nativa de los Lakota cada ser humano tiene nueva animales totémicos, que simbolizan los poderes que carga consigo en su jornada en la Tierra, y que le confieren los poderes necesarios para que este pueda cumplir con el camino elegido de su alma, o su sueño esencial. Cada uno de estos animales, metáforas del instinto humano natural y esencial, tiene un don determinado, despierta algún talento en especial, o aun nos coloca frente a frente con algún desafío.
Por ejemplo, si una persona tiene el Lobo como su animal de poder, esta persona es auto-suficiente, es un profesor nato, un innovador y desbravador de nuevos caminos. Esto no significa obligatoriamente que ella tiene este conocimiento ya integrado, o que esté consciente de estos dones, y esté utilizando estos talentos en su plenitud. Significa apenas que el Lobo,Shunkmanitutanka está allí, para conducir esta persona a una completa percepción de los talentos que ella precisa desarrollar a lo largo de su vida. En el caso que esta persona pase toda su vida ignorando estos talentos, podemos inferir que el Lobo aparece como un aspecto sombrío de esta persona, en una posición invertida dentro del espectro de la dualidad de los dones de todos los seres vivos.
Según la tradición y la cosmovisión Lakota, cuando nosotros encarnamos en la TierraIna Maka, traemos con nosotros las siete direcciones que forman parte de nuestros cuerpos sutiles, espirituales, y que precisan ser incorporadas en forma de sabiduría en cada existencia, para un rol, especifico, que cada uno trae, el sueño de Wakan Tanka, El Gran Espíritu, para cada uno de nosotros.
Las Siete Direcciones Sagradas son:
Este, Sur, Oeste, Norte, Arriba, Abajo, Adentro. La dirección llamada “Adentro” existe en el interior de cada ser, mas también alrededor de todos, pues para la cosmovisión Lakota, es la Quinta Esencia de la Vida, y es la que une a todas las demás, Tunkashila, el soplo de la vida, pero también es el abuelo Universo, el Todo Alrededor. Cada dirección por su vez, tiene una lección a enseñar, es uno de los caminos de la Maestría o Iluminación, y cada persona, posee un animal tótem en cada una de ellas, trayendo la revelación de cual es la esencia del aprendizaje contenido en ese camino de cura, para llegar a la Maestría personal, o la Iluminación. Además de estos siete animales, tenemos dos más, que son los guardianes del femenino y masculino internos, yin y yang, y que son como ángeles de guardia, que nos ayudan a caminar el día a día de nuestras vidas, con la lección de la integración de estos dos aspectos de nuestros seres para trascender la dualidad.
Por lo tanto, son 9 los animales totémicos que acompañan a cada persona en su jornada de vida.
El Significado de los Nueve Animales Totémicos
Este: El animal del Este nos conduce en la dirección de los grandes desafíos espirituales y protege nuestro camino en la búsqueda de la iluminación.
Sur: El animal del Sur protege el niño interior que existe adentro de todos nosotros, y nos alerta para el momento en que debemos ser sumisos y confiar, a fin de que el lado inocente e infantil permanezca en equilibrio con la personalidad.
Oeste: El animal del Oeste condice a todos nosotros en dirección a nuestra verdad interior y las respuestas contenidas en nuestro propio ser. El también indica los caminos que conducen a nuestros objetivos del alma, o la completud del sueño original y esencial.
Norte: El animal del Norte da buenos consejos y oriéntanos para saber cuando debemos hablar y cuando callar para poder escuchar. El también nos alerta para la necesidad de ser gratos a todas las bendiciones que tenemos y recibimos todos los días de nuestras vidas.
Arriba: El animal de esta dirección nos enseña a honrarla Grande Nación de las Estrellas, haciéndonos acordar que de ella vinimos y para ella retornaremos un día. Este también es el guardián de la Dimensión de de los Sueños, el facilitador del acceso a las otras dimensiones.
Abajo: el animal de esta dirección nos da lecciones acerca de la Tierra Interior, y nos ayuda a mantener los pies en la tierra y a perseverar siempre en el Camino.
Adentro: Este animal nos ayuda a mantener el corazón alegre y a permanecer fiel a nuestras verdades personales. El también es el protector de nuestro espacio sagrado, aquél que debe pertenecer apenas a nosotros mismos y no debe ser invadido por nadie, a no ser que nosotros convidemos a alguien a compartirlo.
Lado Derecho: Protege nuestra parte masculina, Yang, y nos enseña que, ocurra lo que ocurra, este será siempre nuestro padre protector, también cela por el Coraje y por el Espíritu Guerrero.
Lado Izquierdo: Protege nuestra parte Femenina, Yin, enseñándonos a aceptar la abundancia y a saber sostener y alimentar a si mismo y a los demás. A este animal también cabe darnos la lección acerca de los instintos maternales y de los relacionamientos con los demás seres humanos.
Para conocer y hacer un pacto de relacionamiento con nuestros Animales de Poder, precisamos trabajar muchas veces, determinarnos a tener un proceso de rescate de la comunicación con estos aspectos instintivos, y trabajar en el mantenimiento de esta relación y escucha.
Los animales aparecen en formas arquetípicas, en sueños, en Juegos de Cartas Chamánicas, en la naturaleza y en las Jornadas Meditativas de Rescate. Para poder encontrarlos, debemos estar puros de intenciones, abiertos a escuchar, y determinados a traer la energía vital presente a nuestros cuerpos, emociones, mentes y espíritus.
Toksa ake waciyakin kte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario