18 de febrero de 2013

LAS PERSONAS FELICES NO PREGUNTAN...¿POR QUÉ?


¿por qué a mi? 
¿porqué en este momento?
 ¿porque tenía que suceder esto? 
no encontramos respuesta… de nada nos sirve preguntar el por qué de los que nos sucede porque no nos lleva a solucionarlo.

En un cuento, un hombre llega y se topa con un río que no lo deja pasar al otro lado y comienza a preguntarse ¿por que´está este río aquí? ¡no debería de estar aquí! ¡ahora yo no puedo pasar al otro lado! ¡maldito río! y solo se sienta a quejarse de la realidad, que no puede modificar, el río ahí está y no podemos hacer nada para desaparecerlo… igual las situaciones desafortunadas o los accidentes que suceden en nuestras vidas, de nada sirve preguntarse el por qué y quejarse, pues la realidad no desaparecerá, así que hay que hacer algo con ella, con esa realidad que nos tocó.

La pregunta correcta es:

 ¿para qué?
 y ¿cómo?

Es necesario preguntarnos ¿para qué? estoy sufriendo o viviendo esto, ¿qué propósito tendrá en mi vida? ¿de qué sirve en mi camino que yo esté pasando por esto? Y lo más importante ¿cómo?. ¿Cómo voy a hacer para resolverlo o para superarlo? y estas dos preguntas si que me ayudan a moverme yseguir adelante. No quiero decir con esto que deje de ser doloroso, ni que dejemos de sentir frustración, tristeza o enojo… pero nos ayudará a dejar de estar estancados en pensar que esa realidad no nos gusta y solo quejarnos y lamentarnos acerca de ella; nos ayudará a saber cómo la tomamos y cómo aprendemos a levantarnos y construir ese puente para cruzar el río; enfrentar la realidad y hacernos cargo de ella (no víctima de ella).




No hay comentarios:

Publicar un comentario