24 de enero de 2013

Observa con atención este engranaje...




Aquella persona con la cual tienes cuentas pendientes se presentará una y otra vez delante tuyo. Quizás lo hará con otro rostro, con otro nombre, en otra ciudad, pero ese íntimo conflicto resurgirá cíclicamente en ti, eres tú quién lo atrae. 

Porque funcionas como un imán de los afectos, por eso tienes la sensación de ser al mismo tiempo prisionero y verdugo, por esto te enamoras siempre del mismo tipo de personas y te ahogas en los mismos problemas.
Esto funciona por una razón fundamental: no está ahí para castigarte sino para darte otra oportunidad.

Sí, todo conflicto desea ser resuelto, éste es el motivo de su obstinada existencia. Por eso, aunque tu marcha te lleve allá o aquí, tu mundo interno te seguirá como una sombra fiel. Enfréntalo y supera aquello que detiene tus pasos. ¿Sino por qué razón te propones avanzar?

Tus batallas privadas no son casualidades: lo que se opone a tu marcha, aquellos que consideras enemigos, aquello que llamas el mal se manifiesta ante ti con mil disfraces pero con un único origen.

Crecerás cuando venzas tus miedos personales, cuando arranques de una vez y para siempre las raíces de tu sufrimiento.

Ahora escucha esta buena noticia: tus conflictos tienen la clave para su resolución. Sí, tus íntimos huracanes desean mutar en suave brisa de primavera ya que existe en todas las almas un punto fijo, un eje un impulso que alienta la marcha.

Es como un soplo, una intención de tu ser profundo que actúa defendiendo su derecho a la vida. Es eso cuyas manos invisibles te alzan cada vez que caes, aquello cuyo aliento nutre la llama de la esperanza aunque el camino se deshaga a tus pies.

Reconócelo y apóyate en él.
Te digo que cuando seas capaz de quitarle la máscara a ese personaje que proyectas al mundo, a eso que dice ser tú, podrás ver aquello que entorpecía tu andar, llenaba de humo tus ojos y de amargura tu corazón. Entonces algo sucederá ya que la pulsación de la vida es contagiosa: si vences ese combate te será devuelta toda la fuerza que creías perdida, algo se romperá dentro tuyo como un río de energía que desborda y te inunda como una peste sana que se desparrama y te contagia, como un viento de liberación que llena tus pulmones, sentirás la fuerza de la vida circular sin trabas en ti.

Amor, dicen algunos. Unidad, dicen otros. Conciencia cósmica, armonía, éxtasis, llámalo como quieras. Lo cierto es que desde ese momento nada será igual que antes.

Tu pasado es inmutable aquello que fue, fue.
Pero si logras cambiar tu mirada del pasado, tu comprensión de lo que sucedió, entonces tu pasado cambia, aquello que llamas realidad podrá tomar otro aspecto y el día será distinto.

Aunque tu boca no lo sepa explicar en ti se hará presente aquello que sabe a la perfección cuál es tu meta y también el trazado de la marcha. Y no tienen nada que ver con la muerte: ese impulso supera la muerte y justifica tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario