15 de diciembre de 2012

Convertirnos en la persona correcta es la verdadera clave para tener buenas y amorosas relaciones...




No sólo son los momentos felices que compartimos los que traen una transformación, sino también los momentos difíciles o los puntos de conflictos; todas son oportunidades para traer cambios positivos. 

De hecho, los momentos más difíciles que compartimos con alguien son las verdaderas oportunidades que esa relación nos da. Lo que vemos como un problema en verdad es un regalo: una oportunidad de eliminar un obstáculo interno que está entre nosotros y la felicidad ilimitada que es nuestro verdadero destino.

Muy a menudo, nos enfocamos en encontrar esa ‘persona correcta’, de alguna manera encontrar ese ser humano que es uno en un millón, que cabe exactamente dentro de nuestra idea de lo que esperamos y necesitamos. Sin embargo, la Kabbalah enseña que esto es enfocarnos en el área incorrecta. 

Convertirnos en la persona correcta -no encontrarla- es la verdadera clave para tener buenas y amorosas relaciones.

 Lo que es más, las dificultades y desacuerdos son sin excepción oportunidades para que nosotros nos podamos convertir en esa persona: tomar completa responsabilidad, tanto a nivel práctico de cómo manejar conflictos, como en el nivel de cómo vemos nuestras vidas como un todo. Cuando apartamos nuestro enfoque de la necesidad de «ganar» y lo dirigimos a ayudar a los que queremos -especialmente cuando estamos enojados- el enojo se disipa inmediatamente. Esto no es un milagro; simplemente es como funcionan las cosas a nivel de energías positivas y negativas. Al igual que la oscuridad no puede coexistir con la luz, el conflicto no puede existir cuando tienes la intención verdadera de ayudar y compartir con los demás.

Si sigues experimentando los mismos problemas en tus relaciones una y otra vez, es porque no has visto de donde es que se origina el verdadero problema.

 Sigues esperando que otros cambien sin realmente corregir los aspectos de ti mismo que necesitan transformarse. Hacer esta corrección es un aspecto fundamental de nuestro trabajo espiritual. Hasta hay una palabra en hebreo para esto: tikún. Completar tu tikún es la razón por la cual tu alma está aquí en esta vida.
De hecho, los kabbalistas explican que las almas vienen a este mundo muchas veces para conseguir la corrección espiritual, y seguirán viniendo hasta que finalmente logren la corrección completa. Tus relaciones más cercanas son el lugar donde tu tikún puede completarse verdaderamente, donde no sólo encuentras a la persona que buscabas, sino que literalmente te transformas en la persona que estabas destinada a ser.
Dios creó el mundo, Dios hizo que existiéramos. Pero ahora nuestra tarea es la de convertirnos en causa bajo nuestro propio mérito: emular la esencia de compartir del Creador y de esta forma recibir la satisfacción que el Creador desea y tiene destinada para nosotros. Este es el conocimiento y la sabiduría que nuestras relaciones nos vienen a enseñar. Y esto es a lo que debemos abrir nuestros corazones a aprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario