12 de diciembre de 2012

APRENDAMOS A DAR NUESTRA OPINIÓN SIN OFENDER




Image du Blog hadrianus.centerblog.net 


Respeta los procesos de los demás. Recuerda que cada uno de nosotros necesita de ciertas situaciones, para aprender, crecer y madurar emocionalmente. Respeta las etapas del proceso donde se encuentre esa persona a la que deseas apoyar. No es bueno que fuerces o manipules a otro, a tomar ciertas decisiones. Respeta el libre albedrío, a menos que esa persona querida a la que deseas cuidar y proteger, sea menor de edad.

Sé objetivo en tus apreciaciones. Evita hacer comentarios sin fundamento. Hazlo sin dejarte llevar por las emociones, para que puedas ser mas objetivo en tu punto de vista. Recuerda que la crítica y las emociones negativas pueden ser destructivas.

No te dejes llevar por el perjuicio. Colócate en el lugar del otro y analiza la situación desde su posición, necesidad o punto de vista. Evita que tus comentarios estén llenos de prejuicio. Deja a un lado las etiquetas y los juicios personales, abre tu corazón y tu mente para que puedas ver más allá y apóyalo verdaderamente.

Sé flexible. La rigidez en nuestros propios puntos de vista hace que muchas veces los demás no quieran escucharnos. Recuerda que tal vez no eres tú el que se encuentra en esa situación... sino otra persona que piensa y siente diferente a ti.

Sé amable. Aunque algo te moleste o tengan diferentes puntos de vista, mantén una actitud amable y relajada. Este es el principio de la comunicación y la disposición para escuchar e intercambiar ideas. Muéstrate abierto al diálogo.

Escucha con atención. Escucha con atención lo que la otra persona tiene que decir. Hazlo sin emitir juicios, para que puedas interpretar los sentimientos o los pensamientos de los demás. Cada cual tiene una razón para comportarse como lo hace.

No seas agresivo. Cuántas veces en el momento que la persona rechaza tus comentarios o sugerencias, te pones rabioso e inflexible... Respira profundo y recuerda que la violencia hace que la otra persona se cierre a la comunicación.
Al final... no sé cual será la decisión que tomará nuestra amiga con respecto a la persona con la que está saliendo. Independientemente de la elección que ella haga, yo seguiré siendo su amiga y estaré a su lado para apoyarla y acompañarla a vivir. ¡Así somos los amigos!
¡Suelta el pasado, vive el presente, la vida es maravillosa y todo va a estar bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario