31 de agosto de 2012

DECRETOS




1
Queda decretado que ahora vale la vida, que ahora vale la verdad, y que de manos dadas trabajaremos todos por la vida verdadera.

2
Queda decretado que todos los días de la semana, inclusive los martes más grises, tienen derecho a convertirse en mañanas de domingo.

3
Queda decretado que, a partir de este instante, habrá girasoles en todas las ventanas, que los girasoles tendrán derecho a abrirse dentro de la sombra; y que las ventanas deben permanecer el día entero abiertas para el verde donde crece la esperanza.

4
Queda decretado que el hombre no precisará nunca más dudar del hombre. Que el hombre confiará en el hombre como la palmera confía en el viento, como el viento confía en el aire, como el aire confía en el campo azul del cielo.
Parágrafo:El hombre confiará en el hombre como un niño confía en otro niño.

5
Queda decretado que los hombres están libres del yugo de la mentira. Nunca más será preciso usar la coraza del silencio ni la armadura de las palabras. El hombre se sentará a la mesa con la mirada limpia, porque la verdad pasará a ser servida antes del postre.

6
Queda establecida, durante diez siglos, la práctica soñada del profeta Isaías, el lobo y el cordero pastarán juntos y la comida de ambos tendrá el mismo gusto a aurora.

7
Por decreto irrevocable queda establecido el reinado permanente de la justicia y de la claridad. Y la alegría será una bandera generosa para siempre enarbolada en el alma del pueblo.

8
Queda decretado que el mayor dolor siempre fue y será siempre no poder dar amor a quien se ama, sabiendo que es el agua quien da a la planta el milagro de la flor.

9
Queda permitido que el pan de cada día tenga en el hombre la señal de su sudor. Pero; que sobre todo tenga siempre el caliente sabor de la ternura.

10
Queda permitido a cualquier persona a cualquier hora de la vida el uso del traje blanco.

11
Queda decretado, por definición, que el hombre es un animal que ama, y que por eso es bello, mucho más bello que la estrella de la mañana.

12
Decretase que nada estará obligado ni prohibido. Todo será permitido. Inclusive jugar con los rinocerontes, y caminar por las tardes con una inmensa begonia en la solapa.
Parágrafo:Sólo una cosa queda prohibida: amar sin amor.

13
Queda decretado que el dinero no podrá nunca más comprar el sol de las mañanas venideras. Expulsado del gran baúl del miedo, el dinero se transformará en una espada fraternal, para defender el derecho de cantar y la fiesta del día que llegó.

14
Queda prohibido el uso de la palabra libertad, la cual será suprimida de los diccionarios y del pantano engañoso de las bocas. A partir de este instante, la libertad será algo vivo y transparente, como un fuego o un río, o como la semilla del trigo y su morada será siempre el corazón del hombre.

Thiago de Mello
Traducción Pablo Neruda

30 de agosto de 2012

TE QUIERO TANTO, QUE NO PUEDO AMARTE




Creo que de todos los aprendizajes pendientes que tenemos como seres humanos, el más importante es alcanzar el éxito en las relaciones personales, desde las familiares, a aquellas entre amigos y por supuesto, con nuestra pareja. ¿Por qué fracasamos entre tantos intentos por encontrar paz en nuestras relaciones? 



En principio, hemos confundido la energía del amor con una versión un poco más egocéntrica que implica “necesitarnos”. De hecho, cuando decimos “te quiero” a alguien, estamos siendo realmente honestos en nuestro deseo porque cuando creo “amar”, en realidad “quiero” que esa persona sea de determinada manera y no de otra, “quiero” que esté a mi lado, “quiero” que siga cierta conducta. Efectivamente “te quiero”, entonces, porque “te quiero, te necesito”. 



Por mucho que lo intentamos, incluso, muchas veces ofreciendo cosas a cambio o nuestro propio cambio, lo que necesitamos no siempre llega. Muy pocas veces nos es devuelto lo que damos tal y como lo queremos. Y es allí cuando llegan a las relaciones el malestar, la frustración, el resentimiento… ¡hasta el odio! 



Sin embargo, como del amor nunca puede nacer lo que no sea amor, definitivamente queremos a esa persona, pero nunca llegamos a amarla. Para amarla no debería “querer” tanto de ella, sino más bien aceptarla tal como es. Sólo con la aceptación llega el amor.


¡Sí! Sé cuánto nos cuesta amar de esta manera, especialmente con nuestra pareja. 



Y es que quizás no estamos listos para esta energía tan sublime. Pero sólo ella nos llevará a crear una relación amorosa. Por eso, comencemos a practicarla aceptando al otro tal como es, en lugar de querer que sea de una u otra forma. Estoy seguro que ésta es la única manera posible de tener una relación en paz.

JULIO BEVIONE

UN AMOR A LA FUERZA NO ES AMOR




Enamorarse es muy fácil. ¿Por qué es tan difícil desenamorarse? Discusiones, peleas, lágrimas, miedos...No quiero herir a la persona con la que he estado, porque no es que ya no quede ningún sentimiento, pero me siento confuso. ¿Puede decir algo al respecto?

¿Acaso hay algo que decir? ¡Se ha acabado y ya está!
Es fácil caer en cualquier cosa. Puedes caer en una zanja, y lo difícil es salir de ella. Pero tienes que salir, porque una vez desaparecido el amor, la zanja se convierte en un infierno. Empiezan las peleas, las discusiones, el dar la lata por ambas partes. Ninguno de los dos quiere herir al otro, pero como él hace daño y ella también sin darse cuenta descargan sus sentimientos heridos el uno en el otro...
Hay que comprender algo muy sencillo: el amor -el amor del que hablas- no está en tus manos. Has caído en él. No estaba en tu poder no caer, de modo que cuando llega, te arrastra con él. Pero es como la brisa, que va y viene. Y buena cosa es que vaya y venga porque si se queda siempre donde está, envejecerá.
Hace falta un poco de comprensión por ambas partes, comprender que ya no existe pero que no hay necesidad alguna de odiarse, porque nadie ha destruido el amor. Nadie lo había creado: surgió como una brisa, disfrutasteis de ciertos momentos; tenéis que estar agradecidos, y ayudaros mutuamente a salir de esa zanja...
Pero nadie me pregunta antes de enamorarse. ¡Qué raro! Llevo treinta y cinco años esperando a que alguien me pregunte cómo enamorarse, cómo caer presa del amor. Nadie me lo pregunta, porque si me lo hubieran preguntado, habría contestado: "No caigas presa del amor. Intenta elevarte". Y elevarse en el amor es una cuestión completamente distinta.
Elevarse en el amor supone un aprendizaje, un cambio, una madurez. Elevarse en el amor te ayuda, en última instancia, a ser adulto. Y dos personas adultas no se pelean, sino que intentan comprender, resolver cualquier problema que surja...
Elevarse en el amor es algo espiritual.
Caer en las redes del amor es algo biológico.
La biología es ciega, y por eso se dice que el amor es ciego. Pero el amor del que yo hablo es la única idea accesible para todo el mundo. Sólo se necesita un poco de esfuerzo.
El amor debería surgir del silencio, de la atención vigilante, de la actitud meditativa. Es algo suave, sin cadenas, porque, ¿cómo se va a encadenar a la persona amada? Supone darse libertad mutuamente, más y más libertad. A medida que al amor se hace más profundo, aumenta la libertad. A medida que el amor se hace más profundo, empiezas a aceptar a la persona tal y como es, dejas de intentar cambiar al otro.
Uno de los grandes suplicios de este mundo es que los amantes siempre intentan cambiar al otro. No se dan cuenta de que si el otro realmente cambia, el amor desaparecerá, porque no se han enamorado de la nueva persona...
Al ascender en el amor te das cuenta de que la otra persona tiene su propio territorio, y que no debes invadirlo.
Si el amor se transforma en libertad, no hay necesidad de separarse. Surge la idea de la separación porque empiezas a pensar que te estás convirtiendo en un esclavo, cada día más, y a nadie le gusta la esclavitud.
Pero siempre me preguntáis cuando ya estáis metidos en la zanja y no podéis salir...
Yo sólo puedo decir una cosa: os habéis dado momentos maravillosos el uno al otro, de modo que debéis sentiros agradecidos. La despedida no debería ser fea si el encuentro fue tan hermoso...
Yo predico una clase distinta de amor. No acaba en la amistad, sino que empieza en la amistad. Comienza en el silencio, en la atención vigilante. Ese amor es vuestra propia creación, no algo ciego. Ese amor puede durar para siempre, hacerse más y más profundo...
Esta clase de amor no necesita nada de la otra persona. Se siente agradecido de que el otro reciba algo cuando él o ella lo ofrece. Nunca se siente en cautiverio, porque no existe el cautiverio...
Un amor a la fuerza no es amor. Si tienes que besar a alguien a punta de pistola, ¿qué clase de amor es ese?... Ayudaos mutuamente a salir del agujero... y despedíos con dignidad. Y en la siguiente ocasión, intentad, en lugar de caer, elevaros. No dejéis que os domine la biología. Quien debe dominar es la consciencia".

29 de agosto de 2012

Resiliencia


Hasta ahora los psicólogos han subestimado la capacidad que tienen algunas personas después de un percance o trauma de su capacidad de resistir o rehacerse.

Dividen el crecimiento postraumático en tres categorías:

Cambios en uno mismo:
ante el afrontamiento de una situación traumática, muchas personas desarrollan un aumento de confianza en las propias capacidades para afrontar cualquier adversidad que pueda ocurrir en un futuro. Cuando se hace frente a un suceso de este tipo el individuo crea una gran confianza en si mismo mediante la cual se siente capaz de enfrentarse a cualquier cosa.

Cambio en las relaciones interpersonales:
ante acontecimientos traumáticos, las personas se dan cuenta y valoran las ayudas que reciben de otras personas, así tenemos pensamientos de tipo “Ahora se quienes son mis verdaderos amigos”.

Cambios en la espiritualidad:
cuando una persona pasa por una experiencia traumática, pasan muchas cosas por su cabeza, una de ellas es apreciar el valor de cosas que antes daba por supuestas sin valorarlas de verdad, como es el creer en la existencia de un poder superior en el cual podrían apoyarse.

Es muy importante también el hecho de otorgar sentido a una vida:

Aun en las situaciones más extremas, el ser humano todavía puede otorgar un sentido a su existencia. Víctor Frankl nos dice: lo importante no es lo que nosotros esperamos de la vida, sino lo que la vida espera de nosotros.

Muchas personas hallan ese vínculo con sus hijos, o incluso en las relaciones de amistad. Las responsabilidades y el compromiso de servicio del prójimo, pueden ayudar mucho.

Recursos y fortalezas que potencian la resiliencia

Factores protectores externos:

Valoraciones que las personas reciban del medio, oportunidades para participar en ese medio y el uso constructivo del tiempo (Kukic, 2002)

Factores protectores internos:

Competencia social

• Capacidad para comunicarse y demostrar afecto o empatia.

• Sentido del humor.

• La moralidad o deseo personal de bienestar a toda la humanidad.

• Contacto con los otros.

El componente Resolución de problemas incluye:

• Iniciativa.

• Sentido de autosuficiencia.

• Autoeficacia y autodisciplina.

• Creatividad.

• Buscar apoyo.

El componente autonomía:

• Tiene como principal factor el sentido de la propia identidad y esta que sea positiva, serán menos vulnerables ante la crisis.

• La capacidad para manejar sentimientos e impulsos propios.


Sentido de vida: constituido por ocho rasgos:

• Intereses especiales.

• Metas.

• Amor propio y sentido de dignidad.

• Valores morales.

• Optimismo.

• Persistencia.

• Fe y espiritualidad.

• Sentido de propósito.

CINCO CLAVES PARA HALLAR LA GENUINA FELICIDAD



El Paraiso no es ajeno, tu lo pintas y entras despues en el.


Podriamos callar, mirarnos a los ojos y sonreirnos. Podriamos encontrar en esos ojos una humanidad profunda y entrar en ese territorio de la magia que es el territorio de la vida. Podriamos creer que vivimos mas alla de existir, a pesar de nuestro cancer, a pesar de nuestro dolor…
A pesar de nuestras pequenias miserias hay tanta grandeza en la semilla humana… Hay tanto en nosotros esperando para ser, para fructificar, para amar… Hay tanta humanidad esperandonos en las fronteras, esperando un encuentro entre el Norte y el Sur, entre el Oriente y Occidente… para asi encontrar ese sol del centro del ser humano.
Hay tanto en nosotros esperando revelarse, recrearse, fructificar. Somos semilla y a partir de ese potencial infinito, de ese oceano interior podemos re-encantar la vida.

Podemos volvernos a crear y asi divertirnos y gozar.
Y si de pronto pensaramos todos que el sentido de la vida es la felicidad? Y si nos atrevieramos a ser felices? Como seria eso? Cuales serian los ingredientes de la felicidad? Si pudieramos identificarnos con el ser que somos y no con la sombra, la apariencia o la dependencia?
Y si de repente volvieramos a ser lo que somos, autenticos, creadores de nuestros propios dias? Si pudieramos entrar de lleno en ese rio profundo de la vida que nos habita en cada instante, para encontrar en su cauce, corrientes de amor?

Si pudieramos despertar ese torrente amoroso que habita en nuestra sangre…? Si pudieramos reencontrar la fuerza de nuestra propia identidad y asi nos completaramos los unos a los otros? Si pudieramos, como Pablo Neruda decir: Subete conmigo a nacer, hermano?

Si pudieramos entrar en nosotros y aceptarnos reconocernos y amarnos…? Dejar de buscar a Dios en el exterior y descubrir que estaba alli en nosotros, esperandonos en nuestro propio corazon con su infinito potencial. Si el unico partido que tomaramos fuera a favor del ser humano y nuestra unica religion, la del amor, y nuestro unico metodo, el de la hermandad? Descubririamos que cada cosa, cada evento es un maestro con el alma como aprendiz.

¿Si nos bajáramos de los pedestales del orgullo, de la maestría y del materialismo de una vida repetitiva y nos inventáramos la vida y regresáramos a la inocencia y ésta no fuera una inocencia ingenua, sino consciente? Entonces, volveríamos a ser como niños, porque el Reino de la inocencia es el Reino de los Cielos y él está en nosotros y es un templo de relaciones…

¿Si miráramos al dolor y la enfermedad como un Maestro? ¿Si aprendiéramos la lección y más allá de la culpa y más allá de la carga pudiéramos liberar la levedad de ese aprendizaje y con esa levedad ascender?
Hay seres humanos que creyeron en imposibles y los realizaron. Ahí está Ghandi, Simón Bolívar, la Madre Teresa… Ahí están con la desnudez de su autenticidad. No tuvieron más escudo que su conciencia del amor y su corazón abierto. Soñadores de imposibles que nos demostraron que los imposibles se realizan cuando creemos en nosotros. Cuando creemos en nosotros activamos el potencial de un Dios que no es externo, sino que es interior, un Dios que nos acompaña y nos da su energía y su fuerza.

¿Es posible ser felices? Sí, es posible, a pesar del dolor, pues el dolor no es lo contrario de la felicidad. Es posible ser felices a pesar de la muerte, pues la muerte no es lo contrario de la vida. Es posible ser felices a pesar de la tristeza, pues la tristeza no es lo contrario de la alegría. La felicidad es ese sentimiento leve de compasión y de aceptación que te lleva por la vía del Ser.

La felicidad es ese sentimiento incondicional en el que tú amas porque te da la gana, porque sí, porque llueve o hace sol; en cualquier caso sin ninguna condición. La felicidad sólo puede partir de ti. No es exterior, no depende de tu economía… La gente hoy, en Europa, tiene una economía dos veces superior a la de hace treinta años, pero es dos veces más infeliz. La felicidad no depende de los conocimientos.

El conocimiento sin corazón es destructivo. De repente, adquieres un cáncer y descubres ese estado interior desde el cuál también puedes ser feliz. La felicidad es una construcción interior, parte de un paraíso interno. El Paraíso no es ajeno, tú lo pintas y entras después en él. Tú lo creas y lo re-creas.

En la felicidad no hay un Dios exterior. Tú eres a imagen y semejanza de ese Creador que habla en tu palabra, mira en tu mirada y ama con tu amor. ¿Podríamos entonces vislumbrar nuestro camino hacia la felicidad? Sí. Ese camino es un camino de retorno. Es un camino de consciencia. Es un camino que libera porque no está hecho de dependencias.

Nada que te ate, nada que te amarre, nada que conduzca al poder… te lleva a la felicidad. Más poder no da más felicidad, si no, más dependencia.

Más placer no constituye más felicidad. Más vivir para los sentidos hace que pierdas el sentido. La felicidad es un camino hacia el sentido, un sendero que empieza en tu interior y termina en tu interior. Tú eres el centro del universo cuando eres consciente de ti.

La felicidad parte de la atención que es el uso fundamental de la conciencia. Cuando estás atento, te centras y eres dueño de ti mismo y de tu potencial. Cuando estás atento, generas un láser con tu propia consciencia y ahí habitas y tienes el movimiento, la vida y el ser. Cuando estás atento, construyes un espacio interior que te conecta con el infinito. Cuando estás atento, construyes el instante y en ese instante eres eterno. Cuando estás atento, te reconoces a ti mismo y vuelves a nacer de ti mismo, siendo el parto y el partero; eres el Creador, porque naces de ti y regresas a tu conciencia.

La atención es el momento más importante de la consciencia, es el momento de la creación en el que descubrimos el presente, es el tiempo de la sincronicidad, el tiempo de la resonancia. Uno nace al presente por la renuncia al pasado, al deshipotecar la vida de los condicionamientos del pasado.

Tenemos la vida hipotecada con las expectativas hacia el porvenir y los deseos insatisfechos y entonces nos perdemos el lugar de la vida que es este instante.

Este instante es sagrado porque en este instante, y no en otro, vive el ser. Allí no hay tener, allí no hay placer, allí solamente bulle el ser y ese ser es lo que somos: potencial infinito que nos habita, Dios tan inmanente como trascendente…

Ese Dios Universal se interioriza en nosotros y convierte la vida en algo mágico. Ese Dios nos humaniza y nos redime. Ese Dios permite que el reino mineral cante y baile y que el reino vegetal florezca y que el reino animal pueda sentir.

Ese Dios permite que el ser humano tenga las alas del pensamiento y desde las alas del pensamiento restaure la intuición, la visión de la totalidad. Desde esa visión de la totalidad nos unimos de nuevo en el maravilloso Camino de Regreso al Creador, que Es y Somos.

El primer paso a la felicidad es la autenticidad. La autenticidad es una genuina identidad, una identidad única, original; es la identidad que nos hace íntegros… La vida es creativa cuando es única. La vida es arte, se goza, se inventa a cada momento. Cuando eres único vives la magia del amor.

El amor no se gasta, no es repetitivo, no se fatiga, el amor no es rutina, ni condición… Es una fuerza magnética, atractiva que te renueva a cada instante.
Cuando te puedes renovar a cada instante eres único. Cuando eres único, te das cuenta de que eres importante, porque eres irrepetible y no tienes competencia posible, porque puedes compartir, te puedes entregar sin temor a perderte y con cada entrega te vas a renovar, te vas a completar y además, vas a completar al otro con tus ojos, con tu abrazo, con tu palabra, con tu silencio, con tu compañía, con tu presencia… Así puedes disfrutar la vida. Primera clave para la felicidad: sé como tú; no como nadie más, único, irrepetible y original.

Da tu propia nota en la sinfonía de la creación, esa nota que es necesaria porque no hay dos seres humanos como tú. Cuando tú no pretendes ser como nadie más que como tú, entonces descubres esa corriente hermosa del Creador que eres, y entras en el mundo maravilloso de tu tierra, de tu raíz, de tu savia, entras en el lugar desde el que puedes re-nacer. Si no tienes ese útero que te está pariendo, que es tu propia identidad, si no te aceptas, si no te amas, si no te afirmas, nada podrás encontrar.

Autoafírmate para que te completes, para que completes el universo.
Ello no sería posible si no te hubieras perdonado. Lo más duro en el momento de la muerte es la culpa, no el cáncer o es el dolor. Lo más doloroso es el miedo al más allá, al infierno de esa falsa creencia de que hay un Dios castigador, el temor oculto de que Dios no te va perdonar. Pero Dios es amor, y donde hay amor no puede haber juicio. El juicio está dentro de ti, el infierno está dentro de ti y eres tú quien lo ha construido.

Sin embargo, podrías construir un paraíso. La pregunta es: ¿cuentas contigo, te aprecias, te valoras, te reconoces? Ese es el primer paso en el sendero de la felicidad. Es un paso hacia el interior. Encuéntrate contigo, en tu centro. Respira profundo y siente la maravilla de la vida. El sol brilla para ti, los pájaros cantan para ti y el aire y de la magia de la mañana soplan para ti.

El universo celebra tu presencia cuando tú te presentas ante ti. Entonces, descubres tu rostro, que no es otro que el del amor, recuperas tu poder y entras en comunión.
Vives en alegría y levedad y ya no tienes el peso del cuerpo, de la culpa, del condicionamiento… Aceptas tus luces y tus sombras.

Reconocerás la nota clave de un corazón que nace y muere a cada instante. La muerte y el renacimiento del corazón es la sístole y la diástole, dura un solo segundo. En cada segundo el corazón se da entero. Si el corazón guardara una gota en cada segundo, en una hora tendríamos insuficiencia cardiaca. Hermoso sería que nosotros pudiéramos atender esa ley del corazón y así en cada segundo, desde tu identidad, entregar y fructificar sin medida. Ese fruto dulce de tu vida se hizo para dar.

Cuando ya tengas tu tierra y tu paraíso, multiplica tus semillas, porque así, dándote, se liberan y es dando como recibimos. Cuando nos damos descubrimos nuestra genuina identidad, nuestra tierra, nuestro paraíso. Cuando hay un yo aparece un tú.

Entre el tú y el yo se genera un movimiento de resonancia, de comunicación coherente, de diálogo. Surge ahí una inteligencia que representa tu capacidad de adaptarte a la vida. No hay una inteligencia espiritual, separada de la inteligencia molecular. Es una inteligencia dinámica y adaptativa: tu capacidad de adaptación a la vida.

El segundo movimiento hacia la felicidad es la adaptabilidad. Adáptate a la vida, al cambio, a la corriente. No te resistas pues produces calor, desgastas tu energía. Cuando no te resistes, la vida pasa a través de ti y te refresca y te fecunda.

Necesitas del otro para mirarte, reconocerte, observarte en ese espejo y poder modificarte y crecer hacia un nuevo ser. Esa nueva tierra tuya ha sido fecundada por el tú, cuando el tú cabe en el yo, entonces surge la maravilla del nosotros.

En nuestros estudios hemos comprobado que allí donde hay más confianza en los demás: en el vecino, en el de al lado, en el gobernante, en el empresario…, allí donde hay más confianza porque hay más transparencia y más honestidad, hay también una mayor felicidad.

Nuestra tierra es vulnerable y puede así germinar. Nosotros somos también vulnerables y nos podemos adaptar. Nuestra adaptabilidad es nuestra mejor fortaleza.

¿De qué esta hecha nuestra vulnerabilidad? Está hecha de flexibilidad. No tenemos que ser perfectos. Cuando somos auténticos y a la vez somos flexibles podemos germinar. Cuando el propósito del alma germina, entonces nos podemos realizar.

La segunda clave es por lo tanto humildad. La humildad es la clave del aprendizaje, sólo desde la humildad podemos abrir nuestro corazón y sensibilizar nuestra piel, todas nuestras pieles, la piel de nuestro campo mental, de nuestro campo emocional y abrirla a la caricia del cosmos.

Vulnerabilidad, humildad y flexibilidad son las claves para la nueva vida, para recuperar el poder de servir y disfrutar. El orgullo nos impide disfrutar, porque el orgullo nos separa. El orgullo divide y destruye el territorio de la conciencia, que es el territorio del nosotros.

Dos movimientos pues hasta el presente: El yo interno que nos conduce a la autenticidad y en segundo lugar la adaptabilidad para llegarnos al tú y construir un nosotros.

Ahí viene la tercera condición para la felicidad, la más difícil de todas: la vida cambia y todo muere. No hay nada constante. Todo muere salvo el cambio. No te resistas al cambio. El cambio te introduce en una corriente de transformación y transmutación que permite al Espíritu fecundarte.

El cambio es fuerza transmutadora. No temas el caos, pues es la matriz del cambio. No temas la oscuridad, pues son reveladores de la luz. Cuando aceptamos las transformaciones y las transmutaciones podemos ascender en la savia de la evolución, florecer y dar nuestro fruto.

Cuando nos reconocemos, encontramos la crisis aseguradora del cambio. Vivir es un proceso de cambio permanente. Cuando tenemos crisis, la vida se bifurca y no vuelve a ser la misma.

El cuerpo es un instrumento del ser y el ser es ese proceso de cambio permanente que nos empuja en un proceso de aprendizaje continuo… Vivir es encender un fuego interior, es convertir el conocimiento en sabiduría que nos permite desenvolvernos en un proceso de cambio permanente.

En el presente podemos siempre aprender del pasado. Podemos cambiar la historia aprendiendo las lecciones. Hay dos tipos de seres humanos: los aprendices y las víctimas. Tú puedes optar por una u otra vía. Puedes optar por dejar de ser víctima de tus creencias. Recuerda que ellas también pueden ser dagas o cáncer, pueden ser fatales.

Tú terminas convertido en aquello que crees de ti. Tú creas el universo en el que crees. Si tú crees que eres culpable, te castigarás de mil maneras. Si tú crees que no eres digno, te enfermarás. Podrías, sin embargo, mirar al pasado, con ojos de presente, de presencia y de amor, no para quedarte en el dolor de tu pasado, sino para aprender la lección que dejaste de aprender.

Todas las lecciones aprendidas te ayudan a disfrutar de la Presencia que habita en tu presente. Los problemas los podemos volver a re-vivir desde la consciencia y no desde la culpa o el condicionamiento.

El problema no es lo que nos pasó, el problema es cómo vivimos lo que nos pasó. Si pudiéramos dejar el rol de la víctima, podríamos resolver esos aspectos cruciales que siguen congelados en nosotros.

La historia no es lo que pasó, sino la lectura que haces de ella. Si no dejas ir a las cosas, éstas se siguen reflejando en tu fisiología, en tus relaciones, en tu vida…, turbando tu felicidad.

La sensibilidad nos puede liberar o nos puede matar. Si la abordamos desde la posición de la víctima, se convierte en lágrimas de cocodrilo, en sensiblería y nos predispone a la manipulación que es el terreno de la inconsciencia. Eso no es una verdadera relación humana, pues hay posesión, chantaje…

En el terreno de la sensiblería todos somos víctima. ¡Que se acabe ese territorio de la sensiblería y el chantaje emocional y asumamos nuestra responsabilidad! Cuando nos duele la vida es que nos estamos despertando. No necesitamos tantos analgésicos. De pronto, necesitamos un dolor más grande para saber lo que éramos.

De pronto, alguien necesita ver la cara de la muerte para constatar el valor de su vida, de su mujer, de su madre… Tal vez tengamos que ver en la cama a nuestra madre, que tiene una leucemia, para experimentar que es una enfermedad que no sólo tiene que ver con los glóbulos blancos, sino con la forma en que nos comunicamos.

Que no sólo tiene que ver con una radiación ionizante, sino con nuestra agresividad, con nuestro desamor… No hay nada más radiactivo que las emociones contenida, retenidas y reprimidas.

Un día nos duele la vida y la vida nos dice que también es con nosotros y nos acerca un dolor que es un despertador. Un día vemos la proximidad de la muerte y ella nos enseña las lecciones más hermosas de la vida.

Un dolor nos hace sensibles, nos ablanda. Todo fruto maduro es blando. El amor deja de ser un amor duro y dominante y casi perfecto y se convierte en ternura, entonces vuelves a nacer. La sensibilidad nos hace tiernos. Los viejecitos se vuelven tiernos y les cuentan cuentos a los nietecitos. Inician el camino de regreso, el camino de regreso es la ternura.

En el seno del caos renacemos. En el caos existe un vórtice de sensibilidad infinita que nos permite transformarnos y emerger y con ello, llega también la felicidad.
El estado de emergencia es un estado de alerta intenso, de genuina presencia, de éxtasis. Se trata de un estado en que, aún con todas las perturbaciones, te encuentras contigo mismo. Paradójicamente, en el ojo del huracán hay una infinita paz y adquieres un potencial infinito.

El problema no es lo que ocurra fuera, si no lo que ocurre dentro de ti. Es posible, aún con toda la turbulencia, que mantengas tu serenidad. La serenidad es la paz profunda e inconmovible del ser que te permite abordar los procesos de cambio sin resistencia.

He ahí la tercera vía a la felicidad: no te resistas al cambio. Aprovecha la oportunidad de cada crisis. Utiliza tu infinita sensibilidad. Aprovecha las oportunidades que te brinda la vida para acceder a un nuevo potencial. Aprovecha la bifurcación cuando la vida no vuelve a ser igual. Aprovecha las semillas que la vida siembra en tu corazón, cuando la vida te duele profundamente. Aprovecha el parto del caos para nacer a un orden superior y así recrear y reinventar tu vida.

La cuarta vía a la felicidad es la responsabilidad. A un animal no le podemos pedir responsabilidad, pero sí a un ser humano. Responsabilidad es una sensibilidad convertida en capacidad de responder. Tu evolución está determinada por tu grado de responsabilidad.

¿A qué respondes? ¿Respondes por tus actos, respondes por ti? ¿Respondes al dolor ajeno? La responsabilidad es una condición esencial del amor. El amor sin responsabilidad es lo más peligroso que hay en este mundo. En nombre del amor hemos cometido las mayores barbaridades y las peores traiciones.

La responsabilidad hace que el amor sea una verdadera respuesta a la felicidad. El amor es reconocer lo esencial del otro. La responsabilidad nos permite comunicarnos y corresponder. El amor nos lleva a un universo maravilloso de correspondencias.
Todo verdadero amor surge de la amistad y toda genuina amistad es reciprocidad, es una vía que va en dos direcciones.

Donde hay reciprocidad hay resonancia, donde hay correspondencia hay correctas relaciones humanas. Esa es la más maravillosa lección que vinimos a aprender: correctas relaciones humanas. En ello somos todos aprendices.
Vinimos a aprender a relacionarnos.

No vinimos a aprender a ser ingenieros o abogados. Esos son instrumentos para relacionarnos. El hombre es un ser relacional y vinimos fundamentalmente a aprender relaciones humanas respetuosas, responsables, liberadoras. No son relaciones sociales para retenernos, para poseernos, para chantajearnos. Lo son para liberarnos y completarnos.

Así transformamos la ecología de la Tierra, que no es una ecología externa. Lo que le pasa a la Tierra es lo que le está sucediendo al corazón del hombre. Si yo abro mi corazón, abro la tierra dentro de mí. Si me amo y amo a mis semejantes, amo también a la tierra, al paisaje y la atmósfera. Y si amo con un amor puro no me contaminaré. El resentimiento es el agente contaminante.

El amor liberador existe en la reciprocidad responsable. Amar es dar y recibir. Hay más sabiduría en el saber recibir. A menudo nos negamos a recibir el regalo de la sonrisa, de la mirada del otro, por no comprometernos, por no quedar en deudas. Necesitamos infinitas deudas de amor como vía a la felicidad. La gratitud es esa habilidad que revela tu propia luz.

La quinta y última vía a la felicidad es la sencillez. La belleza es sencilla. Sólo lo sencillo es integro, sólo lo que es integro nos conduce a la unidad. La sencillez es transparencia, claridad, humildad, honestidad. Nos permite bajar del pedestal y entrar en la corriente de la gente.

Conquistar el código de la sencillez en tu vida te lleva a ser feliz. No se trata de ser el gigante de tus sueños, ni el enano de tus complejos… sino de entrar en la corriente de la gente y sentirte uno con todos ellos. Conquistar el código de la sencillez en tu vida es condición para ser feliz, porque no tienes ninguna expectativa, porque así eres feliz con todo y a pesar de todo. Esa felicidad te hace entrar en comunión con tu humanidad.

En esa comunión nos damos cuenta que somos la voz del Creador, que a la vez somos co-creadores, llamados a recrear la creación.
Estamos aquí para conectarnos a la gran cadena de la vida, a esa gran cadena de inteligencia cósmica, río de conciencia. Somos mediadores entre los reinos inferiores y superiores de la naturaleza.

Cuando somos sencillos reflejamos el Alma, no para la vida eterna, sino para aquí y ahora en vivo y en directo. Ya no sólo comunicarnos, sino fundirnos por el centro, de corazón a corazón y así entrar en esa corriente de la evolución que pasa a través de nosotros para liberarse.

MUERTE FRENTE A ASCENSIÓN...(LAS REVELACIONES SIRIANAS)



Todos los seres autoconscientes de la Tierra y otros cuerpos celestes de vuestro sistema solar pronto van a tener la rara oportunidad de dar el salto colosal al próximo nivel de conciencia, al que nos hemos referido constantemente como la 'cuarta' dimensión. Otros, aquellos que están tan hipnotizados por las vibraciones lentas del cuerpo físico que elegirán la reencarnación en lugar de la ascensión, permanecerán atados a las ilusorias manifestaciones de la conciencia tal como se crean en el ámbito 3D.

Uniéndose a aquellos todavía dedicados a la adquisición de experiencia en el reino terrestre -aquellos todavía atados a la rueda kármica de la reencarnación-, este gran conjunto de nuevas almas compartirán sólo de manera muy efímera las energías de vuestro planeta. Gaia, moviéndose rápidamente hacia el vórtice del paso de Ra, no será ya un planeta elegible por aquellos que están decididos a seguir atados a la rueda kármica de causa y efecto, acción y reacción, y resolución final de las deudas contraídas en ese proceso. Ellos continuarán ese proceso en otras estaciones del universo material.

El Gran Planeta Tierra, junto con los otros planetas, cuerpos celestes y numerosas lunas que orbitan alrededor de la gran estrella, simplemente no estarán situados nunca más en la densidad de la tercera dimensión.

Pero Gaia es eterna -y como vosotros-, continuará evolucionando de la manera más bella posible, como una deidad radiante, gloriosa, despojándose del reflejo material de todo lo que ha creado en un ámbito en el que ya no necesita repetir las lecciones de una oscuridad y una luz tan intensas.

Así pues, respirad hondo y mantened vuestro paso... si es el miedo a esos pensamientos, más que la anticipación, lo que bloquea el impulso hacia delante que habéis logrado hasta ahora.

Hablemos ahora de las almas antiguas, ya que muchos de los que sois atraídos por nosotros sois viejos y antiguos viajeros que estáis completando el ciclo de nacimiento y renacimiento en estas bajas vibraciones de la materia. Esta vez habéis vuelto no como almas centradas en la experiencia de su 'yo soy' individual, sino para ayudar en el despertar -ya que habéis evolucionado hasta ahí. Vosotros estáis dedicados a elevar el Todo a mayores alturas ayudando a los que están perdidos y tienen miedo, y estáis aceptando abiertamente la guía de los Portadores de Luz que están a vuestro alrededor, por todas partes - inundando de luz vuestro camino.

Espíritus guerreros, vosotros lleváis la antorcha de la Verdad, iluminando el mundo mientras os preparáis para ese salto olímpico que os catapultará hacia la próxima fase de vuestro exquisito progreso, en la impresionante espiral del retorno espiritual

Imaginad qué atracción magnética posee la Tierra -balanceándose entre los polos de la oscuridad y la luz de estos días- para esas almas nuevas y comprenderéis claramente por qué tantas almas viejas (como vosotros) han decidido también estar presentes en un cuerpo.

Recordad: habéis evolucionado hasta este punto.

Habéis venido para volver a llevar a Gaia a su centro.

Guerreros de antaño, habéis venido a aquietar el péndulo.

Una gran oleada de almas entró después de la II Guerra Mundial, volviendo a la forma con el fin de aportar sanación global a las almas supervivientes y a las almas que partieron en aquellas violentas expresiones de oscuridad y para preparar el terreno de la entrante Era de Acuario. Muchos de vosotros llegasteis en pleamar... y sabéis quiénes sois. Se os negó que fuerais, como se os hace ahora, los guardianes de los secretos que van a ser expuestos a la luz del amanecer de Acuario.

Estabais concentrados en estabilizar Gaia, estremecida y sacudida por los desequilibrios creados por la rabia de quienes caminaban entonces sobre ella, del mismo modo que tuvisteis que enfrentaros a ellos en los momentos más oscuros de la Atlántida e igual que estáis haciendo ahora frente a esos mismos guerreros oscuros -soldados de infantería del Gobierno Secreto.

Creemos que todos los seres autoconscientes capaces de una perspectiva multidimensional pueden comprender el significado de este momento, y os elogiamos y respetamos por aceptar la enorme tarea de servir como infatigables espíritus guerreros de la Tierra en transición.

No es un camino fácil el que habéis elegido.

En absoluto es un camino fácil.

Sois conscientes de haber alcanzado ese punto en vuestro largo viaje en el que estáis listos para dar un salto gigante fuera de la rueda kármica de vuestro perenne proceso de nacimiento y renacimiento. Junto con las deidades cósmicas, estáis co-creando una rarísima oportunidad de acentuar ese final con una conciencia plena de la persona a través de la cual vuestra experiencia total se ha manifestado.

El velo, que sólo se levanta brevemente en las fases de tránsito entre el nacimiento y el renacimiento, se está alzando ahora y estáis comenzando a penetrar en las distintas dimensiones -recuperando el recuerdo de vuestro propio nacimiento y del propósito de vuestra alma. Estáis tomando conciencia de vuestra inmortalidad, integrando toda la experiencia de vuestra trayectoria, despertando el cuerpo de luz.

Estáis activándoos, irradiando el brillo y la iluminación que percibís a través de los distintos ámbitos. Estáis conectando, comunicando, brillando. Y aunque todavía no sois plenamente conscientes del proceso, y de lo que os espera, estáis convencidos de vuestro compromiso con la luz.

Estimados amigos, sois verdaderamente extraordinarios.

Estamos haciendo que vuestro reflejo brille en los reinos superiores y todos los que sintonizan allí son impresionados por la luz de vuestras almas.

A todos impresiona vuestra belleza y vuestra fuerza.

Y

Mientras que quienes asciendan serán plenamente conscientes de su proceso, y llevarán los aspectos personales del yo en la transición desde esas matrices cristalinas densamente configuradas de vuestras actuales formas físicas a los cuerpos de luz expandidos de las altas dimensiones, aquellas almas no suficientemente evolucionadas que se identifican fuertemente con el ego, no lo serán.

Su identidad egoica fundamental y su apego a las ilusiones de la realidad material vibran a unas frecuencias tan bajas que esas almas quedarán casi congeladas en la densidad -como los grandes mamuts, enterrados vivos en los campos de hielo de vuestra evolución.

Podéis entender que la decisión de algunos de mantener fija su mirada en las sombras y el polvo les vuelve incapaces de percibir los eventos evolutivos que están alterando vuestra realidad tan espectacularmente.

Para aferrarse a su ilusión, tienen que creer que vosotros, los que estáis despertando, sois unos ilusos, locos y peligrosos... de otro modo, trastornaréis la matriz.

Entregados a la experiencia sensible y a los sentimientos que evoca, se aferrarán a sus emociones residuales y a su fascinación con el animal que llevan dentro y elegirán continuar el proceso de reencarnación.

Como hemos indicado ya, son decisiones que se tomaron antes de encarnar -aunque siempre son libres de cambiar el registro, si decidieran alterar el plan original y entregarse al Espíritu. Los que no lo hagan experimentarán la muerte, el paso de la materia a formas incorpóreas, para continuar su progreso al ritmo que establezcan... del mismo modo que los barcos navegan a los ritmos de los mares abiertos.

En ese momento de su transición, pueden continuar en el 'nivel' astral inferior, rondando las vibraciones de su vida pasada, o avanzar al ámbito espiritual del astral medio, una vez hayan atravesado el portal.

Allí, en el Astral Medio, serán encontrados por sus guías, quienes les asistirán en el desarrollo del esquema de su plan vital para la próxima encarnación, un momento de estructuración y organización, en el que las almas que reciben ayuda prepararán el camino para otras Vidas' de potencialidades y lecciones kármicas.

Pueden elegir pasar un tiempo en las Aulas de Aprendizaje, descansar, o cristalizar inmediatamente en otra forma física... olvidando quiénes son, olvidando sus orígenes, olvidando todo lo que sucedió antes.

Se harán planes detallados para la próxima inmersión en el ámbito físico (aquél que resuene lo más aproximadamente posible con las frecuencias vibratorias del Planeta Tierra). Los patrones cristalinos del resurgimiento del alma a través de la nueva madre se decidirá a partir del ADN resonante de los padres seleccionados encarnados y todo ello se grabará en la mente del alma, para que el yo superior tenga acceso a ello de vez en cuando durante la experiencia vital.

Analicemos ahora el progreso del alma desde la muerte hasta el renacimiento.

Cuando está lista y se ha preparado todo para la nueva vida, el alma prepara las dinámicas de esa cristalización consciente mediante el propósito concentrado de entrar en el mundo físico y tomar forma. Espera el parpadeo que enciende la Red Gossamer de Luz cuando la concepción del esperma y el óvulo seleccionados tiene lugar -y se vincula instantáneamente a ese momento, para anidar en el calor de la madre. Pasa por la gestación y por el canal de nacimiento para adquirir conciencia egoica, una personalidad y todas las experiencias que crea el entorno del alma planificado antes de entrar en la encarnación.

Poco después de salir, el condicionamiento de la infancia (iniciado con esos impulsos prenatales recibidos en el seno materno) enraíza al alma recién entrada en la encarnación en las ilusiones que ha seleccionado para esa vida particular. El velo cubre una vez más la mente del alma de toda experiencia anterior, sólo con destellos de recuerdo en quienes desean la apertura del tercer ojo y finalmente se entrenan para ello. Las luchas y las alegrías de la experiencia sensible y todas las relaciones kármicas que se crearon en esa rueda rotatoria continúan entonces, en otras formas y con intensidades variables, en otros terrenos holográficos en las escuelas de su elección.

Y ahora examinad la ascensión, por la cual reconocéis que estáis saltando fuera de la rueda, plenamente conscientes, surgiendo súbitamente de la densa niebla gris oscuro y descubriendo la luz del día -una luz que sólo habíais vislumbrado en sueños. El velo que habría cubierto la memoria de todo lo que habíais experimentado allí no distorsiona ya la visión. Camináis audazmente hacia la luz, deslumbrados por su radiante esplendor, sintiendo que habéis salido de un lugar al que nunca más tendréis que volver.

En esta nueva 'dimensión' a la que pronto habréis ascendido, podéis mirar esa capa de niebla y reconocer los múltiples lugares distintos que existen allí: lugares por los que habéis caminado; lugares en los que habéis depositado mucha energía y mucha conciencia. Aquí y allá se yergue un árbol alto, indicando vuestro paso y, aunque la mayor parte del camino está cubierto por la neblina, vosotros lo conocéis. Sabéis que habéis estado dedicados a ese bosque y que el árbol ha tenido un gran significado para vosotros.

Desde vuestro horizonte en la realidad tetradimensional, os daréis cuenta de que estáis en una atalaya desde la que podéis observar todo ese ámbito y podéis identificar lugares en los que 'exististeis' en él -el árbol; un lugar especial que percibís por su fragancia; los colores del arco iris que se elevan en lo alto... allí donde sabéis que habéis estado; una torre en la que habéis vivido; la cumbre de una montaña, cuyos picos sólo habéis contemplado desde las llanuras de vuestra experiencia.

Miráis hacia atrás, hacia ese mundo y os dais cuenta de que vuestra salida de esos lugares familiares en vuestro caminar ha estado produciéndose desde hace mucho tiempo. No podéis dejar de sorprenderos al recibir, por fin, confirmación de la conciencia multidimensional que habíais adquirido antes de vuestro tránsito: que no hay nada de lineal en vuestros retornos kármicos, una vida después de otra.

Finalmente, reconocéis cómo cada tránsito es una especie de inmersión en una margen todavía inexplorada de un gran lago, al que podéis entrar desde otros muchos lugares de acceso a lo largo de su ilimitada orilla y sus acantilados escarpados. Ya no sois inconscientes de cómo las oscilaciones de vuestra entrada y vuestra presencia allí ondean y resuenan para siempre en esas aguas, imprimiendo vuestras vibraciones por todas partes y, al hacerlo, permitiendo vuestro permanente acceso cuando deseéis o necesitéis volver a experimentar las sensaciones y los retos que el lago -a veces tranquilo y sereno, a veces oscuro y peligroso- os ofrece.

Cuando hayáis dado el paso hacia la plena luz del alba, sabréis lo monumental que ha sido el salto -el conocimiento de que no ya no serán necesarias más repeticiones de viejas lecciones. Imaginad cómo miraréis el temor y las dudas de estos Días del Desierto, sonriendo eternamente en la gracia de vuestra luminosidad.

Para Ra, la deidad que asciende, ese ámbito nublado es la niebla de la galaxia Vía Láctea, en la que se han logrado y se han adquirido cosas asombrosas mediante su importante participación en el universo físico -pero del que ahora emerge. También en este caso, el alma del logos solar pronto será capaz de dirigir la mirada hacia atrás, contemplando las señales de su existencia en la materia densa, reconociendo las vibraciones que se mantienen en ella... como sucede en vuestro caso, cuando miráis hacia atrás el paisaje cubierto de niebla. También aquí se halla la realización de la propia existencia -no como el fuego más brillante en el espacio, sino como una chispa de la Luz infinita traída a la plena conciencia.

Esta, apreciados amigos, es la magnificencia con la que los que ascienden en todos los ámbitos reconocen que al final han logrado valerosamente la iniciación que sus almas habían puesto ante ellos.

A medida que emergéis de la visión nublada a la conciencia del cuerpo de luz, reconoceréis cada vez con mayor claridad que aquello que hasta ahora percibíais como Vidas pasadas' y recuerdos, son en realidad sucesos simultáneos a donde estáis ahora y a los que hacéis frente. Podéis verlos como lugares' en el meollo de la materia que se os muestran como recuerdos, pero que os dais cuenta de que son, simplemente, estados del ser coexistentes con los que resonáis e interactuáis.

Pronto os daréis cuenta plenamente de que aquello que habitualmente creéis que es recuerdo de vidas pasadas es, en realidad, la exquisita capacidad de la mente para reconocer un 'espacio' armonioso en las cuerdas de la superconsciencia, que interpreta las acordes principales del Universo, y su habilidad para interpretar los mismos acordes a partir de la música del alma.

Es parecido al entrenamiento musical de un cantante de ópera que puede reproducir una nota musical determinada cuando el pianista toca la tecla adecuada. En ese momento, la mente da instrucciones a las cuerdas vocales para que vibren a esa misma frecuencia, estimulando los 'mecanismos' del chakra de la garganta para realizar esa tarea y así producir la nota resonante.

Cada célula de vuestro ser toca, de este modo, su instrumento, la hélice del ADN, para cantar la música que vuestra mente está creando en vuestro interior y manifestándola como sonido a través de los 'cables' del ámbito material... en los éteres de universos paralelos.

Imaginad que las 'notas' existen a través de todo el Cosmos -pues el Conjunto es una inmensa sinfonía, nota tras nota, acordes, armonías, la Música de las Esferas. Vosotros sois la nota, interpretando la música para el Maestro y director de orquesta, a medida que él/ella dirige la sinfonía, la suma total de todas las partes -que vosotros conocéis tan bien- pues dentro de esas excelentes orquestaciones estáis interpretando vuestro modo de ser.

Vosotros conocéis la música del alma.

Así pues, ya sea que vuestra canción reverbere desafinada y sin brillo en la sordina del alma envuelta en la neblina o que suene celestialmente, tan dulce como susurros del viento en la hierba... vuestra música es eterna.

Hijos del Universo, vuestras dulces almas están en el camino.

Gateando sobre inocentes manos y rodillas o saltando, conscientes y audaces... vuestras almas están dirigiéndose a casa.

Habilidades sociales en las relaciones interpersonales




Las habilidades sociales siempre han sido fundamentales para lograr aquello que nos propongamos e incluso para mejorar nuestro nivel de felicidad.

La calidad de tus relaciones interpersonales está directamente ligada a un mayor nivel de satisfacción por la vida. Es por esto por lo que te voy a dejar con una serie de ideas que puedes poner en práctica para mejorar dichas habilidades sociales:

1) Empatía.

La empatía significa ponerse en el papel del otro, intentar comprender sus sentimientos, sus razones (por qué actúa de esa manera) y, en última instancia, sentirse identificad@ con él o ella.

Cuando nos identificamos de esta manera con nuestro interlocutor se produce una química especial entre los 2 y la relación se vuelve mucho más sincera y cordial.

2) Amabilidad.



Da gusto encontrarse con personas amables que te saludan cordialmente, te regalan una sonrisa y te ceden el asiento en el autobús.

El valor de la amabilidad no aparece de la noche al día. Es algo que hay que cultivarlo todos los días, convertirlo en un hábito. Hay que esforzarse porque uno de los rasgos de nuestra personalidad sea el de la amabilidad. Esos pequeños gestos te serán devueltos con creces.

3) Abrirse a los demás.

No podemos ir todos los días con unas orejeras como los burros, esquivando a las personas y transmitiendo lo mínimo imprescindible. Hay que romper esa coraza que nos atenaza y buscar la relación con otras personas. Cuando una persona se abre a los demás se siente infinitamente mejor.

4) No tomarse los desaires o críticas como algo personal.

Es normal que personalicemos algún desaire: "No me ha saludado porque no le caigo bien."

Tenemos que entender que el problema no radica en nosotros sino en la persona de la que proviene esa energía negativa. Si ha actuado así con nosotros probablemente lo hará con otras personas. No es por ti... es por él o ella.

Dale otra oportunidad.

5) Ser un@ mism@.

No tenemos que actuar. A todos nos gustan las personas auténticas con sus aspectos positivos y negativos. Si te conviertes en un ser perfecto resultarás aburrid@.

Muchas personas tienen que hacer un esfuerzo por ser ellos mismos porque tienen miedo al rechazo. No hay nada más liberador que ir por la vida siendo quien de verdad eres.

6) No prejuzgar.

En muchas ocasiones las apariencias engañan. Esa persona que crees que te va a caer mal puede que resulte ser una persona con la que te sientes muy cómodo/a. Sin embargo, en un primer momento la miras recelosa y te cierras en banda a cualquier relación con ella.

No se puede ir así por la vida. Relájate y sé más flexible.

7) Relajación.

No puedes estar tens@ cuando entablas una relación con otra persona. Intenta relajarte y disfrutar de su presencia, de su conversación. Esto, por supuesto, se adquiere con mucha práctica así que empieza tu entrenamiento hoy mismo

8) Aprende a escuchar o a dar tu opinión.

Hay personas que no hablan nada por miedo a ser juzgados negativamente y en cambio otros no paran de hablar y monopolizan las conversaciones.

Si estás en uno de estos 2 polos opuestos tienes que aprender a dar tu opinión sin miedo o a escuchar.

9) Aceptar que no puedes caer bien a todo el mundo.

Esto es prácticamente imposible y antinatural así que no te sientas frustrad@ si ves que alguien te rechaza. Simplemente respeta su opinión porque seguramente a ti no te caerá bien todo el mundo. No pasa nada.

10) Encontrar el valor que destaca en cada persona.

Todos tenemos un buen valor que destaca en nosotros: la sinceridad, la nobleza, la solidaridad, la inteligencia, la amabilidad,... Es clave aprender a identificar lo bueno que tiene cada persona.

Que se te pegue lo bueno de cada persona... lo malo, deséchalo.

28 de agosto de 2012

CLAVES PARA RECONOCER TU VOZ INTERIOR



“La naturaleza nunca dice una cosa y la sabiduría otra”
“Para escuchar la voz interior hay que practicar las tres P: paciencia, persistencia y perseverancia” “Todos en algún momento de este proceso nos hacemos la misma pregunta: ¿cómo se que esta voz que viene de dentro, es la voz de mi sabiduría interior y no la voz del ego?”

“En realidad no es difícil reconocerla, la voz interior viene del corazón y nos es fácil identificarla si la escuchamos desde el corazón, nosotros sabemos distinguir perfectamente en nuestro interior cual de esas voces es cual y nos basta con cerrar los ojos, poner nuestra mano en el pecho y sentir cada latido para saber la respuesta” María García Cuando comenzamos un camino de escucha y exploración interior, suele ocurrir que nuestra mente genera más ruido que nunca, esa suele ser la primera respuesta del cerebro ante nuestro intento por lograr la calma.

Tras un tiempo de constancia y dedicación continuada en la práctica de estar a solas con nosotros mismos y de cultivar el silencio, poco a poco la intuición germina y esa voz interior se escucha cada vez de forma más nítida. En realidad siempre ha estado ahí, de forma invisible y tratando de hacerse oír pero generalmente es difícil escuchar algo a lo que no estamos prestando atención.

Como una semilla que necesita tiempo y cuidados, la intuición necesita ser regada día tras día, necesita un espacio para revelarse, para surgir, para brotar y crecer lentamente hasta convertirse en una planta estable que con el tiempo florecerá. Eileen Caddy, la fundadora de la comunidad espiritual Findhorn en Escocia decía que para escuchar la voz interior había que practicar las tres P: paciencia, persistencia y perseverancia. Así es como el pequeño brote surgido de la semilla llega a convertirse en árbol y da sus frutos.

Todos en algún momento de este proceso nos hacemos la misma pregunta: ¿cómo se que esta voz que viene de dentro, es la voz de mi sabiduría interior y no la voz del ego? En realidad no es difícil reconocerla, la voz interior viene del corazón y nos es fácil identificarla si la escuchamos desde el corazón, nosotros sabemos distinguir perfectamente en nuestro interior cual de esas voces es cual y nos basta con cerrar los ojos, poner nuestra mano en el pecho y sentir cada latido para saber la respuesta.

Pero si para ti sigue sin ser del todo claro cual de las dos voces te habla, te ayudará saber que la voz que habla desde el interior está ausente de juicio y de comparación con nada ni nadie, es una voz impersonal y pura, que envía mensajes certeros, breves y que tiene un gran sentido de trascendencia, es una voz que permanece en el tiempo, que habla desde la esencia del ser que somos y que estamos llamados a manifestar.

Los mensajes del ser se manifiestan desde la totalidad y nos hacen sentir la alegría de vivir, son una guía, como una estrella en nuestra vida y no nos dejan el mínimo atisbo de duda. Cuánto más se incrementa el acceso a esa voz, más orgánica y natural se vuelve nuestra vida, todo fluye de forma más sencilla y sin esfuerzo, te sorprenderás de la facilidad con que las cosas llegan a tu vida y tendrás acceso a todas las respuestas. La voz del ego, por el contrario, es una voz que habla desde el miedo, desde la carencia y la separación, se pierde en detalles que no tienen importancia trascendente y que son personales, critica, juzga y se compara, es una voz insegura, muchas veces ambigua y carente de corazón.

Al igual que la voz interior, se encuentra constantemente en nosotros y la mayor parte de la veces es tan intensa que nos sentimos identificados con ella, pensamos que somos ella, pensamos que somos ese ruido incesante de la mente. Lo más asombroso de esa voz que tantas veces nos atormenta es que, una vez comenzamos a hacernos conscientes de ella y a escucharla desde un lugar de libertad, de aceptación, de vigilancia, empieza a perder su poder.

Activar el “testigo” de nuestras voces nos hace ser conscientes de ellas y separarnos de ellas, de forma que ya no tengan poder sobre nosotros. Para muchas personas este proceso ocurre poco a poco y de forma natural, de repente se encuentran espontáneamente siguiendo mensajes y viviendo en un mundo de sincronicidades, reciben lo que necesitan escuchar, vivir, experimentar.

Has de estar dispuesto a seguir esa fuerte intuición que te guía de forma certera, a aventurarte en lo desconocido y formar parte del flujo incesante de la vida que se manifiesta a cada instante. ¿Estas preparado? Claves para reconocer la voz interior

* Presta atención a las señales que aparecen en tu vida, los mensajes llegan a través de personas, libros, películas o situaciones.

* Observa las voces que hay dentro de ti y aprende a distinguir la voz que te guía. Escucha las certezas que emanan de tu ser. *

Afirma cada día que quieres vivir en contacto más íntimo con tu voz interior y considérate merecedor de recibir las respuestas que necesitas.

* Practica el ejercicio anterior creando tu propia afirmación * Sigue los siguientes pasos: - Se consciente de que eres un canal creativo y estás constantemente recibiendo - Reconoce tu capacidad de recibir -

Dedica un tiempo a escuchar -

Pregunta desde tu corazón -

Cultiva la intención y la paciencia y encuentra un lugar adecuado para conectar con tu sabiduría interior, cada día. -

Confía en que ya tienes todas las respuestas y estas creando la habilidad de escucharlas.

- Ten presentes cada día las 3 “P”: paciencia, persistencia y perseverancia.

Feliz reencuentro con la voz de tu interior!

27 de agosto de 2012

Emmanuel - Bella Señora

Krishnamurti y la meditación




Si durante el día está usted alerta, si está atento a todo el movimiento del pensar, a lo que usted dice, a sus gestos -cómo se sienta, cómo camina, cómo habla-, si está atento a sus respuestas, entonces todas las cosas ocultas salen a la luz muy fácilmente. En ese estado de atención lúcida, despierta, todo es puesto al descubierto.

- La mayoría de nosotros está inatenta. Darse cuenta de esa inatención, es atención.

- La meditación no es una fragmentación de la vida; no consiste en retirarse a un monasterio o encerrarse en una habitación sentándose quietamente por diez minutos o una hora en un intento de concentrarse para aprender a meditar, mientras que por el resto del tiempo uno continúa siendo un feísimo, desagradable ser humano.

- Para percibir la verdad, uno debe poseer una mente muy aguda, clara y precisa —no una mente astuta, torturada-, sino una mente capaz de mirar sin distorsión alguna, una mente inocente y vulnerable. Tampoco puede percibir la verdad una mente llena de conocimientos; sólo puede hacerlo una mente que posee completa capacidad de aprender. Y también es necesario que la mente y el cuerpo sean altamente sensibles, pues con un cuerpo torpe, pesado, cargado de vino y comida, no se puede tratar de meditar. Por lo tanto, la mente debe estar muy despierta, sensible e inteligente.

- Las necesidades básicas para descubrir aquello que está más allá de la medida del pensamiento, para descubrir algo que el pensamiento no ha producido, son tres: 1) se debe producir un estado de altísima sensibilidad e inteligencia en la mente; 2) ésta debe ser capaz de percibir con lógica y orden; 3) finalmente, la mente debe estar disciplinada en alto grado.

- Una mente que ve las cosas con total claridad, sin distorsión alguna, sin prejuicios personales, ha comprendido el desorden y está libre de él; una mente así es virtuosa, ordenada. Sólo una mente muy ordenada puede ser sensible, inteligente.

- Es preciso estar atento al desorden que hay dentro de uno mismo, atento a las contradicciones, a las luchas dualísticas, a los deseos opuestos, atento a las actividades ideológicas y a su irrealidad. Uno ha de observar "lo que es" sin condenar, sin juzgar, sin evaluar en absoluto.

- La mayor parte del tiempo está uno inatento. Si usted sabe que está inatento, y presta atención en el momento de advertir la inatención, entonces ya está atento.

- La percepción alerta, la comprensión, es un estado de la mente de completo silencio, silencio en el cual no existe opinión, juicio ni evaluación alguna. Es realmente un escuchar desde el silencio. Y es sólo entonces que comprendemos algo en lo cual no está en absoluto envuelto el pensamiento. Esa atención, ese silencio, es un estado de meditación.

-Comprender el ahora es un inmenso problema de la meditación, ello es meditación. Comprender el pasado totalmente, ver dónde radica su importancia, ver la naturaleza del tiempo, todo eso forma parte de la meditación.

- En la meditación existe una gran belleza. Es una cosa extraordinaria. La meditación, no "cómo meditar".

- La meditación es la comprensión de uno mismo y, por lo tanto, significa echar los cimientos del orden —que es virtud— en el cual existe esa cualidad de disciplina que no es represión ni imitación ni control. Una mente así, se halla, entonces, en un estado de meditación.

- Meditar implica ver muy claramente, y no es posible ver claramente ni estar por completo involucrado en lo que uno ve, cuando hay un espacio entre el observador y la cosa observada. Cuando no hay pensamiento, cuando no hay información sobre el objeto, cuando no hay agrado ni desagrado sino tan sólo atención completa, entonces el espacio desaparece y, por lo tanto, está uno en relación completa con esa flor, con ese pájaro que vuela, con la nube o con ese rostro.

- Es sólo la mente inatenta que ha conocido lo que es estar atenta, la que dice: "¿Puedo estar atenta todo el tiempo?" A lo que uno debe estar atento, pues, es a la inatención. Estar alerta a la inatención, no a cómo mantener la atención. Cuando la mente se da cuenta de la inatención, ya está atenta —no hay que hacer nada más.

- La meditación es algo que requiere una formidable base de rectitud, virtud y orden. No se trata de algún estado místico o visionario inducido por el pensamiento, sino de algo que adviene natural y fácilmente cuando uno ha establecido las bases de una recta conducta. Sin tales bases, la meditación se vuelve meramente un escape, una fantasía. De modo que uno ha de asentar esas bases; en realidad, esta misma manera de asentar las bases, es la meditación.

- Los meditadores profesionales nos dicen que es necesario ejercer el control. Cuando prestamos atención a la mente, vemos que el pensamiento vaga sin rumbo, por lo que tiramos de él hacia atrás tratando de sujetarlo; entonces el pensamiento vuelve a descarriarse y nosotros volvemos a sujetarlo. Y de ese modo el juego continúa interminablemente. Y si podemos llegar a controlar la mente de manera tan completa que ya no divague en absoluto, entonces —se dice— habremos alcanzado el más extraordinario de los estados. Pero en realidad, es todo lo contrario: no habremos alcanzado absolutamente nada. El control implica resistencia. La concentración es una forma de resistencia que consiste en reducir el pensamiento a un punto en particular. Y cuando la mente se adiestra para concentrarse por completo en una sola cosa, pierde su elasticidad, su sensibilidad, y se vuelve incapaz de captar el campo total de la vida.

- El principio de la meditación es el conocimiento de uno mismo, y esto significa darse cuenta de todo movimiento del pensar y del sentir, conocer todas las capas de la conciencia, no sólo las superficiales sino las ocultas, las actividades profundas. Para ello, la mente consciente debe estar serena, calma, a fin de recibir la proyección del inconsciente. La mente superficial sólo puede lograr tranquilidad, paz y serenidad, comprendiendo sus propias actividades, observándolas, dándose cuenta de ellas; cuando la mente se da plena cuenta de todas sus actividades, mediante esa comprensión se queda en silencio espontáneamente; entonces el inconsciente puede proyectarse y aflorar. Cuando la totalidad de la conciencia se ha liberado, sólo entonces está en condiciones de recibir lo eterno.

- Entre dos pensamientos hay un periodo de silencio que no está relacionado con el proceso del pensamiento. Si observas, verás que ese período de silencio, ese intervalo, no es de tiempo, y el descubrimiento de ese intervalo, la total experimentación del mismo, te libera del condicionamiento.

- La meditación no es un medio para algo. Descubrir en todos los momentos de la vida cotidiana qué es verdadero y qué es falso, es meditación. La meditación no es algo por cuyo medio escapáis. Algo en lo que conseguís visiones y toda clase de grandes emociones. Mas el vigilar todos los momentos del día, ver cómo opera vuestro pensamiento, ver funcionar el mecanismo de la defensa, ver los temores, las ambiciones, las codicias y envidias, vigilar todo esto, indagarlo todo el tiempo, eso es meditación, o parte de la meditación. No tenéis que acudir a nadie para que os diga qué es meditación o para que os dé un método. Lo puedo descubrir muy sencillamente vigilándome. No me lo tiene que decir otro; lo sé. Queremos llegar muy lejos sin dar el primer paso. Y hallaréis que si dais el primer paso, ese es el último. No hay otro paso.

Krishnamurti

¿Que impide nuestra felicidad?



¿Qué puede hacerse para alcanzar la felicidad?

No hay nada que tú ni cualquier otro podáis hacer.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que ahora mismo ya eres feliz, ¿y cómo vas a adquirir lo que ya tienes? Pero, si es así, ¿por qué no experimentas esa felicidad que ya posees?

Pues, simplemente porque tu mente no deja de producir infelicidad.

Arroja esa infelicidad de tu mente, y al instante aflorará al exterior la felicidad que siempre te ha pertenecido.

¿Y cómo se arroja fuera la infelicidad?

Descubre qué es lo que la origina y examina la causa abiertamente y sin temor: la infelicidad desaparecerá automáticamente.

Ahora bien, si te fijas como es debido, verás que hay una sola cosa que origina la infelicidad: el apego. ¿Y qué es un apego? Es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona no es posible ser feliz.


Tal estado emocional se compone de dos elementos; uno positivo y otro negativo.

El elemento positivo es el fogonazo del placer y la emoción, el estremecimiento que experimentas cuando logras aquello a lo que estás apegado.

El elemento negativo es la sensación de amenaza y de tensión que siempre acompaña al apego. Imagínate a alguien encerrado en un campo de concentración y que no deja de engullir comida: con una mano se lleva la comida a la boca, mientras que con la otra protege la comida restante de la codicia de sus compañeros de encierro, que tratarán de arrebatársela en cuanto baje la guardia.

He ahí la imagen perfecta de la persona apegada.

Por su propia naturaleza, el apego te hace vulnerable al desorden emocional y amenaza constantemente con hacer añicos tu paz. ¿Cómo puedes esperar, entonces, que una persona apegada acceda a ese océano de felicidad ¡Es como esperar que un camello pase por el ojo de una aguja!
Ahora bien, lo verdaderamente trágico del apego es que, si no se consigue su objeto, origina infelicidad; y, si se consigue, no origina propiamente la felicidad, sino que simplemente produce un instante de placer, seguido de la preocupación y el temor de perder dicho objeto.

Dirás: “Entonces, ¿no puedo tener ni un solo apego?”. Por supuesto que sí. Puedes tener todos los apegos que quieras. Pero por cada uno de ellos tendrás que pagar un precio en forma de pérdida de felicidad.

Fíjate bien: los apegos son de tal naturaleza que, aun cuando lograras satisfacer muchos de ellos a lo largo de un día, con que sólo hubiera uno que no pudieras satisfacer, bastaría para obsesionarte y hacerte infeliz.

No hay manera de ganar la batalla de los apegos. Pretender un apego sin infelicidad es algo así como buscar agua que no sea húmeda.

Jamás ha habido nadie que haya dado con la fórmula para conservar los objetos de los propios apegos sin lucha, sin preocupación, sin temor y sin caer, tarde o temprano, derrotado.

En realidad, sin embargo, sí hay una forma de ganar la batalla de los apegos: renunciar a ellos.

Contrariamente a lo que suele creerse, renunciar a los apegos es fácil. Todo lo que hay que hacer es ver, pero ver realmente, las siguientes verdades.

Primera verdad: estás aferrado a una falsa creencia, a saber, la de que sin una cosa o persona determinada no puedes ser feliz. Examina tus apegos uno a uno y comprobarás la falsedad de semejante creencia. Tal vez tu corazón se resista a ello; pero, en el momento en que consigas verlo, el resultado emocional se producirá de inmediato, y en ese mismo instante el apego perderá su fuerza.

Segunda verdad: si te limitas a disfrutar las cosas, negándote a quedar apegado a ellas, es decir negándote a creer que no podrás ser feliz sin ellas, te ahorrarás toda la lucha y toda la tensión emocional que supone el protegerlas y conservarlas.

¿No conoces lo que es poder conservar todos los objetos de tus distintos apegos, sin renunciar a uno sólo de ellos, y poder disfrutarlos más aún a base de no apegarte ni aferrarte a ellos, porque te encuentras pacífico y relajado y no sientes la menor amenaza en relación a su disfrute?

Tercera y última verdad: si aprendes a disfrutar el aroma de un millar de flores, no te aferrarás a ninguna de ellas ni sufrirás cuando no puedas conseguirla. Si tienes mil platos favoritos, la pérdida de uno de ellos te pasará inadvertida, y tu felicidad no sufrirá menoscabo. Pero son precisamente tus apegos los que te impiden desarrollar un más amplio y más variado gusto por las cosas y las personas.

A la luz de estas tres verdades, no hay apego que sobreviva. Pero la luz, para que tenga efecto, debe brillar ininterrumpidamente. Los apegos sólo pueden medrar en la oscuridad del engaño y la ilusión. Si el rico no puede acceder al reino del disfrute y de la alegría, no es porque quiera ser malo, sino porque decide ser ciego.

Anthony de Mello


26 de agosto de 2012

CAMBIOS PLANETARIOS DURANTE LOS AÑOS 2012 Y EL 2013



Desde ahora hasta el 2012, la entrada del planeta en la Banda de fotones y el cambio del eje de la Tierra producirán un vuelco sin precedentes en la vida política, económica y geofísica. Estos cambios serán muy dramáticos si no nos preparamos para experimentar la caída de muchos sistemas y estructuras de 3° D que sostienen nuestra vida.

En lo individual: atravesar los miedos, salir de las polarizaciones. INTEGRAR todo. Confiar en uno mismo, en la intuición y generar la propia energía interna.

En lo social: nos uniremos los unos con los otros cuando sintamos que 'resonamos en la misma frecuencia de onda'.

En lo político: renovación total en la administración de la 'cosa pública'. Nuevos paradigmas. Cesarán los conflictos internacionales, nos reconoceremos todos como partes del TODO. Los gobiernos administrarán realmente en bien de todos (¿Utopía? Aguarden y verán).

En lo económico: el sistema financiero será lo primero en evaporarse en 5° D. El concepto de lucro, ganancias e intereses, no se sostendrá. No será necesario ahorrar para el mañana porque viviremos muy conectados en el aquí y ahora. Existirá el verdadero intercambio de recursos. Todavía se hace difícil comprender esos conceptos porque fuimos educados en el viejo sistema. Estas ideas están muy arraigadas en nuestro inconsciente.

Ya estamos yendo hacia la transición. En la nueva energía de la 5° D los viejos sistemas y las creencias antiguas ya no van a sostenerse porque están armadas con pensamientos y energías de la 3° D que será absorbida por la 5° D en la medida en que atravesamos el portal de la 4° D que es el tiempo real. Toda una experiencia que resulta 'muy loca' así contada. Porque lo que sucederá nunca antes pasó en la Tierra.


¿CÓMO NOS PREPARAMOS?




¿Cómo prepararse? Teniendo reservas económicas, justamente no es el camino, es lo que menos va a servir cuando se produzcan los cambios geofísicos.

Ejercicios mentales para vivir en el presente.


Dejar de quejarse o recordar el pasado. No preocuparse por el futuro.


Vivir hoy plenamente.



Gozar y apreciar este instante en que tengo plena consciencia de mí, es la manera más efectiva de ejercitar a mi Ser para que se alinée en la 5° D.



Conexión con nuestro Ser Superior, a través de la intuición, el sentir y vivenciar que somos seres eternos, integrados y conectados con todos los seres y con toda la Creación.

Estamos en un tiempo acelerado y los cambios que se están acumulando son muy rápidos. Cuanto más armonizados, conscientes y preparados estemos, menos dramáticos serán estos cambios, más flexibles estaremos para incorporar las nuevas frecuencias. Aquellos que permanezcan polarizados en las viejas estructuras, tratando de sostenerlas o emparcharlas son los que vivirán los acontecimientos de manera más dramática, porque verán el derrumbe y no tienen herramientas para construir sus nuevos sistemas de vida. En nuestra 'genética estelar' están las semillas para la creación de la nueva civilización. Nuestro Ser Real sabe y 'recuerda' su origen verdadero y el sentido de todo lo que vive. Nuestro Ser Superior sabe de la integración con TODO LO QUE ES y sabe del intercambio de energías.

¿CÓMO LLEGAMOS A NUESTRO SER SUPERIOR?



¿Cómo llegar a nuestro Ser Superior? El paso fundamental es diferenciar y trascender nuestro ego humano pequeño: miedos, limitaciones, confianza en los sistemas externos (económicos, de salud, de previsión), sentimiento de soledad, de estar envejeciendo y que la vida se acaba, espiritualidad limitada a las religiones dogmáticas. Ah!! Exceso de orgullo, vanidad, demasiada importancia en la personalidad, resentimientos y todo lo que te separa y distancia del otro. Busca, en tu Ser Esencial están las semillas de la Nueva Vida. El Universo te está ayudando a través de guías. Sólo tienes que abrirte para recibir la inspiración. En tu entorno están las respuestas y los caminos. Guíate por las señales que el Universo está permanentemente enviándote, las "casualidades", busca en la naturaleza, mira, oye siempre con el corazón, esa es la clave. No te involucres en los actuales d rama s, desde allí no solucionarás nada. Eleva la vibración de tu mente, expande tu consciencia hacia nuevas formas de convivencia. Reúnete con otros seres que están creando las bases de la Nueva Humanidad. Eres una Semilla Estelar, llegaste a este planeta para colaborar con la evolución de la Tierra. Todo lo que creaste hasta ahora fue bueno en la 3° D para mantener la vida en ella y colaborar con las formas de la vida biológica. Tu estatus profesional, tus bienes materiales, todo lo que te adorna, puede ser transformado sin sufrimiento si te abres a comprender lo nuevo.


Es conveniente estar atentos a los cambios energéticos que ya se están produciendo en el planeta, debido al ingreso en la Banda de Fotones, este campo de luz estelar es de polaridad magnética. La energía fotónica es la que neutraliza lo viejo, tanto los estados de consciencia como todos los sistemas que sostienen nuestra vida. Entre ellos, y el más importante, el sistema eléctrico. Si aumenta la energía magnética ¿qué pasará con la energía eléctrica?


LA TIERRA ESTÁ EN TRANSICIÓN


La Tierra está en transición. Para decirlo en términos sencillos, pasaremos de un sistema eléctrico a un sistema magnético; de un sistema donde las seguridades estaban afuera a un sistema donde la seguridad es nuestra integración personal. De un sistema materialista, donde las cosas se obtienen con esfuerzo y dinero a un sistema donde obtenemos los recursos necesarios si 'vibramos en armonía con la creación'. Para comprender esta transición es necesario un cierto grado de evolución espiritual. El tiempo ya no será más el factor determinante de la vida, porque la vida estará más allá del tiempo. Todavía estamos en la escuela de la 3° D donde aprendemos diferentes formas de pensamiento y visualización. En la 5° D usaremos lo que hemos aprendido en la 3°. Todas las experiencias de 'crecimiento interior' que hemos hecho no habrán sido en vano. Seremos nosotros los auténticos y verdaderos creadores del cambio que se producirá en la Tierra. Somos nosotros los responsables. Los Guías nos dan el conocimiento y las indicaciones pero nosotros somos 'las manos y los cerebros' que ejecutamos el ensamble entre la 3° y la 5° D. Cuanto más seres despiertos haya, más perfecto y menos traumático será este ensamble. Con el pensamiento elevado y la visualización clara de la nueva realidad que deseamos ayudamos a crear la realidad de la 5° D.


LA NUEVA FRECUENCIA DE AMOR


Si buscas el Amor, tira abajo todas tus creencias y olvídate de las experiencias vividas. Empieza de nuevo por donde nunca se te hubiera ocurrido que anda el Amor buscándote a ti. El Amor es una energía que fluye libremente en todo el Universo. Hay que aprender a pedirla y tomarla desde la Fuente Ilimitada. El Amor 'llega' desde el Centro de Amor Universal hacia el centro interno de cada uno. Ábrete, tira tus corazas y deja que esta maravillosa energía disuelva los sentimientos negativos de separación y soledad y logres estados de paz y bienestar 'desde adentro y sin esfuerzos'. Nuevas formas de relacionarnos amorosamente están surgiendo en estos tiempos. En los últimos años hemos crecido mucho en la expresión de los sentimientos. Ahora, el amor se abre como un loto de mil pétalos y da múltiples posibilidades para salir de nuestras limitaciones y carencias.

¿Qué es el amor?



El amor es ENERGÍA que viene de la Energía Universal Creadora. El amor es un estado de completa felicidad, se disfruta cuando uno se abandona en el sentimiento y deja que todo fluya sin obstáculos.


Los seres se están encontrando para activar la nueva consciencia del amor y así poder sacar lo mejor de sí y crecer espiritualmente, porque el amor es el camino más genuino para el nuevo crecimiento interior. Desde el amor sin condicionamientos ni expectativas las almas están sanando viejas heridas de soledades y abandonos y están creando un estado interior más pleno y seguro.


El amor es amor y nada más, no se encadena a ningún contrato o filiación. Si deseas vivir con la persona amada, vive. Pero no pongas obstáculos en la convivencia, no exijas al otro lo que éste no tiene para dar, no le compliques la vida con reclamos. Deja que la relación fluya libremente. Respeta sus espacios, sus tiempos, sus gustos y que te respete a ti. No sientas obligaciones en ningún momento, ni sometimiento o dependencia. No calles lo que sientes, pero habla con dulzura.

Hay muchas maneras de comprometerse en las relaciones y uno cree que todo eso es amor, generalmente es dependencia emocional, necesidad de que otro llene tus vacíos y encima, los llena mal. No busques el amor afuera. Tienes que aprender a generarlo desde tu centro cardíaco, llenar tu aura, tu mente, tus palabras del amor que tomarás del Amor Universal y luego expresarlo. Todo en tu entorno vibrará en el amor y no habrá más carencias ni abandonos.


Reflexiona sobre estos aspectos: ¿Por qué cargas al amor con tantos condicionamientos?: Te amo aunque..., te amo porque..., te amo pero....El verdadero amor no es nada de todo eso. El amor es un sentimiento que fluye puro, sin distorsiones. Una cosa es convivir y compartir la vida con alguien y otra cosa es amar a alguien. Lo ideal es que se den ambas cosas juntas. Pero si no lo has logrado y convives con alguien a quien ya no amas, clarifica tu interior, acepta la realidad y no eches culpas afuera, en tu camino de evolución estaba el desamor para que ahora busques el amor, que no es sólo tener a otro, sino poder relacionarte amorosamente conTODOS.


Si en el plano humano no encuentras cómo llenar tu vacío de amor, comienza una tarea de crecimiento interior para conectar con la Fuente Eterna de Amor Universal y entonces estarás vibrando también en el amor humano.

El amor está llamado a cubrir el Universo... pero mientras no nos demos cuenta que somos nosotros los que tenemos que llamar, invocar, fabricar, ese amor y luego proyectarlo... el amor no puede conocerse, no puede proyectarse, no puede operar en la humanidad... porque eso depende de nosotros y no de otras fuerzas cósmicas.




Nosotros somos antenas cósmicas para recibir información, y difundirla y entonces de esa forma poder producir mayor inquietud por conocer, que es lo que está sucediendo en esta Nueva Era.

La verdadera consciencia de amor comienza a entenderse ahora, en la medida en que salimos de todo tipo de creencias limitadoras.

Los verdaderos sentimientos que restaurarán nuestra vida están fluyendo desde una dimensión superior de compresión de la vida, donde el Ser encuentra su resonancia espiritual y puede conectar el amor en su esencia pura.

Para gran parte de la humanidad, en estos momentos, el amor está mezclado con necesidades sexuales, fantasías culturales, reemplaza carencias. Depende de las creencias de cada individuo que el amor dé felicidad o produzca dolor.



Muchos ya han comprobado que con la cabeza no se ama. El sentimiento amoroso es una energía, de determinada frecuencia vibracional que se condensa en el chakra cardíaco y desde allí sale y se expresa. Quienes tienen bloqueos energéticos en el centro cardíaco no pueden expresar esta energía con facilidad y se sienten solos y angustiados. Cuando este centro vibra en una determinada frecuencia y entra en resonancia con otro ser que está en la misma frecuencia se produce un intercambio amoroso pleno. Esto puede darse una sola vez, varias veces, por mucho tiempo, por toda la vida humana. Todo depende de la capacidad para mantener esa sintonía. Es por ello que el amor no pide ni da: se expresa. A veces encuentra resonancia y respuesta y otras veces no. Con la excusa de 'lo hice por amor', se esconden muchísimas formas de manipulaciones, resentimientos, necesidad de poder o de dependencia. ¡Basta de telenovelas!

Después de comprender este nuevo concepto de amor, no tiene sentido hablar de los celos ni de fidelidad. Se es fiel con uno mismo y con los propios sentimientos. Con el crecimiento interior se logra ser consecuente e íntegro con uno mismo. Sólo desde este lugar de armonía interior se puede fluir un verdadero sentimiento amoroso profundo y puro.

Este estado amoroso pleno es el que se expresa en todos los niveles de la vida, no sólo en el amor de pareja. Uno ama LA VIDA y ama a todos los seres. La fuente de amor está dentro de uno y no necesita que venga a llenarla nadie. Si has sanado tus propias heridas eres amor e irradias amor. Sólo así se entra en resonancia y se encuentra quien comparta tu frecuencia de amor. Si logras solucionar todos los mandatos adquiridos con respecto al amor, podrás enseñarle a otro cómo lograrlo también y podrá acompañarte en el camino de explorar juntos las nuevas dimensiones del amor.

Los procesos de transformación son internos y externos. Con tal celeridad se producen los acontecimientos que no hay tiempo para pensar.Estamos en las puertas de un gran cambio, inimaginable para muchos.

El planeta Tierra y nosotros VAMOS ACAMBIAR DE DIMENSIÓN. Es decir, está finalizando la 3° dimensión que es material, sólida y concreta,donde sólo existe lo que se ve,y ahora comienza a llegar a nuestra realidad oleadas de nuevas energías que corresponden a las frecuencias de la 4° y 5° dimensión, donde el tiempo real es el presente y la consciencia se expande hacia la comprensión espiritual de la vida.

Toda partícula de vida está experimentando un proceso de transformación. Los nuevos códigos se introducen en diferentes puntos del planeta y desde allí se activan, modificando nuestra historia evolutiva, tanto individual como colectiva. Esto produce un inevitable cambio de consciencia en cada ser viviente que se registra en el físico y en la mente. Es por ello que necesitamos conocer y comprender las modificaciones de nuestro mundo interno y externo.

Simplificar la vida. Liberarnos de cargas pesadas, vaciar la casa (física y mental) de aquellas cosas que ya cumplieron su función.Dejar espacio para las nuevas frecuencias de consciencia que vienen desde el Universo, son las que aportan el cambio y disuelven las viejas creencias que sirvieron hasta ahora.

Aligerar las relaciones afectivas, vincularnos por amor, no por conveniencia u obligación. Desapegarse de los d rama s y crear paz , paz, paz. Soltar... todo lo que limita y angustia. A través del sentimiento pleno y el amor incondicional el ser puede conectar las energías de la 5° dimensión...

Si se te desordenó la vida... en buena hora, estás en el cambio. Hay que rifar todo y "quedarse desnudo" para sentir que la vida está en uno y no en las cosas que creíamos que eran nuestra seguridad. (De cualquier manera, muchos se quedaron desnudos muy a su pesar).



VIVIR EL PRESENTE!!!



Vivir el presente. Es la única realidad que tenemos. Sentir el momento presente: relajarse, tener consciencia de uno mismo. Permanecer en uno aunque las cosas se muevan, más allá de la habilidad para controlarlas. Dejarse llevar por el rápido río del cambio y estar presente todo el tiempo. F l u i r...



Las resistencias sólo entorpecen el proceso, no lo pueden detener. Es mejor dejarse fluir y aceptar que el pasado ya fue, el karma ha sido cancelado y el futuro 'lo armo hoy viviendo bien hoy'. Lograr un estado de paz y trabajar interiormente para atraer las energías que activan las nuevas facultades del Ser que permiten vivir en la 4° y 5°D (activación del Cuerpo de Luz.) Crear el propio espacio interior antes que el eje de rotación de la Tierra cambie.



Las nuevas facultades que permiten una vida más plena y en verdadera abundancia de recursos son:

Vivir sincronizados en el presente.

Apoyarse en sí mismo y no en las cosas para aumentar la energía interna.

Los poderes que dan seguridad y crecimiento personal son:

la telepatía, la intuición, el amor incondicional, la percepción plena o unificada, donde los sentimientos se amplifican y se profundizan hasta ser conscientes de TODO al mismo tiempo.



A medida que la consciencia se va expandiendo irá armonizando y unificando cuerpo, mente, sentimientos, entorno. Tendremos mayores aciertos y eficacia en nuestras tareas. Trabajaremos por la integración de la vida, lo cual aportará la paz tan deseada y la seguridad de tener todo lo que necesitamos en cada momento. Desaparecerán el miedo y las enfermedades. Ambos se producen por estar desincronizados del tiempo natural y de la verdadera fuente de energía interior que equilibra el cuerpo y la psiquis.

Ganaremos la libertad interior.

Atención a los automensajes




Tu vida actual y futura está profundamente determinada por los mensajes y automensajes que tu mente subconsciente ha recibido en el pasado.

En tu infancia recibiste una gran cantidad de afirmaciones que tu mente infantil no discriminó y aceptó automáticamente como reales. Por ejemplo: “eres un flojo”, “no sirves para nada”, “no tienes oído para la música”, “eres malo” y otros.

Luego, es posible que en tus años siguientes tu hayas contribuido con otros automensajes parecidos a estos: “no va a resultar”, “todo me sale mal”, “tengo mala suerte”, “no sirvo para criar hijos”, etc.

No todos los mensajes son negativos. Puede haber algunos muy buenos como: “eres muy inteligente”, “confío en ti”, “te quiero mucho”. Y automensajes como: “sé que voy a salir adelante”, “a mí siempre me va bien” o “me encanta lo que hago”.

Obviamente los mensajes y automensajes negativos y destructivos obstaculizan tu éxito y seguridad. Ellos generan temores, angustias, timidez, desconfianza, falta de fe, etc. Además, todos ellos son falsos, porque tú no naciste con esas negatividades o deficiencias. Simplemente tu mente subconsciente las aceptó como reales y sin darte cuenta, están emitiendo su radiación hacia tus comportamientos, contaminándolos y haciéndote la vida más difícil.

Tienes que destruirlos. Y para ello, tienes que comenzar por identificarlos. Luego, decirte muchas veces: yo no soy ese mensaje. Incorpora en seguida a tu mente un mensaje positivo que lo reemplace. Tu mente subconsciente lo grabará sobre el antiguo y tu vida futura será más fácil.

25 de agosto de 2012

Dudas ante una decisión



La vida en el mundo es cada vez más complicada, cada vez hay que tomar más decisiones. Esto es debido a que aumentan las opciones sin cesar. Nuestros abuelos tenían que elegir pocas cosas a lo largo de su vida.

Nuestros abuelos tenían la vida establecida desde que nacían. Vivían en mundo muy cerrado en el que las cosas estaban previamente aseguradas. Toda su vida estaba marcada por las costumbres y por los hechos cotidianos. Se abrían pocas opciones para ellos.

Actualmente el mundo está lleno de opciones para nosotros. No sólo nuestra vida está suspendida sobre diminutos hilos no estáticos, sino que tenemos que decidir permanentemente entre muchas posibilidades distintas. Desde decisiones importantes, dónde viviremos, con quién, a que nos dedicamos, cuántos hijos tendremos, hasta pequeñas decisiones intrascendentes, qué detergente usaremos en la lavadora, qué galletas nos gustan más o qué canciones cargamos en nuestro ipod. Cada día tomamos cientos de decisiones.

Si una persona tiene desarrolladas pocas capacidades de toma de decisión, vivir en el mundo actual puede crearle muchos problemas de estrés. Continuamente hay que tomar decisiones, una detrás de la otra. Ser indeciso en la sociedad actual es dejarse llevar por las corrientes. Y el que se deja llevar por las corrientes llega a cualquier sitio menos al sitio deseado.

Como consecuencia de la indecisión, hay personas que toman las decisiones demasiado rápidamente, sin tener toda la información necesaria. No razonan, sino que se quitan el problema de encima en cuanto pueden. Son personas atolondradas e imprudentes.

Hay otro grupo de personas que van retrasando las decisiones. Acumulan posibilidades y nunca toman la decisión.

Otros, lo que hacen es recoger información e investigan hasta las últimas consecuencias de cada posibilidad, por lo que tampoco nunca toman una decisión. Se dejan llevar de una posibilidad a otra, ampliando continuamente las posibilidades. Visitan tiendas y más tiendas, acumulan catálogos, estudian las características técnicas, pero nunca se compran la lavadora, porque sale un nuevo modelo, y lo vuelven a comparar con los anteriores, y así hasta el infinito.

Otras personas dejan que las decisiones las tomen otros. Se buscan parejas que tomen las decisiones por ellos, jefes autoritarios que imponen sus decisiones, amigos que deciden a dónde van de vacaciones.

Hay muchas personas que esperan que las cosas se decidan por azar o que sean las circunstancias las que resuelvan los problemas de forma mágica.

Una buena estrategia para tomar decisiones consiste en distinguir entre decisiones y resultados. Las decisiones son el final de un proceso, mientras que el resultado es la consecuencia de una decisión. Existe la posibilidad de tomar una buena decisión y, sin embargo, conseguir un mal resultado. Y al revés, tomar una mala decisión y conseguir un resultado aceptable. Y esto es así porque existen muchos factores que no dependen de nosotros. Por lo tanto, hay que tomar decisiones sobre cosas que dependen de nosotros, de nuestro esfuerzo, de nuestro trabajo.

Todas las decisiones entrañan un riesgo. Siempre podemos equivocarnos. Pero también es cierto que casi siempre podemos rectificar, podemos volver hacia atrás y tomar un nuevo camino. Tomar decisiones es asumir las consecuencias.