30 de junio de 2012

El Principito y el zorro



Lo Esencial es invisible ante los Ojos


Entonces apareció el zorro.
-Buenos días -dijo el zorro.
-Buenos días -respondió cortésmente el principito, que se dio vuelta, pero no vio nada.
-Estoy acá -dijo la voz- bajo el manzano...
-¿Quién eres? -dijo el principito-. Eres muy lindo...
-Soy un zorro -dijo el zorro.
-Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-. ¡Estoy tan triste!...
-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-. No estoy domesticado.
-¡Ah! Perdón -dijo el principito. Pero, después de reflexionar, agregó:
-¿Qué significa «domesticar»?
-No eres de aquí -dijo el zorro-. ¿Qué buscas?
-Busco a los hombres -dijo el principito-. ¿Qué significa «domesticar»?
-Los hombres -dijo el zorro- tienen fusiles y cazan. Es muy molesto. También crían gallinas.

Es su único interés. ¿Buscas gallinas?
No -dijo el principito-. Busco amigos. ¿Qué significa «domesticar»?
-Es una cosa demasiado olvidada -dijo el zorro-. Significa «crear lazos».
-¿Crear lazos?

-Sí -dijo el zorro-. Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo...
-Empiezo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor... Creo que me ha domesticado...
-Es posible -dijo el zorro-. ¡En la Tierra se ve toda clase de cosas...!
-¡Oh! No es en la Tierra -dijo el principito. El zorro pareció muy intrigado:
-¿En otro planeta?
-Sí.
-¿Hay cazadores en ese planeta?
-No.
-¡Es interesante eso! ¿Y gallinas?
-No.

-No hay nada perfecto -suspiró el zorro. Pero el zorro volvió a su idea:
-Mi vida es monótona. Cazo gallinas, los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres se parecen. Me aburro, pues, un poco. Pero, si me domesticas, mi vida se llenará de sol. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los otros. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra. El tuyo me llamará fuera de la madriguera, como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves, allá, los campos de trigo? Yo no como pan. Para mí el trigo es inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada. ¡Es bien triste! Pero tú tienes cabellos color de oro. Cuando me hayas domesticado, ¡será maravilloso! El trigo dorado será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo...

El zorro calló y miró largo tiempo al principito:
-¡Por favor... domestícame! -dijo.
-Bien lo quisiera -respondió el principito-, pero no tengo mucho tiempo. Tengo que encontrar amigos y conocer muchas cosas.
-Sólo se conocen las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los mercaderes. Pero como no existen mercaderes de amigos, los hombres ya no tienen amigos. Si quieres un amigo, ¡domestícame!

-¿Qué hay que hacer? -dijo el principito.
-Hay que ser muy paciente -respondió el zorro-. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en la hierba. Te miraré de reojo y no dirás nada. La palabra es fuente de malentendidos

Pero, cada día, podrás sentarte un poco más cerca...
Al día siguiente volvió el principito. -Hubiese sido mejor venir a la misma hora -dijo el zorro-.

Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes a cualquier hora, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.
-¿Qué es un rito? -dijo el principito.
-Es también algo demasiado olvidado -dijo el zorro-. Es lo que hace que un día sea diferente de los otros días: una hora, de las otras horas. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito.
El jueves bailan con las muchachas del pueblo. El jueves es, pues, un día maravilloso. Voy a pasearme hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.

Así el principito domesticó al zorro. Y cuando se acercó la hora de la partida:
-¡Ah!... -dijo el zorro-. Voy a llorar.
-Tuya es la culpa -dijo el principito-. No deseaba hacerte mal pero quisiste que te domesticara...
-Sí-dijo el zorro.
-¡Pero vas a llorar! -dijo el principito.
-Sí-dijo el zorro.
-Entonces, no ganas nada.
-Gano -dijo el zorro-, por el color de trigo. Luego, agregó:
-Ve y mira nuevamente a las rosas. Comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás para decirme adiós y te regalaré un secreto.

El principito se fue a ver nuevamente a las rosas:
-No sois en absoluto parecidas a mi rosa: no sois nada aún -les dijo-. Nadie os ha domesticado y no habéis domesticado a nadie. Sois como era mi zorro. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Y las rosas se sintieron bien molestas.

-Sois bellas, pero estáis vacías -les dijo todavía-. No se puede morir por vosotras. Sin duda que un transeúnte común creerá que mi rosa se os parece. Pero ella sola es más importante que todas vosotras, puesto que es ella la rosa a quien he regado. Puesto que es ella la rosa a quien puse bajo un globo. Puesto que es ella la rosa a quien abrigué con el biombo. Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté (salvo las dos o tres que se hicieron mariposas). Puesto que es ella la rosa a quien escuché quejarse, o alabarse, o aun, algunas veces, callarse. Puesto que ella es mi rosa.

Y volvió hacia el zorro:
-Adiós -dijo.
-Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón.

Lo esencial es invisible a los ojos.
-Lo esencial es invisible a los ojos -repitió el principito, a fin de acordarse.
-El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea tan importante.
-El tiempo que perdí por mi rosa... -dijo el principito, a fin de acordarse.
-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-. Pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa...
-Soy responsable de mi rosa... -repitió el principito, a fin de acordarse.

29 de junio de 2012

Proceso de Adaptación



Si analizamos el significado de estas dos palabras, “proceso”, que significa tiempo y cambio, y “aceptación”, que quiere decir dejar de pelearme con la realidad cuando no es como yo quisiera, entonces no me queda otro remedio que decretar, que estoy en pleno proceso de adaptación.
En psicología se dice que todas las etapas y el proceso del duelo se dan en cualquier tipo de pérdida, porque cada pérdida conlleva un cambio.
Cada persona es única y exclusiva pero todas seguimos un parecido patrón de conducta. Hay un punto cero, también llamado de Inicio o Retirada. Se da cuando hay un estímulo que todavía no tiene relación con la persona. Luego llega la “situación” y entonces tengo una sensación, siento algo. La información me llega por mis diferentes sentidos. Después de estas sensaciones “me doy cuenta”, tomo conciencia de lo que está ocurriendo, percibo qué ha estimulado mis sentidos, y es entonces cuando se movilizan mis emociones. Puede que me asuste, o que me angustie, o tal vez me guste.Puedo sentir placer o temor por el final de ese encuentro. Las emociones se transforman en acción, la energía que se moviliza pugna por salir y me obliga a actuar. Puedo asustarme e irme, o tal vez ocultar mis emociones y esconderlas o, no sé…. Llevar a cabo cualquier otra acción. Y este es el punto clave. Porque es la oportunidad de establecer un contacto, una relación concreta con ese estímulo externo. Y después de un tiempo (x) y por motivos varios (resolución de la emoción, agotamiento del ciclo) tengo que despedirme y retirarme. Aceptar la pérdida de lo que fue. Alejarme para volver a empezar.
Suena simple, ¿verdad? Pero qué difícil es…
Aprender a recorrer este ciclo sin estancamientos es todo un duro y arduo aprendizaje.
En la aceptación de la pérdida hay una elaboración de duelo. Es un camino que tenemos que recorrer para comenzar de nuevo, para dejar atrás y poder caminar sin muletas. Nuestro desarrollo va a depender de cómo nos enfrentamos a esas pérdidas. Son experiencias que determinan nuestra manera de ser. Porque me guste o no, voy a ser abandonada por cada persona que quiero, por cada cosa que poseo, por cada situación que llega a mi vida, porque yo también abandonaré personas, cosas y situaciones… es inevitable… Y no penséis que digo esto para no comprometerme. Sé que mucha gente cree que no aferrarse es no comprometerse. Estoy haciendo esta reflexión en un momento de bastante lucidez, porque últimamente no he tenido “muchas luces”, pero en este instante sí, por eso me ha apetecido escribirlo. Para recordarlo, para recordármelo a mí misma, porque a veces se me olvida. Y me aferro. Me niego a soltar lo que fue, lo que ya no está en mi vida, lo cual no me deja elaborar mi proceso de duelo y así volver a empezar. Yo no quiero caer en el otro extremo, tampoco. No quiero ser una de tantos/as que intentan evitar el sufrimiento del duelo no comprometiéndose afectivamente con nadie. No. No quiero que para no “sufrir” de más, llegue a “amar” de menos. No. Quiero aprender a soltar lo que ya no está en mi vida. Quiero aprender a hacerlo siempre que llegue el momento de la pérdida… Porque la forma más comprometida de vivir, es no apegarse. Es disfrutar del momento mientras dura y tomar la decisión de dejarlo ir cuando se termina. Y mientras eso no ocurra, ser TODO compromiso.

28 de junio de 2012

VUELVE A EMPEZAR


Aunque sientas el cansancio,

aunque el triunfo te abandone,

aunque un error te lastime,

aunque una traición te hiera,

aunque una ilusión se apague,

aunque el dolor queme tus ojos,

aunque ignoren tus esfuerzos,

aunque la ingratitud sea la paga,

aunque la incomprensión corte tu risa,

aunque todo parezca nada...

27 de junio de 2012

La Felicidad, ¿mito o realidad?



Quería hablaros de la felicidad pero en realidad sólo puedo decir que la encuentra quien busca en su interior porque la vida demasiadas veces se presenta ingrata ante nosotros. El entorno se torna hostil y esa hostilidad daña nuestra capacidad de razonamiento.

Nos dejamos llevar por las emociones, no siempre buenas amigas, que tiñen de odio nuestras relaciones. ¿Porqué el ser humano es tan adicto a la infelicidad con lo fácil que sería jugar a ser feliz?.Continuamente intentamos pensar en positivo, gozar de nuestra existencia pero algún pequeño imprevisto nos entorpece el entendimiento.

La vida sin las relaciones no tendría demasiado sentido; nos necesitamos los unos a los otros pero a la vez parece que queremos hacernos daño. Nuestra negatividad traspasa cualquier señal de esperanza y para cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde para tirar atrás y enmendar lo acontecido. Vivir ya es difícil de por sí pero nosotros con nuestras limitaciones mentales la llenamos de dificultad. Y repito, ¿tan difícil es ser feliz?

Soñamos con imposibles que jamás llegan a hacerse realidad porque siempre esperamos demasiado de la vida. Vivimos en un mundo de continua necesidad, dependiendo por completo del entorno para conseguir la tan anhelada felicidad, cuando si nos paráramos a pensar descubriríamos que no necesitamos nada más que nuestro propio equilibrio con nosotros mismos para ser felices.
Nadie puede dañarnos si nosotros no se lo permitimos, ninguna situación por difícil que sea tendría que enturbiar nuestro juicio positivo, porque cada uno de nosotros posee la capacidad de elección y el ser humano inteligente elige vivir felizmente. Incluso el pobre viviendo en la misma miseria puede creerse el rey porque ha escogido la felicidad como manera de vivir. Todo depende de la forma en que vivas en tu interior tu propia existencia.

Recuerda que son tus pensamientos los que dirigen tus emociones y unos pensamientos positivos conducirán siempre a emociones gentiles.

Muchos diréis que esta canción ya la conocéis pero es que es la única que conduce de veras a la felicidad, el resto solo es una simple ensoñación. El problema del ser humano es que padece de insatisfacción desde que nace y pretende compensar ese déficit con las relaciones que establece con su entorno y he ahí donde se equivoca.

Las relaciones nos proporcionan estabilidad al tiempo que conocimiento, autoestima al tiempo que convivencia, pero nuestro propio equilibrio tiene su base en nuestro interior, en nuestro propio yo.



La felicidad existe en cada uno de nosotros, en cada parte de nuestro ser, pero hay que atreverse a saborearla, a sentirla, sin miedo a ser tachados de egoístas.

La felicidad está en cada pensamiento, en cada palabra expresada, en cada átomo de nuestra existencia, sólo tenemos que abrir nuestro corazón para poder encontrarla.

Gloria Marsellach Umbert – Psicóloga

25 de junio de 2012

Ayudar en vez de castigar




Cuando alguien está enojado y no sabe cómo manejar su ira, se siente impotente y sufre.

Cuando alguien no sabe cómo manejar su propio sufrimiento, deja que se extienda a la gente de su alrededor.

Cuando tú sufres, haces sufrir a la gente que te rodea. Es algo muy natural. Por eso, debemos aprender a manejar nuestro sufrimiento, para que no lo vayamos repartiendo por ahí. Cuando eres el cabeza de familia; por ejemplo, sabes que el bienestar de los miembros de tu familia es muy importante. Como tienes compasión, no dejas que tu sufrimiento haga daño a los que te rodean. Practicas el aprender a manejar tu sufrimiento, porque sabes que no es una cuestión individual; y que tu felicidad, tampoco lo es.

Cuando alguien está enojado y no sabe cómo manejar su ira, se siente impotente y sufre. Y también hace sufrir a los que le rodean. Al principio sientes que la persona que se enoja se merece un castigo. Deseas castigarla porque te ha hecho sufrir. Pero después de diez o quince minutos de meditar caminando y de observar de manera consciente, descubres que en vez de castigo lo que necesita es ayuda. Y ésa es una buena percepción. Esa persona puede ser muy cercana a ti, quizá tu esposa o tu marido. Si tú no la ayudas, ¿quién va a hacerlo?

Como sabes abrazar tu ira, ahora te sientes mucho mejor, pero ves que la otra persona sigue sufriendo. Ésta percepción te mueve a acercarte a ella de nuevo. Nadie más puede ayudarla, excepto tú. Ahora sientes un gran deseo de volver y ayudarla. Es una actitud totalmente distinta a la que antes tenías, ya no deseas castigarla. Tú ira se ha transformado en compasión. La práctica de ser consciente, conduce a la concentración y a la percepción interior. La percepción es el fruto de la práctica; y puede ayudarnos a perdonar y a amar, a los demás.

Practicar durante quince minutos o media hora el ser consciente; el concentrarte y el observar las percepciones interiores, puede liberarte de tu ira y convertirte en una persona afectuosa. Ésa es la fuerza del Dharma, el milagro del Dharma.

INSTINTO






El instinctus es un impulso, una fuerza que instiga a actuar por un fin vital. Está causada por una necesidad interna, no aprendida. Este conjunto de pautas son compartidas por todos los miembros de una especie. Es transmitido por herencia y no se basa en ninguna experiencia vivida.

La conducta instintiva va evolucionando en forma gradual y su propósito es perpetuar la especie, a través de la supervivencia de los más aptos.

Los instintos son automáticos y tienen una misión bien definida. Desde la construcción del nido hasta la protección de la cría. Los actos instintivos son el resultado de una reacción cuyo enigma está en el organismo y en el medio.

¿Tienen los hombres instintos?

Los animales no razonan, todo su comportamiento es instintivo. En las personas, se libra una constante batalla entre sus impulsos instintivos y la razón como consecuencia de la moral. Aristóteles decía que la sabiduría consistía en mantenerse en “su justo medio”. Ser humano para Zubiri es estar inmerso dentro de una constante indeterminación. En nosotros el instinto no determina, nos condiciona. Para un animal existen respuestas definidas frente a la mayoría de los estímulos, en el hombre él debe determinar la respuesta.

Algunas personas actúan como “animales de negocios”, ven todo el tiempo una oportunidad en cada interacción. Otros reaccionan como “animales de carga”, asumen todas las responsabilidades. Todo el tiempo podemos observar cómo se disparan los impulsos instintivos en el trabajo. Cuando se asoman a una dificultad, algunos ven el vacío y permanecen paralizados, mientras que otros ven un puente.

Autor: Claudio Penso

24 de junio de 2012

The Heyoka



The Heyoka is a Native American character, sometimes also called the “trickster:”
The Trickster, in Amerindian tradition, is the one who, subject to basic instinct, puts upheaval in the all-too rational set-up of life and forces one to stoop and listen to repressed areas of vital impulses which, if not heeded, become destructive. Navaho tradition has it that their people studied all that was right, and became a virtuous people - but incapable of integrating what seemed to be opposite of virtue. They became prey to the energies of ‘wrong’, of their own shadow…so their wise elders devised a member of the clan to become Heyoka: the trickster, the jester, who would at all times represent the fears, weaknesses and disregarded aspects of the humans and of life. With elaborate costume, surprise attacks, and fear-inspiring noises, seemingly senseless discourses and rituals all of his own, the Heyoka is kept in high regard as the unpredictable and untamed aspect of civilization…
So it seems the Heyoka is the messenger of the shadow. In other accounts, I’ve read that Heyokas were used specifically to challenge and mock beliefs and behaviors–to get members of the tribe to question their assumptions. By “pissing on the altars,” so to speak, they would cause people to rethink their premises, or to engage in introspection or vision quests. The role of the Heyoka was to embody the unexpected, the profane, to deliberately cross boundaries and engage in taboo behaviors–to shake people out of their illusions.
I think this tradition is relevant, and we need more of it. People who think it somehow represents an abdication of rationality are missing the point entirely.

¿REHACER TU VIDA?





“Rehacer la vida” de los matrimonios divorciados. He ahí el incontenible slogan, el nuevo “dogma” laico que actualmente fluye de boca en boca y que el sólo hecho de contradecirlo convierte al osado que a ello se atreviere, en merecedor de todas las penas, sanciones y calificativos condenatorios. Opinar en contra del divorcio es ir -dicen- contra el progreso, la modernidad y los derechos del hombre.

Sin embargo, quien en un ejercicio de individualidad, empleando su criterio, logre abstraerse de las máximas materialistas de una sociedad masificada -que paradójicamente se cree libre-, empezará por efectuarse, entre otros, estos fundamentales cuestionamientos: “Pero...¿en verdad rehacen su vida los divorciados?”... “¿qué han hecho primero para deshacerla?” Porque -reflexionará- “sólo se intenta rehacer lo que previamente se ha deshecho”. Y, se preguntará si, en ese intento, realmente se estará rehaciendo o deshaciendo, aún más, no sólo la propia vida sino también la ajena. Sin embargo, hoy en día, pocos se lo cuestionan; y por lo mismo ¡cuántos se internan en una ingenua y peligrosa aventura, muchas veces sin retorno!

Ciertamente, para deshacer una vida hay mil fórmulas por demás eficientes. Germinan muchas veces en nuestras mentes, en nuestro criterio, desde niños; toman forma y se desarrollan durante la juventud, para eclosionar finalmente en la etapa adulta. Se componen de múltiples factores. Entre ellos sobresalen la ausencia de sólidos y auténticos principios, así como una pobre visión, horizontal y laica, de la existencia.

Ahí, donde se ha perdido el enfoque trascendente del ser humano, donde prevalece “lo material” sobre lo espiritual, ahí florecen y se desparraman los frutos de una sociedad que nos bombardea, hasta la saciedad, con sus criterios materialistas y masificantes.

La elección

Y si bien es cierto que el daño se inicia con esos criterios -que como hemos dicho, muchas veces se absorbieron en la niñez, o cuando menos en la etapa juvenil-, este mal se concretiza de una manera formal, por primera vez, en el momento del noviazgo. Pues son esos mismos criterios los que regirán la elección del futuro consorte.

Sin escalas de valores bien establecidas y jerarquizadas, tanto en la novia como en el novio, que constituyen elementos fundamentales para analizar la genuina compatibilidad, y sin un verdadero análisis de las características trascendentes de las partes, necesariamente mal se inicia un posible futuro matrimonio. Y así, considerando como factores principales “lo físico”, “la química” -como hoy le llaman a la atracción- y el ser “buena onda”, se embarcan los dos hacia océanos desconocidos y peligrosos.

Sin embargo, hay algo muy íntimo en su interior que les avisa que están edificando sobre cimientos inseguros. Y así, se curan en salud, pues luego de magnificar su amor, señalan que en el caso de que éste llegase a desaparecer, existe la alternativa del divorcio. Y de esta manera, se dirigen al altar llenos de ilusiones y optimismo, pero paradójicamente con el virus de un fracaso activado y virtualmente aceptado de antemano.

Triunfo o fracaso

Ya en la vida matrimonial, se iniciarán las adaptaciones, los ajustes y hasta las confrontaciones, derivadas de los diversos caracteres, criterios, gustos y sobretodo de los distintos valores morales y religiosos. Aflorarán, en uno u otro sentido, las particulares mentalidades provenientes de la educación y de la clase social de cada uno, con la envoltura de las virtudes y defectos específicos de cada cual.

En este proceso se podrá salir o no victorioso, de acuerdo con la formación, criterio y sentido sobrenatural de ambas partes. A veces se requerirán verdaderos ejercicios de virtud y prudencia extrema. Ello incidirá en mil beneficios para toda la familia: padres e hijos.

Ciertamente, las gracias de Dios no faltarán cuando existe buena voluntad. El amor profundo y sobrenatural vencerá sobre todas las vicisitudes y gozará de mil alegrías y beneficios. No será derrotado ni por el falso amor propio -egoísmo puro- ni por el materialismo hedonista, que finca su relación, principalmente, en la comodidad y la sexualidad. Su fundamento será el genuino cariño entre ambos, con ese sentido de eternidad que pone, primero, al amor y la obediencia a Dios por encima de todo y que conlleva, como consecuencia inevitable, al máximo bien del consorte y de los hijos. El verdadero amor sabe que lo demás, de una u otra manera y dimensión, se dará como añadidura.

Por el contrario, múltiples elementos contribuyen hoy en día, para la destrucción del matrimonio. Los medios de comunicación -con su determinante influencia para la creación de mentalidades- no cesan de presentarnos a la infidelidad, la pornografía, el amor dizque libre, el aborto y la “pequeña” -exigua- familia como modelos de vida. Ni que decir de la violencia, la brecha generacional, la drogadicción, la incomunicación familiar, la escuela laica y demás factores que también inciden negativamente en la célula esencial de la sociedad.

El divorcio

Cuando no hay una adecuada preparación para el matrimonio y una elección responsable, cuando no hay un sacrificio del “yo” en favor del “tú” y del “nosotros”, cuando no se está dispuesto a todo lo positivo en favor del cónyuge y los hijos, cuando prevalece el amor propio, el egoísmo y la soberbia -con su disfraz de dignidad-, cuando se tiene abierta la puerta -en algún rincón de la mente- al divorcio, cuando no se ha alojado a Dios en el hogar, estos factores combinados de una u otra manera, estarán activando, sin lugar a dudas, un fracaso matrimonial.

Naturalmente, la culpa principal siempre se atribuirá a la otra parte, sin reconocer o, en muchos casos, ni siquiera adivinar la propia. Y a esa parte que se dice tan buena, tan inocente, que en ocasiones llega hasta aceptar (o no puede dejar de reconocer) cierta culpa, ¿qué le queda? Según ella: “rehacer su vida”, puesto que se considera de alguna manera una víctima. Y efectivamente, lo es pero de sí misma, aunque también es victimaria -en la parte proporcional que le corresponda- de su familia: de su cónyuge y sus hijos, con todas las consecuencias morales y sociales que ello implica. Todo ello, evidentemente, sin detrimento de la responsabilidad de la otra parte (1).

Papeles, viles papeles

Y así, con el divorcio creen destruir un vínculo que libremente aceptaron y que Dios santificó y estableció hasta la muerte de algún cónyuge. Y si bien es cierto que el Estado puede regular los efectos civiles de la institución matrimonial, éstos deben respetar el orden señalado por su Creador. Por lo tanto, no puede -ni es válido- legislar sobre aquello que es de institución Divina. El Estado carece de facultades -aunque se las atribuya- para disolver un verdadero y legítimo matrimonio. Así, lo que Dios unió no lo puede separar el hombre, aún cuando éste expida mil actas con sellos oficiales o establezca todas las legislaciones que le vengan en gana. Finalmente, estas leyes y estas actas de divorcio serán sólo papeles sin valor alguno. ¡Papeles, viles papeles!

Y con ellos pretenden legalizar el consecuente y quizá los subsecuentes amasiatos (las cosas por su nombre, aunque suenen duro). Con estos papeles consuman la destrucción que iniciaron poco a poco, quizá antes de elegir novia o novio, en el momento mismo que aceptaron la idea de que el divorcio era “un derecho” y “una solución”.

Es la gran tentación y el gran error: El “rehacer” que dio la opción previa de deshacer. El “rehacer” que impidió poner TODO de nuestra parte. El “rehacer” que lleva implícito el virus ya activado que obliga a creer que si las cosas salen mal nuevamente, existe la posibilidad de rehacerlas una y otra vez. ¿O habrá quien le pueda poner un límite a ello? ¿en función de qué?

Este virus infecta también al que se casa con el divorciado, ya que al aceptar el efecto (el nuevo y falso matrimonio) acepta también la causa (el divorcio). Ahora son dos: ambos con el mismo virus. El efecto se multiplica en ellos y muy probablemente alcanzará a sus actuales y futuros hijos que acabarán viendo normal lo que es irregular y considerando al divorcio como una posible opción -dirán que “en caso necesario”- para su futuro. Sin embargo, ellos serán las primeras víctimas. Cualquier director(a) de escuela, cualquier trabajador(a) social lo sabe sin necesidad de ser psicólogo(a): ahí donde hay un niño con problemas o donde se encuentre un joven delincuente, ahí existe un matrimonio destruido.

¿Verdadera reconstrucción?

Por otra parte, este “rehacer” impide una genuina reconstrucción, ya que el divorciado crea nuevas estructuras familiares que lo atan y lo arraigan y que sólo destruye en caso de nuevos fracasos, para crear otras más que vuelven a arraigarlo por tercera, cuarta o quien sabe cuántas veces más. De esta manera, el cónyuge legítimo -el que no “rehizo” su vida- se ve impedido a verdaderamente tratar de reconstruir su matrimonio alguna vez, pues se topará con estructuras espurias, con amasiatos dizque legalizados, que frustrarán cualquier posible intento de rehacer (ahora sí realmente) su legítima familia.

Dichas estructuras, por su propia naturaleza, anclan a la pareja en su nuevo modus vivendi, que la aleja, además, de la amistad divina y pone en peligro el fin para que fue creado todo hombre: la posesión eterna de Dios.

Quien violenta las leyes que Él ha dispuesto, quien vive en un esquema permanente de pecado, engañará a todos -incluso a sí mismo-, pero no a Dios, colocándose y colocando a “su pareja”, en el enorme riesgo de morir como se está viviendo. En tal caso, se habrá perdido Todo (así, con mayúscula) por nada.


75 años de vida (promedio)/ eternidad = ?

¿Habrá mayor locura o mayor inconsciencia que esto? ¿Qué duración tiene la vida, que no alcanza a medirse ni siquiera como una millonésima parte del tiempo en relación con el rechazo o la aceptación, por toda la ETERNIDAD, de parte del Creador? ¿Valdrá la pena el riesgo? Si no es suficiente freno el amor a Dios, que al menos lo sea el temor a su justo y definitivo juicio.

Analizando y reflexionando todo lo expuesto, se impone de nuevo el cuestionamiento inicial:
Estos matrimonios destruidos, realmente... ¿rehicieron o deshicieron su vida y la de los suyos?

22 de junio de 2012

La ternura




No es ternura el fuego de una pasión…sino la suavidad de una caricia.

No es ternura el oleaje que se desborda… sino el beso del cielo con el mar.

No es ternura la montaña que nos sobrecoge… sino la macetita de violeta perfumando en la ventana.

No es ternura lo grandioso… sino la delicadeza, la insignificancia, el detalle.

No es ternura lo que se da… sino lo que se refleja y se deja traslucir.

No es ternura el sol que calcina… sino la luna que embruja… El fuego que abraza… sino el leño que se consume.

No es ternura lo que sobresale y resalta… sino el escondite…el beso… la insinuación… la luz y la rosa.

La ternura es eso que… vitaliza al viejo… duerme al niño… ¡y desarma al hombre!

21 de junio de 2012

No culpes a nadie




Nunca te quejes de nadie, ni de nada, porque fundamentalmente tu has hecho lo que querías en tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar corrigiéndote.

El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error.

Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, enfréntala con valor y acéptala.

De una manera u otra es el resultado de tus actos y prueba que tu siempre has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño.

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado así como la causa de tu futuro será tu presente.

Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones, de quien vivirá a pesar de todo, piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin eliminarlos morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande que el más grande de los obstáculos, mírate en el espejo de ti mismo
y serás libre y fuerte y dejarás de ser un títere de las circunstancias porque tu mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas y respira la luz del amanecer.

Tú eres parte de la fuerza de tu vida, ahora despiértate, lucha, camina, decídete y triunfarás en la vida;
nunca pienses en la suerte, porque la suerte es: el pretexto de los fracasados.

20 de junio de 2012

La captura de la cierva: 4º trabajo de Hércules




“La Cierva simboliza a estas tres fases de la Sabiduría: Instinto, Intelecto, Intuición (…) Se pretende con este trabajo que el Discípulo se de cuenta de que, a esta altura evolutiva, el Alma no debe dejarse influir por el instinto (Artemisa), ni por el intelecto (Diana), sino que debe seguir la voz de la sabiduría (…) Por ello, LA SABIDURÍA –la Cierva-, DEBE ENTRAR POR EL CORAZÓN porque si entra por la cabeza –polo masculino del Alma-, estará falta de Amor, de paciencia y de humildad, y la soberbia puede apoderarse de la persona”

“Las cosas, las situaciones, las personas, están con nosotros un tiempo, muy corto o muy largo, pero no son nuestras. Nosotros estamos en este lado de la vida un tiempo, pero no vamos a quedarnos”
Eva Monferrer*

Los 12 trabajos de Hércules son mucho más que un mito, esconden enseñanzas profundas y explican el viaje del Alma que todos debemos pasar a lo largo de las encarnaciones.

La captura de la cierva es el último trabajo de la primera etapa (tras la doma de las yeguas devoradoras de hombres, el Minotauro y las manzanas de oro del jardín de las Hespérides) en la que el guerrero se prepara para enfrentar su propia oscuridad.

Diana, Artemisa, el talón de Aquiles, son varios de los personajes que aparecen en este trabajo y que hablarán de desapego, sabiduría con corazón, pertenencia a un Todo mayor y mucho más…


1. EL MITO

“Proporciona una prueba que evoque su elección más sabia. Enviemos a Hércules a trabajar en un campo en el cual él deba decidir qué voz, entre las muchas voces, despertará la obediencia de su corazón. Que sea una prueba de gran simplicidad en el plano exterior, y, además que, en el plano interior de la vida, despierte la plenitud de su sabiduría y la rectitud de su poder de elección”.

Al principio había profundo silencio, y Hércules no pronunció palabra ni hizo ningún sonido. Más allá del portal, el paisaje se extendía en contornos despejados, y en el horizonte lejano, se levantaba el Templo del Señor, el Santuario del Dios-Sol.

Sobre una colina cercana había un esbelto cervatillo. Hércules, que es un “hijo del hombre”, y, no obstante, un “Hijo de Dios”, miró y escuchó, y, escuchando, oyó una voz. La voz salía de ese brillante círculo de la Luna que es el hogar de Artemisa, y Artemisa, el Hada, habló palabras de advertencia al “hijo del hombre”: “La Cierva es mía, por tanto no la toques”, dijo ella. “Durante eras yo la alimenté y la cuidé cuando joven. La Cierva es mía, y mía debe permanecer”.

Entonces surgió Diana, la cazadora de los cielos, la Hija del Sol, saltando hacia la Cierva y reclamando también la posesión. “No es así”, -dijo Artemisa-, “La Cierva es mía y mía debe permanecer. Demasiado joven hasta hoy, ahora puede ser útil. La Cierva de astas de oro es mía y mía permanecerá”.

Hércules, en pié entre los pilares del Portal, escuchó la querella y se asombró por el hecho de que las dos doncellas disputaran por la posesión de la Cierva de astas de oro.

Mientras esto contemplaba, otra voz asaltó su oído y, con dominante acento dijo: “La Cierva no pertenece a ninguna doncella ¡oh Hércules!, sino al Dios cuyo Santuario tú ves en aquél monte distante. Ve y rescátala, y llévala a la seguridad del Santuario para dejarla allí. Una cosa simple de hacer, ¡oh hijo del hombre!, pero –y medita bien mis palabras-, siendo un “Hijo de Dios”, tú puedes coger a la Cierva. Ve”.

A través del Cuarto Portal salió Hércules, dejándose los muchos regalos recibidos de parte de los Dioses para que no le estorbaran en la veloz persecución que tenía por delante.

Desde cierta distancia, las doncellas observaban. Artemisa, el Hada, inclinándose desde la Luna, y Diana, hermosa cazadora de los bosques de Dios, seguía los movimientos de la Cierva. Cuando la ocasión surgía, ambas engañaban a Hércules, buscando frustrar sus esfuerzos: él perseguía a la Cierva de un extremo al otro del paisaje, y las doncellas, con sutileza, le engañaban tantas veces como fuera posible.

Así, durante un año, el “hijo del hombre” que es un “Hijo de Dios”, siguió a la Cierva de lugar en lugar, atrapando ligeros reflejos de su sombra, sólo para reconocer que en la espesura de los bosques se había perdido de nuevo…



De colina en colina y e bosque en bosque él la persiguió, hasta llegar a un tranquilo estanque, donde, a través de su reflejo, la vio de cuerpo entero, durmiendo plácidamente.

Con paso silencioso, extendida la mano y ojo inmutable, Hércules disparó una flecha hacia la Cierva, hiriéndola en la pierna. Se acercó a ella, pero ésta no se movía. Siguió acercándose, y la apretó entre sus brazos, cerca de su corazón. Artemisa y Diana seguían de espectadoras.

“La búsqueda ha terminado” –cantó en voz alta-. “Dentro de la mayor oscuridad yo fui conducido, y no encontré a la Cierva. Dentro de los más profundos bosques tampoco la encontré, ni sobre las llanuras monótonas y soleadas de los desiertos… A cada lugar donde yo llegaba, las doncellas desviaban mis pasos…. Pero yo persistí, y ¡ahora la Cierva es mía! ¡la Cierva es mía!”.

“Eso no es verdad ¡oh Hércules! La Cierva no pertenece a ningún “hijo del hombre” aunque este sea un “Hijo de Dios”. Lleva la Cierva a aquél Santuario distante donde moran los Hijos de Dios y déjala allí con ellos”.

“¿Por qué oh Sabio Maestro? La Cierva es mía, mía por la larga búsqueda y el interminable viaje, y mía porque yo la sostengo cerca de mi corazón”. “Y no eres tú un “Hijo de Dios” aunque también un hijo del hombre?, ¿Y no es el Santuario también tu morada?, ¿Y no compartes tú la vida de los que moran allí dentro? Lleva al Santuario de Dios a la Cierva Sagrada, y déjala allí, ¡oh Hijo de Dios!”.

Entonces Hércules cargó a la Cierva hasta el Sagrado Santuario de Micenas, llevándola hasta el centro del lugar. Cuando la colocó a los pies del Señor, se dio cuenta de la herida de su pata producida por una flecha del arco que había tenido que usar. “La Cierva es mía, -dijo Hércules-, la he traído por la proeza de mi brazo”.

Pero Artemisa, desde el atrio del Templo dijo: “No es así. La Cierva es mía y siempre ha sido mía. Yo vi su forma en el lago, y oí sus pasos en los caminos de la tierra. Yo se que la Cierva es mía porque toda forma es mía”.

El Dios-Sol habló desde el lugar sagrado y dijo: “La Cierva es mía, no tuya, ¡oh Artemisa! Su espíritu permanece conmigo desde toda la eternidad, aquí en el centro del Sagrado Santuario. Tú no puedes entrar aquí ¡oh Artemisa! Y sabes que yo digo la verdad. Diana, la doncella cazadora del Señor, puede entrar por un momento y decirte lo que vea”.

Por un breve momento, entró al Santuario Diana, la cazadora del Señor, y vio la forma de lo que era la Cierva, yaciendo delante del Altar, en apariencia muerta. Y con pena dijo: “Pero si su espíritu descansa contigo ¡oh Apolo!, entonces la Cierva está muerta. La Cierva está muerta por causa de un hombre que es un “hijo del hombre”, aún cuando es también un “Hijo de Dios”. ¿Porqué puede él entrar en el Santuario y nosotras debemos esperar fuera?”

“Porque él sostuvo a la Cierva en sus brazos, cerca de su corazón, y ahora, en el lugar sagrado la Cierva encuentra descanso, y también el hombre. Todos los hombres son míos. La Cierva es asimismo mía, no tuya. No del hombre, sino mía”.Y Hércules regresó a través del Portal en dirección al Maestro de su vida.

“He cumplido la tarea. Fue simple, excepto por la demora en el tiempo y la cautela de la búsqueda. No vacilé en el camino. La Cierva está en el lugar sagrado, cerca del corazón de Dios, y, asimismo, en hora de necesidad, también cerca de mi corazón”.

“Ve a mirar nuevamente ¡oh Hércules! entre los pilares del Portal” Así lo hizo, y … “El cervatillo está de nuevo sobre la colina, allí donde lo vi al principio”…

Y se oyó la voz del Maestro decir: “Muchas veces todavía los “hijos de los hombres” que son los “Hijos de Dios” deben buscar al cervatillo de la cornamenta de oro y llevarlo al lugar sagrado”.

“El Cuarto Trabajo ha sido terminado, y por la naturaleza de la prueba, y por la naturaleza de la Cierva, el trabajo deberá ser repetido muchas veces, la búsqueda será frecuente. No lo olvides. Reflexiona acerca de la lección aprendida”.

El Tibetano

2. SIMBOLOGÍA DEL CUARTO TRABAJO

“Todos los seres están en Mí,
y Yo en ellos”
Bhagavad Gita

Este trabajo corresponde a la energía de cáncer.

Hércules ya ha conseguido varias cosas a través de los Trabajos anteriores:

en Aries, halló la facultad de la mente y su control
en Tauro, el manejo del deseo desde el destello del espíritu, que es la capacidad de registrar la iluminación
en Géminis, la constatación de su dualidad: su parte mortal y su parte inmortal
y ahora en Cáncer reconoce intuitivamente los reinos superiores, la intuición y se familiariza con el reconocimiento instantáneo de la verdad, potente factor en la vida de un liberado Hijo de Dios.
El Eje Cáncer-Capricórnio es el eje del “Poder”: En Cáncer somos todo potencialidad, en Capricornio, consumación. Cáncer es llamado también “ataúd”, “sepulcro” ó “matriz”. Representa la muerte del Espíritu o la Matriz de la nueva consumación espiritual… Cáncer es llamado “la Puerta del Hombre”, ya que el Alma desciende a la Tierra a través de ella.

Capricornio es llamado “la Puerta de los Dioses”, porque a través de ella, el Alma vuelve a ascender al Cielo. En Capricornio nace el “Salvador del Mundo”, es la Puerta al Mundo
Espiritual.

Cáncer corresponde al Sagrado Cangrejo Egipcio del Zodíaco del Templo de Déndera. La palabra “escarabajo” significa “renacimiento”. El cangrejo vive mitad en la tierra y mitad en el agua, es por tanto el símbolo del Alma morando en un cuerpo físico, pero viviendo sobre todo en el agua, elemento emocional, sensible.

La Luna es la madre de las formas, por ello Cáncer está dominado por la forma y ésta constituye un obstáculo. El cangrejo construye una casa y la lleva a cuestas todo el tiempo…

Las personas del signo de cáncer son siempre conscientes de lo que han construído, y debido a su extrema sensibilidad, tienden a esconderse siempre. Por ello son difíciles de tratar, y tan elusivos que no es fácil definirlos o encuadrarlos.

3. SIMBOLISMO DE LA HISTORIA

En la vida, todo lo que es realmente importante se presenta de una forma sencilla.

La palabra “cierva” proviene de un origen latino que significa “el que debe ser capturado”, es decir, lo que elusivo y difícil de aprisionar.

La Cierva es “sagrada” para Artemisa, Diosa de la Luna, -Regente externo de Cáncer-. Pero Diana, la Cazadora, hija del Sol, también la pretende. Diana es el nombre griego de la Artemisa romana, así que representa a la misma Luna arquetípica. La Luna, o Neptuno velando a la Luna –Regente interno de Cáncer-, representa en su vibración más elevada al canal de la Intuición abierto, y a su mediación, su canalización… Por ello el signo de Cáncer favorece tanto la mediumnidad.



La Intuición aparece tras haber transformado el Instinto en Intelecto, y, desde esta base, el Intelecto sirve de apoyo a la Intuición. La Cierva representa o simboliza a estas tres fases de la Sabiduría: Instinto, Intelecto, Intuición.

Artemisa la pretende porque cree que es el Instinto, el pasado; (Luna) Diana la pretende porque cree que el Intelecto, el presente; (Luna) Apolo la pretende porque sabe que es la Intuición, el futuro. (Neptuno) Y estos tres personajes son aspectos del mismo Hércules.

Se pretende con este trabajo, que el Discípulo se de cuenta de que, a esta altura evolutiva, el Alma no debe dejarse influir por el instinto (Artemisa), ni por el intelecto (Diana), sino que debe seguir la voz de la sabiduría.

La “Consciencia de la Masa”, aunque trascendida, aún anima el sentido de la propiedad, una de las últimas ilusiones que quedan en el hombre evolucionado. Y, todo es de todos, todo es de Dios.

¿Por qué Artemisa no es aceptada en el Templo y Diana sí aunque sólo por un momento? El Templo representa el Alma, que absorbe, sublimadas, todas las tendencias humanas. Hasta que la tendencia que Artemisa representa, -el instinto de posesión-, no es trascendido, éste no puede sublimarse.

Con las posesiones intelectuales pasará lo mismo, -Diana-. Elevar el Instinto y el Intelecto a favor de la Intuición significa “renunciar” a ellos. Cuando la Sabiduría empieza a crecer en nosotros…. ¿es ella mental o intuitiva?

“La Cierva es mía”, “La Cierva es mía” dicen todos.
La Mente Superior y la Mente Inferior, -Apolo y Diana-, (Luz Solar –Alma-, y Luz Lunar –ego-), se debaten la posesión de la Cierva…

“La Cierva no pertenece a ninguno de los dos. Me pertenece a Mí, El Uno, El Todo”.
La Sabiduría no pertenece a nadie, en todo caso, cada sabio pertenece a la sabiduría, la transmite, pero no añade su nombre a ella tal como si se la sintiera propia.

¿Por qué Hércules sitúa a la Cierva sobre su corazón?
Significa aquietar la mente, ponerla en orden, no permitir que los pensamientos vagos se sucedan.

Cuando esto sucede, Hércules se da cuenta de que ensanchando su consciencia DESDE EL AMOR, ¡podía incluir a la Cierva en él, llevándola a su corazón! Se trata de una “expansión de consciencia”…. ¡simbolizada por la flecha lanzada que hiere a la Cierva en su Talón de Aquiles!

MITO DE AQUILES:

Aquiles es vulnerable en el talón. El escorpión y la serpiente muerden en el talón. El talón es como la base del ser humano, caracterizado por estar erguido. Tradicionalmente es por aquí por donde entra la muerte.



Las cosas, las situaciones, las personas, están con nosotros un tiempo, muy corto o muy largo, pero no son nuestras. Nosotros estamos en este lado de la vida un tiempo, pero no vamos a quedarnos.

El corazón es el Portal de entrada al mundo subjetivo, el polo femenino del Alma. Por ello, la Sabiduría –la Cierva-, debe entrar por el corazón, porque si entra por la cabeza –polo masculino del Alma-, estará falta de Amor, de paciencia y de humildad, y la soberbia puede apoderarse de la persona.

Desde el corazón podemos abarcarlo todo sin poseerlo, sin apropiárnoslo.

No hay ninguna cosa exterior que debamos poseer. Todo está en nosotros, Somos Todo. El Sentimiento de posesión es pueril.

Todo está en Dios, y Somos Dios.

El Instinto de Posesión nos esclaviza a cada posesión que tenemos… ¡Las posesiones son las que nos tienen a nosotros!

Hoy vivimos en el espejismo de creer que nos son propias muchas cosas que son comunes: la “propiedad privada” es un concepto y un modo emocional de aferrarnos a la ficticia seguridad que nos dan las cosas, o las personas…

Todas las guerras del tiempo pasado, de la historia humana, tienen como base la “seguridad”: conquista de tierras, subordinación de personas/esclavos, imposición de dioses…. “La Cierva es mía”.

….”Mi familia, mi gente, mis tierras, mi país, mi mundo, mis hijos, mi generación, mi lengua, mi dios, mi maestro, mi ashram, mi árbol, mis ideas, mis piernas, mi corazón, mi amor”….

Hay que cortar el cordón umbilical con el mundo objetivo… estamos en él, pero lo trascenderemos… y los apegos a la forma no van a ayudarnos a esto.

Necesitamos aprender a administrar bien la materia –Cáncer, como signo femenino, de Agua, nos abre a ello-. Creer que poseemos algo es un espejismo, como creer que la Luna tiene luz propia porque la vemos iluminada….

La gran lección de este Trabajo es la siguiente:

“Por la gracia de Dios Todo se nos da,
pero no somos los amos de todo ello,
el poder Es de Dios.
Al “hijo del Hombre”, nada le pertenece;
al “Hijo de Dios”, todo se le da”.


“NO SE NECESITA POSEER, SINO SENTIR
QUE SE FORMA PARTE DE DIOS, dejar de
Amar unidireccionalmente, y entrar a VIVIR
EN EL AMOR”.

19 de junio de 2012

LOS ANGELES EXISTEN



LOS ANGELES EXISTEN

Soy madre

Soy mujer

He querido sin amar

He amado sin querer

He conocido la indeferencia entre dos

No supe identificar la violencia de uno

Sé lo que es estar encerrada en un hogar pacífico, sin amor

Sé lo que es estar encerrada en una casa, con miedo y pavor

Ahora quiero querer amando

Ahora quiero amar queriendo

Ahora no me interesa la indiferencia, aunque sea tranquila

Ahora se identificar al violento, al hombre malo, ruin, cruel

Soy madre

Soy mujer

Ha aparecido un ángel en mi vida

Ha aparecido un ser bueno, puro, dulce, cristalino

El y yo nos conocíamos sin saberlo

El y yo nos buscábamos sin saberlo

El y yo nos amábamos sin saberlo.

Soy madre

Soy mujer

Soy amante y compañera…de un ángel

16 de junio de 2012

El Poder De La Reprogramación Mental




¿Te ha pasado que empiezas con un proyecto o una idea y al poco tiempo te sientes desmotivado, o tienes más dificultades de las que crees poder manejar?

Bueno, creo que a todos nos ha pasado. Nuestra mente por lo regular empieza con buenas expectativas y siendo positiva y optimista en todo.

Luego de un tiempo, nos sentimos bien, pero empiezan las dudas. A pesar de esto, si has leído este blog desde hace un tiempo, después de algunos días seguirás persistiendo a pesar de las dudas.

Sin embargo, llegará un momento en que tu mente te dirá algo como: “Ok, espera. Detente. No quiero seguir con tantas dudas, creo que es más seguro detenerse a tiempo y evitar posibles fracasos o riesgos en el futuro”.

Y lo indeseable llega: Desistimos antes de alcanzar el éxito.

¿Por qué pasa esto? ¿Qué factores influyen en algo tan terrible para nuestro éxito, nuestro futuro y nuestra felicidad?

¿Existe alguna manera de detener este monstruo invisible, vencerlo y lograr todo aquello que nos propongamos?

Bueno, empecemos por lo primero: Este problema, así como muchos otros en la vida, tienen un solo origen… Nuestra Mente.

Y por tanto, la solución a un problema que yace dentro de nuestra mente, no puede estar afuera. No puede suplirse con comida, ni con ejercicio, ni con dinero, ni con personas u objetos… etc.

Sólo puede tratarse a nivel interno, y la manera de hacerlo, es a través de la reprogramación mental.


El Poder De La Reprogramación Mental
Las personas pueden decirte que persistas, que no te detengas a mitad de camino, y que sólo debes continuar a pesar de las dificultades.

Pero eso, es mucho más sencillo decirlo que hacerlo.

Cuando estamos ya inmersos en una rutina de ejercicios, en un proyecto de empresa, o en un plan de Desarrollo Personal, es que nos damos cuenta que continuar es complicado.

Muchas veces, los límites son físicos. Muchas veces tenemos sueño, hambre, sed, cansancio físico y mental, tristeza, pereza, desmotivación, estrés, ansiedad, miedo, o alguna combinación de éstas.

La causa principal de que esto ocurra, es simplemente que tu mente subconsciente, no está totalmente convencida de poder lograrlo, como lo está tu mente consciente al principio.

Esto implica el hecho de que antes de empezar cualquier proyecto y antes de enrutarte por las sendas del éxito, debas auto-convencerte a todo nivel, de que podrás lograrlo.

Este es el primer paso para triunfar rotundamente, y para garantizar tus resultados, luego de tener claro lo que deseas.

¿Cómo Convencer A La Mente Subconsciente?

De la misma manera como se ha convencido de otras cosas todo este tiempo: Repetición.

Tu mente subconsciente es como un niño distraído. Siempre estará pensando en muchas cosas al tiempo, con baja concentración y poco enfoque.

Aparte de esto, tendrá creencias limitantes forjadas en el pasado. Tenderá a pensar que no es posible lograr algo, por aquellos pequeños fracasos que cosechaste tiempo atrás.

Y te dirá que es mucho más seguro no hacer nada, y quedarse quieto, que actuar… porque de esa manera evitas cualquier riesgo posible.

Y no puedes olvidar que tu mente proviene de una genética antigua, y aún tiene rastros de genes obsoletos, por lo que tendrás que tratarla como tal.

Una buena manera de fomentar la repetición para el autoconvencimiento, es leer muchas veces un párrafo con tus deseos y metas.

O mejor aún, escribirlo muchas veces.

Pero no 20 o 30. Escribir entre 100 y 200 veces (sí, en papel y con lápiz) el primer día, lo que deseas. Y posteriormente, estar pendiente de tus metas analizando cómo te fue en el día, qué hiciste para mejorar y cómo planeas acelerar tu paso.

Son estrategias muy simples, pero requieren liberarse de muchos conceptos limitantes tales como “Yo no necesito hacer esas cosas raras”.

14 de junio de 2012

Cómo combatir el miedo a volverse a enamorar




Muchas personas que supieron disfrutar del amor en sus vidas hoy tienen temor de volver a experimentar ese sentimiento; ya sea porque el final fue doloroso o porque no quieren resignar su libertad

El amor saca lo mejor de cada uno. Sin embargo, cuando éste se termina, aquella luz que antes encandilaba se convierte en la más absoluta oscuridad. Y hay muchos que, tras experimentar ambos extremos, prefieren no dejarse hipnotizar más por las lucecitas del amor.

'El miedo a enamorarse aparece en muchas personas de diferentes maneras: en aquellas que tuvieron un fracaso muy doloroso y temen sufrir de nuevo; en las que nunca se enamoraron y sienten que así tienen todo bajo control; en las que temen perder su libertad y no quieren compromisos', enumera la licenciada Patricia Faur, psicóloga especialista en dependencias afectivas y autora de Amores que matan y Estrés conyugal.

Cualquiera sea la causa, el resultado es siempre el mismo: la soledad, que no siempre es bien recibida. De hecho, la mayoría manifiesta sus deseos de encontrar pareja, enamorarse y abandonar la soltería, porque no son conscientes de este miedo que subyace a su imposibilidad de relacionarse con el otro. 'Les cuesta darse cuenta de que, en el fondo, es por el terror que tienen a abrirse a una relación y a lo que esto implica: terror a ser descubiertos, a mostrar las vulnerabilidades que pueden llevar a que los lastimen, a que si se enamoran los dejen, miedo al abandono, entre otras cosas', explica la licenciada Florencia Torzillo Álvarez, coordinadora general del Instituto de Psicología Argentino (INEPA).

Miedo al fracaso

'No sé si tengo miedo a enamorarme. En realidad, me enamoro del equivocado', dice María Laura (34), quien asume: 'Creo que no me animo a ser feliz'. Así, como ella, son muchas las personas que, bajo la excusa de la mala suerte en la elección, esconden el terror del que habla Torzillo Álvarez. 'Estas personas buscan relaciones que fracasen, sienten que no hay hombres o mujeres, pero en el fondo son ellos los que no se brindan a generar ninguna relación de pareja. Si consiguen pareja, encuentran siempre algo que no les gusta y la dejan o suelen estar enamorados de aquellas personas que ya están comprometidas en otra relación para ‘garantizarse’, en el fondo, que no se dará nada'.

Y esto, según los psicólogos, no sólo sucede con quienes han tenido malas experiencias anteriores, sino con quienes, sin necesidad de haber experimentado una separación dolorosa, tienen miedo al fracaso en el amor. 'Son muchas las personas que vienen de historias de poca contención familiar, de desamor, de experiencias infantiles en donde no se sintieron queridos o protegidos. Estas experiencias generalmente llevan, en la adultez, a fracasos afectivos que refuerzan aún más esta situación. Esto se puede dar a cualquier edad y en ambos sexos', dice Torzillo Álvarez.

Entonces, la necesidad de tenerlo todo bajo control -sobre todo, los sentimientos- lleva a estas personas a evitar involucrarse o a hacerlo con quienes saben que no tendrán futuro. Porque, en definitiva, como afirma Faur, es real que enamorarse implica, al menos al principio, un cierto grado de descontrol.

Luz amarilla

El miedo es una señal de alerta que nos protege del peligro. 'Cuando una persona es saludable en su manera de vincularse, naturalmente se activa esta alarma cuando ve algo que puede ser perjudicial. Por ejemplo, situaciones de descuido o desplantes, o ambigüedad en alguien que aparece y desaparece. Estas escenas la llevan a tener miedo y ese miedo es una buena señal de que está con una persona inestable que puede hacerlo sufrir', advierte la autora de Estrés conyugal. Y suma: 'Hay verdaderos kamikazes del amor que se embarcan en relaciones que, de antemano, se perfilan tortuosas y que muestran todas las señales que el enamorado no quiere ver. En estos casos, el miedo lo hubiera protegido'.

Entonces, escuchar estas señales que emite el miedo es lo más importante porque, tal como advierte Faur, más allá de su irracionalidad, pueden ser la advertencia de algo que está pasando con el otro y que no es muy evidente o, por el contrario, sólo revelan la propia fobia y el miedo a la intimidad. 'Muchas veces lo que aparece con más frecuencia no es el miedo al amor, sino el miedo al compromiso, a la pérdida de libertad y a la responsabilidad que implica un vínculo. Esto lleva a la soledad por no arriesgar un metro de independencia. La solución no pasa por aislarse, sino por armar modelos de relación adecuados desde la honestidad y la autenticidad. El amor es una construcción lenta y, en la medida que se vaya teniendo confianza, el miedo puede disiparse', agrega la especialista.

¿Cómo darte cuenta de que tenés miedo? Si salís todo el tiempo con diferentes personas, si te aburrís rápido y fácil, si todos tus amores entran en la categoría de 'imposibles', si te mostrás fuerte y no asumís tu vulnerabilidad, si cortás una relación cuando está empezando a transitar por el camino de la seriedad o si te sentís incómoda en los momentos de mayor intimidad, entonces tenés altas chances de estar sintiendo miedo. Podés ponerle diferentes nombres, pero es miedo. 'Pueden aparecer a cualquier edad y en ambos sexos, sólo que las temáticas cambian: una mujer de 30 y pico puede temer que el hombre no quiera formalizar y tener hijos, y le haga perder el tiempo; un hombre de más de 50 puede tener miedo de iniciar una relación con una mujer más joven y no tener un buen rendimiento sexual; y una mujer que sufrió un abandono puede tener miedo de volver a elegir mal', explica Faur.

Camino al andar

Si tu pregunta es cómo superar ese miedo, la respuesta es: la única manera de dejarlo atrás es atravesándolo. Es normal sentir este temor, lo importante es que no nos paralice y que, por el contrario, nos ayude a tomar impulso para enfrentar nuevas situaciones. 'La única manera de que desaparezcan los miedos es transitándolos para que desaparezcan y se transformen en oportunidades para vivir experiencias nuevas', afirma la psicóloga del INEPA. Si no hacemos que desaparezca, corremos el riesgo de desarrollar conductas que, aunque pongamos todo para enamorarnos, son como un repelente para los otros. Así, en lugar de resultarles atractivos a quienes queremos conquistar, les reflejamos una imagen que no los llama ni les flecha el corazón. 'Nos alejamos cada vez más de lo que queremos, pero no nos animamos a vivir', concluye Torzillo Álvarez. ¡ A reducir las distancias, entonces !

13 de junio de 2012

Decálogo del éxito




1.- La crisis económica que estamos viviendo, no es una crisis económica, realmente es una crisis de conciencia y de actitudes, es decir la crisis es el resultado de una actitud indiferente hacia diferentes aspectos de la vida y de uno mismo.

2.- La crisis se agudizará o se resolverá en la medida en la que estés dispuesto a realizar cambios en tu forma de ver tus propias limitaciones, si las aceptas, las conoces y las resuelves estarás muy cerca de tener mejores resultados.

3.- El éxito lo consiguen solo aquellos que son capaces de soñar y después de soñar deciden hacerlo realidad a través de un plan de trabajo específico.

4.- Los problemas no se resuelven por si solos, inclusive algunos se agudizan con el tiempo, por lo tanto para darles solución hay que enfrentarlos dividiéndolos en problemas manejables y solucionables.

5.- El dinero, no es otra cosa más que un símbolo que representa algo de nosotros mismos, el manejo del dinero refleja la forma en que manejas los diferentes aspectos de tu personalidad.

6.- Posponer o evadir los problemas que tienen que ver con el dinero, es lo mismo que evadir o posponer situaciones emocionales que tarde o temprano se manifiestan como enfermedades.

7.- Mientras más preparación y herramientas tengas a tu disposición más fácil será enfrentar y solucionar cualquier dificultad o reto que se nos enfrente. El chiste es saber encontrar cuáles son las herramientas que necesitamos en este momento y utilizarlas.

8.- El trabajo en equipo es importante, siempre y cuando tengas un equipo que busque el mismo objetivo que tu tienes. Si no tienes un equipo, simplemente te llevará mas tiempo conseguirlo, por lo tanto sería muy bueno aprender a trabajar en equipo.

9.- Los buenos y los malos hábitos son lo mismo, son hábitos. Los hábitos para tener éxito son tan fáciles de adquirir que los que nos llevan al fracaso, todo depende de la constancia y determinación y en saber escoger cuál de ellos queremos tener.

10.- Para tener éxito en la vida, primero tenemos que tener éxito en conocernos a nosotros mismos, en ser concientes de nuestros miedos y debilidades, ya que los conoces sabrás si tienes fuerza de voluntad para enfrentarlos y vencerlos. Y como siempre, todo depende de la actitud que tengas para realizarlo.

12 de junio de 2012

Recuperación de las mujeres maltratadas



Con el programa de Recuperación: Los Doce Pasos
Hemos hablado en varias entradas sobre la dependencia emocional a las Relaciones Destructivas, así como de las consecuencias tan graves que podría ocasionarnos si seguimos viviendo en una con esas características.
Una forma de poder salir airosas de ese tipo de relación enfermiza (adicción), es a través de un grupo de autoayuda. Al igual que en los grupos para alcohólicos y drogadictos, tanto los enfermos como sus familiares siguen un programa denominado Los Doce Pasos, con el único fin de llevarlos a su recuperación.
Dicho programa también ha sido implementado en terapias de grupo en el caso que nos interesa: el de las mujeres maltratadas, dependientes y adictas a las relaciones destructivas, y que solo buscan recuperarse y rehacer sus vidas de forma digna y feliz. Existen infinidad de libros que podrás consultar y que te ayudarán en tu proceso de recuperación.
A continucación expongo dicho programa utilizado exitosamente, con una breve explicación en cada uno de los pasos a seguir:

1
Admitimos que somos impotentes en relación con el maltrato y abuso de nuestra pareja, que nuestras vidas se tornaron ingobernables. Al aceptar que tu vida era ingobernable al vivir inmersa en una relación que poco a poco ha ido consumiéndote y destruyendo tu ser interior, has avanzado en tu recuperación. NO te sientas fracasada, es imposible que seas capaz de aceptar tu problema de la noche a la mañana, pues así como la adicción a tu relación tuvo que ser progresiva también lo debe ser la recuperación. Tómate tu tiempo, y cuando te sientas preparada...continúa con el siguiente paso.

2
Aceptamos que necesitamos la ayuda de alguien que nos devuelva el sano juicio. Tal vez tu caso amerite la intervención de un especialista (psicólogo), según la gravedad de dependencia o abuso que has vivido con tu pareja, pero no todas lo necesitan. Es necesario que tú misma te evalúes. Lo importante es aliarse a una persona de confianza con quien puedas desahogarte libremente y quien pueda brindarte su punto de vista de forma cabal y objetiva. Puedes recurrir a algún amigo, consejero, una compañera, o aún mejor, podrías encomendarte a una fuerza suprema, dependiendo de tus creencias. Abrazar algún tipo de creencia superior o divina (la que consideres) es decisión personal, pero en los grupos de alcohólicos anónimos ha dado resultados óptimos: la fe.

3
Encomendamos nuestra voluntad y vida al cuidado de esa persona o fuerza suprema que elegimos. Este paso está ligado con el anterior. Si decidiste apoyarte en un especialista, consejero o fuerza suprema para salir adelante, no debes olvidar que sus consejos tienes que escuchar. En estos momentos ellos poseen mayor objetividad que tú. Déjate guiar por quien hayas elegido, por algo lo escogiste.
4
Realizamos un minucioso y valiente inventario de nosotras mismas. Debemos ser honestas y evaluar las cosas que hicimos y que nos llevaron a "engancharnos" con esa persona que nos está destruyendo, y tratar de corregir los errores mentalmente. Claro que esas "correcciones" no tendrán lugar, pero conscientizarnos de ellos nos dará la sensación de liberación. Al identificarlos como desagradables, no desearemos volver a cometerlos.
5
Admitimos ante Dios, nosotras mismas y otras mujeres, la exacta naturaleza de nuestros errores. Cuando ya estés consciente de tu problema, de los errores que cometiste y a los extremos que llegaste por haberte vuelto dependiente emocional, es tiempo de hablarlo y reconocerlo ante otros.
6
Recuperamos la confianza en nosotras mismas. Tu problema de dependencia no te permitía hacer nada por tí misma, siempre lo hiciste por alguien más. De ese modo te sentías "segura" en tu zona de confort y no tuviste que enfrentarte a una adaptación de entorno. Más simple: Si dejaste de ir al supermercado porque tu pareja hacía las compras...¡sal y hazlo tú cuanto antes!!. Liberarte de tus malos hábitos es parte del proceso de sanación. Si abandonaste a tus amigos, ponte en contacto de inmediato con ellos (es una excelente forma de recomenzar una vida, créemelo), ve a citas y vuelve a disfrutar de todas las cosas que dejaste de hacer. Es tiempo de retomar tu estilo de vida....¡¡libre!!.
7
Recordemos que todavía necesitamos ayuda. Una cosa es retomar tu vida, cambiar de hábitos, recuperar la confianza en tí, pero otra muy distinta es pensar que te encuentras completamente curada. Tienes que recuperar al 100% tu dignidad, no busques una recaída.
8
Hacemos una lista de las personas a quienes dañamos, e intentamos compensar a todos ellos. Éste es uno de los pasos formidables del tratamiento. Se necesita mucho valor para aceptar haber herido a alguien pero todavía se requiere de más para pedir perdón. No se trata de reparar daños, sino de aceptar haber hecho algo mal y saldar deudas emocionales con aquellos que alejamos por la vida que llevamos en esa relación. Se trata de las personas más allegadas a tí, y que por alguna razón se distanciaron. Al estar dispuesta a reconocer los propios errores y a repararlos es un signo de madurez.
9
Disfrutamos de los lazos que volvimos a estrechar. No será fácil, de hecho al principio va a existir la sombra de lo que sucedió, pero con la convivencia ese recuerdo se irá disipando hasta extinguirse por completo...Sabrás que tu esfuerzo ha valido la pena, y que en realidad nunca has estado sola.
10
Volvemos a hacer un inventario personal y si volvimos a equivocarnos, lo admitimos. Para no repetir errores pasados debemos mantenernos en un estado de alerta. Es preferible que realicemos un inventario periódicamente, con el fin de saber si volvimos a cometer un error pasado de forma inconsciente. Admitir errores actuales que estén vinculados con los anteriores es un modo adelantado de corregirlos.
11
Recuperamos las ansias por la vida y sus placeres. Los placeres de la vida son los logros que a beneficio nuestro conseguimos: ganar un premio, ser reconocidas en nuestro trabajo o en nuestra escuela, escribir un artículo o algo similar. Estos pequeños logros alimentan nuestra autoestima. Trázate objetivos o metas para que los cumplas poco a poco, verás que tendrás muchas satisfacciones. Una mujer dependiente pierde el interés y el gusto en estos placeres. Si has llegado hasta este punto, podrás darte cuenta que es ahora cuando tu vida tiene un sentido formidable; acabas de recuperar a tus seres queridos, sabes distinguir entre lo que te conviene y lo que no, y lo mejor de todo: has comenzado a trazarte metas que te llevarán a ser mejor persona. Estás lista para dar el siguiente y último paso en tu recuperación.
12
Seamos un ejemplo para las demás. Si llegaste a este punto es porque realmente conseguiste un cambio...¡¡lograste despertar!!. Tu responsabilidad ahora es ser un modelo para las demás mujeres que aún se encuentran sumergidas en esas relaciones y que las han ido destruyendo lentamente. A veces, la mujer que logra recuperarse tiende a ser más perceptiva para notar problemas de dependencia emocional (adicción a relaciones destructivas) cuando apenas se están gestando. Si conoces a una mujer en la misma situación de la que tú pudiste salvarte, no la confrontes, sé astuta y hazle ver que vive en un error. Recuerda que la confrontación sería lo peor que hicieras, pues podrías asustarla y alejarla (lo mismo que a tí te pasó con quienes trataron de alertarte).


Concluyo diciendo que este programa debe verse como un cúmulo de sugerencias. Tal vez ahora los encuentres irrelevantes, pero no dejes de leerlos de vez en cuando....te aseguro que llegará un momento en el que descubrirás el evidente valor que tienen.

El éxito en la recuperación de mujeres adictas a relaciones destructivas ha consistido en:
Asistir a un grupo de autoayuda
Terapia Psicológica (según evaluación previa)
Seguir el Programa de Doce Pasos
Reuniones con otras mujeres donde pueden sentirse libres de hablar del mismo tema
Como siempre, solamente tú sabrás cómo y cuándo reconocer que tienes un problema, así como la manera de resolverlo. Estos consejos son fuerzas terapéuticas que han sido comprobados en muchos casos....pero la última decisón la tienes TÚ!!!

Vive cada día en plenitud




Vive cada día en plenitud.
Aprovecha al máximo cada hora, cada día
y cada época de tu vida.
Así podrás mirar al futuro con confianza
y al pasado sin tristeza.
Se tu misma. Pero se lo mejor de tu misma.
Ten valor para ser diferente
y seguir tu propio camino.
Y no tengas miedo de ser feliz...
Goza de lo bello.
Ama con toda tu alma y tu corazón.
Cree que te aman aquellas personas a quienes tu amas.
Olvídate de lo que hayas hecho por tu amigos
y recuerda lo que ellos hayan hecho por ti.
No repares en lo que el mundo te debe
y fíjate en lo que tu le debes al mundo.
Cuando te enfrentes a una decisión,
tómala tan sabiamente como te sea posible.
Luego olvídala.
El momento de la certeza absoluta nunca llega.
Y sobre todo, recuerda que Dios
ayuda a quienes se ayudan a si mismos.
Obra como si todo dependiera de tí
y reza como si todo dependiera de Dios.
Se feliz..!

11 de junio de 2012

EN BUSCA DE LA FELICIDAD?






Todos los seres tenemos un mismo deseo: encontrar la felicidad y evitar el sufrimiento, pero muy pocos conocemos sus verdaderas causas. Por lo general, pensamos que los objetos externos, como la comida, los amigos, los carros, mujeres o el dinero son verdaderas causas de felicidad y, en consecuencia, dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a intentar adquirirlos. Aunque a simple vista parece que estas condiciones nos hacen felices, si lo analizamos con detenimiento, nos daremos cuenta de que también nos ocasionan numerosos problemas y sufrimientos.

La felicidad y el sufrimiento son estados mentales opuestos. Por lo tanto, si algo es una causa verdadera de felicidad, no puede serlo también de sufrimiento. Si la comida, el dinero y demás objetos externos fueran verdaderas causas de felicidad, nunca producirían sufrimiento, pero sabemos por propia experiencia que esto no es cierto. Por ejemplo, la comida es uno de nuestros placeres favoritos, pero también es la causa de numerosas dolencias y enfermedades. Para fabricar los objetos que creemos que nos hacen felices, contaminamos el medio ambiente hasta el punto de convertir el aire que respiramos y el agua que bebemos en una amenaza para nuestra salud y bienestar. Nos gusta disfrutar de la libertad e independencia que nos proporcionan los coches, pero el coste en accidentes de tráfico y contaminación es enorme. Pensamos que el dinero es imprescindible para disfrutar de la vida, pero debemos soportar grandes dificultades para conseguirlo. Incluso nuestros familiares y amigos, con los que compartimos momentos agradables, pueden causarnos numerosas preocupaciones y sufrimiento.

En los últimos años, nuestro entendimiento y control del mundo externo han aumentado considerablemente y, como resultado, hemos presenciado un notable progreso material. Sin embargo, la felicidad del ser humano no se ha incrementado del mismo modo. Hoy día no hay menos sufrimientos ni menos infortunios en el mundo, incluso podría decirse que ahora experimentamos más problemas e infelicidad que nunca. Esto indica que la causa de la felicidad y la solución a nuestros problemas no se encuentran en el conocimiento y control del mundo externo.

¿Por qué? La felicidad y el sufrimiento son estados mentales y, por lo tanto, sus causas no pueden existir fuera de la mente. La verdadera causa de la felicidad es la paz interior. Si tenemos una mente apacible, seremos felices en todo momento, aunque las condiciones externas sean adversas, pero si estamos preocupados e inquietos, nunca seremos felices por muy favorables que estas sean. Las condiciones externas solo nos hacen felices si tenemos una mente apacible. Esto podemos entenderlo por propia experiencia. Por ejemplo, aunque vivamos en un lugar agradable y dispongamos de todo lo necesario, en cuanto nos enfadamos, dejamos de ser felices. Esto se debe a que el odio destruye la felicidad.

De lo dicho se deduce que si deseamos disfrutar de felicidad duradera, hemos de adquirir y mantener una experiencia especial de paz interior. La única manera de conseguirlo es adiestrar nuestra mente con la práctica espiritual para reducir de manera gradual nuestros estados mentales negativos y sustituirlos por mentes apacibles. Si cultivamos nuestra paz interior, finalmente la experimentaremos de manera permanente al alcanzar el nirvana. A partir de entonces, seremos felices tanto en esta vida como en las futuras, habremos resuelto todos nuestros problemas y llenado nuestra vida de significado.

Puesto que todos tenemos en nuestro interior una fuente inagotable de paz y felicidad, es posible que nos preguntemos por qué nos resulta tan difícil mantener un estado mental apacible y gozoso de manera continua. Esto se debe a que nuestra mente está siempre llena de engaños. Los engaños o perturbaciones mentales son percepciones distorsionadas de nosotros mismos, de los demás y del mundo que nos rodea, como un espejo defectuoso que no refleja la realidad.

Todos los engaños actúan proyectando una versión distorsionada de la realidad y haciéndonos reaccionar
como si esta proyección fuera cierta. Cuando nuestra mente está bajo su influencia, no percibimos la realidad y podría decirse que sufrimos alucinaciones. Puesto que nuestra mente está bajo la influencia de perturbaciones mentales sutiles en todo momento, no es de extrañar que nos sintamos frustrados tan a menudo. Es como si persiguiéramos un espejismo que nos decepciona constantemente al no proporcionarnos la satisfacción que esperamos.

Cuando las circunstancias son desfavorables y nos encontramos con dificultades, solemos pensar que la situación en sí misma es la causa de nuestros problemas, pero en realidad estos tienen su origen en la mente. Si respondiésemos ante las dificultades con una mente pacífica, no nos causarían problemas, sino que las consideraríamos como oportunidades para progresar en nuestro desarrollo personal. Los problemas solo aparecen cuando no sabemos reaccionar de manera constructiva ante las dificultades. Por lo tanto, si deseamos transformar nuestra vida y liberarnos de los problemas, debemos aprender a dominar nuestra mente. Los sufrimientos, los conflictos, las preocupaciones, la infelicidad y el dolor solo existen en la mente, no son más que sensaciones desagradables que forman parte de ella. Si controlamos y purificamos nuestra mente, podremos eliminarlas por completo.

Para comprender esto, hemos de conocer la relación entre la mente y los objetos externos. Todos los objetos, ya sean agradables, desagradables o neutros, son meras apariencias de la mente, como los que experimentamos en sueños. Al principio, esto nos resultará difícil de comprender, pero la siguiente analogía nos servirá de ayuda. Cuando estamos despiertos, percibimos diferentes fenómenos, pero cuando nos dormimos, cesan porque la mente que los percibe también cesa. Del mismo modo, cuando soñamos, lo único que percibimos son objetos imaginados, pero al despertarnos, estos cesan porque la mente del sueño que los percibe también cesa. Si lo analizamos con detenimiento, descubriremos que podemos hacer que desaparezcan los objetos que nos resultan desagradables abandonando nuestros estados mentales negativos y hacer que surja todo aquello que deseamos con solo generar una mente pura. Si eliminamos los engaños por medio de la práctica espiritual, colmaremos nuestro deseo de disfrutar de paz duradera, en mi caso estoy en el camino y espero seguir en el, es duro pero gratificante, hoy me vino esos objetos externos que me cambiaron mi genio me hicieron sentir mal, pero puse en manos del Todopoderoso y estoy en paz

Por eso hemos de comprender que aunque las perturbaciones mentales están muy arraigadas en nuestra mente, no forman parte intrínseca de ella, por lo que es posible eliminarlas. Los engaños no son más que malos hábitos y, como tales, pueden reducirse. De momento, nuestra mente es como agua turbia, contaminada por las perturbaciones mentales. No obstante, al igual que es posible separar el agua del barro, también podemos liberar la mente de los engaños. Entonces, no habrá nada que pueda alterar nuestra paz interior y felicidad.

Desde tiempo sin principio hemos estado dominados por nuestra mente como si fuéramos marionetas. Somos sus siervos y cuando quiere que hagamos algo, no nos queda más remedio que hacerlo. En ocasiones, nuestra mente es como un elefante desbocado que nos crea innumerables problemas tanto a nosotros mismos como a los demás. Si nos adiestramos de manera sincera en la práctica espiritual, podremos cambiar esta situación y controlar nuestra mente. De este modo, disfrutaremos de verdadera libertad.

Para tener éxito en nuestra práctica espiritual, debemos recibir bendiciones e inspiración de aquellos que han alcanzado profundas realizaciones internas, pero también es importante levantar el ánimo en todo momento. Si no nos animamos nosotros mismos, ¿quién lo va a hacer? Cuando comprendamos con claridad que la paz interior es la verdadera fuente de felicidad y que por medio de la práctica espiritual podemos alcanzar estados cada vez más apacibles, sentiremos un gran entusiasmo por la práctica. Esto es muy importante porque para alcanzar la paz interior permanente del nirvana, tenemos que practicar con sinceridad, perseverancia, decisión, dedicación y disciplina. (Esta última la más dura pero si se puede)

Para terminar mis queridos lectores, si una persona como yo que se ha equivocado muchas veces, puede hacer todo lo que les estoy contando, todos ustedes pueden hacerlo, y de hecho muchos de ustedes podrán llegar más antes que yo, y como dice la canción Mexicana : “No hay que llegar primero pero hay que saber llegar”, en este caso debemos saber llegar.

10 de junio de 2012

Pensar y sentir




"La mayoría de los hombres son entrenados desde pequeños para que piensen lo que pasa y no para que lo sientan... Pensar y sentir pasan a ser sinónimos. Los hombres aprenden que deben manejarse con el pensar; las mujeres aprenden que deben conducirse con el sentir. Los hombres expresan los sentimientos en términos de pensamientos, porque confunden sentimientos con pensamientos u observación.
"El propósito de expresar los sentimientos es comunicar al resto de la gente como se experimenta el mundo. Como nos afecta, lo que nos dicen o piensan". En una pelea entre hombre y mujer, el hombre utilizará "su lenguaje" de lógica y razón y la mujer empleará "su lenguaje" de sentimientos y emociones:
Las expresiones de sentimientos de la mujer tienen efecto directo sobre los sentimientos del hombre, aunque él no lo advierta. Si los hombres reconocieran sus sentimientos entenderían mejor lo que les sucede y podrían expresar sus sensaciones, sintiéndose menos frustrados y manipulados. Advertir sus propios sentimientos les facilitaría poder controlar el abuso, al manifestarlos directamente en la comunicación. Mostrar su intimidad, lo que hay dentro de sí mismos."

Mónica Liliana Dohmen.

9 de junio de 2012

ADELE



ROLLING IN THE DEEP

There’s a fire starting in my heart
Reaching a fever pitch and it’s bringing me out the dark
Finally, I can see you crystal clear
Go head and sell me out and I’ll lay your ship bare
See how I’ll leave with every piece of you
Don’t underestimate the things that I will do
There’s a fire starting in my heart
Reaching a fever pitch and it’s bringing me out the dark
The scars of your love remind me of us
They keep me thinking that we almost had it all
The scars of your love, they leave me breathless
I can’t help feeling
We could have had it all
(You’re gonna wish you never had met me)
Rolling in the deep
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
You had my heart inside of your hand
(You’re gonna wish you never had met me)
And you played it to the beat
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
Baby, I have no story to be told
But I’ve heard one of you and I’m gonna make your head burn
Think of me in the depths of your despair
Making a home down there, as mine sure won’t be shared
(You’re gonna wish you never had met me)
The scars of your love remind me of us
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
They keep me thinking that we almost had it all
(You’re gonna wish you never had met me)
The scars of your love, they leave me breathless
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
I can’t help feeling
We could have had it all
(You’re gonna wish you never had met me)
Rolling in the deep
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
You had my heart inside of your hand
(You’re gonna wish you never had met me)
And you played it to the beat
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
Could have had it all
Rolling in the deep
You had my heart inside of your hand
But you played it with a beating
Throw your soul through every open door
Count your blessings to find what you look for
Turn my sorrow into treasured gold
You pay me back in kind and reap just what you sow
(You’re gonna wish you never had met me)
We could have had it all
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
We could have had it all
(You’re gonna wish you never had met me)
It all, it all, it all
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
We could have had it all
(You’re gonna wish you never had met me)
Rolling in the deep
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
You had my heart inside of your hand
(You’re gonna wish you never had met me)
And you played it to the beat
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
Could have had it all
(You’re gonna wish you never had met me)
Rolling in the deep
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
You had my heart inside of your hand
But you played it
You played it
You played it
You played it to the beat

TRABAJAR EL DESAPEGO ♥




Buda dijo:

El mundo está lleno de sufrimientos; la raíz del sufrimiento es el apego; la supresión del sufrimiento es la eliminación del apego

¿Y qué es el apego?

Es un estado emocional de dependencia compulsiva a una cosa, situación, estado, o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser feliz.


DE DONDE VIENE EL APEGO??


Es el Ego, a traves de la mente quien induce al apego… El EGO necesita, reclama, exige, pide… es aquello que te hace sentir que algo te falta para…, que necesitas de algo para…, quedebes tener u obtener tal o cual cosa…



• MENTAL

Patrones, ideas fijas, prejuicios

PERSONA QUE SE RESISTE A LOS CAMBIOS, TOZUDO, TESTARUDO, SOBERBIO, ESTRUCTURADO



• EMOCIONAL

Dependencia (relaciones con los demas) y Bloqueos

PERSONA QUE HACE USO DEL CHANTAJE EMOCIONAL, SON LOS ETERNOS SUFRIDOS QUE LLEGAN HASTA LA HIPOCONDRIA



• FISICO – MATERIAL

Hechos, circunstancias, resultados, objetos, etc…

VANIDAD, SOBERBIA, MATERIALISMO



♥ EL DESAPEGO ♥


El desapego no es abandonar todas nuestras pertenencias e irnos a meditar a un monte, ni es despojarnos de todo aquello que poseemos, ni aislarse del resto del mundo, o de las situaciones que nos resultan desagradables u hostiles, no es resignarse a tener que vivir situaciones determinadas o a tener ciertas cosas, o la compañía de ciertas personas… no es una actitud de inocente dicha infantil; ni es la negacion de las dificultades de la vida, ni un desentendimiento de lo que son nuestras verdaderas responsabilidades hacia nosotros mismos y hacia los demás; ni un abandono, o ruptura en nuestras relaciones.


Es mas bien… una cuestion de actitud… de manera de ver, pensar y sentir y por ende actuar antes todas las circunstancias de la vida… El desapego, si.. es una cuestion de actitud.

El desapego podria definirse como “la carencia de toda necesidad”… Y surge del hecho de saber que ya tenemos lo que necesitamos


EL DESAPEGO CONDUCE A LA LIBERTAD y le permite a nuestra alma manifestarse… A traves de la GRATITUD, y nos despojamos de los conceptos de carencia que nos hacen sentir limitaciones, que nos falta algo, que siempre hay cosas que no alcanzamos a obtener… Nos sentimos plenos con todo lo que la vida nos brinda… Esto nos convierte en personas HUMILDES puesto que vivimos con alegria aquello que nos toca vivir, no con resignacion, sino a traves de la aceptación…

Y asi, liberados de todo apego, y de toda dependencia de los resultados de nuestras acciones, amamos y brindamos aquello que somos, con confianza plena en actos de AMOR Y ENTREGA INCONDICIONAL



Asi, DISFRUTAMOS libres


· Libres de culpas: Yo Merezco la felicidad

· Libres de miedos: Yo tengo FE

· Libres de Dependencias: El Amor vive en mi, Yo soy el AMOR

· Libres de Tiempos: Yo vivo AQUÍ Y AHORA


No hay rencores ni deudas con el pasado

No hay Preocupación, ni expectativas en el futuro


· Libres de condicionamientos: SOY FELIZ TOTALMENTE FELIZ … mis circunstancias no determinan este estado

· Libres de Carencias y Limitaciones: Yo SE que el Universo me brinda todo aquello que necesito

Al disfrutar… aprender, o recordar como disfrutar somos capaces de descubrir las BENDICIONES Y MILAGROS DEL MOMENTO PRESENTE, a cada instante y en lo cotidiano…


Y construir asi DIA A DIA UN FUTURO DE AMOR Y LUZ…



♥ CLAVES PARA VENCER EL APEGO ♥


• MENTAL


Abrir nuestra mente a todo lo que pueda recibir hoy, en manera de mensajes o señales, a traves de las palabras, gestos y actitudes de los demas, cosiderando al menos que hay otras maneras de ver la vida, otras opticas… otras formas de sentirla… Y que no solo lo que nosotros pensamos es lo valedero o certero… Podemos estar equivocados… podemos aprender cosas nuevas!! Practicar la tolerancia en todos los sentidos y ambitos… amplando el campo visual de nuestra mente.


Tomemos cuenta de los patrones mentales que rigen nuestro dia a dia: Si observamos rigidez en nuestra manera de pensar… aceptemos la fluidez, la desestructura, para soltarlo … liberarlo. Por ejemplo… si habitualmente llevamos una rutina al levantarnos porque considero que asi debe ser… porque asi me lo enseñaron, porque tal o cual lo dice… mañana por la mañana rompamos esa estructura!!, liberemos ese patron mental haciendo algo diferente… incluso… ¡¡algo loco!!


Igual con cualquier acto rutinario, puesto que la rutina surge de un patron mental rigido que la sostiene.


SI por prejuicios optamos por no reunirnos, hablar con determinadas personas… rompamos ese esquema e intentemos acercarnos a ellas para dialogar, conocerlas, tratarlas… puesto que los prejuicios son eso PRE - JUICIOS y podrian estar impidiendonos conocer a personas realmente maravillosas…


Abandonar el habito de la critica, el juicio… tambien es una manera saludable de romper con patrones rigidos de pensamiento y vencer nuestro apego a ellos!! Tampoco debieramos juzgar el valor que los demas les dan a las cosas... como asi tampoco las necesidades de las personas... Creo que eso es algo entre uno mismo y Dios… VIVIR sin juzgar, sin cuestionar, sin criticar es VIVIR en LIBERTAD y AMOR... Cuando en el corazon, en Consciencia no cabe la idea de pretender saber que debe hacer otra persona eso nos da la Libertad de poder ocuparnos cada quien de si mismo, del propio trabajo y crecimiento interior... el cual al irradiarlo... se convierte en la Imagen Viva de aquello que predicamos... Nos manifestamos a nosotros mismos... Eso es coherencia!! ¡¡es VIVIR LA VERDAD


En la practica energetica toda aquella estimulacion del 6º chakra nos ayudara a liberar nuestra mente… a desarrollar la intuición para asi soltar… y desapegarnos de las formas de pensar… generalmente de los demas.



• EMOCIONAL


Libero a los demas de su dependencia de mi y me libero de la dependencia de los demas… ¡¡Que facil resulta afirmarlo asi!! Pero recordemos siempre que una afirmación repetitiva, va modificando nuestros patrones mentales y desde alli… suelta los bloqueos emocionales…


La dependencia emocional siempre surge de un patron mental… Por ejemplo el hecho de pensar que no se puede vivir en soledad, y de no saber disfrutar los momentos de soledad hace que las personas desarrollemos la necesidad de estar siempre acompañados incluso llevandonos a la fobia a la soledad…


Muchas veces no soltamos a los demas, en la creencia de que “ellos nos necesitan” “no los podemos dejar solos” “ sin nosotros no saben hacerlo”… cuando en realidad este es un comportamiento propio… ¿Has pensado que quizas ellos no dependan de vos… sino que vos necesites que ellos dependan de vos? Precisamos liberarnos de la necesidad de control.


Trabajar la autoestima y Re descubrir el propio poder interior hace que nos respetemos mas a nosotros mismos, y a los demas, dandonos y dandoles el espacio para poder VIVIR en libertad… y disfrutar de los momentos juntos, sin dependencias…


Trabajar la responsabilidad y el propio poder creador de nuestras circunstancias… Los demas no son culpables ni responsables de lo que pasamos en nuestras vidas. ¡¡Asumamoslo!!… Cuando abandonamos la necesidad de controlar a alguien o algo mediante nuestros reproches y chantajes emocionales… y nos hacemos cargo de todas las circunstancias que vivimos (de alguna manera las hemos creado o atraido), entonces comienza el proceso de desapego emocional… Responsabilizando a otros los atamos a nosotros… o pero, nos atamos a ellos…


En la practica energetica esto lo podemos lograr estimulando al 3º chakra… residencia de la voluntad, del poder, de la identidad


Valorarnos, amarnos mas a nosotros mismos hace que amemos y valoremos a los demas… y disfrutemos compartiendo mas del amor, en la libertad de cada uno.



• FISICO – MATERIAL


La libertad de los sentimientos mundanos que sentimos cuando alguien nos elogia, nos halaga, o por el contrario… cuando alguien nos critica… es una manera de liberarnos del apego fisico – emocional al resultado de todas nuestras acciones.


Los sentimientos mundanos no son naturales, son sentimientos de vanagloria que han sido creados por la sociedad, por el entorno, por la cultura, para premiar el éxito y estimular la competencia… estimular el ego y la vanidad…


Decia BUDA “Insultos o halagos, que te dejen tan imperturbable como la brisa de aire al abeto…”


No nos apeguemos al resultado de nuestras acciones... esa es la cuasa de la insatisfaccion... cuando esperamos recibir algo a cambio... cuando damos para recibir, cuando amamos para que nos amen, cuando respiramos a traves de otra persona… eso es apego!! La incertidumbre surge en el momento en que ponemos nuestra atencion, nuestro interes en el resultado de aquello que hacemos...Hacer… ser… por un halago, por una calificación, por un ascenso… porque los demas vean el merito de la accion… es apego!! Desapegarnos seria… hacer por amor a lo que se esta haciendo… sin siquiera fijarnos lo que los demas dicen, piensan de lo que hacemas, ni mucho menos, como lo califican…


En cuanto a lo material creo que no debemos despreciar el mundo material, solamente basta con mantenernos al margen, y honrar todo lo que tenemos, valorarlo y amarlo.

Estar apegado significa ser esclavo de aquél objeto o persona, el poseedor se convierte en posesión, objeto del deseo y apego.

El apego surge de la identificación (ego) con las cosas, cuándo intentas encontrarte en un objeto y lo consigues, sucede el apego. Perder o deshacerte de ello supone la muerte para el ego, por lo que se aferrará a aquello con todas sus fuerzas.

A mí me ha funcionado de maravilla descubrir si los objetos que poseo, que me rodean, o aquellos que creo debo comprar… son realmente “utiles” o “necesarios” y renunciar a muchas de mis pertenencias… puesto que he visto su utilidad pero no siento de ellas, necesidad… . Es algo progresivo, en el que paulatinamente vas desprendiéndote de todo aquello que te das cuenta que no necesitas (ropa de más, libros que ya has leído y no vas a re-leer, antiguas películas…), y así, el apego desaparece casi por sí solo. Casi siempre es la via de comienzo… del Camino de desapego!!

Fijate en los objetos que te rodean y respondete

¿Los has utilizado últimamente?

¿te gusta utilizarlos?

¿Te hara falta en alguna ocasión en concreto?

¿Son necesarios o solo, utiles? ¿Podrias vivir sin ellos?

Ten en cuenta que estabilidad (desapego), no significa desprenderte de todas tus pertenencias y relaciones personales, también significa tener en tu posesión objetos materiales sin estar apegado a ellos. Es decir, sabiendo que en algun momento debewras soltarlos… o se iran… o simplemente ya no estarna! Y eso… no te hara sentir infeliz!!

Soltar el pasado a traves d elos objetos nos ayuda a desapegarnos mental y emocionalmente de muchas cuestiones… e incluso, perdonar… Coleccionar fotografias (de buenos y malos recuerdos)… flores secas (muertas), objetos de personas queridas que ya no estan (y que conservan con ellos su energia)… ¿Realmente necesitas esto? Es decir… si son buenos recuerdos, puedes conservarlos en la memoria… en tu corazon ¿Precisas de objetos fisicos que te ayuden a recordar a alguien?... Si son malos recuerdos los que te traen los objetos que guardas… ¿Los necesitas de verdad? ¿No es algo masoquistas conservarlos? ¿No seria preferible liberar esos malos recuerdos, y el rencor que irradian… tirando esos objetos que los evocan?

Recuerdo como respire… en calma, en paz, y con libertad cuando queme la vieja caja de cartas, cintas, fotografias, recuerdos de la infancia y la adolescencia… RESPIRE LIBRE… atesorando lo bello… y dejando ir con el humo de la hoguera… lo que ya no necesite!!



Finalmente… algo mas que nos esclaviza son nuestros deseos mundanos... No esta mal desear el éxito… pero tal vez no sea conveniente vivir por el éxito o apegarse tanto al éxito que si se cree que no se obtiene, se es infeliz… Basar nuestra felicidad en la posesion de algo (persona, titulo, sentimiento, objeto material) es lo que nos hace infelices…


Una clave: LA ACEPTACION… Aprender a ACEPTAR… nos impulsa al desapego… Y discernir entre “aceptar” y “resignar” nos ayuda a establecer en que grado estamos apegados a algo… Porque No es lo mismo “aceptar lo que nos brinda la vida”… que “resignarse a lo que la vida quiera darnos”… Frases ambas, muy usadas… ¡¡ Hasta se nota el tono que cada palabra lleva!! No el tono con que uno las dice (o escribe) sino el tono propio de la palabra!! Resignacion y Aceptacion son Polos opuestos… y en medio, esta fluir!!

♥ Resignarse… es bajar los brazos y casi… darse por vencido… No por nada cuando algo malo sucede la frase es “Resignacion amigo… resignacion”… Aceptar… es recibir con los brazos abiertos y con gratitud todo aquello que la vida nos brinda… Si tuvieramos que imaginarlo… quien se resigna, agacha la cabeza en actitud de derrota… y quien acepta, abre los brazos al Cielo, en señal de gratitud!!

Resignacion tiene mas que ver con sumirse, y al resignarse uno queda apegado a aquello que deseaba y no llego, o a aquello que perdio…

Aceptacion en cambio… tiene que ver con un reconocimiento de que hay un proposito en nuestra vida, incluso cuando las cosas no van como deseariamos… Al aceptar, uno se despide de lo que no pudo ser y entonces la energia queda liberada para una nueva oportunidad…

Finalmente… Uno se resigna a aquello que pudo ser y no fue… con tristeza y melancolia… y algunas veces, hasta con rabia… Mientras que al aceptar… uno lo hace con gratitud y amor!!

♥ Acepta… acepta que aquello que crees obstáculos, son quizas grandes oportunidades para crecer…
♥ Acepta que aquellas personas que tu crees te hacen daño, son tal vez tus mas Grandes Maestros… te estan ayudando a aprender!!
♥ Acepta que los cambios, por mas duros que te parezcan, te estan indicando hacia donde ha de moverse tu Energia para tu Evolucion
Acepta… Acepta … Acepta…
La Aceptacion conlleva una actitud de humildad y gratitud
que abre hacia ti, las puertas por donde circula la Bendita Energia del Universo!!