23 de mayo de 2012

El abuso verbal y el Poder Sobre otra persona



El abuso verbal es un medio para mantener el control y el Poder Sobre otra persona. Impide que se desarrollen las relaciones reales. Esto parece obvio y sin embargo, la mujer de un abu sador puede vivir con la ilusión de que tiene una relación real. Esto es posible por un sinnúmero de razones, la más importante de las cuales es que, en cuanto pareja, ella y el abusador pueden funcionar adecuadamente en sus respecti vos papeles.
Una forma del abuso verbal es la ira. El abusador verbal se enfada instantáneamente si se siente inseguro y ansioso; muy posiblemente se enfade por sentirse inseguro y ansioso. Lamentablemente, está incapacitado para aceptar sus senti mientos y no desea revelarlos a su pareja. Levanta un muro entre ambos y mantiene distancia. ¿Por qué hace esto? Porque en la Realidad I se necesitan muros. También se requiere distancia. Tanto los muros como la distancia impiden que el "enemigo" se acerque demasia do. El abusador verbal, consciente o inconscientemente, ve a su pareja como un enemigo o como una amenaza que debe ser controlada. En consecuencia, el abusador declara una especie de guerra con sus palabras, algo que su pareja suele desconocer y no comprender. Sus palabras son sus armas y esas armas son las categorías del abuso verbal.
Las categorías del abuso verbal
• No compartir
• Contradecir
• Humillar
• Hacer bromas que encubren el abuso verbal
• Bloquear y desviar
• Acusar y culpar Juzgar y criticar
• Trivializar
• Socavar
• Amenazar
• Insultar
• Olvidar
• Ordenar
• Negar
• Actuar con ira


No Compartir
En una relación debe haber más que un intercambio de información. Una relación requiere intimidad. La intimidad exige empatía. Escuchar y entender los sentimientos y la ex periencia del otro, es comprensión empática. La intimidad de una relación no puede alcanzarse si una de las partes no desea compartirse y es incapaz de apoyar empáticamente a su pareja. Aunque puede ser que dos personas no siempre se entiendan o tengan dificultades para expresar sus sentimien tos, la intención de entender existe si ambas partes son capa ces de decir, por ejemplo: "¿Esto es lo que quieres decir?" o "Es así como te sientes?" o "Creo que..." o "Siento que...". Una persona sola no puede crear la intimidad en una pareja.
El abusador se niega a escuchar a su pareja, niega su ex periencia, está violando el acuerdo primario de una relación: el de compartir.
La incapacidad de compartir es una categoría del abuso verbal, a veces muy notoria. Quien no desea compartir elige conservar todos sus pensamientos, sentimientos, esperanzas y sueños para sí mismo, permanece callado y distante con su pareja, y mantiene una actitud de fría indiferencia. Puede pasar meses o años sin hacer siquiera el intento de entregarse a su pareja o sin responderle empáticamente.
Esta conducta puede continuar durante años pues la mujer, después de tratar de que su compañero se entregue en una relación, se resigna a suponer que, después de todo, él es una persona tranquila o totalmente contenida o quizás ex tremadamente tímida o, tal vez, ligeramente autista. Puede hacer este tipo de conjeturas buscando razones para la con ducta del abusador verbal, pues es más fácil que concebir cuál es su realidad.
Aunque la mujer desee más compañía y conversación, es posible que se decida a no esperar más que lo que su compa ñero puede darle. Lo disculpará diciendo "Es tímido".
Una vez oí que Mel decía a su hermano que le habría gustado saber en qué pensaba cierto actor durante una es cena dramática de la película que habíamos visto reciente mente. (En realidad yo no podía recordar que alguna vez Mel hubiera demostrado interés por algo así.) Esa noche le dije que había oído su comentario, que me parecía maravi lloso que expresara sus pensamientos de ese modo y que me habría encantado que compartiera ese tipo de cosas conmigo.
Me dije que, finalmente, él comprendería. Contaba con un ejemplo concreto para esperarlo. Y no sólo eso; además pensé que el hecho de que compartiera su interés por algo representaría un gran avance para él. Siempre había sido tan silencioso, excepto alguna broma y comentario ocasio nal, que yo había llegado a pensar que él era una especie de autista. Le dije que quizá no se había dado cuenta, pero que me interesaba realmente lo que pensaba. Creía que si le decía que lo que él había dicho a su hermano era lo que yo quería que compartiera conmigo, él comprendería y con versaría conmigo. Pero nunca lo hizo.
Lo que más me confundió fue que me dijo: "¡Está bien, está bien! Nunca pensé que te interesara", como si hubiera comprendido, pero en realidad nunca pareció comprender.

Cora tuvo una experiencia similar: "Yo no sabía qué ha cer. Por momentos pensaba que si yo hubiera sido más inte resante y entretenida, más inteligente e ilustrada o más edu cada u otra cosa, a él le habría gustado conversar conmigo de vez en cuando. Creo que realmente comencé a pensar que algo andaba mal un día que estaba en la casa de una amiga. Su marido llegó en ese momento y comenzó a contarle sobre alguien a quien había conocido en el club de tenis. No pude recordar una ocasión en la que Curt se hubiera comportado así. Estar con Curt era una experiencia solitaria'.
El abusador verbal que elige no compartir puede añadir una variedad de recursos o de camuflajes para enmascarar su actitud, como fingir que no oye, tomar algo y examinarlo mientras su pareja está hablando, o mirar televisión mien tras dice: "Sigue hablando, te escucho".
El abusador verbal que elige no compartir responderá al pedido de comunicación:

​"No hay nada de qué conversar.""​
​¿Qué quieres que diga?"
​"¿De qué te quejas? ¡Yo converso contigo!" ​
​"Nunca me dejas hablar."
​"¿Para qué quieres que te diga si me gusta?De todos modos harás lo que quieras."
​"No te interesaría."
Por supuesto, estas respuestas aumentan la confusión de la mujer. Ella puede creer que la relación es funcional por que el abusador comunica información funcional. Sin em bargo, la relación es disfuncional porque no hay intimidad. La información funcional es, desde luego, importante, pero no puede ser la única forma de comunicación si se espera que haya una verdadera relación. Hay otros dos tipos de comunicación que también son importantes. Son las comunicaciones que involucran a otro y las que responden a otro.









Comunicacion de información funcional

​Esta noche llegaré tarde.​La lista está sobre la mesa.
​¿Necesitas ayuda para eso? ​¿Quién dejó esto afuera?
​¿Dónde está el martillo?​Por favor, deja mi correspondencia aquí.
​Ya empezó el programa. ​La lámpara está rota.
​El coche casi no tiene gasolina


Comunicación que involucra a otro

​Diez centavos por tus pensamientos. ​Adivina lo que sucedió cuando iba...
​Estaba pensando...​¿Alguna vez pensaste...?
​¿Te gustó...?​Lo que me gusta más de... es...
​Siento que...​​Qué te gustaría estar haciendo de aquí a un año?
​¿Qué piensas de...?Cuando estés libre, ​¿te gustaría que habláramos de esto?

Comunicacion que responde a otro

​Ah; entiendo qué quieres decir.​Sí, comprendo.
​Eso es muy interesante. ​No había pensado en eso.
​Ahá​¡Oh! Siempre lo había visto de ese modo.
​Suena como si quisieras decir... ​Lo pensaré; ya te diré algo.
​¿En qué estabas pensando? ​¿Entonces, dices que...?
​¡Oh! ¿Quieres decir que...?

Contradecir
Contradecir, otra categoría del abuso verbal; es la res puesta dominante de algunos abusadores verbales. Como el abusador está en la Realidad I, ve a su pareja como un adver sario. ¿Cómo se atreve a tener una opinión diferente a la suya? Si él tuviera que ver las cosas de manera diferente, sen tiría que está perdiendo el control y el dominio sobre ella.
En consecuencia, elige discutir sus pensamientos, sus per cepciones o su misma experiencia de vida. Como categoría del abuso verbal, contradecir es una de las más destructivas para la relación porque impide toda posibilidad de discu sión, niega la realidad de la víctima y evita que la mujer sepa qué piensa su compañero sobre cualquier cosa. Un abusador que contradice constantemente sólo parece pensar lo opues to de su pareja. Ella nunca puede saber qué piensa realmente. Por lo tanto no puede conocerlo.
En el ejemplo del Capítulo V, cuando Cora dijo: "Creo que cuando el tiempo cambie rápidamente de calor a frío...", Curt contradijo diciendo: "¡No hace frío! ¡Está fresco!", como si ella hubiera dicho realmente que hacía frío. El abusador verbal es tan rápido para contradecir a su pareja, que no al canza a oírla o a permitir que complete su frase y, desde lue go, no puede discernir el tono de su voz.
Cuando Cora dijo: "Creo que cuando...", Curt no pudo permitir que ella tuviera su propia manera de pensar y su propio punto de vista. Cuando un abusador verbal contra dice a su pareja, no prologa su respuesta con expresiones como:"Me parece que..." o "Creo que..." o "Siento que..". Sólo dice que lo que dijo su pareja es incorrecto. Cora explicó su experiencia con respecto a la oposición de Curt.
Si digo algo francamente o expreso mi opinión sobre algo, Curt dice que lo correcto es justamente lo contrario. Siento que no puedo decir nada sin que él me contradiga. No creo que haya nada que pueda decir sin que él me con tradiga. A todo dice "No, no es así", aunque se trate de la más personal de mis experiencias.
Veamos otras situaciones.

​EI. ABUSADOR: El cambio de escena demoró mucho.
​LA MUJER: ¡Oh!. No lo noté.
​EL ABUSADOR: Estás equivocada.
​LA MUJER: Bueno; quiero decir que para mí estuvo bien; su pongo que para ti, no.
​El ABUSADOR (enfadado): ¡No sabes de qué hablas! Hay una realidad objetiva, sabes? Cualquier ​crítico estaría de acuerdo conmigo.​

La mujer trató de explicar a su compañero que ella sim plemente había tenido una experiencia diferente de la de él. Él le dijo que tanto su experiencia como sus sentimientos estaban equivocados. Al verlo tan furioso, ella pensó que real mente estaba equivocada.



LA MUJER: Me parece que estamos gastando demasiado en armamentos y no lo suficiente en educación.
EL ABUSADOR: No es así; no tienes ninguna estadística que lo demuestre.
​* * *
​NED: El tono de esta pantalla no va con la lámpara.
​NAN: Es verdad, el tono de la pantalla no va con la lámpara.
​NED: No, en realidad va con la lámpara.
​NAN: Oh, sí, el tono va con la lámpara.
​NED: No puedes decir si va o no va cuando la lámpara está apagada.
​NAN: Oh, ya veo; está apagada.
​NED: Pero no es eso lo que está mal.
​NAN: Estoy tratando de entender lo que quieres decir.
​NED: ¡No, no lo estás! ¡Estás tergiversando mis palabras!
Por más extraña que parezca esta situación, no es infrecuente. Cuando se contradice hasta ese punto se bloquea por completo la comunicación y la posibilidad de intimidad

Humillar
Cuando se degrada a la mujer, se la subestima y de esta manera se niega y distorsiona su percepción real del abuso, ejerciendo una de las formas más insidiosas del abuso verbal. El abusador rebaja la experiencia y los sentimientos de su pareja como si no valieran nada. Ella puede pasar años tra tando de imaginar qué hay de malo en su persona o qué falla en su capacidad de comunicación.
Si la mujer dice, por ejemplo,
​"Me sentí herida cuando te oí decir que..." o
​"No creo que sea gracioso, es humillan te" o
​"Me siento mal cuando me gritas así",
el abusador menospreciará los sentimientos de su pareja diciendo algo que le transmita el mensaje: "Tus sentimientos y tu expe riencia están equivocados, no valen nada", con diferentes comentarios desmerecedores:
​Eres demasiado susceptible.​​Sacas conclusiones apresuradas.
​No eres capaz de aceptar una broma.​​Exageras todo.
​Haces un drama por cualquier cosa. ​​No tienes sentido del humor.
​Ves las cosas de la peor manera posible. ​​Te tomas las cosas demasiado en serio.
​Siempre tomas las cosas de la manera equivocada​Tu imaginación trabaja demasiado.
​No sabes de qué estás hablando. ​Crees saberlo todo.
​Siempre tienes algo de qué quejarte.​ ​Estás tratando de empezar una discusión.
​Si no te quejas no te sientes feliz.​.​Sientes demasiado
​Haces una montaña de un grano de arena. ​Tergiversas mis palabras.
​Distorsionas todo.Estás buscando una pelea.

La mujer confía en el abusador y cree que hay algo in trínsecamente malo en ella, en su sentido del humor o en sus percepciones. Estas creencias pueden llevarla a tener senti mientos de frustración y de inutilidad. Puede pasar horas tratando de descubrir por qué actúa en la forma en que él le señala, sin darse cuenta de que él dice sus palabras de despre cio para esquivar la responsabilidad de su propia conducta.

Hacer bromas que encubren el abuso verbal
El abuso disfrazado de broma es una categoría de abu so verbal que vivieron todas las mujeres que entrevisté. Es preciso tener una mente rápida para menospreciar a una mujer, ya sea en forma grosera o de manera ingeniosa y con estilo. Este tipo de abuso no se comete en broma. Es rápido y directo, toca los puntos más sensibles y deja al abusador con una mirada de triunfo.
Los comentarios de menosprecio disfrazados de bromas se refieren a menudo a la naturaleza femenina de la pareja, a sus capacidades intelectuales o a su competencia.
Si la mujer dice: "No me pareció gracioso", el abusador puede, por ejemplo, rebajar su experiencia diciendo airada mente: "Tú no-tienes sentido del humor" o "No sabes acep tar una broma" o acusarla de antagonismo diciendo agria mente "Estás tratando de iniciar una discusión". En sí mis mos, todos estos comentarios son abusivos.
Al lector puede resultarle obvio que las respuestas de los abusadores no demuestran benevolencia o interés en la rela ción. Lamentablemente, a la mujer del abusador no le pare ce tan claro.
Estos son algunos de los comentarios desmerecedores que un abusador describiría como bromas:

​¡Necesitarías un guardián!
​¡Vaya! Te diviertes muy fácil.
​¿Qué otra cosa se puede esperar de una mujer?
​No pierdes la cabeza porque la tienes pegada.



Otro recurso del abusador es sobresaltar o asustar a su pareja, después de lo cual se reirá como si se tratara de una broma.

Bloquear y desviar
Bloquear y desviar es una categoría del abuso verbal que controla específicamente la comunicación interpersonal. El abusador verbal rehúsa comunicarse, determina qué se pue de discutir o retiene información. El bloqueo puede ejercer se como una franca exigencia o cambiando de argumento; también puede ser acusatorio, aunque su propósito prima rio es el de evitar la discusión, terminar la comunicación o retener la información. Éstos son ejemplos de bloqueo:

​¡Siempre quieres tener la última palabra!¡​Ya sabes lo que quiero decir!
​¡Crees que lo sabes todo!¡Ya me has oído! ​¡No quiero tener que repetirlo!
​¡No veo adónde nos lleva esto! ¡No quiero discutir más! ​¡Eso es un montón de basura!
​¡Deja de decir estupideces!​¡Sal, déjame en paz!
​¡Tú siempre tienes razón! ​¡Pareces una cotorra!
​¿Alguien te preguntó? ​¿Quién te pidió opinión?
​¡Deja ya de quejarte!​¿De dónde sacaste una idea tan loca/estúpida/absurda como ésa?

El bloqueo puede también cumplirse a través de tácticas de desviación. Por ejemplo, en el Capítulo IV, cuando la mujer pregunta cómo se gastaron cuarenta mil dólares, el abusador bloquea los intentos de obtener información desviándola del problema con acusaciones y comentarios irre levantes. De esta manera la mujer no se da cuenta de que el argumento original ha dejado de ser el argumento.
A continuación aparecen algunos ejemplos del bloqueo por desviación. Todos pueden ser usados para desviar a la pareja de la pregunta legítima, en el caso citado: "¿Qué pasó con los cuarenta mil dólares?".

¿Por qué te preocupas? ¡No te falta dinero para gastar!​
¡No hay forma de aclararse entre tantos papeles!
¡Es muy caro tener una empresa; deja de acosarme!
¡No podría explicarte cómo funcionan los programas de retiro de la corporación!
¡No te quejes conmigo hasta que estés ganando doscien tos mil al año!
¡Ya te lo he explicado todo; no pienso hacerlo de nuevo!
¡Te casaste conmigo sólo por mi dinero!
¡Acaso tengo que llevar la cuenta de cada centavo!
¿Qué tal si tú llevas la cuenta de cada centavo que gastas?
¡Siempre estás tratando de iniciar una discusión!
¡Tus quejas me tienen harto!
Si te parece que es tan sencillo, encárgate tú de los im puestos y yo dejo de trabajar.
Dejémoslo ahí. No necesito este tipo de disputa.
Es demasiado complicado para que tú lo comprendas.

La desviación invita a una respuesta por parte de la mu jer, por ejemplo: "No me estoy quejando, sólo hacía una pregunta" o "No sé de qué papeles estás hablando". Median te la desviación, el tema ha cambiado.

Acusar y culpar
El abusador verbal acusará a su pareja de algo mal hecho o de haber roto algunos de los acuerdos básicos de la rela ción, haciéndola responsable de su ira, irritación o inseguri dad. Veamos algunos ejemplos:
​​LA MUJER: De alguna manera, siento que no tengo contacto contigo.
​​EL ABUSADOR (furioso): ¡No necesito que me ataques de esa forma!
El abusador verbal acusa a su pareja de atacarlo. De ese modo impide toda intimidad y toda posibilidad de explorar los sentimientos de su pareja
.
​EL ABUSADOR: ¿Dónde estará mi llave inglesa?
​LA MUJER: Creo que los niños la dejaron en el coche.
​​EL ABUSADOR (enfadado): ¡No te he preguntado nada!
​​LA MUJER: ¿Por qué te enfadas, entonces?
​​EL ABUSADOR (con ira): ¡Sabes que es una pregunta retórica!

Aquí la mujer es acusada de responder a una expresión "formulada como una pregunta sólo para lograr efecto dra mático y no para tener una respuesta" (Diccionario Ameri cano Oxford). Además el abusador culpa a su pareja de su enfado diciéndole que ella debería saber que no esperaba su respuesta.

​LA MUJER: Querido, estoy muy cansada esta noche.
​​EL ABUSADOR: Conmigo no te has cansado; dime con quién ha sido.



La comunicación de la mujer no es aceptada y además se la acusa de infidelidad y se la culpa de la inseguridad del abusador. La consecuencia de este dicho es empujar a la mujer a aceptar la sumisión.
Éstas son algunas declaraciones utilizadas para acusar y culpar.
​​Siempre quieres tener la última palabra. ​Sólo estás tratando de empezar una pelea.
​Estás buscando problemas. ​Me estás atacando.
​No se te puede dejar sola.​Ya estoy harto de tus ataques/lamentos/quejas.

Juzgar y criticar
El abusador verbal juzga a su pareja y después expresa su juicio de manera crítica. Si ella lo objeta, él puede decirle que sólo estaba señalando algo con la intención de ser útil, pero en realidad está expresando su falta de aceptación de ella. Los comentarios que niegan los sentimientos de la mu jer, como "Eres demasiado susceptible", son enjuiciatorios, así como las "bromas" son abusivas. He aquí otros ejemplos de crítica enjuiciatoria:
​Las declaraciones que comienzan con "El problema con tigo es..."
​Las declaraciones que comienzan con "Tu problema es que..
​La mayoria de las criticas que empiezan con ‘tu’:
​Tu eres falsa​Tu nunca estas satisfecha
​​Tu eres una pesima ganadora​Tu eres imbecil
​​Tu eres incapaz de aceptar una broma​Tu estas loca
​Tu no sabes valerte sola​Que tonta eres!-tu-
​​Que imbecil eres!-tu-
Las declaraciones críticas pueden comunicarse a terce ros, al igual que el relato de errores o de hechos falsos. En ese caso, "tú" pasa a ser "ella":
​Ella tiene miedo hasta de su propia sombra.​Ella no puede hacer nada bueno.
​Ella es incapaz de acabar nada. ​Ella nunca deja de regañar.
​Ella no sabe si va o viene.​Ella barre todo debajo de la alfombra.
​Cada vez que va al supermercado, [ ella] olvida la billetera.

Las declaraciones que critican palabras específicas fuera de contexto son abusivas; por ejemplo:

​Cora y Curt están por salir a pasar unos días esquiando.
​Cora exclama con ansiedad: "¡Apenas puedo esperar para conducir hasta allí arriba!".
​Curt responde secamente: "Tú no conducirás. ¡Yo lo haré!".

Dora entra en la sala mientras en el televisor se ve un anuncio; pregunta a Dean: "¿Terminó el programa?". Dean contesta airadamente: "¡No es un programa! ¡Están jugan do el desempate!".
En ambos ejemplos la mujer se siente frustrada y se en cuentra pensando: "Esto no es lo que yo quería decir". Pero el abusador sí sabe qué quería decir. Sucede que él está en la Realidad I y en esta realidad hacer sentir a su pareja que está equivocada, da el sentido del Poder Sobre ella. Este tipo de abusador es el que suele decir a su mujer que ella siempre quiere tener la razón
La crítica disfrazada de ayuda o consejo es abusiva. He aquí algunos ejemplos:

​¿No hubiera sido mejor que...? ​Si hubieras... habría salido mejor
​Ésta hubiera sido la mejor manera ​Si yo fuera tú, no lo haría de ese modo.
​La próxima vez deberías...​Deberías haber usado...
​Mira qué te olvidaste.

Trivializar
Trivializar significa decir con muchas palabras que lo que usted ha hecho o dicho es insignificante. Cuando la tri vialización se perpetra con un tono de voz franco y sincero, puede ser difícil de detectar. Si la mujer es muy confiada, escuchará los comentarios del abusador con mente amplia y terminará sintiéndose perpleja porque él no la entienda a ella, ni su trabajo ni sus intereses.
La trivialización puede ser muy sutil, de modo que la mujer acaba sintiéndose deprimida y frustrada pero sin estar demasiado segura del porqué. A continuación vemos un ejem plo de trivialización en la relación de Ellen y Ernie:
Pasé varias semanas ordenando papeles viejos que Ernie y yo habíamos acumulado durante más de veinte años. Después de un trabajo exhaustivo, separé todo en carpetas codificadas por color: Negocios, Medicina, Seguros, Personal, etc. El resultado fue tres anaqueles con carpetas en un ar chivador nuevo. Fue un trabajo largo y tedioso.
Cada tanto contaba a Ernie cómo progresaba el traba jo. Finalmente, después de un par de semanas, tuve el pla cer de terminarlo.


​-Ernie -le dije-, terminé de ordenar los papeles. Fue un trabajo bastante complicado.-
​¡Vaya! -me dijo-. ¡Estoy impresionado!
Yo no recordaba que alguna vez él se hubiera mostrado tan entusiasmado con algo que yo había hecho.
​-¿De veras? -le pregunté con una sonrisa.
Contestó con un extraño tono de voz:
​-Sí, me impresiona ver cómo hiciste para colocar los nombres en esas etiquetas tan pequeñas.
​-Oh, Ernie -le dije-, simplemente las escribí a má quina. Ésa fue la parte más fácil del trabajo
Me miró seriamente y dijo: -Yo creo que ésa es la más difícil
Me sentí triste y frustrada. Me preguntaba por qué me costaba tanto conversar con él. ¿Por qué no podía hacerle en tender el esfuerzo que había representado hacer el trabajo?
Este abuso verbal causó en la mujer un dolor suplemen tario. Ella esperaba una manifestación de alegría de su com pañero y el reconocimiento por su trabajo. En cambio se sintió muy dolorida cuando él lo trivializó.
Lea describió otra experiencia de trivialización:
Hace unos días logré un efecto en el cuadro que estaba pintando que hacía mucho que buscaba. Esa tarde men cioné a Luke que finalmente mi cuadro estaba como yo quería, y él me dijo con un tono de voz muy sarcástico: "Bueno, siempre es bueno tener algo para hacer durante el día". Me sentí muy frustrada. Parece que nunca conseguiré que comprenda lo importante que mi trabajo es para mí y que, desde luego, no es sólo un pasatiempo.
La trivialización confunde a la mujer, cree que de alguna manera no ha sido capaz de explicar a su compañero lo im portante que son para ella ciertas cosas. El abusador anota un tanto a su favor cuando desmerece a su pareja; ella es mantenida en una montaña rusa emocional.

Socavar
Cuando se socava no sólo se retira el apoyo emocional; ade más se erosiona la confianza y la determinación. El abusador que socava a su mujer por lo general la ha agredido verbalmente en muchas otras formas. En consecuencia, su autoestima y su confianza ya están bajas, y esto la vuelve más vulnerable. Co mentarios como los que reproducimos abajo, que desalientan el interés y el entusiasmo, son ejemplos de esta actitud:

​LA MUJER: ¡Qué flor tan hermosa!
​​EL ABUSADOR, con fastidio: Una flor es una flor.
​​LA MUJER: Me gustaría saber si hay...
​​El. ABUSADOR: ¿Para qué?
​​O: ¿Para qué preocuparse?
​​O: No veo que con eso llegues a ninguna parte.
​​O: ¿A quién le importa?

Hay otras expresiones que desconciertan y socavan, como las siguientes:

¿Quién te lo pidió?​Nadie te pidió opinion.
Tú no entenderías. ​Eso te supera.
Nunca lo lograrás.​Si tuvieras las manos atadas no podrías hablar.
¿Qué te hace pensar que eres tan inteligente? ​¿A quién quieres impresionar?

Sabotear es también una forma de socavar. A continuación hay algunos ejemplos extraídos de entrevistas con Dora y May.
Me sentía realmente bien cuando dije a Dean que ha bía pensando en el argumento de un cuento que tenía la intención de escribir. Escuchó y después dijo: "Realmente no conozco a nadie a quien pudiera interesarle leer eso". Perdí de inmediato mi entusiasmo.
Pensaba en la conveniencia de hacer una dieta y de ano tarme en un taller sobre temas de salud. El día después que le conté esto a Mel él me trajo un artículo que había recor tado y dijo: "Creo que esto aclara todas las dudas". El ar tículo describía todas las cosas en las que yo estaba interesada como si fueran chifladuras y hablaba de la gente que se pre ocupaba por las dietas y los temas relacionados con la salud diciendo que eran fañáticos. Me sentí muy extraña. No pude mantener mi motivación ni persistir en mi propósito.
En el Capítulo IV hemos leído acerca de la experiencia de Ellen, a quien se le preguntaba si se sentía bien cada vez que se ponía a estudiar. A raíz de ello, comenzó a sentir que algo estaba mal, una especie de ansiedad relacionada con el estudio. Sólo con ayuda exterior pudo reconocer la fuente de su ansiedad. Este tipo de sabotaje socava la determina ción de la mujer y su bienestar.
Otra forma de sabotaje es la interrupción. Por ejemplo, el abusador puede sabotear la conversación de su pareja con terceros mediante alguna perturbación, tal vez ruidosas car cajadas, entrando al cuarto y poniéndose a aporrear el piano, terminando el relato que ella estaba haciendo, llevándole la contraria o desmintiéndola.



Así, la mujer puede llegar a sentirse incapaz. Sigue un ejemplo que nos proporcionó Bella:
Yo dije: "Necesito leer esto antes de firmarlo".
Bert se enfadó y dijo: "Vamos, para mí eso es muy sencillo".
Aquí Bert pretende decir: "Yo puedo pensar por ti. Eso es demasiado complejo para ti".

Amenazar
La amenaza manipula a la mujer haciendo que sienta gran des temores. Generalmente las amenazas involucran el peli gro de sufrir pérdida o dolor.
He aquí algunos ejemplos:
​Haz lo que quiero o te dejaré.​Haz lo que quiero o me buscaré una amante.
​Haz lo que quiero o pediré el divorcio. ​Haz lo que quiero o me enfadaré mucho.
​Haz lo que quiero o te golpearé.​O:.........Si tú..., yo te...

Insultar
El insulto es una categoría tan clara de abuso verbal que no es necesario abundar en ejemplos. Los términos cariño sos, como "querida", también pueden serlo si son dichos en tono de sarcasmo.

Olvidar
El olvido implica negación y manipulación encubiertas, Todo el mundo olvida a veces lo sucedido. Pero la declara ción del abusador de que lo que ocurrió no ocurrió, las si tuaciones en las que el olvido es una constante, tienen un gran impacto sobre la otra persona.
A menudo, después de que la mujer se repone del dis gusto sufrido porque su compañero le ha gritado o humi llado, es posible que trate de hablar con él sobre el inci dente. Seguramente él lo habrá "olvidado" conveniente mente, y dirá, por ejemplo: "No sé de qué estás hablan do. No pienso escucharte".
Algunos abusadores parecen olvidar las promesas hechas a sus parejas, promesas que para ellas son muy importantes. A menudo la mujer cuenta con que su compañero cumplirá lo acordado. Pero él habrá "olvidado" el acuerdo. "No sé de, dónde has sacado eso" o "Yo nunca prometí nada" son for mas frecuentes de negación.

Ordenar
La orden niega la igualdad y autonomía de la mujer. Cuando el abusador da órdenes en lugar de pedir respetuo samente, está tratando a su pareja como si ella fuera una autómata siempre disponible para cumplir sus deseos. A con tinuación hay algunos ejemplos de órdenes:

​​Quita eso.​Ven aquí y limpia esto.
​​No saldrás ahora.​Quita eso de aquí.
​​No te vas a poner eso. ​No discutiremos eso.
​​Tú calla.​Ahora vamos a hacer esto.

Negar
Un hombre puede usar con regularidad todas las formas de abuso verbal. Podría leer esta sección sobre las categorías del abuso verbal y decir que el nunca fue abusivo, que ama a su pareja y que nunca haría nada para ofenderla. Niega insidiosamente la realidad.

Algunos ejemplos de negación:

​​Yo nunca dije eso.​Tú estás inventando todo.
​​Nunca tuvimos esa conversación. ​Te estás disgustando por nada.
​​No sé de dónde has sacado eso. ​Tú debes de estar loca.

Cuando la mujer del abusador se da cuenta claramente de que:
​​
​Él efectivamente dijo eso​Ella no está inventando nada
​​Ellos tuvieron esa conversación​Ella está disgustada por algo
​​Su experiencia es real ​Ella no está loca

adquiere la autoestima y el conocimiento suficientes para reconocer el abuso verbal.

Actuar con ira
Mostrarse iracundo para que no exista ningun tipo de acercamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario