21 de febrero de 2012

Una Mirada Psicogenealógica Al Divorcio


¿Qué significa el divorcio desde la perspectiva de la psicogenealogía?

Cualquier relación humana que observemos desde el prisma de la psicogenealogía, transparenta nudos, fantasmas, contratos, heridas, abusos y secretos; al tiempo que tesoros, frutos sanos, dones y perlas que agradecer.
Tras cualquier divorcio hay un matrimonio que se rompe en pedazos, uno o varios proyectos que, o bien se terminan, o bien fracasan, o bien se transforman. Cada causa de divorcio merecería una mirada psicogenealógica diferente y en cada pareja de árboles que un día se encontraron, nos alumbraría un análisis distinto; no obstante podemos hacer la siguiente reflexión:
*A menor nivel de consciencia, mayor poder tiene el árbol genealógico para decidir la pareja con la que formar una nueva familia. Elegimos a alguien con “olor a clan”. Pero somos mutantes, cuando la evolución de un miembro de la pareja toma un camino distinto al del otro, sin remedio sobreviene el divorcio.
*Si estamos presos de un nudo incestuoso, elegimos a papá o a mamá en el otro, o a alguien que nunca compita con ellos, por ejemplo de otra raza cultura. El divorcio ocurre cuando se sana el nudo.
*Si el nudo narcisista nos envuelve, elegiremos a alguien muy parecido a nosotros. Los cambios irremediables de cada parte pueden hacer que una pareja basada en la igualdad se rompa.
*La persona que elige a su pareja únicamente por la clase social, la cuenta bancaria, los títulos que cuelgan de su pared, el patrimonio, el origen noble, el apellido, etc., y no por su verdadero ser, puede que la mueva una enfermiza neurosis social que si sana, y se mira de frente a su esposa o a su marido, se descubra que ya no le atrae en absoluto. También puede pasar que la pareja de alguien que padezca dicha neurosis, se deshaga de todo lo que la envuelve y se quede sólo con lo que de verdad es y así, deje de gustarle ya a su pareja enferma.
*Cuando el nudo sado-masoquista es el que une a la pareja y uno de los dos renuncia a su papel, la pareja ya no cumple su loco contrato de sufrimiento y se deshace la simbiosis.
*Si un miembro de la pareja tiene un nudo homosexual, el otro también lo tiene. El paso al reconocimiento de los géneros en sólo uno de ellos, no es aceptado por el otro y la pareja deja de funcionar.
Y cuando una pareja deja de funcionar, es sano deshacer todos nudos que nos atan al puerto del matrimonio, levar el ancla y zarpar hacia el océano de libertad al que todos tenemos derecho.

1 comentario:

  1. Muy interesante, nunca antes había oído sobre la psicogenealogía. Gracias por compartir y enseñarnos nuevos caminos.
    Águeda

    ResponderEliminar