Ir al contenido principal

Pon fin a tu agresividad




¿Tienes un carácter nervioso? ¿Te entran ganas de darle un puñetazo en la cara al dominguero que te ha cortado la calle? ¿Te cuelas en la cola del supermercado? ¿Sueltas sandeces a la auxiliar de policía que te “multa”? ¿Le “das una lección” a la compañera de trabajo que te interrumpe delante de tu jefe? ¡Para!

Si las ocasiones en que sientes que “hierves” interiormente son muy habituales, una disputa o un desencadenamiento de insultos no te aliviarán, aunque pienses lo contrario. Esta actitud puede acabar siendo agotadora, pues además de hacerte perder tontamente tu energía, hace subir tu adrenalina. Así pues “conseguir dominar tu agresividad, al igual que cuando se consigue una victoria, lo cual aumentará tu orgullo y te levantará el ánimo”, explica el doctor Christian Zaczyk.
Puedes ganarlo todo, pues a largo plazo la agresividad supone consecuencias nefastas, ya sea en la amistad, en el trabajo o en el amor, pues puede acabar provocando un rechazo por parte de tu entorno. ¡Los “bocazas” no siempre son apreciados! Debes empezar eliminando los reflejos negativos.

Defenderse atacando
Es la técnica del “agredido agresor”. Aprende a solucionar de otra forma tus conflictos, utilizando, sobre todo, el diálogo para neutralizarlos. Es una actitud que te ayuda a no quedar como un histérico y que te obliga a escuchar al “tipo coñazo” que tienes ante ti. Intenta entender su actitud o sus reivindicaciones, aunque te horroricen. Aprovecha para dar el valor justo a los acontecimientos: este señor te ha empujado o te ha arrebatado ante tus narices tu plaza de aparcamiento. ¿No crees que es un poco exagerado empezar a insultarse? No tienes que agobiarte, sino aprender a expresar tus emociones de forma clara y sin enfados. No te olvides que aunque puedes sancionar el comportamiento del otro, también tienes que respetar al individuo y no denigrarlo.

Subir el tono
Utiliza la técnica denominada “misa rezada”. Frente a los chillidos (ya sean los tuyos o los de tu interlocutor), ralentiza progresivamente tu elocución y tu volumen sonoro: tu interlocutor hará lo mismo sin darse cuenta. Con un tono de voz bajo, ¡el conflicto se solucionará mejor!

Dejarte desbordar por la energía
Los factores desencadenantes de la agresividad son, en general, el estrés, la insatisfacción, la frustración, las preocupaciones personales… En la vida cotidiana, cada uno se enfrenta al doble papel de agresor y agredido. Y, a fuerza de encajar golpes, el riesgo de dejarse llevar por una tontería aumenta hasta que una gota colma el vaso. Para gestionar mejor tu estrés y canalizar tu energía, practica un arte marcial como el karate, que asocia el dominio de las preocupaciones con el conocimiento de uno mismo, además de integrar el respeto por los demás. Es ideal para calmar a los que se alteran rápidamente. Un deporte “de desahogo” (atletismo, squash, natación, vela…) también puede ser beneficioso para disminuir la tensión nerviosa.

Isabelle Delaleu

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL PERVERSO NARCISISTA Y LA AGRESION MATERNA

Un perverso narcisista.
Sale de una madre que no le dio cariño y que lo agredió y lo avergonzó en la infancia, Una mala relación entre madre e hijo en la temprana infancia induce un comportamiento cíclico por el cual el niño se vuelve cada vez más agresivo, empeorando el conflicto.

"Sin embargo, nuestros hallazgos sugieren que lo que más importa es la "paternidad negativa" en la temprana infancia. La "paternidad negativa" ocurre cuando los padres expresan emociones negativas hacia sus hijos, los tratan bruscamente, hablan de forma humillante del padre ausente, ridiculizándolo, es decir cuando existe una madre que por resentimiento anula la imagen paterna del hijo dejándolo sin piso psicológico, y lo que es peor sin saber a quien imitar y termina imitando a la madre lo que en la edad adulta lo convierte en un perverso narcicísta etcétera.

Cuando las madres tratan mal a sus niños, ellos muestran altos niveles de ira, que aparece posteriormente en todas sus re…

Test de autoconocimiento

Emociones

Las emociones negativas y su expresión (ira, descontrol, agresividad) con frecuencia provocan resultados perjudiciales.

El siguiente cuestionario te permitirá evaluar cuál es tu estilo para manejar situaciones difíciles.
A = Casi Nunca B = A veces C = Casi Siempre

1. Te pones impaciente cuando tienes que esperar en una fila.

2. Trabajas muy duro, juegas muy duro y tratas de ser el mejor en lo que haces.

3. Te enojas fácilmente cuando eres demorado por algún problema en el tráfico.

4. Eres del tipo de personas que piensa “voy y lo consigo”.

5. Golpeas el escritorio y rompes cosas cuando estás enojado.

6. Te irritas cuando las personas no toman su trabajo con seriedad.

7. Te burlas o le hablas agresivamente a extraños cuando te enojas, por ejemplo, mientras manejas, haces compras, o en el trabajo.

8. Te enfureces cuando fallás en cosas que intentas hacer.

9. Cuando estás enojado aumentás tu velocidad y hacés cosas como conducir el auto, comer, y caminar más rápido.

10…

¿Cómo curar la codependencia?

¿Cómo curar la codependencia?
-Los codependientes hacen inmensos esfuerzos porque creen que no merecen ser amados.
Aprende a amarte a ti misma/o. Descubre tu valor creativo.
Alejandro Jodorowsky

Pia Melody en su libro” La Codependencia” describe los cincos síntomas primarios de la codependencia:
- En primer término problemas por una baja auto estima.
- En segundo dificultad para estableces límites o fronteras saludables. El codependiente puede no tener ningún tipo de protección, o por el contrario establece paredes a través del coraje, el silencio, el miedo y las palabras, para no permitir que otras personas se le acerquen.
- El tercer síntoma es dificultad para identificar y expresar su realidad. El codependiente puede dudar de sus propias percepciones, sentimientos, duda sobre como actuar, tiene dudas sobre sí mismo.
- El cuarto síntoma es dificultad para identificar y satisfacer sus necesidades. Puede ir desde la dependencia en otros para que le satisfagan sus necesidades hasta i…