Ir al contenido principal

Los seres humanos, no elegimos siempre la opción más racional, sino la opción que prefiere nuestro cerebro reptil. Y no siempre es la obvia.



El 99 por ciento de nuestras decisiones no las toma nuestra razón, sino el instinto. Luego la razón busca excusas para justificar lo que ha elegido nuestro cerebro reptil, primario: el que heredamos de los dinosaurios.

Preferimos creer que nos guía la razón.

Somos seres evolutivos. Y en esa evolución hemos ido acumulando capas de cerebro. El más antiguo, el núcleo, es el mismo que teníamos cuando éramos reptiles y sigue siendo el más influyente; sobre él se superpusieron capas de cerebro medio, emocional, y, encima, las más recientes circunvoluciones cerebrales: el neocórtex racional.

Los seres humanos, entre dos opciones, no elegimos siempre la más racional, sino la que prefiere nuestro cerebro reptil. Y no siempre es la obvia.

¿Qué prefiere nuestro cerebro reptil?

Es un enorme yo. Sin él ya nos habríamos extinguido. El reptil no tiene compasión ni empatía. Sólo entiende los grandes contrastes: blanco o negro. No tiene tiempo de más.

Si te paras a discernir, se te comen.

En milésimas de segundo. El reptil reduce opciones a lo binario para sobrevivir, aunque la realidad es más compleja y comprenderla a fondo requeriría una lógica difusa.

La evolución es lo posible, no lo mejor.

Y nuestro cerebro reptil sólo entiende lo tangible. Nada de abstracciones. Es emocional y visual: los reptiles son todo ojos. Por eso, nuestros ojos están conectados directamente a ese núcleo del cerebro primario.

Si no has visto al león, ya te ha comido.

La adquisición del habla es mucho más reciente en nuestra evolución. Por eso, si grito: “¡León!”, tarda usted 500 milisegundos en huir. Si ve al león, tarda dos. El ochenta por ciento de la información que procesamos es visual. Por eso soñamos en imágenes.

¿Consecuencias de ser tan reptil?

Si quiere convencer a los demás, olvídese de su yo y empiece a trabajar el tú (o sea, el yo de los otros). Nadie más bobo que quien intenta ligar luciendo su músculo o su Ferrari. No diga: “Yo soy rico, quiéreme”; diga: “Te haré rica”. Y le querrán.

¿Cómo persuadir?

Lo primero es diagnosticar el dolor. Somos criaturas dolientes siempre temiendo por nuestra supervivencia. Y sobrevivir son las cuatro efes: food, fight, fly… y f… (el sexo).

Por ejemplo.

¿Qué le duele cuando pide una pizza por teléfono? ¿Hambre? Eso es necesidad. Diagnostique el auténtico dolor: es la terrible ansiedad de no saber cuándo va a comer.

Es peor la espera que el hambre.

Una pequeña pizzería lo localizó: “Si tardamos más de 30 minutos en servirle la pizza, le devolvemos el dinero”. Y se forraron.

Rascarse el bolsillo también duele.

¡Porque el dinero es nuestra supervivencia! Y soltarlo es ponerla en peligro. Además, la pizzería Domino’s supo diferenciarse del resto (recuerde que el cerebro reptil sólo aprecia grandes contrastes: blanco o negro).

El reptil en nosotros sólo entiende de buenos y malos; después la razón ya encontrará las excusas ideológicas para embellecer ese instinto básico. ¡Ah, y cuando argumente, lo mejor dígalo siempre al principio!

¿Lo mejor no se guarda para el final?

El reptil economiza energía: cuando se le acercan despierta cinco minutos por si hay amenaza; después pasa, como cualquier ordenador, al modo stand by, y, si luego no lo estimulas, lo agredes o le das –al menos ofreces– comida, sexo o poder… se duerme.

Sólo hay que ver las caras en clase…

O en los cines: Hollywood domina las claves de nuestro cerebro reptil. Si quiere hacer mucha taquilla, no lea a los críticos, sino las señales no verbales del público.

¿El neuromarketing sirve en política?

Su esencia es que nuestras grandes decisiones se basan en el miedo.

Extracto de una entrevista con Patrick Renvoise que aplica la neurociencia en la toma de decisiones. La Vanguardia.

Sacado de El Periodico de Plano Creativo de Jodorowsky

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL PERVERSO NARCISISTA Y LA AGRESION MATERNA

Un perverso narcisista.
Sale de una madre que no le dio cariño y que lo agredió y lo avergonzó en la infancia, Una mala relación entre madre e hijo en la temprana infancia induce un comportamiento cíclico por el cual el niño se vuelve cada vez más agresivo, empeorando el conflicto.

"Sin embargo, nuestros hallazgos sugieren que lo que más importa es la "paternidad negativa" en la temprana infancia. La "paternidad negativa" ocurre cuando los padres expresan emociones negativas hacia sus hijos, los tratan bruscamente, hablan de forma humillante del padre ausente, ridiculizándolo, es decir cuando existe una madre que por resentimiento anula la imagen paterna del hijo dejándolo sin piso psicológico, y lo que es peor sin saber a quien imitar y termina imitando a la madre lo que en la edad adulta lo convierte en un perverso narcicísta etcétera.

Cuando las madres tratan mal a sus niños, ellos muestran altos niveles de ira, que aparece posteriormente en todas sus re…

Test de autoconocimiento

Emociones

Las emociones negativas y su expresión (ira, descontrol, agresividad) con frecuencia provocan resultados perjudiciales.

El siguiente cuestionario te permitirá evaluar cuál es tu estilo para manejar situaciones difíciles.
A = Casi Nunca B = A veces C = Casi Siempre

1. Te pones impaciente cuando tienes que esperar en una fila.

2. Trabajas muy duro, juegas muy duro y tratas de ser el mejor en lo que haces.

3. Te enojas fácilmente cuando eres demorado por algún problema en el tráfico.

4. Eres del tipo de personas que piensa “voy y lo consigo”.

5. Golpeas el escritorio y rompes cosas cuando estás enojado.

6. Te irritas cuando las personas no toman su trabajo con seriedad.

7. Te burlas o le hablas agresivamente a extraños cuando te enojas, por ejemplo, mientras manejas, haces compras, o en el trabajo.

8. Te enfureces cuando fallás en cosas que intentas hacer.

9. Cuando estás enojado aumentás tu velocidad y hacés cosas como conducir el auto, comer, y caminar más rápido.

10…

¿Cómo curar la codependencia?

¿Cómo curar la codependencia?
-Los codependientes hacen inmensos esfuerzos porque creen que no merecen ser amados.
Aprende a amarte a ti misma/o. Descubre tu valor creativo.
Alejandro Jodorowsky

Pia Melody en su libro” La Codependencia” describe los cincos síntomas primarios de la codependencia:
- En primer término problemas por una baja auto estima.
- En segundo dificultad para estableces límites o fronteras saludables. El codependiente puede no tener ningún tipo de protección, o por el contrario establece paredes a través del coraje, el silencio, el miedo y las palabras, para no permitir que otras personas se le acerquen.
- El tercer síntoma es dificultad para identificar y expresar su realidad. El codependiente puede dudar de sus propias percepciones, sentimientos, duda sobre como actuar, tiene dudas sobre sí mismo.
- El cuarto síntoma es dificultad para identificar y satisfacer sus necesidades. Puede ir desde la dependencia en otros para que le satisfagan sus necesidades hasta i…