25 de diciembre de 2011

¿ Mentira ?


Alguien conoce a un niño pequeño mentiroso?
No creo, y menos por voluntad propia, ya que de pequeños nos enseñan que mentir es malo, hay que andar con la verdad de frente, pero a medida que crecemos aprendemos una lección de cual dependerá nuestra vida, aprendemos que hay mentiras piadosas, verdades a medias, silencios cómplices que maquillan la verdad y evitan los problemas.

A veces me pregunto porque la gente opta por mentir, en lugar de decir la verdad, es que acaso no se dan cuenta que una mentira se convierte en una bola de nieve, que mientras va rodando se llena de entredichos, mal entendidos, y por supuesto más mentiras, hasta llegar a un momento en que no se puede parar.

Todavía no logro entender porque cuesta tanto decir la verdad, y preferimos ir por el camino de la mentira, zambullirnos en la piscina de frases a medio terminar, tal vez por comodidad, para no dar explicaciones, o tal vez por simple estupidez, o miedo.

Pero lo que nunca nos damos cuenta es que la verdad a veces duele, también puede dar rabia, enojar, enfadar; pero el efecto será siempre menor al causado por la mentira.

Lastimosamente la sociedad tiene “mentiras aceptadas” denominadas mentiras blancas, las cuales no hacen daño a nadie, pero se utilizan por un beneficio personal, mentiras tan simples como si me llama Juan de los Palotes dile que no estoy, o que estoy durmiendo, porque tenemos tanto miedo decir, oye, lo siento pero no puedo.

Cuantos amigos ganaríamos o perderíamos si por un tiempo la gente diría solo la verdad? Imagínense el mundo se volvería loco, porque mentimos por egoísmo, placer, flojera, e incluso por rutina.

Lo hacemos porque no da miedo enfrentar el después y creemos que es mejor alargar la agonía con una “mentirijillas”.

Acabo de buscar en Google mentiras, y lo primero que sale son, las 25 mentiras más dichas por hombres, por mujeres, para los papás, le profesor, los amigos, la novia, el novio, falta que den consejos de cómo mentir al perro!!!!!

Pero por otro lado una cosa es ser sincero y otra no saber medir las palabras, hay cosas que la gente no necesita saber, es muy diferente decir “Te cuento que me inscribí a un gimnasio y tienen una promoción 2 por 1 te animas a ir conmigo” que decir “Si sigues con ese estilo de vida tu próximo vestido será un barril”… las dos frases quieren llegar a lo mismo, solo que una con tacto y la otra a quemarropa… y claro la gente que dice frases con la última luego se quejan que porque no tienen amigos, si son personas sinceras, yo acotaría malas, si tino.

Pero al final por mucho que odiemos las mentiras, son una salida fácil, pero sobre todo es decir lo contrario de lo que se piensa, con intención de engañar, y en realidad a quien engañamos??? O sea que también creemos que la gente es tonta y no se da cuenta que eso es una mentira!!!!!….. pero bueno es un círculo vicioso, yo te miento contándote una historia de piratas, y tu me mientes al no decir “oye crees que nací ayer”?

No hay comentarios:

Publicar un comentario