5 de octubre de 2011

Sanar La Hipertensión, Librerarse De Presiones


¿Qué es el sistema vascular?
También es conocido como el aparato circulatorio, consta de los vasos que transportan sangre y linfa a través del cuerpo. Las arterias y las venas transportan sangre a través del cuerpo y el sistema linfático encargado de proteger y a mantener el medio líquido del cuerpo.
Tratemos de explicar qué es eso de la presión arterial
El corazón bombea sangre a través de una red de arterias, venas y capilares. La sangre en movimiento empuja contra las paredes de las arterias y esta fuerza se mide como presión arterial. A medida que estos conductos se estrechan (o contraen), el corazón tiene que esforzarse más por bombear la sangre a través de un espacio más reducido, y la presión dentro de los vasos sanguíneos aumenta.
¿Cuáles son los valores considerados normales?
Se considera normal cuando la presión arterial sistólica (cuando el corazón se contrae) es inferior a 130 mmHg y la diastólica (entre latidos) resulta inferior a 85 mmHg. (Valores que dependen de la edad y de otros factores)
¿Por qué la hipertensión arterial, el término médico para la presión arterial alta, es conocida como «la muerte silenciosa»?
Sin tratamiento, la presión arterial alta aumenta apreciablemente el riesgo de un ataque al corazón o ataque cerebral.
¿Cómo afecta la emoción a los niveles de presión?
Ante una fuerte emoción, el corazón bombea más deprisa, mientras que la tensión causada por la inhibición, hace que las paredes arteriales se contraigan y se dañen por dicho aumento de presión.
¿Qué es la “hipertensión de bata blanca”?
Consiste en la elevación de la presión arterial producida por la ansiedad y el estrés que supone presentarse delante del médico o el enfermero (en una persona aprensiva) y la presión que ejerce el brazalete en los vasos sanguíneos y los nervios colindantes. Muchas personas son diagnosticadas de hipertensas sin serlo a causa de este fenómeno situacional.
¿El hipertenso es una persona que intenta controlarlo todo?
Es una persona que tiene dificultad para comunicarse, que por tanto controla su agresividad y sus emociones. La mínima contrariedad, un enfado no expresado, una indignación ante una injusticia, son circunstancias suficientes para un aumento de la presión arterial. El hipertenso se pierde en el binomio emoción-comunicación.
¿Tiene un conflicto, pero no lo afronta?
Los mecanismos de defensa más utilizados por la personalidad hipertensa son la evitación, la negación y la represión. El individuo hipertenso suele ser muy emotivo y está influenciado por el pasado, el cual revive constantemente recordando las heridas afectivas que no ha sanado ni resuelto. El miedo provoca que reprima sus emociones, uno de los mayores miedos es el de la muerte, que le impulsa a llevar una vida excesivamente dinámica y tensa.
¿La persona hipertensa tiene la sensación de estar amenazada?
Cree que tiene que estar constantemente dispuesta para afrontar cualquier peligro. Está siempre preparada para la lucha, aunque contiene su agresividad para evitar el conflicto. No verbaliza sus miedos, ni afronta mediante un diálogo positivo sus diferencias con el otro.
¿Qué debería recordar el hipertenso?
Que la actitud de agresividad reprimida conduce a la larga al infarto. Una gran presión emocional externa se vive como esa exagerada presión interna, en los canales del corazón. También con la edad se pierde flexibilidad y elasticidad, la comunicación se entorpece y la presión aumenta.
¿A qué presiones suele estar sometido un hipertenso?
-Viven cerca de conflictos a los que no se aportan soluciones.
-Situaciones de prueba o de expectativas
-Disposición defensiva constante
-Excitación continuada
-Conflictos de autoridad sin resolver
-Enemistad reprimida
-Huída hacia una actividad exterior
-Agresión inhibida
-Autocontrol corporal
-Sobre-esfuezo en el control externo
-Repartir en lugar de compartir
-Bloqueos y dificultades en la comunicación
-Tendencia a las contradicciones
¿A cuántos miedos puede estar sometido un hipertenso? ¿Qué se puede hacer?
El miedo al fracaso, el miedo a expresar lo que uno siente, el miedo a perder, etc.,
Además de los consejos sobre alimentación y ejercicio físico que podemos recibir desde el plano médico, desde un plano psicogenealógico y psicomágico podemos añadir este decálogo anti-presión arterial:
1.-Me doy permiso para expresar mis emociones. Durante 21 días, escribiré en un diario unas frases que expresen como me siento.
2.-Si mi ego emocional ha sido callado por las prohibiciones de mi familia, le voy a dar voz desde ahora. Diré al miembro de mi familia represor (o a algo que lo simbolice) lo que siento al respecto y luego le regalaré algo dulce. Si está enterrado, lo haré delante de la tumba y luego escribiré con miel alguna palabra de paz sobre ella.
3.-Transformo mi ira en creatividad.
4.-Escenifico mis miedos para superarlos. La escena debe de acabar en positivo, todo se resuelve, gana la salud y la nueva vida.
5.-No me exijo más de lo que mi capacidad o mi tiempo me permite. Voy a dejar de representar el papel de “cumplidor a muerte” que me ha impuesto mi árbol genealógico.
6.-Fomento la comunicación asertiva con los demás. Si no se hacerlo por mi mismo, busco ayuda.
7.-Doy clases de alguna técnica de defensa personal, como Judo o aikido, para que le llegue al inconsciente la seguridad de que uno sabe manejar las situaciones de lucha con el medio de manera adecuada.
8.-Aprendo técnicas de relajación efectivas y luego enseño a los demás a practicarlas.
9.-Suelto la “presión”, dándome permiso para transformar o liberarme de una vez de las relaciones o situaciones que me tensan.
10.-Pongo a circular los problemas “atascados”. Por muy difícil que parezca, me esforzaré en buscar soluciones creativas para cada uno de ellos y daré un paso hacia la acción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario