19 de septiembre de 2011

Visiones Mensuales de Septiembre 2011


Transformar nuestra Densidad
por Dana Mrkich

Los días previos al inicio de septiembre trajeron una energía muy pesada, hundiendo a los de tipo sensible en lo que se sintió como una espesa niebla de fango. Esto se experimentó tanto física –sintiendo literalmente que el aire que los rodea es de algún modo ‘más espeso’ o más difícil de atravesar– como emocionalmente, sintiendo un repentino “¿qué sentido tiene?” que apareció de la nada.

Curiosamente, el 2 de septiembre se produjo un ‘agujero coronal’ – éste es el término utilizado cuando una parte del campo magnético del Sol se abre, permitiendo que los vientos solares salgan a raudales con dirección a la Tierra. Los agujeros coronales tienen una densidad 100 veces menor que el resto de la corona (la capa más externa de la atmósfera del Sol). Según los científicos oficiales del clima espacial vamos a sentir los efectos de esto sobre la Tierra alrededor del 5 de septiembre, pero muchos de nosotros ya lo hemos sentido (y lo sentimos antes de que sucediera ‘oficialmente’), porque ya no estamos limitados por las viejas reglas del tiempo/espacio 3D. Esta súbita oleada de energía súper densa se siente un poco desagradable, ya que está actuando como un imán, sacando de dentro de nosotros cualquier energía densa nuestra. Está jalando hacia arriba y afuera desde el interior de los demás cualquier energía densa suya también, ¡lo que a su vez activa la nuestra aún más! Aunque esto es desafiante, ¡en última instancia nos ofrece una fabulosa oportunidad para darnos una buena aspirada! Podemos llegar a esos pequeños detalles que habíamos olvidado o evitado, y lidiar con ese montón de polvo en el rincón. Como siempre, como en cualquier parte del cambio, vamos a emerger sintiéndonos más ligeros y brillantes. También es bueno tener en cuenta que aunque los momentos más densos se están sintiendo más densos, estamos pasando por cada oleada más rápido – ¡y el hecho mismo de que las olas más densas se sientan tan mal es una indicación realmente buena y positiva de lo alto que estamos vibrando en estos días!

Dejando de lado los agujeros coronales, en general estamos experimentando bastantes encuentros con la densidad en estos momentos, a nivel personal y a nivel global/colectivo – la veremos seguir manifestándose política, económica, mediática y socialmente. ¿Por qué? Aunque estamos experimentando más luz de mayor vibración en el planeta que nunca antes, esta luz también está haciendo que cualquier energía más densa (baja vibración) sea más evidente. La diferencia entre nuestras vibraciones inferiores y superiores es cada vez más evidente, más desafiante, más intensa.

Si siempre les ha resultado difícil estar cerca de ciertas personas o situaciones, ahora podrían sentir que apenas pueden respirar y se ahogan en esa energía. Porque aquellos que todavía están más ligados a la energía más densa, y aquellos aspectos dentro de nosotros que todavía están en la densidad, necesitan hacer un mayor esfuerzo para avanzar contra la creciente energía más ‘ligera’. Ese nivel de resistencia es agotador y físicamente debilitante, pero siempre que mantengamos algún miedo de nuestra energía más elevada, continuamos esa historia. ¿Quién puede temer, o por qué tendríamos miedo de la energía superior? Por muchas razones – algunos asocian pasar a una vibración más elevada con una pérdida de poder, pérdida de la zona de confort, pérdida de las nociones preconcebidas de estabilidad y seguridad. Algunos de nosotros resentimos aspectos de nuestra propia energía superior porque mantenemos falsas creencias de que no somos abundantes o merecedores y nunca lo seremos. Así que cuando nos encontramos con ejemplos de esa energía superior en los demás, se pueden desencadenar tsunamis de emoción y violencia. La rabia que vimos en los disturbios de Londres fue un ejemplo perfecto de un ‘levantamiento vibratorio’ – la densidad ya no podía permanecer dormida, ignorada o barrida bajo la alfombra. Nuestras almas están siendo llamadas magnéticamente a nuestro más alto nivel vibratorio posible, y cuando sentimos que no podemos tener eso, o bien nos retiramos más hacia adentro a nuestra densidad, o explotamos con furia. Todo está desplazándose a un mayor equilibrio, y según el grado al que haya estado fuera de equilibrio será el grado al cual resulte el aparente caos mientras se produce el proceso de equilibrado.

Así que no se sorprendan de ver a más gente enojándose mucho y atacando verbal o físicamente ‘de la nada’. Vamos a ver este ‘ataque’ en las interacciones personales, y también en la escena política, los medios de comunicación, mayores disturbios civiles sociales, etc. – así como una energía superior no es compatible con la energía densa, adivinen qué, ¡la energía densa se siente asfixiada por la energía superior! Nos sentimos sofocados por aquello que tememos dentro de nosotros mismos y por lo tanto lo tememos en los demás (ya sea denso/elevado, claro/oscuro, bueno/malo) – y por lo tanto, la solución es reconocer en sí mismo aquello que temen, porque mientras no lo hagan los estará ahogando de una manera u otra.

La vida no es algo en blanco y negro ni nosotros tampoco. Así que, si bien creemos que en general podemos poner a algunas personas en la categoría de energía ‘densa’ y a otras en la categoría de ‘mayor vibración’, TODOS tenemos estas dos energías dentro de nosotros en mayor o menor medida. Muy pocas personas en el planeta, si acaso alguna, están vibrando 100% en un nivel superior. Asimismo, muy pocas o ninguna están vibrando 100% en el denso nivel inferior. Por lo tanto, incluso si se consideran de ‘alta vibración’ todavía tienen una cierta densidad en su interior, y es esa densidad la que está muy activa en estos momentos, presentándose ante ustedes para que la reconozcan y transformen. Es esa densidad la que crea la sensación de ‘asfixia’ si están en presencia de ciertas personas. No la están sintiendo porque ‘debo estar asumiendo su energía densa’, la están sintiendo porque algo acerca de la densidad en el ambiente (ya sea dentro de esa persona o dentro de la dinámica entre ustedes) está activando alguna densidad en ustedes mismos.

¿Y al final qué es la densidad? Vibratoriamente, es aquello que es más pesado y más bajo que lo que es más ligero y más elevado. Energéticamente, en el contexto de que estamos en el proceso de un salto cuántico en nuestra evolución llevándonos a encarnar quienes realmente somos aquí en el plano terrenal, es el grado al cual hemos tapado, o no podemos ver, el TODO de quiénes somos realmente.

Por lo tanto, si se sienten incómodos en presencia de una determinada persona o situación – ya sea su actitud feliz o infeliz la que los esté provocando – las preguntas que deben hacerse son: ¿Qué densidad dentro de mí se está activando con esto? ¿Tengo miedo de que la actitud infeliz de alguien o su mentalidad de carencia se me peguen de alguna manera? Si es así, ¿acaso mi densidad en realidad está tapando parte de mi fuerza/conocimiento interior de que yo creo mi propia realidad? ¿Está tapando parte de mi mentalidad de abundancia? ¿Está tapando mi capacidad de tener límites firmes? ¿Está tapando mi gratitud por mi propia vida maravillosa? ¿Tengo miedo de que la felicidad o alegría de alguien más de alguna manera disminuya mi oportunidad para la felicidad y la alegría? ¿Acaso la densidad que siento cuando estoy cerca de esa felicidad y alegría en realidad está encubriendo mi deseo de felicidad y alegría? ¿Está encubriendo mi conocimiento innato de exactamente lo que tengo que hacer para permitir esa felicidad y alegría? ¿Está encubriendo alguna pasión, deseo y necesidad dentro de mí que, una vez reconocida, me conduciría a mi propia felicidad y alegría? ¡¿Está tapando esa parte de mí que sabe sin lugar a dudas que tengo derecho a sentirme bien?!

La densidad es en realidad como las nubes que aparecen sobre un campo verde, tapando el sol temporalmente, creando una sombra. La densidad es nuestra sombra – aquello dentro de nosotros que no hemos reconocido como nuestro. Por eso, cuando estén sintiendo densidad (pesadez emocional), sepan que transformarla es tan fácil como preguntarle: “¿Qué estás tapando en estos momentos dentro de mí?”

La siguiente pregunta que debe hacerse es entonces: ¿por qué estoy tapando estas cosas? Llevar un diario es una manera fabulosa de percibir algunas ideas acerca de estas preguntas. Confíen en lo que les llegue. Muchas personas que son nuevas en llevar un diario sienten que ellos lo están “inventando” cuando les llegan algunas ideas. No se lo están inventando. ¡Véanlo como que su yo superior auténtico y sabio, les está enviando emails a través de su bolígrafo! Una vez que tienen un poco de claridad, es el momento de pasar a la siguiente etapa de transformar su densidad, que es destapar lo que ha estado cubierto.

Hay muchas maneras de hacer esto, dependiendo del nivel de densidad/el espesor de las cubiertas/cuánto han trabajado ya en ello. Si nunca antes han trabajado algún tema en particular, podrían gravitar más hacia tener una sesión de sanación. De lo contrario, es probable que estén lo suficientemente auto-equipados para realizar algunas afirmaciones y visualizaciones para ayudar a reactivar y despertar esos aspectos encubiertos de ustedes. Si ya han hecho todo esto y se sienten atascados, el siguiente paso es practicar lo que predican y encarnar los nuevos aspectos, lo que normalmente requiere hacer un cambio consciente en sus pensamientos, sentimientos y acciones.

¿Coincide regularmente su forma de pensar y de sentir con su recién descubierta mentalidad de abundancia? ¿Coinciden sus acciones y comportamientos con su recién descubierto poder interior? Sean responsables consigo mismos, y dense cuenta realmente cuando sus pensamientos, sentimientos y acciones no coincidan con lo que ahora saben que verdaderamente son. No hay necesidad de reprocharse ni de volver a escribir un centenar de páginas en su diario, sólo reconozcan que los nuevos patrones requieren de tiempo para incorporarse. Deténgase apenas se den cuenta de lo que están haciendo, tómense un respiro y re-dirijan su tren.

A medida que experimentamos las últimas páginas de nuestra liberación de la densidad, vamos a ver más ‘dramas’ desarrollándose a nuestro alrededor – de nuevo, personal, social y globalmente. Es importante no quedar atrapados en esos dramas. Ellos son como agujeros negros que absorben hacia su interior cualquier cosa que sea densa con una fuerte atracción gravitacional magnética. En situaciones personales, pongan su oferta de ayuda en la mesa si es necesario, pero luego den un paso. Éste no es el momento de subirse al tren de ‘el cielo se está cayendo’, mientras la economía se derrumba y el clima de la tierra se vuelve más impredecible. No se dejen atrapar en el polvo de la demolición pensando que ha habido algún tipo de error universal colosal. La transformación requiere del colapso de ciertas cosas antes de que las cosas nuevas puedan nacer.

Algunas personas se aferrarán con fuerza a lo viejo temiendo que el colapso equivalga al final. Nunca se nos enseñó acerca de los ciclos naturales de la muerte y el renacimiento, por eso tememos la transformación aunque siempre conduzca a algo mejor. Una de las cosas más constructivas que pueden hacer durante una transformación –ya sea la suya propia o de una situación mundial– es honrar el proceso. Honren que lo que parece ser ‘ella está atrapada en una situación miserable’ es justamente la situación que esa persona necesita en ese momento para detonar lo que necesita detonarse. Recuerden que si se corta una crisálida para tratar de facilitar que la mariposa emerja, la mariposa no podrá volar. Salir por sí misma de la crisálida es una iniciación. Lo que parece ser una lucha es en realidad el fortalecimiento y la preparación de las alas de la mariposa para volar. – nosotros tenemos que hacer esto por nosotros mismos, de lo contrario se echaría por tierra todo nuestro propósito para estar aquí.

La gente malinterpreta ‘no-interferencia’ como ‘no hacer nada’. Ser quienes son, hacer brillar su luz – está lejos de ‘no hacer nada’. Al hacerlo, es como si estuvieran sosteniendo una antorcha, ayudando a otros a encontrar el interruptor de su propia antorcha. Expresen su verdad, transmitan su mensaje, compartan lo que saben. Envuelvan una manta alrededor de alguien que esté temblando de frío. Den de comer a quien tenga hambre. Que la gente sepa que ustedes están allí para ellos. Lancen una cuerda por un agujero para que alguien trepe, ¡pero no bajen allí a empujarlos hacia arriba con todas sus fuerzas, si ellos se resisten a cada empujón! Ésta es su señal para retirarse.

Este proceso de equilibrado ganará impulso a medida que nos acerquemos al Equinoccio del 23 de septiembre. Presten especial atención a aquellos momentos en que estén sintiendo una oleada de pánico, abrumados o como si estuvieran hiperventilando – están atrapados en la ‘resaca’ de su propia energía densa. Se nos inculca constantemente aquí en Australia, con tantos de nosotros viviendo cerca de la playa, que si uno está en el océano y queda atrapado en una resaca lo mejor que se puede hacer es relajarse, mantener la calma y fluir con la corriente. Los socorristas dicen que mantener la calma es vital para su supervivencia. Así que si se sienten provocados emocionalmente durante los próximos días y semanas, tomen un respiro y en lugar de luchar contra la densidad, entren en ella conscientemente por unos momentos. Pregúntense: ¿Qué parte de mí está buscando equilibrio? ¿Qué parte de mí está pidiendo ser destapada? ¿A qué parte de mí me estoy resistiendo que ahora me está llamando a reconocerla y aceptarla? Desde allí saldrá adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario