5 de septiembre de 2011

Psicología Transpersonal


Stanislav Groff, nacido en 1931, es uno de los precursores de la Psicología Transpersonal. Se dedica al estudio de los estados de conciencia no ordinarios, para la cura de patologías psiquiatritas, el desarrollo de la introspección y el crecimiento de los individuos.

Este método, relaciona la práctica clínica psicológica con los prfincipios trascendentes de las principales tradiciones espirituales.

La intención última consiste en elevarse a un nivel de conciencia más alto y trascender el ego, con el objetivo de liberar a los pacientes de los traumas que inconscientemente bloquean su vida y no los dejan crecer.

Se trata de la búsqueda y el reconocimiento de una realidad más allá de lo material, que tenga un significado espiritual trascendente.

William James (1842-1910), utilizó la palabra transpersonal, al investigar la relación entre las experiencias religiosas y los fenómenos psicológicos.

Posteriormente los fundamentos de esta rama de la Psicología se pueden encontrar en Richard M. Bucke, 1837-1902; Carl G. Jung, 1875-1961 y Roberto Assagioli , 1888-1974.

Alrededor de los años sesenta, Stanislav Groff y Abraham Maslow, comenzaron a pensar en la necesidad del estudio de los fenómenos de la conciencia que n habían recibido la debida atención de los científicos.

Maslow fue el que definitivamente denominó Psicología Transpersonal a este tipo de estudios, que para él ocuparía el cuarto lugar, después del Conductismo, el Psicoanálisis y la Psicología Humanista..

Los fenómenos de la conciencia que abarca esta rama de la psicología son la mística, los estados de trance y la metafísica.

La Psicología Transpersonal reconoce que existe una capacidad en el hombre que le permite trascender su cuerpo y su mente y conectarse con fuerzas superiores a él, o adquirir poderes que aún no conoce.

Estos investigadores se dedican a estudiar experiencias humanas que trascienden lo físico, como los estados místicos, las experiencias cercanas a la muerte, el recuerdo de vidas pasadas, la fusión con un Ser Supremo, la noción de guía interior, la creatividad, la sincronicidad y cualquier otro poder de la psique.

También incluye el estudio de la relación entre ciertas enfermedades mentales y los estados transpersonales y pre personales, o sea, después del nacimiento, antes de la constitución del yo.

La Psicología Transpersonal ha recibido influencias de doctrinas espirituales como el Budismo y el Hinduismo, así como de la filosofía y la mística.

También utiliza el aporte de las neurociencias, de la psicología cognitiva, de la parapsicología y de las investigaciones de los fenómenos psíquicos.

Según Stanislav Groff, este sistema promueve el desarrollo psicológico y de la interioridad individual, una transformación de índole espiritual orientada hacia el logro de una identidad transpersonal en armonía con la naturaleza, la sociedad y el universo.

Los estados alterados de conciencia son fenómenos que han ocurrido desde siempre, que ocurren en la actualidad y que seguirán ocurriendo mientras exista el hombre.

La mística, por ejemplo, no corresponde al ámbito del intelecto, porque son intuiciones de la verdad que no se pueden explicar con la razón.

Son estados de conocimiento transitorios que no se pueden expresar y que se relacionan con la vida emocional de un sujeto; y que cuando se manifiestan pueden o no transformarlo.

Estas experiencias implican una actitud de pasividad frente a un conocimiento superior que le es impuesto a un sujeto, como por ejemplo las profesías, la escritura automática o el trance hipnótico.

El campo de estudio de la Psicología Transpersonal incluye los valores trascendentes, la unidad de la conciencia individual y universal, las experiencias de iluminación o éxtasis, la mística, la realización personal, el significado o propósito de la vida, la trascendencia del yo, las experiencias espirituales, la relación entre individuos y especies, lo sagrado, todo lo que trasciende lo físico, y los fenómenos de la percepción más allá de los sentidos, entre otras cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario