30 de septiembre de 2011

La gente difícil de encontrar


En nuestra vida cotidiana nos encontramos rodeados de muchas personas, entre ellas nuestra familia, amigos, compañeros, clientes, desconocidos que nos topamos en la calle y otros.

Entre toda esta gente que nos rodea, tenemos a nuestras personas queridas, a las favoritas para distintas actividades y también a la gente que admiramos mucho.

De entre toda esta gente podemos distinguir básicamente tres tipos de modo o estilo de vida, (que no dependen de la situación económica)

El primer estilo de vida es el más común y tiene que ver con las personas que viven su vida dejándose llevar por las tendencias de las masas. No tienen la capacidad de tomar decisiones, así que dejan que otros decidan por ellos. Es la gente que pasea, come, compra y sale sólo a lugares de moda. Hablan acerca de temas de moda, ya sea temporada de fútbol o de huracanes. Son los que estudian porque todo el mundo lo hace y se casan y establecen una familia porque es lo que dicta la sociedad. No tienen otra razón para hacerlo. La gente que vive de este modo, es muy influenciable, pues son como barcos sin timón en alta mar, su destino depende de las corrientes cambiantes, porque no tienen un rumbo, ni una manera de fijarlo.
Mucha de esta gente es admirada porque tiene un buen trabajo, una buena familia, un buen carro o una buena casa.

El segundo estilo de vida tiene que ver con la gente intelectual, erudita o estudiosa y muchas veces son admirados porque tienen grandes conocimientos en diferentes temas.

Es la gente que suele parecer la más inteligente porque tienen excelentes records académicos o porque de cualquier tema que se hable, tienen la gran habilidad de asombrarnos con detalles que desconocíamos. Esta es la gente que parece una biblioteca andante. Son los compañeros de clase que siempre tienen un aporte interesante, los profesores que nos deslumbran con sus conocimientos o los compañeros de trabajo que dominan a la perfección la teoría y todos los tecnicismos de su profesión. Suelen ser gente muy interesante que conoce sobre todo; historia, arte, ciencia, religión, filosofía, tecnología, etc.
Su mayor habilidad es tener una excelente memoria para retener información. Sin embargo no necesariamente significa que tengan la habilidad para saber cómo usarla, o qué sepan distinguir qué de esa información sirve para tomar distintas decisiones, a la hora en que actuar es lo más importante, porque lo que se decide y se traduce en actos es lo que define cómo se vive.
El saber tanta información acerca de todo ¿creen que les ayuda con sus problemas cotidianos?
Por ejemplo: ¿Para qué te sirve en tu vida diaria conocer la fórmula de Einstein E= mc2? Acaso el saberla te ayuda a resolver problemas laborales, financieros, amorosos o familiares? Lo más probable es que no. Y si encuentras la forma de hacerlo con esta fórmula, definitivamente no perteneces a este grupo de gente.

El tercer estilo de vida tiene que ver con la gente más difícil de encontrar. Esta es la que sabe resolver, que sabe decidir y que sabe vivir.

Estas personas tienen la habilidad para usar cada dato que poseen y para definir exactamente que información debe encontrar sobre algo que no conoce y necesita conocer para hacer algo.
Es gente que puede pasarnos inadvertida, porque es posible que no posean importantes títulos universitarios de centros educativos de prestigio que certifiquen su grado de conocimiento en diversas áreas. Sin embargo, cuando nos topamos con alguien así, sentimos que nos atrae como un imán, aunque no encontremos una razón. Es gente que buscamos cuando nos sentimos perdidos y de la que nos alejamos y no extrañamos cuando nuestra vida marcha bien.

Este tipo de gente es de lo más desconcertante, porque a pesar de que nos parece que no saben nada acerca de un tema, nos hacen un par de preguntas acerca de él, y de repente aparecen con sugerencias y observaciones que ni el más experto y estudiado en el tema habría podido deducir (porque si lo hubiera hecho, no le habríamos comentado nada a éste en primer lugar).

Otras veces nos salen diciendo unos disparates que nos confirman que realmente no saben de lo que están hablando, porque contradice todos los principios del tema que se trata y descubrimos asombrados un tiempo después que tenía razón. Esto nos confunde y nos hace pensar que “acertaron” por pura casualidad, aunque hayan sido muchas las ocasiones en que lo hayan hecho.

Si observamos la vida de estas personas, encontraremos que no tienen nada de extraordinario y eso es de lo más raro, pues transcurren con total tranquilidad, como si el caos propio del mundo y de la gente no los tocara. Sin embargo, enfrentan los mismos problemas que todas las personas, pero tienen la habilidad de resolver y seguir adelante, sin drama y sufrimiento, pues los problemas son solo situaciones muy pasajeras para ellos, por lo que no les dedican mucho tiempo ni atención. Deciden, resuelven y continúan hacia su meta, que si tienen muy bien definida. Es la gente que sabe vivir y vive en armonía.

En este punto cabe preguntarnos ¿Cúal es nuestro estilo de vida?, ¿Cuál de estos tipos es más efectivo y vive mejor? ¿Con cuál queremos vivir?
¿Cómo barco sin timón?
¿Cómo computadora sin operador?
¿O al mando del timón y operando la computadora?

En caso de querer ser una de estas terceras personas, de las difíciles de encontrar surge la pregunta clave ¿cómo se consigue este modo de vida?

Antes, revisemos la causa de modos de vivir.

La gente que va con la corriente, no se pregunta nada en la vida, solo sigue las pautas dictadas por la mayoría. Tienen miedo de tomar decisiones, tienen miedo de contrariar a alguien, tienen miedo de vivir y por eso hacen lo que hace todo el mundo y opinan lo que opina todo el mundo. Buscan sobrevivir.

La gente biblioteca se pregunta ¿sobre qué quiero saber? Y entonces estudian todo lo que se encuentra disponible sobre ello, sobre todos los temas que les interesan y tienen una gran capacidad para almacenar todos estos datos, de los que algunos probablemente sean útiles en un trabajo, pero para usarlos en su vida no tengan ninguna aplicación y tienen los mismos problemas que el resto de la gente, porque aunque posean toda la teoría, tienen poca o nada de práctica para usarla en resolver situaciones.

Si analizamos ¿por qué quieren saber? Tal vez su respuesta o motivación se encuentra también en miedo. Tienen miedo y buscan seguridad. Seguridad en sí mismos, económica, social. El conocimiento les brinda este sentimiento de seguridad, pero es un sentimiento falso, porque en el mejor de los casos, pueden conseguir buen trabajo, la posibilidad de comprar una casa, un carro, mantener una familia y el respeto y admiración de la gente. Sin embargo viven con el miedo de que en cualquier momento pueden perder cada una de estas cosas, que al final no son un hecho, no son eternas, cada una de estas cosas está sujeta al tiempo y son perecederas.

El problema aquí surge cuando por miedo, esta gente prefiere creer que estas cosas son suyas y las tienen como seguras. Hablan de mi trabajo, mi casa, mi familia, mi carro y cuando por alguna razón lógica a la naturaleza perecedera de estas cosas, alguna desaparece, sienten que perdieron algo muy importante y se sienten defraudados, nuevamente inseguros y enojados, ya sea con la compañía que los despidió o con Dios que permitió un accidente o que les quitó a un ser amado.

La gente difícil de encontrar se pregunta acerca de todo lo que ocurre y todo lo que hacen. No significa que no tengan miedo. Al igual que las otras personas lo tienen. La diferencia radica en lo que hacen con su miedo. Lo usan, lo vuelven su ventaja, lo vuelven su impulso, su amigo.
¿Cómo hacen esto? Lo reconocen. No buscan escapar de él escondiéndose. Son conscientes.

Como son conscientes tienen la capacidad de observar lo que importa, y esa es la razón de su éxito. Pueden observar a las personas y darse cuenta quienes le han ayudado y quienes se aparecen por conveniencia. Sabe ser leal con aquellas personas que le han brindado su ayuda, que han estado ahí sin necesidad de llamarlas, por eso son buenos en todo lo que hacen, son buenos esposos o esposas, buenos padres, buenos trabajadores, buenos amigos.
Así como es leal, sabe rodearse de gente leal, sabe distinguir la gente que está ahí siempre, de la que condiciona su presencia.
Saber estar ahí brinda la capacidad de distinguir quien es leal y quien no, con quien puedes contar y con quien no, y te permite notar todos los detalles que otra gente no ve y que son esenciales para decidir, actuar y vivir.

Cómo conquistar el control de tu vida


Controla tus creencias ¿Quién controla tu vida?

Cuando te desesperan las situaciones del trabajo, cuando te enojas con tu pareja si no hace lo que quieres, cuando te resientes fácilmente por lo que alguien hizo o dijo.
Si pasas estresado, angustiado, enojado, triste la mayor parte del tiempo, lo más probable, es que no tengas en tus manos las riendas de tu vida.
Por alguna extraña razón, las personas hemos aprendido a explicar todo lo que sentimos como resultado de un evento que ocurrió. Si estoy muy feliz es porque un evento o persona me hizo feliz, si estoy enojado es porque alguien me hizo enojar. Nótese que el “yo” queda como un objeto pasivo al cual otros le hacen cosas. Entonces de verdad creemos que tenemos todo el derecho a reclamar y a exigir que no nos hagan lo que nos afecta tanto, de verdad creemos que las otras personas son responsables por lo que nos hicieron sentir.
Noten también que si las otras personas de verdad son responsables por lo que nos hicieron sentir, entonces el control de nuestra vida no lo tenemos nosotros, lo tiene cualquier otra persona. Siguiendo esta firme creencia, sentimos que para poder tener el control de nuestra vida, entonces tenemos que controlar lo que hacen y dejan de hacer las personas que nos rodean, para que no nos vayan a molestar con lo que piensan, con lo que sienten y con lo que hacen.
Nos damos a la fatigosa y ardua tarea de intentar convencer a todos de nuestras opiniones, intentamos cambiar sus formas de ser, para que se adapten a las que “a mi me gustan”. En fin nos damos a la tarea de intentar entrenar a cuantos conocemos para que sepan lo que me gusta y lo que no, por supuesto esperando que se comporten de acuerdo a ello. ¿Y cuál es el resultado de toda esta trabajosa labor? Frustración, enojo, decepción, porque la gente muy desconsideradamente sigue haciendo lo que le da la gana.
La solución es disponernos a tomar el control de lo que si podemos cambiar: a nosotros mismos. Esto requiere ampliar nuestra forma de pensar y empezar a cuestionar muchas de nuestras creencias, porque son las creencias las que pueden volver nuestra vida miserable o las que pueden engrandecerla, pues en ellas nos basamos para tomar decisiones y para actuar y a veces son tan automáticas que solo nos hacen reaccionar.
Esta opción es terriblemente difícil de aceptar, porque tendríamos que modificar la profunda creencia arraigada de: “Soy importante para las para las personas que me quieren”. Por si sola esta creencia no generaría problemas, lo que genera problemas es si eso significa para nosotros: “Si soy importante, tiene que demostrarlo haciendo lo que yo quiero que haga, de tal o cual manera, etc.”
¿Estás triste, resentido o enojado con alguien? Pregúntate:
1. ¿Qué te hizo esa persona? Eso es fácil. Ahora pregúntate
2. ¿Tienes alguna manera de asegurar en un 100% que lo que esa persona hizo, lo hizo con el fin exclusivo de hacerte daño? Probablemente no puedas poner las manos al fuego por tus suposiciones.
3. ¿Habrá tenido en el momento de hacer lo que hizo alguna otra razón que tuviera que ver con su propia vida, gustos, necesidades? Probablemente si.
4. ¿Le estás exigiendo que deje a un lado sus gustos y necesidades para que cuide de las tuyas? ¿Estás dando lo mismo a cambio?

Tratemos de ser sinceros con nosotros mismos y no contestar estas preguntas a conveniencia y en base a puras suposiciones, porque con eso solo conseguimos engañarnos a nosotros mismos.
Obviamente, hay situaciones de violencia emocional y física que se deben tratar de forma totalmente distinta. Pero cuando no llega a estos extremos, la mayoría de los casos se debe a que convertimos nuestras suposiciones en hechos y no admitimos luego ninguna otra explicación.

Curiosos efectos del toque humano


Nuestro toque tiene poderes beneficiosos ya que, podemos incidir en su estado de ánimo y actitudes. Desgraciadamente la cultura occidental, parapetada en el miedo al contagio de alguna enfermedad o simplemente por respetar normas sociales, pierde cada vez más la memoria de lo beneficioso y necesario que es el contacto humano.

Podemos comenzar con el ámbito escolar: los estudiantes que reciben un toque de apoyo de parte de sus profesores, ya sea en el brazo o en la espalda, tienden a mostrar más interés en las clases y suelen prestarse como voluntarios el doble de veces en comparación con aquellos estudiantes que no reciben este “incentivo”. Y después seguir con la ineludible área médica: cuando las personas asisten a una consulta médica, si el doctor les brinda un toque empático los pacientes tienen la impresión de que la visita fue el doble de larga y se sienten mucho más satisfechos en comparación con aquellos pacientes a los cuales no se les brindó esta muestra de empatía. De la misma forma, el simple toque del médico puede incidir en la adhesión terapéutica como se comprobó en las investigaciones realizadas en la Universidad francesa de Bretagne-Sud.

Las personas también son más proclives a brindar su ayuda cuando sienten el toque humano. El experimento que se realizó esta vez fue un tanto diverso ya que no se pidió ayuda directamente de forma verbal sino que se evaluó simplemente cómo el toque humano podía incidir en la decisión de brindar ayuda de forma espontánea. Para ello Guéguen, el investigador, simuló que sus cosas se le habían caído al piso. Cuando no se presentó ningún toque el 63% de las personas le ayudó a recogerlas pero cuando se evidenció el contacto humano, el 90% de las personas le prestó su ayuda voluntariamente. Obviamente, en este caso el toque humano actúo comprometiendo a la otra persona con el problema del investigador, de forma que ésta se vio “obligada” a ayudarle.

Finalmente, el mismo Guéguen desarrolló otro estudio sobre el toque humano relacionándolo con las citas en el mundo amoroso. En este caso un investigador de aproximadamente unos 20 años simplemente se detenía en la calle y le pedía el número de teléfono a las mujeres. En algunos casos, totalmente al azar, ejercía una ligerísima presión en uno de sus brazos durante 1 ó 2 segundos. Como ya puede presuponerse, aquellas mujeres que sintieron el contacto humano, fueron más proclives a dejarle su número de teléfono. Guéguen, afirma que esto se debe al hecho de que las féminas aprecian la dominancia como una característica del hombre, algo que se hace aún más evidente si se produce un contacto corporal.

Vale aclarar que en todos estos experimentos se hace referencia a un toque muy sutil en el brazo de forma que la otra persona no se sienta amenazada por el contacto físico con un extraño. Igualmente, debe considerarse que no todas las personas responden por igual ante el toque humano (sobre todo si éste proviene de un desconocido) y existen culturas donde éste simple contacto físico podría dar lugar a una pelea. Así, el toque humano es una poderosísima herramienta persuasiva que hace que la otra persona se comprometa con nuestra meta y a la misma vez, puede ayudarle a sentirse mejor pero… el mismo debe ser practicado con buen juicio.

29 de septiembre de 2011

"LA CURACION DEL CUERPO LLEGA A TRAVES DEL ALMA"


Tarde o temprano todos los seres humanos enfermamos y el dolor reduce nuestra capacidad para el trabajo y el placer, llegando incluso a arrebatarnos la vida.Sin embargo pocas son las personas conscientes de que la enfermedad aparece cuando malgastamos nuestra energia. permitimos que nos la roben o la encarrilamos hacia objetivos erroneos. Comprenderlo asi nos abre el camino de la autocuracion, un milagro posible si interpretamos las dolencias del cuerpo como lo que lo de verdad son: expresiones de un malestas espiritual que SI tiene curacion. Los miedos, las fobias, la falta de autoestima o el afan excesivo de control pueden tener repercusiones fisicas insolitas y de dificil diagnostico, que solo podemos resolver aprendiendo a mantenernos en contacto con nuestro YO mas hondo.

Aprender el leguaje del sistema energetico humano es un medio para comprendernos a nosotros mismos, un medio para salir airosos de estos retos espirituales. Al comprender la anatomia de la energia identificara las pautas o modalidades de nuestra vida, y la profunda interrelacion que existen en el funcionamiento de mente, cuerpo y espiritu. Este conocimiento propio nos proporcionara placer y paz mental, y al mismo tiempo lo conducira a la curacion emocional y psiquica.

Nos rodea una energia emocional generada por experiencias interiores y exteriores, tanto las positivas como las negativas.Estas fuerza influye en el tejido fisico interno del cuerpo . De esta manera, la boigrafia de una persona, es decir, las experiencias que conforman su vida,se convierte en su biologia.

LA BIOGRAFIA SE CONVIERTE EN BIOLOGIA. Nuestro cuerpo continene nuestra historia, todos los capitulos, parrafos,y versos, linea a linea, de todos los acontecimientos y relaciones de nuestra vida. Un miedo, por ejemplo, activa todos los sistemas corporales, el estomago se tensa, el ritmo cardiaco se acelera y tal vez el cuerpo comienza a sudar. Un pensamiento amoroso puede relajar todo el cuerpo

Todos tenemos sentimientos negativos, pero no toda aptitud negativa produce enfermedad. Para crear enfermedad, las emociones negativas tienen que ser dominantes, por ejemplo, una persona puede saber que debe de perdonar a alguien, pero decide que continuar enfadada le da mas poder. Continuar obsesivamente enfadada la hace mas propensa a desarrollar una enfermedad porque la consecuencia energetica de una obsesion negativa es la impotencia. La energia es poder, y transmitir energia al pasado pensando insistentemente en acontecimientos penosos resta poder al cuerpo, (o sea lo debilita) y puede conducir a la enfermedad. El poder (que nos da la energia) es esencial para sanar y para conservar la salud. Las aptitudes que generan sensacion de impotencia no solo conducen a una falta de estima propia, sino que tambien agotan la energia del cuerpo fisico y debilitan la salud en general.

EL PODER PERSONAL ES NECESARIO PARA LA SALUD... Muchas personas desarrollan una enfermedad cuado pierden algo que para ellas representa poder, como dinero, un trabajo o cuando pierden a alguien a quien han investido de poder o de su identidad, como el conyuge, un progenitor o un hijo. Nuestra relacion con el poder esta en el nucleo de nuestra salud. Para que una terapia alternativa tenga exito es necesario que el paciente tenga un concepto interno del poder, una capacidad para generar energia interna y recursos emocionales, como por ejemplo, creer en su autosuficiencia. Es necesario tomar conciencia de lo que nos da poder. La curacion de cualquier enfermedad se facilita identificando nuestros simbolos de poder y escuchando los mensajes que el cuerpo y las intuiciones nos envian acerca de ellos.

LA PERSONA PUEDE SANARSE SOLA-- Curacion total y cura no son lo mismo. Se produce una "cura" cuando la persona ha logrado controlar o detener el avance fisico de una enfermedad. Curar una enfermedad fisica, sin embargo, no significa necesariamente que se haya aliviado tambien el estres emocional y psiquico que formaba parte de ella. En este caso es muy posible, y con frecuencia probable, que la enfermedad reaparezca.

El proceso de la cura es pasivo, es decir, el paciente se inclina a ceder su autoridad al medico y al tratamiento prescrito, en lugar de desafiar activamente la enfermedad y recuperar la salud. La curacion en cambio es un proceso activo e interno que implica investigar las aptitudes, los recuerdos y las creencias con el deseo de liberarse de todas las pautas negativas que impiden la total recuperacion emocional y espiritual.

Conseguir salud, felicidad y equilibrio energetico se reduce a centrar mas la atencion en lo positivo que en lo negativo,y a vivir de una manera espiritualmente coherente con lo que sabemos que es la verdad.

LA CONCIENCIA Y SU CONEXION CON LA CURACION. Durante las cuatro ultimas decadas se ha escrito mucho sobre el papel de la mente en la salud, nuestras actitudes tienen un papel importantisimo en la creacion y la destruccion de la salud corporal. La depresesion, por ejemplo, no solo afecta a la capacidad de sanar, sino que deteriora directamente el sistema unmunitario. El enfado, la amargura, la rabia y el resentimiento obstaculizan el proceso de curacion, o lo impiden totalmente. La voluntad de sanar tiene un enorme poder, y sin ese poder interior una enfermedad suele salirse con la suya.

LA CONCIENCIA Y LA MUERTE.¿Significa esto que las personas que no se curan no han conseguido ampliar su conciencia?, NO, en absoluto. Morir no significa no haber sanado. La muerte es una parte inevitable de la vida. La realidad es que muchas personas si se curan de sus tormentos emocionales y psquicos, y por lo tanto mueren "sanadas".

Al igual que nacemos en el momento idoneo para que nuestra energia entre en la tierra, tambien hay un momento idoneo para dejar la tierra, No tenemos que morir con dolor y enfermedad. La mente consciente es capaz de liberal el espiritu del cuerpo sin tener que soportar el dolor del deterioro fisico. Esta eleccion la podemos tomar todos.

Tomar conciencia sognifica cambiar las reglas segun las cuales vivimos y las creencias que conservamos. Nuestros recuerdos y aptitudes son literalmente las reglas que determina la calidad de vida y la fuerza de los lazos con los demas.

¿PUEDEN SER CURADAS TODAS LAS ENFERMEDADES?, Si, por supuesto, pero eso no quiere decir que todas las enfermedades van a ser curadas. A veces una persona tiene que soportar una enfermedad por motivos que le serviran para afrontar sus miedos y su negatividad. Y a veces a una persona le ha llegado la hora de morir. La muerte no es el enemigo, es el miedo a la muerte.

Resumen del libro "ANATOMIA DEL ESPIRITU.
Autora Caroline Myss,Ph.D.

Filosofía de abundancia en tiempos de crisis


Iniciar y llevar a cabo una nueva iniciativa requiere siempre una buena dosis de valentía e ilusión, aparte de las habilidades y estrategias necesarias para el proyecto específico, sea un nuevo camino profesional, una vida plena y satisfecha, o una nueva pareja; pero lo requiere mucho más en el clima que estamos viviendo actualmente, donde la sensación más común es de carencia en todos los sentidos.

La frase que más se oye es “no hay”; no hay dinero, no hay oportunidades, no hay derechos, no hay respuesta política, no hay clientes suficientes, no hay financiación, no hay trabajo, no hay gente responsable, no hay hombres comprometidos, no hay jefes justos, no hay tiempo… Un mantra de negatividad que si se repite todos los días terminará por hundir al más optimista, con la consecuencia de: menos iniciativa, menos proyectos, menos creatividad, menos movimiento, menos valentía, menos ilusión, menos chispa. Hasta te pueden mirar mal si no te sumas al coro de sufrimiento generalizado.

Por su puesto que hay gente que lo está pasando mal, pero ¿cuántos de nosotros han puesto el pie en el freno de nuevos e ilusionantes proyectos por mirar la vida desde la perspectiva de “no hay”?

Si quieres ver carencia, lo verás. Ves simplemente lo que esperas ver, y donde está enfocada tu atención. No es nada nuevo, es como las parejas que quieren tener hijos, y de repente ven mujeres embarazadas por todos los lados. La mente reconoce en la realidad aquello que estaba presente ya a través de imágenes y pensamientos.

Pero en la realidad hay de todo: empresas contratando gente, empresas despidiendo, parejas que se comprometen, y parejas que se divorcian, emprendedores con mucho trabajo, y autónomos que tienen que cerrar sus negocios. La pregunta es, ¿dónde eliges tú mirar?

Esta es una invitación a ver la abundancia y el éxito en tu alrededor, y de esta forma abrir la puerta para crear más de ello en tu realidad, invocar el mejor sueño de tu vida, en vez de tu peor pesadilla.

Tarea:

Piensa en algo nuevo que quieres emprender, un cambio que quieres hacer, pero que hasta ahora has pospuesto.

Observa la evidencia que has recabado que te mantiene sin hacer nada. Esta será tu lista de “no hay”.

Ahora conecta de nuevo con tu sueño, lo bueno que sería el cambio que estás buscando para ti, y haz una nueva lista de toda la evidencia positiva, los casos de éxito y oportunidades que hay para realizar este cambio, será tu lista de “abundancia”.

Todos los días, elige conscientemente qué lista vas a tener presente, y nota cómo influye en tu estado de ánimo.

¡INVITA A LA ABUNDANCIA!

Definiciones de la Inteligencia Emocional


Es la habilidad de conocerse a sí mismo y a sus semejantes con el fin de vivir armónicamente en una sociedad cada vez más interactiva.
Habilidad que tiene el ser humano para establecer buenas relaciones interpersonales. Consiste también en las potencialidades que tiene el ser humano a nivel cognitivo y social que le permite adaptarse adecuadamente a una cultura determinada.
Capacidad de empatizar con los que nos redean y actuar en consecuencia.
Capacidad de relacionarte con una o varias personas y adaptarte a todo tipo de sociedad.
Capacidad de responder efectivamente a los estimulos del medio en las relaciones interpersonales e individuales
Capacida del ser humano de salir adelante positivamente ante cualquier situación que se le presenta en relación con sigo mismo y con otras personas.
Capacidad del ser humano de controlar sus emociones para poder relacionarse de manera óptima con su entorno
É o domínio das habilidades humanas essenciais que são necessárias, não só para lidar com as próprias emoções, como para o estabelecimento de contatos humanos verdadeiramente significativos.
Es la habilidad del ser humano para explotar y manejar sus propias emociones con la sensibilidad requerida, siendo congruente con los momentos y adecuandose a la realidad y resultados que espera conseguir.
Es la capacidad de poder aprender, comprender y sencibilizar cada uno de nuestas emociones.
La inteligencia emocional, es la capacidad que tenemos de poder manejar emociones y sentmientos, por medio del uso de la razón., no siempre domina la razón, ya que a veces nos dejamos llevar por las emociones, y viceversa, más bien estamos en un equilibrio constante.
La inteligencia emocional es la que nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo, acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social, que nos brindará más posibilidades de desarrollo personal.
Es la capacidad de conocer nuestras emocionaes para luego conocer la de los demás.
Es la capacidad del ser humano, de poder interactuar con otras personas en forma armónica y respetuosa, generando una atmósfera de confianza y empatía es tener la habilidad mental de ubicarse siempre dentro de las circunstancias que se vivan en cada oportunidad y sacar el máximo provecho de esas oportunidades, tanto para el individuo como para los que interactúan con él.
Es el conocimiento de nuestras capacidades cognositivas, sensitivas, emocionales así como la forma en que percibimos y aprehendemos las cosas, situaciones u objetos y su estrecha relación con la aplicación en la vida. Es el mantener el equilibrio emocional para llevar una vida en total armonia.
La Inteligencia Emocional no solo es el conocimiento de nuestras capacidades cognosctivias y emocionales. Se trata de mucho más que la empatía, más que el conocerse a si mismo y tratar de conocer a los demás. Es simplemente vernos a nosotros mismos como si fueramos otro que tiene un problema que no sabe resolver y le damos la solución, es ayudarnos a nosotros mismos. Aprender la inteligencia emocional no es fácil, ya lo aprendimos, sólo que no queremos escuchar al corazón para que nuestra mente después nos castigue con lo tonto que fuimos al escuchar nuestros sentimientos. Ser feliz, perdonar, escuchar, amar y pensar con el corazón es ser inteligentemente emocional.
La Inteligencia Emocional es la capacidad 'innata' que todos nosotros tenemos desde que somos pequeños, la aprendemos de nuestros padres y educadores. Ser feliz, perdonar, amar y sobre todo expresar lo que sentimos es ser emocionalmente inteligentes.
Definicion practica: es la capacidad de 'ponerse en la piel de los demas' ¿qué ocurre en en la persona que tengo delante de mi en estos momentos? (¿esta preocupada, esta feliz, esta ansiosa, que estilo de pensamientos y sentimientos tiene. ?) hacerse esta pregunta con varias personas al dia, durante un periodo largo, nos ayudara a conocernos a nosotros mismos y a los demas. Anotarlo en un diario facilitara encontrar estilos de pensamiento y sentimientos de las personas con las que mas interactuamos. Y nos ayudara a conocernos mas a nosotros mismos, asi como a los demas si se rutiniza esta practica, nos nuestra calidad de vida mejorara en todos los aspectos.
Yo soy un auténtico estúpido emocional porque cuando quiero dar un abrazo no lo doi , cuando quiero compartir no lo hago, cuando me siento solo me aíslo, cuando necesito hablar con alguien hablo solo. Pero parece que el mismo ambiente me ha facilitado esta estupidez emocional, talvéz personas a mi alrededor también sean estúpidas emocionalmente o talvéz simplemente tengan otro tipo de inteligencia emocional o simplemente sólo son inteligentes emocionalmente cuando sufro de estupidez emocional. Soy estudiante de ing. de sistemas y me interesa esto de la inteligencia emocional y la aplicación en el estudio de la inteligencia artificial para computadoras. Lo que nos diferencia de las máquinas son los sentimientos y la capacidad de reaccionar ante situaciones inesperadas.
es la capacidad de poder controlar de mejor manera nuestras emociones para que nos permita resolver de mejor manera nuestras situaciones cotidianas ( tanto en el trabajo,familia o sociedad)
Control de tus emociones e impulsos más allá de tus conocimientos, para que los mismos lleguen a los demás de manera armónica y no aplastante. Es indispensable el conocimiento y práctica de la inteligencia emocional para los que somos educadores, muy en especial en el aula en el discurrir del proceso enseñanza aprendizaje.
Es la capacidad de poder controlar tus emociones de amor, odio, envidia, temor, etc es muy importante para poder interactuar con los demas. Pienso de que una persona es emocionalmete mas inteligente en la medida de la propia autoestima, en otras palabras aprender a querse un mismo ayudara a tener una mejor integencia emocional.
Es la capacidad de ser inteligentemente emocionales y emocionalmente inteligentes. - saber conjugar la razón y la emoción para comunicarmos intra y inter personalmente, entender las emociones propias y comprender las de otros, expresar nuestras emociones sin hacernos ni hacer daño a los otros, en fin saber caminar por la vida empleando de manera armonizada nuestros dos hemisferios cerebrales.
Inteligencia emocional es aquella que permite nuestra actuacion,sin envidias ni egoismo,solo pensando en el amor y en la situacion de que solo dando de nosotros lo mas importante es que vamos a recibir paz interior que tanto anhelamos. Cuando ayudamos a otros reconociendoles sus meritos y dandoles la oportunidad de progresar es que estamos en la ruta del conocimiento emocional que tanto ama y pregona nuestro creador.
Es la capacidad que posee la persona para administrar sus propios sentimientos, para mantener un clima afectivo favorable en su realc`´on con los demás.
Es la capacidad de poder enfrentar situaciones conflictivas de la mejor forma.
Yo diria que la inteligencia emocional, es la facultad o habilidad que presenta un individuo, para controlar a si mismo sus estados de ánimos, como lo son: el miedo, la alegria, la rabia, las sorpresas, inseguridades y todo ese cúmulos de estados emocionales por las cual estamos sometidos a diario. Y desde muy pequeños las personas pueden ser acondicionas para que tengan una Inteligencia emocional elevada, ya que definitivamente es la inteligencia más importante para que la persona salga adelante en cualquier tropiezo de la vida. Gracias desde Caracas.
Ser inteligente emocional es poseer la capacidad para reconocer, expresar y controlar las propias emociones. Es poder recibir, responder, valorar, evaluar y organizar nuestras relaciones. En ello juega un gran papel el lenguaje no verbal, el manejo del stress, la posibilidad de comunicación y la empatía. Como resultado gratificante se obtienen aceptación, tolerancia y solución de conflictos.
Ser inteligente emocional es poseer la capacidad para reconocer, expresar y controlar las propias emociones. Es poder recibir, responder, valorar, evaluar y organizar nuestras relaciones. En ello juega un gran papel el lenguaje no verbal, el manejo del stress, la posibilidad de comunicación y la empatía. Como resultado gratificante se obtienen aceptación, tolerancia y solución de conflictos. hildeadolfo@hotmail.com
Inteligencia emocional, es la capacidad que poseen los seres humanos para conocerse así mismo y también para relacionarse adecuadamente con otras personas.Implica ser asertivo y también empático.
Ser Inteligente emocional, es tener el control de tu vida, es poder ser quien desee ser.
Es conocernos tanto y tan bien, que podemos manejar nuestras emociones, de manera tal que ellas no dominen nuestra conducta, sino que nuestra conducta sea la más adecuada para llevarnos al éxito en cada situación. Además es lograr hacer empatía con los demás, de manera tal que logremos conocer sus necesidades y que se haga mucho más fácil persuadirlos logrando las respuestas y conductas que queremos en ellos, convirtiéndonos en líderes.
Es conocernos tanto y tan bien, que podemos manejar nuestras emociones, de manera tal que ellas no dominen nuestra conducta, sino que nuestra conducta sea la más adecuada para llevarnos al éxito en cada situación. Además es lograr hacer empatía con los demás, de manera tal que logremos conocer sus necesidades y que se haga mucho más fácil persuadirlos logrando las respuestas y conductas que queremos en ellos, convirtiéndonos en líderes.
es poder conocernos nosotros bien que podemos manejar nuestras emociones
inteligencia emocional es la capacidad de establecer relaciones interpersonales, ademas se considera que el individuo tiene una alta inteligencia emocional cuando puede controlar sus emociones aun en las situaciones mas dificiles, en otras palabras , esto significa actuar asertivamente con todos los miembros del entorno personal, la ineligencia emocional implica el desarrollo de capacidades de liderazgo
Esta compuesta por una serie de cualidades personales para producir determinados resultados frente a la administración de las habilidades propias de cada ser humano, convirtiendolas en potenciales de exito para el desempeño y sorteo de las diferentes circunstancias que plantea la vida misma a cada individuo. Esta se manifiesta por medio de la relacion con otros seres humanos. Forman parte de la inteligencia emocional la confianza en si mismo, el reeconocimiento de las prolias emociones, el reconocer las fortalezas y limites (autoconocimiento), el control de sus reacciones, la empatia y orientacion hacia el logro de los objetivos, y la habilidad de lograr las respuestas deseadas en los demas, entre otras. La inteligencia emocional es aquella que hace a la persona con mejores condiciones para se mas acertiva y dispuesta al exito y a la felicidad que a otros. Se habla de coeficiente Emocional, con la misma mistica que años atras se hablo del coeficiente intelectual.
La inteligencia emocional nos permite sacar partido al conocimiento y reconocimiento de nuestros defectos.
Inteligencia emocional es la capacidad de controlar las emociones. Característica Principal: SEGURIDAD
Nos permite utilizar nuestras capacidades para ayudar a otros a descubrir sus propias habilidades y obtener resultados positivos para el bien común.
es el grado de competencias entendidas como habilidades y destrezas que te permiten canalizar tus sentimientos fren te a la realidad de una forma acertiva y que podras ayudar a descubrir las potencialidades de otras personas haciendolas mas eficaces
Actitud ante la vida que te permite conocerte a tí mismo, conocer a los demás y saber adaptar tu comportamiento a cada situación del modo más adecuado teniendo en cuenta el estado de ánimo tuyo y el de tu interlocutor. La inteligencia emocional, permite desarrollar las habilidades relacionales, favorece la harmonia personal y el equilibrio psíquico. La Inteligencia emocional hay que trabajarla con la práctica de la Asertividad y la empatía emocional.
Es en conjunto de habilidades para sobrellevar las adversidades y seguir adelante, en el logro del éxito. La inteligencia emocional siempre está allí, pero hay que desarrollarla mediante el ejercicio diario de la aceptación de uno mismo con sus carencias y virtudes así como también la de los demás. La inteligencia emocional permite triunfar allí donde hay puentes rotos, los construye para seguir la ruta trazada, de cualquier evento de la persona.
Es saber manejarse ante las situaciones que nos presenta la vida,encontrar soluciones sencillas a problemas complicados. También es la capacidad de realcionarse positivamente con los demás, sabiendo qué hablar, qué callar, cómo decir las cosas, algo así como desarrollar un sexto sentido, una antena especial.
Es saber manejarse ante las situaciones que nos presenta la vida,encontrar soluciones sencillas a problemas complicados. También es la capacidad de realcionarse positivamente con los demás, sabiendo qué hablar, qué callar, cómo decir las cosas, algo así como desarrollar un sexto sentido, una antena especial.
es la capacidad que uno tiene para solucionar problemas que eventualmente se presentan, como sobrellevar la muerte de un familiar, saber enojarse
en otras palabras, tener el sentimiento correcto, en el momento correcto y saber expresarlo.
es la capacidad que uno tiene para adptarse a su entorno social, cultural ,económico y psicologico
Es la capacidad que tenemos los seres humanos de relacionarnos con nuestro entorno de forma proactiva, es decir, controlando nuestras emociones, comunicandonos de forma asertiva y proyectando una actitud optimista ante la vida.
La inteligencia emocional es la que nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo, acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social, que nos brindará más posibilidades de desarrollo personal.
Dotados de los mecanismos cognoscitivos y otras habilidades de aprendizaje, hoy día se hace indispensable un manejo y buen conocimiento de la inteligencia emocional. Aquella que nos permite utilizar con equilibrio todo lo que hemos aprendido, sin importar el nivel. De nada vale mucho saber si no tenemos control pleno de nuestros impulsos.
Actitud para disfrutar de los acontecimientos de la vida, a partir de un estado de tranquilidad y auto aceptación, que le permite al sujeto actuar sobre sus carencias y expander sus fortalezas con sentido crítico y constructivo.
Es la que gobierna y dirige nuestras emociones en todos los aspectos.
Es la habilidad del ser humano para equilibrar sus sentimientos, orientados a crear relaciones productivas con sus semejantes. La IE implica motivación a otros y a sí mismo, buscando resultados, tomando decisiones bajo presión, con una clara visión del futuro.

La naturaleza de la inteligencia emocional


La naturaleza de la inteligencia emocional
Las características de la llamada inteligencia emocional son: la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y la capacidad de empatizar y confiar en los demás.
Medición de la inteligencia emocional y el CI
No existe un test capaz de determinar el "grado de inteligencia emocional", a diferencia de lo que ocurre con los test que miden el cociente intelectual (CI). Jack Block, psicólogo de la universidad de Berkeley, ha utilizado una medida similar a la inteligencia emocional que él denomina «capacidad adaptativa del ego», estableciendo dos tipos teóricamente puros, aunque los rasgos más sobresalientes difieren ligeramente entre mujeres y hombres:

"Los hombres que poseen una elevada inteligencia emocional suelen ser socialmente equilibrados, extrovertidos, alegres, poco predispuestos a la timidez y a rumiar sus preocupaciones. Demuestran estar dotados de una notable capacidad para comprometerse con las causas y las personas, suelen adoptar responsabilidades, mantienen una visión ética de la vida y son afables y cariñosos en sus relaciones. Su vida emocional es rica y apropiada; se sienten, en suma, a gusto consigo mismos, con sus semejantes y con el universo social en el que viven."

"Las mujeres emocionalmente inteligentes tienden a ser enérgicas y a expresar sus sentimientos sin ambages, tienen una visión positiva de sí mismas y para ellas la vida siempre tiene un sentido. Al igual que ocurre con los hombres, suelen ser abiertas y sociables, expresan sus sentimientos adecuadamente (en lugar de entregarse a arranques emocionales de los que posteriormente tengan que lamentarse) y soportan bien la tensión. Su equilibrio social les permite hacer rápidamente nuevas amistades; se sienten lo bastante a gusto consigo mismas como para mostrarse alegres, espontáneas y abiertas a las experiencias sensuales. Y, a diferencia de lo que ocurre con el tipo puro de mujer con un elevado CI, raramente se sienten ansiosas, culpables o se ahogan en sus preocupacione".

Los hombres con un elevado CI se caracterizan por una amplia gama de intereses y habilidades intelectuales y suelen ser ambiciosos, productivos, predecibles, tenaces y poco dados a reparar en sus propias necesidades. Tienden a ser críticos, condescendientes, aprensivos, inhibidos, a sentirse incómodos con la sexualidad y las experiencias sensoriales en general y son poco expresivos, distantes y emocionalmente fríos y tranquilo.
La mujer con un elevado CI manifiesta una previsible confianza intelectual, es capaz de expresar claramente sus pensamientos, valora las cuestiones teóricas y presenta un amplio abanico de intereses estéticos e intelectuales. También tiende a ser introspectiva, predispuesta a la ansiedad, a la preocupación y la culpabilidad, y se muestra poco dispuesta a expresar públicamente su enfado (aunque pueda expresarlo de un modo indirecto).
Estos retratos, obviamente, resultan caricaturescos pues toda persona es el resultado de la combinación entre el CI y la inteligencia emocional, en distintas proporciones, pero ofrecen una visión muy instructiva del tipo de aptitudes específicas que ambas dimensiones pueden aportar al conjunto de cualidades que constituye una persona.

28 de septiembre de 2011

¿Por qué llega el aburrimiento?


Probablemente la definición más internacional de aburrimiento es: “no tener nada que hacer” y de seguro todos en algún momento hemos sido víctimas del mismo. Pero… ¿el aburrimiento es simplemente una situación monótona ante la cual reaccionamos o existe un mecanismo mucho más profundo en nuestro cerebro que nos compulsa al aburrimiento?

Realmente el aburrimiento es un tópico bastante reciente en la investigación psicológica. Los primeros estudios estuvieron encaminados a analizar los efectos de las tareas tediosas en el desempeño de los trabajadores en las fábricas. Así, ya en el 1926 se publicaba el primer artículo en la British Medical Journal donde se afirmaba que el aburrimiento está relacionado con la fatiga mental y es una consecuencia de la repetición y la falta de interés en las actividades de carácter repetitivo. No obstante, a pesar de que esta primera aproximación al aburrimiento aún era muy ingenua, este psicólogo notó que existían diferencias personales, ya que habían trabajadores que no “eran susceptibles al aburrimiento”.

Más tarde, en la década del ’30; el aburrimiento comenzó a estudiarse a nivel de laboratorio, llegándose a la conclusión de que el mismo era un estado parecido al de la somnolencia; sugiriéndose que el mismo era una mezcla de una activación baja y una falta de motivación. Posteriormente, en la década del ’50 aparece una comprensión psicoanalista del aburrimiento donde se afirmaba que el mismo era el resultado de una represión que hace que la persona se quede sin deseos, objetivos y con una falta de voluntad aparente.

Sin embargo, no es hasta la década de los ’80, de la mano de Norman D. Sundberg, que comienza a desarrollarse en la Psicología una visión verdaderamente comprensiva y global del fenómeno del aburrimiento. Entonces se descubrió que habían personas que mostraban una tendencia al aburrimiento y éstas también presentaban una mayor probabilidad de desarrollar ansiedad, depresión, ira, conductas agresivas y adictivas y a desempeñarse peor en las situaciones de interacción social.

Hoy por hoy se sabe que las personas extrovertidas tienen una mayor propensión al aburrimiento ya que éstas están a la búsqueda continua de nuevos estímulos que provengan del medio. Al contrario, las personas creativas, que poseen intereses diversos, tienden a aburrirse menos porque siempre se motivan a sí mismas a hallar un nuevo estímulo.

Un estudio interesante sobre el aburrimiento desarrollado por Mary B. Harris en el año 2000 demostró que las personas que se concentran más en sus estados emocionales también suelen aburrirse más. Según esta investigadora, esto sucede porque cuando estamos demasiado pendientes de cómo nos sentimos, nuestra atención se desvirtúa de las tareas y éstas se nos hacen más monótonas y faltas de interés.

No obstante, más allá de las diferencias individuales y de la propensión mayor o menor que algunos podamos tener al aburrimiento, existen otros especialistas que afirman que la culpa realmente es del cerebro. Es decir, nuestro cerebro está programado para activarse ante los estímulos que nos resultan novedosos pero con el paso del tiempo, si nos mantenemos en la misma tarea, el cerebro se habitúa a la misma y disminuye la intensidad de la activación hasta que llega un momento en que nos resulta difícil concentrarnos y ¡nos aburrimos!

Realmente, el aburrimiento no es un fenómeno que pueda explicarse a partir de un solo factor aunque sin lugar a dudas las personas con pocos intereses, faltas de creatividad, introvertidas y que les resulte difícil concentrarse, serán víctimas más fáciles del aburrimiento, el resto es un proceso meramente neural.

Si buscan una estrategia para combatir el aburrimiento, acá les dejo unas frases de dos grandes personajes de la ciencia:

“Pueden entrenarse ustedes mismos para ver la riqueza que les rodea. Si logran encontrar una manera para reconocer y apreciar la belleza del mundo – incluyendo las diferentes tonalidades de colores y las formas – entonces probablemente nunca más estarán aburridos.” Vodanovich

“Cuando les golpee el aburrimiento, golpéenlo a él. Déjense aplastar por él, sumérjanse, hasta el fondo. Por lo general, cuando las cosas son desagradables la regla es: cuanto antes te sumerjas más rápido saldrás a la superficie.” Brodsky

Como potenciar la Creatividad ?


Aprende a pensar como los otros

En los tiempos que corren la creatividad es esencial para emprender cualquier actividad. Con un mercado sumamente atiborrado de información y objetos, solo aquellos que sobresalen de la media tienen probabilidades de ser memorables y exitosos. Por esto no es extraño que muchas personas se pregunten cómo potenciar la creatividad.

Ahora investigadores de la Universidad de Nueva York nos brindan un nuevo y sencillísimo truco para desarrollar la creatividad: aprender a pensar como los otros.

Según estos investigadores seremos más creativos si actuamos o pensamos como personas totalmente ajenas a nosotros mismos. Vale aclarar que esta idea no es del todo nueva ya que con anterioridad se había demostrado experimentalmente que mientras mayor sea la distancia física y temporal que asumamos del problema en cuestión, mayores probabilidades tendremos de desarrollar un pensamiento abstracto y resolver con éxito la problemática. Ahora Polman y Emich han demostrado que si asumimos una distancia social del problema, tendremos más probabilidades de hallar una solución creativa.

Específicamente, los investigadores hallaron que las personas involucradas en el experimento eran mucho más creativas en sus diseños cuando debía dibujar para una historia que no les pertenecía mientras que sus ideas eran menos originales cuando la historia la habían escrito ellos mismos. De la misma forma, los participantes elegían regalos más originales cuando se le pedía que le regalaran a un desconocido que cuando se les pedía que eligieran un regalo para una persona de su mismo signo zodiacal.

Este efecto continuó manifestándose a lo largo de otras tareas a las cuales se enfrentaron los participantes en el experimento. Por ejemplo, se les pidió que idearan una forma de escapar de una torre pero a un grupo se les dijo que imaginasen que era otra persona quien estaba encerrada en la torre mientras que a un segundo grupo se les pidió que imaginasen que eran ellos mismos quienes estaban atrapados. Curiosamente, en el grupo que imaginó que eran ellos quienes estaban atrapados solo lograron idear una solución creativa para escapar el 48% mientras que en el otro grupo el 66% encontró una vía de escape original.

Los investigadores consideran que imaginarse como otra persona nos permite asumir una distancia psicológica del problema de forma que podemos valorarlo desde múltiples perspectivas y despojarnos de las emociones que pueden actuar como entorpecedoras de la creatividad. Por otra parte, imaginarnos que somos otra persona nos permite abandonar parte de nuestros estereotipos y prejuicios por lo que será mucho más fácil que fluya la creatividad.

! LA VIDA NO ES JUSTA ¡


¿Alguna vez te has sentido frustrado y has exclamado desde lo más profundo de tu ser: ¡la vida no es justa!? Probablemente sí.

Lo cierto es que la mayoría de nosotros luchamos buena parte de nuestra vida intentando aceptar que la vida no siempre está basada en lo que consideramos “justo”. A veces no comprendemos por qué las personas no obtienen aquello que se merecen (o que creemos nosotros que se merecen, que no es lo mismo pero es igual). Esperamos que si alguien se comporta mal sea castigado y si alguien hace el bien, sea recompensado. Pero la vida no funciona de esa manera tan sencilla. A veces esta ecuación se aplica, a veces no.

Entonces la realidad nos resulta difícil de aceptar porque deseamos mantener la ilusión de que todo se rige por leyes sencillas. En otras palabras, las ecuaciones: malos actos = castigo, buenos actos = recompensa nos brinda una sensación de control y seguridad ya que a grosso modo sabríamos a qué consecuencias atenernos a partir de nuestros comportamientos. Estas ecuaciones nos hacen sentir más seguros y confiados pero cuando constatamos que no siempre se aplican, solemos sentirnos muy frustrados.

Obviamente, con esto no quiero decir que las personas que se esfuerzan no obtienen recompensas. Por ejemplo, si se hace ejercicio físico todos los días y se asume una alimentación saludable, estaremos reduciendo al máximo (al menos estadísticamente hablando) la posibilidad de desarrollar muchísimas enfermedades. Pero esto no es una garantía de que no enfermaremos porque existen otros factores como la herencia o los contaminantes del medio. En resumen, las ecuaciones lineales anteriormente citadas pueden aplicarse y si vivimos siguiendo su lógica tendremos grandes probabilidades de obtener beneficios o al contrario, de buscarnos problemas. ¡Pero no siempre es así!

Lo curioso es que nunca nos quejamos cuando hay un día soleado o cuando nos dan el aumento de sueldo. Obviamente, nos damos cuenta que “la vida no es justa” cuando algo va mal pero muy pocas veces disfrutamos verdaderamente los momentos de felicidad cuando la vida si es justa y nos recompensa.

Con esto pretendo puntualizar el hecho de que existen personas que maximizan constantemente lo injusto de la vida y minimizan los aspectos positivos, creándose un camino de infelicidad permanente. Por ejemplo, si salimos a dar un paseo y comienza a llover no debemos pensar: ¿por qué a mi? Realmente está lloviendo para todos. Llueve o no llueve, nos guste o no, esto es algo que no podemos controlar. Por ende, no sirve de nada cuestionarse si es más o menos justo que el día que hemos elegido para dar un paseo es lluvioso. En este caso, en vez de amargarnos el día, simplemente deberíamos elegir otras opciones igualmente placenteras o quizás optar por un paraguas.

En resumen, los pensamientos del tipo: “la vida no es justa” y “por qué a mi” en ocasiones son formas de asumir una postura derrotista y supeditada a los agentes externos que realmente no nos hacen más agradable la vida.

27 de septiembre de 2011

Cerrando círculos


Cerrar círculos es imprescindible si queremos que nuestra vida sea "redonda", completa. Cuando lo consigues, cuando nada te impide lograrlo, cuando no te importa "el qué dirán", porque tu corazón te habla en susurros luminosos, una suave brisa recorre tu cuerpo y te anuncia tu primavera particular.

Cuando vivimos, existimos, nos relacionamos, establecemos interacciones bidireccionales que a veces fortalecen, otras duelen, algunas más enseñan y otras pocas acrecientan. Es absolutamente normal porque forma parte de la fuerza existente que denominamos Vida.

Se van cumpliendo etapas con cada momento, época, lugar y persona que cumplen siempre una función determinada y absolutamente necesaria, aunque la mayoría de las veces no sea evidente en un primer momento.

Cubierta la etapa, acabada la misma, avanzamos, seguimos caminando, existiendo, pero a veces nos olvidamos de cerrarla, de terminarla, no en un sentido finalista de todo o nada, sino de lo que ella nos transmitía y en la forma en que ha transcurrido.

Por ejemplo, no se trata de que si te has comprado un coche que te gusta, has disfutado conduciéndolo y de repente decides o deciden por ti que ya no es tu coche, cierres olvidándote para siempre de vovler a tener uno o siquiera de conducir. No, se trata de desapegarte de ese coche en particular, de las emociones que te han acompañado durante su disfrute, de obtener el aprendizaje pleno y completo que te ha proporcionado y de seguir adelante. Eso sólo puedes lograrlo si cierras del todo el círuclo formado, creado en ese existir temporal.

Igual ocurre con las relaciones, personales, fraternales, amorosas, laborales, en definitiva, vitales. Pasa la etapa, el corazón lo sabe, el alma lo confirma el espíritu te encamina sin remedio hacia la siguiente, pero tu mente, con sus cargas de prejuicios, condicionamientos, estrecheces, miras distorsionadas, ilusiones y desesperanzas, frustraciones varias, decide intervenir y te "empuja" a seguir con algo que ya no debe ni puede ser igual.

Tu única salida es escuchar la profundida de tu corazón, de tu alma, y hacerle caso, eso sí, cerrando impecablemente el círculo, amorosamente, con el corazón, no con el estómago, con el amor, no con la pasión, con generosidad y comprensión.

Eso vale para cada parte, agradeciendo las enseñanzas recibidas, el aporte efectuado, lo vivido, y deseando lo mejor. Diciendo Adios con el alma en una mano y el corazón en la otra, como sólo tu sabes y puedes hacerlo, aunque creas imposible esto que ahora te digo.

Sed generosos, vivid con amor desde el amor, cerrad círculos de esta manera y caminad, caminad erguidos, contentos y felices de haberlo realizado porque lo que atrás quedó ya no es vuestra responsabilidad, si habéis actuado así de impecablemente.

La mochila tiene sentido durante una parte del viaje, pero cuando realizas otro, en ese ínterin, descárgate de ella y vive libre, disfrutando de lo único posible que tienes más a mano: ¡¡tu SER!!

Nuestras mochilas emocionales


Todos cuando nacemos venimos al mundo desnudos, sin carga aparente, sin ropajes ni elementos que dificulten ese nacer.

A lo largo de nuesra vida, con nuestro crecimiento, nos colgamos (o nos cuelgan) sin saberlo una mochila que en lugar de llevar pan y buen vino, para el camino, se va cargando con piedras pesadas, que van aumentando nuestro peso, nuestra carga, poco a poco de tal forma que casi ni nos damos cuenta de ese pequeño aumento. Pero es acumulativo, es decir, va siendo cada vez mayor conforme añadimos nuevas piedras.

Esas piedras son emociones negativas, fruto de experiencias, ideas, pensamientos repetidos, "consejos" recibidos, amores perdidos, frustraciones, miedos y un largo etcétera., que nos va acompañando en nuestro crecer, en la educación que recibimos, aunque sea realizada con la "mejor intención". Asi, el miedo, la ira, la culpa, la falsa humildad, la necesidad de afecto, por nombrar sólo algunas de esas piedras, se convierten en nuestra carga personal, propia e insustituible de tal forma que casi creemos y llegamos a pensar que ese peso es el nuestro, el real, el verdadero, aunque nos duela y fatigue. Y así caminamos todos los días tomando por "normal" lo que es "añadido".

Pero, ¡ay!, llega un momento en el cual esas mochilas están llenas hasta rebosar y entonces esas piedras comienzan a caer de las mismas, y alguna incluso nos da en el pie y sentimos el dolor, nos desbordan las emociones y creemos que algo nos ha ocurrido de repente, sin darnos cuenta precisamente de toda la carga que desde casi siempre nos ha ido acompañando en nuestro diario devenir.

No es asi, podemos dejar a un lado esa carga, tan sólo necesitamos seguir los siguientes pasos:

1) Darnos cuenta de que tenemos esa mochila en nuestra espalda (interesante sería en otro momento hablar del simbolismo de la espalda, sus dolores y lo que a ella nos echamos a cuestas).

2) Ver, con absoluta certeza, que esa mochila no es nuestra, que no está pegada sino sujeta con tirantes que podemos soltar.

3) Soltarla sin miedo, con decisión.

4) Ver que el vacio que aparentemeten se instala en nosotros es una sensación absolutamente normal: no obstante hemso llevado esa mochila durante muchos años y creíamos que era parte nuestra.

5) Permitirnos experimentar y sentir la nueva ligereza.

6) Probar, intentar nuevos acrcameintos, nuevos desplazamientos si me permitís la expresión, ya sin la carga-

7) Por último, ser lo suficientemente cuerdos y sensatos, valientes, para pedir ayuda. Hay técnicas, procedimientos, que pueden cumplir esa función de ayuda de forma admirable pero siempre la decisión depende de ti, el primer paso debes darlo tu. Es como cuando quieres beber agua: puedes poner el vaso bajo el grifo pero si tu no lo abres, si no realizas esa pequeña función, el agua no saldrá y tu sed seguirá igual.

26 de septiembre de 2011

Despertar de la Conciencia


"Algunos se imaginan ser libres y no ven las ataduras que los aprisionan". J. M. Buckert

En los últimos tiempos se habla mucho acerca del despertar de la conciencia. El significado de este concepto varía según el punto de vista de quien lo interprete (según su realidad).
Tal vez lo importante de rescatar es que cada vez más personas se cuestionan y se hacen preguntas acerca de su existencia, buscan llenar de significado sus vidas. Ya no se conforman con lo que dicta el status quo: nacer, crecer, ir a la escuela, ir al colegio, tal vez a la universidad, trabajar, casarse, tener hijos, verlos crecer, esperar a que tengan nietos, jubilarse y morir. Eso es todo. En el medio de la rutina algún paseo, alguna fiesta, desear una mejor casa, un mejor carro, etc., eso es todo: desear y comprar.
¿Es esto todo lo que ofrece la vida? Esta es la pregunta que muchas personas se están haciendo, pregunta que nuestros padres y abuelos ni siquiera soñaron con hacer por puro temor al castigo del infierno.
Pero las religiones agonizan, la espiritualidad y la ciencia tan dividas por tanto tiempo, empiezan a reencontrarse y las personas confundidas buscan nuevos gurus que guíen sus vidas y les digan en que creer y que deben hacer.
Que terrible miedo le tenemos a la libertad, cómo nos atemoriza pensar, y ni que decir del terror a asumir la responsabilidad por nuestras creencias, actos y pensamientos.
Quienes empiezan a atreverse, quienes buscan encontrar un rumbo distinto, quienes enfrentan sus miedos y pasan a través de generaciones de pensamientos y creencias implantadas y se atreve a buscar sus propia verdad, son los que descubren el despertar de su adormecida conciencia.
El despertar es un proceso interior de cambio, de luchas internas. Lleva implícito un compromiso para aprender a ser libre.

Como sacar provecho de un proceso terapéutico


Cuando una persona ya se ha decidido a llevar una terapia, por el motivo que sea, muchas veces no saca suficiente provecho de ella, algunas veces por errores que comete su terapeuta y muchas veces por errores que comente la misma persona, al no tener expectativas claras de lo que la terapia le puede ofrecer.
Por eso si usted está decidido es muy importante tomar en cuenta lo siguiente:

1. Informarse bien acerca del tipo de terapia que va a llevar: Esto le ayudará a hacerse una idea de la forma en que se abordarán los temas o situaciones que quiera tratar y analizar si es la más apropiada para usted.

2. Hacer conciencia de que usted debe aprender a manejar sus situaciones y que su terapeuta no debe ser un consejero que decide por usted: Este es un punto muy importante, porque si usted espera que alguien tome decisiones por usted, lejos de estar aprendiendo a enfrentar sus problemas o situaciones de formas más capacitantes, estaría volviéndose dependiente de su terapeuta. Muchas personas abandonan la terapia porque no quieren asumir responsabilidad por sus decisiones y creen que ir a terapia es ir a preguntar que hacer con sus cosas.

3. Ser honesto consigo mismo y con su terapeuta: Las personas tendemos a querer dar siempre una buena impresión y esto hace que a veces ocultemos información acerca de cosas que hacemos y solo damos información de las cosas que nos hacen. Por eso es importante recordar que el terapeuta no está para juzgar, así que ser sinceros nos ayuda a hacer conciencia de las cosas que podemos mejorar de nosotros mismos en lugar de enfocarnos en nuestro deseo de que otros cambien.

4. Hacer conciencia de que la terapia no es para cambiar a otros, sino para cambiar uno mismo: Tiene que ver con el punto anterior, porque muchas veces la terapia se convierte en un espacio para dar quejas sobre otros y buscar maneras de hacer que otros cambien. Cada quien cambia cuando quiere y cuando siente la necesidad de hacerlo. Usar la manipulación para lograrlo, sirve por poco tiempo y no es una estrategia saludable, por lo tanto lo que tenemos que enfocarnos es en nuestras reacciones hacia lo que hacen o dejan de hacer los demás y trabajar en mejorar nuestra forma de actuar y sentir.

Tener esto claro es vital para que pueda ver resultados positivos en su vida y gozar de una salud emocional y mental equilibrada.

25 de septiembre de 2011

De la Depresion a la Plenitud y del Miedo a la Libertad


Siempre me he preguntado: si yo no me quiero, ni me aprecio, ni veo nada bueno conmigo, como puedo querer o apreciar a otros? Aprendi, como todos, que teniamos que amar al projimo como a nosotros mismos, y a pesar de mis esfuerzos, nunca lo lograba. Y descubri que, en la base de todas mis adicciones, sufrimientos y dramas, estaba eso: que yo no sabia quererme ni apreciarme ni un poco siquiera.
Y cuando digo que esta falta de amor a uno mismo es la base de las adicciones, es que esta en el fondo de todos los habitos auto-destructivos, de las depresiones y las demas formas de demostrarnos que hay algo, con nosotros mismos, que esta mal.
Hemos aprendido muchas cosas en la vida: aprendimos a realizar tareas, a representar roles, a cumplir las expectativas que la sociedad tiene sobre nosotros, a ejercer una profesion o un oficio, a competir en el mundo, aprendimos las reglas del juego. Pero estas reglas van cambiando, y nosotros tratamos de seguirlas, aunque quedemos exhaustos en el intento. Lo que la mayoria de nosotros nunca aprendio es a quererse, a apreciarse, a ser incondicional con uno mismo frente a toda situacion.
Siempre esperamos que el amor y la incondicionalidad vengan de afuera: de la familia, de la pareja, de los amigos, de los mentores, de la iglesia, de instituciones caritativas, etc. Pero, y nosotros? Muchas veces somos nuestro peor enemigo.
Es muy importante que aprendamos a querernos primero. Luego podremos amar a los demas en forma incondicional. Pero muy a menudo nos perdemos en querer a los otros: en demostrar cuanto queremos dando tanto, que nos abandonamos en el camino, pues en realidad lo estamos haciendo desde un lugar de querer recibir algo a cambio. Es decir, no es incondicional.
Entonces, tenemos que encontrar un balance entre lo que hacemos y lo que sentimos. Yo se que a muchos nos ensenaron que quererse a uno mismo es ser egoista, pero eso no es mas que una idea, una creencia que nos aleja de nuestro centro interno, que nos impide decirnos sí, y nos lleva a sentir que valemos tan poco que nos tiene mendigando un poquito de carino, o nos lleva a anestesiarnos con tanta sustancia para no sentir.
Imagina que tal vez es esa inseguridad que sientes fuera la que te impulsa a consumir drogas o alcohol, prefiriendo autodestruirte para no sentir el miedo o la inseguridad, aunque sea en el momento que estas socializando. O el comer en exceso para no sentirte fuera de lugar. O si no tienes una adiccion de consumo, tal vez caes en la depresion que te impide moverte, por mencionar alguna de las variantes. Hay tantas cosas diferentes que pueden suceder!
Pero sea lo que sea que utilices para escaparte de lo que sientes, es tiempo de encontrar ese amor internamente, y luego estaremos siempre conectados con una fuente inacabable de amor incondicional, para dar y compartir sin limites, sin necesidad de esperar recibir. Uno ya sabe por donde lleva el camino de la autodestruccion, entonces, te invito a encontrar ese cambio adentro.
Tal vez te preguntas : Como aprendo a quererme? Que hago?
Y te voy a responder que no hacer:
- Cuando observes que la atencion se va a todo lo externo y que empiezas a acelerarte, ansiosa, asustada, ahi para. Puedes ir hacia adentro y puedes sentir tu corazon.
- Cuando veas que tu cabeza empieza a pasarse las peliculas de lo que dijiste, o hiciste, o no hiciste, o habria, o tendria …. PARA ALLI….. y lo mismo.
El tema es no perderte en lo que estas haciendo o lo que tu cabeza te esta diciendo: tu verdad es mucho mas profunda y esta dentro tuyo.
Hay que empezar a ejercitar ese musculo de la atencion interna, y de ese modo lo comienzas a sentir.
Estamos acostumbrados a escuchar lo que la mente dice todo el tiempo, como si esa fuera nuestra brujula, y la seguimos. Siempre esta llevandonos del pasado al futuro, recordando algun evento desafortunado, con temor, e intentando prevenir que aquello vuelva a suceder. Y nuestra atencion va en esa direccion. Tenemos que encontrar un punto medio donde estemos presentes, en el momento presente, y actuemos desde un sentir claro que nos lleve a enfocarnos y utilizar, asi, todo el potencial disponible.
Vivir en el momento no significa que no planifiquemos nuestras vidas. Simplemente significa soltar las inquietudes y preocupaciones que nos impiden abrir nuestras alas y descubrir la libertad del vuelo.
Cuanto mas nos enfoquemos en estar en el momento presente, mas podremos sacudir las bases de nuestros miedos subconscientes. Luego, todo el edificio de la auto-desconfianza y separacion se desarmara, y en su lugar se enarbolara una estructura de fluidez, confianza, dicha, amor y paz. Abracemos el momento presente, y entonces ya no nos reprimiremos por los limites de nuestro pasado, y nada nos detendra para alcanzar nuestros suenos.
Y si en este momento la soledad es tu companera, puedes descubrir en esa relacion a tu mejor amiga. Se que tal vez esta idea es inconcebible, pero si estas sintiendo ese vacío, cualquiera que sea la causa, cuando el sentimiento de soledad aprieta el corazón, cierra la garganta, y nos hace meternos para adentro y vivir en pánico y angustia, nos sentimos víctimas del desamor. Y muchas veces este sentir lo tenemos a pesar de estar rodeados de personas, pues nuestros viejos dolores, nuestras protecciones para no sufrir y tantas cosas más, nos hacen impermeables a compartir los afectos.
De este modo no recibimos, no podemos detectar lo que viene hacia nosotros, lo que nos quieren dar, pues ese sentir cierra las puertas.
El estar en conciencia jamas nos permite sentirnos solos. Puedes observar a un nino y ver que juega solo, imaginando cosas, sintiendose completo dentro de si en cada momento. NO piensa: seria mas feliz si tuviera mas amigos, ellos no piensan asi, solo crean su propia entretencion.
Todo aquello que necesitas esta dentro tuyo. El estar enfocado en el amor conciencia es estar conectado con la fuente misma del amor, de la inspiracion, de la intuicion, de una vida plena, en paz, en alegria y sobre todo, en amor. Y una vida en amor es una vida libre de miedos, libre de la esclavitud de las adicciones y la depresion. La vida en amor es un SI en plenitud y libertad, y esta experiencia comienza con pequenos cambios de enfoque, momento a momento, en el SI, en apreciar.

¿Qué es la fobia social?


Una fobia social es un tipo especial de miedo. Todos tenemos miedos a cosas como las serpientes venenosas, los perros rabiosos, las infecciones, los accidentes, aunque este miedo se traduce en un comportamiento de simple cautela frente a las situaciones de peligro y además el miedo AYUDA a estar alerta en la vida cotidiana en vez de INTERFERIR en ella de forma limitante y negativa.

Hablamos de fobias cuando la intensidad con la que experimentamos el miedo frente a los distintos peligros es:

injustificado por la objetividad del peligro
inoportuno (no lo sentimos en el momento apropiado)
desmesurado (sentimos más de lo que deberíamos)
interfiere nuestra vida normal de forma innecesaria, y nos reduce nuestra capacidad de acción y goce.
Aunque algunas fobias son muy conocidas, como el miedo irracional a coger el ascensor, nadar, las ratas y cucarachas, por ejemplo, en cambio en la fobia social el miedo se centra en SITUACIONES más complejas y sorprendentes, y además altera totalmente nuestra vida ya que nos vemos obligados a vivir en sociedad (a diferencia del miedo a las serpientes que puede ser inocuo si no nos toca trabajar en un zoo)

Todos solemos experimentar incertidumbre, ansiedad e inseguridad al conocer a personas nuevas, pero una vez roto el hielo, casi todos logramos convertir esos encuentros en una experiencia agradable.

En cambio las personas con fobia social experimentan un grado de ansiedad mucho más elevado en estas situaciones.

Puede ser tanto el grado de ansiedad o vergüenza que se produzcan señales físicas delatadoras (sudor, temblor muscular y de voz, rubor, etc.) que nos hacen más vulnerables e inseguros y la situación social, en vez de convertirse en un tiempo aceptable en algo agradable se tranforma en algo cada vez más desagradable, con lo que nos desanima a pasar esos malos tragos y utilizar subterfugios de evitación y control de estas penosas situaciones.

El deseo que solemos tener todos de formar parte de los grupos sociales, ser valorados y apreciados se ve gravemente disminuido, con la consiguiente baja autoestima y complejo de inferioridad.
Elementos más importantes de la fobia social:

Preocupación por llegar a ser el centro de atención cada vez que nos encontramos con alguien.
Temor a propósito de que alguien nos mire y observe lo que estamos haciendo.
Temor a que nos presenten.
Temor a propósito de comer o beber en público
Dificultad para manejarse en comercios y relaciones administrativas
Terror a dirigirse a un público o grupo de amigos
Aversión a realizar llamadas telefónicas y realizar gestiones
Dificultad para confrontarse en el trabajo o hacer reclamaciones (incluso si se tiene la razón y el derecho de hacerlo)
Las fiestas y reuniones son una pesadilla y el comportamiento de la persona que tiene fobia social consiste en ponerse cerca de la puerta o encargarse de discretas tareas que le permitan huir de la situación.
Tendencia a rehuir espacios cerrados donde hay gente
Sensación de que todos nos miran y nos desvalorizan
Temor a que nuestras intervenciones parezcan ridículas, pobres o inadecuadas. Miedo a 'quedarnos en blanco'.
Algunas personas con fobia social tienden a beber alcohol para ganar así valor y desinhibición.
La fobia social puede ser algo que -a diferencia de la fobia a las serpientes- se nos haga presente cada vez que nos vemos obligados a ser el centro de atención, o si nuestra profesión implica estar expuestos a personas desconocidas con frecuencia (vendedores, actores, músicos, maestros, etc.)

También nos podemos ver obligados a hablar en público (en la escuela, reuniones de trabajo, amigos -cuando son un grupo grande-).

Algunas fobias sociales acentúan el miedo a tratar con el otro sexo a extremos que producen graves dificultades para conseguir pareja.

El miedo no es un estado emocional inmóvil, como un estado de tristeza o alegría. Se alimenta de:

Los estímulos temidos (estar en algún tipo de situación social que nos produce miedo)
La anticipación (imaginar las situaciones que podrían suceder y sentir el miedo 'como si' estubieran sucediendo los acontecimientos temidos)
los mecanismos de evitación (aunque sea una paradoja el ALIVIO de subir por las escaleras AUMENTA el miedo a coger el ascensor de una persona con fobia al ascensor). Por lo tanto las conductas de 'precaución' como ponerse en un rincón, hablar poco, cruzar la acera, etc. hacen que sintamos MAS miedo la próxima vez.
Los pensamientos auto-críticos (del estilo "pareceré tonto/a", "debería hablar pero no se me ocurre nada". "estoy haciendo el ridículo", "parezco torpe", "me consideran inferior", etc.).
La falta de practica en expresión verbal (igual que la falta de ejercicio nos entumece) el expresarse DEMASIADO POCO, dificulta la facilidad y creatividad de comunicación.
El circulo vicioso que producen las experiencias negativas: como lo hemos pasado mal una vez tememos que la siguiente será igual o peor, con lo esta creencia hace de profecía que se auto-cumple y nos induce a estar más amedrentados e ansiosos la próxima vez, con lo que de nuevo alimentamos el temor para la siguiente ocasión.
La costumbre de 'repasar' y 'rumiar' lo sucedido: el no haber sido capaces de actuar con la soltura de los demás (el fóbico puede fijarse en la persona más popular y maravillosa para compararse con ella) nos genera desasosiego y ácida incomodidad personal, recordando cada uno de los pequeños detalles de impotencia y comportamiento penoso con la precisión de un latigazo, y de pronto aparecen iluminadas como por un foco las palabras y las cosas que DEBERIAMOS haber dicho o hecho.
La propaganda negativa que hacemos sobre la imagen de nuestro Yo. A base de vernos torpes, inseguros, empobrecidos, poco interesantes, etc. un numero elevado de veces, entramos en la 'secta' de los 'no valgo nada', con lo que ya ni nos atrevemos a aspirar a las cosas sanas y bonitas que los demás nos parece que sí tienen derecho a tener (amor, admiración, amistad). Esto puede influir poderosamente en nuestras decisiones (aspiraciones laborales, proyectos, el tipo de pareja que nos parece adecuada, los derechos que creemos que nos merecemos, etc.) .
La angustia como aparición 'maldita' e 'intrusa'. Nos angustiamos por la posibilidad de sentir angustia y al percibir que nos estamos angustiando sólo por pensarlo sentimos que es una angustia incontrolable. La angustia se convierte por sí misma en el peor enemigo -más allá incluso de las situaciones que empezaron a provocar. Tenemos miedo de tener miedo, y que además ese miedo sea visible y nos delate como miedosos dignos de desprecio.
Síntomas físicos

Los síntomas de la ansiedad que aparecen en la persona que tiene fobia social cuando se expone a lo temido pueden llegar a ser el símbolo de 'lo peor' que le sucede:
Sequedad de boca (junto a la idea de que uno se 'atrabancará', tartamudeará, toserá, no podrá hablar, etc.)
Palpitaciones (el corazón parece correr demasiado deprisa o irregularmente y eso producir desmayos, ataques cardíacos, mareos, o algún tipo de colapso)
Temblores de manos , pies o voz que pueden ser rápidamente observados y delatarnos como 'inferiores' o 'penosos' o 'impresentables'.
Sudor (en las manos que luego puede que tengamos que presentar en un saludo; sudor corporal que traspasa la ropa y nos avergüenza haciendo nos aparecer como 'indeseables' o 'repugnantes')
Rubor (angustia + sentimientos intensos de vergüenza)
Falta de concentración (que nos haga olvidar datos que queríamos decir o desorganice el curso del pensamiento de modo que no sepamos de donde veníamos o a donde queríamos llegar)

AHO ¡¡¡


ORACION LAKOTA

Porque deseo hacerme el mejor de los regalos ¡

Porque deseo regalarme la Vida ¡

No diré todo lo que pienso. Pero pensaré todo lo que digo.

Daré valor a las cosas, no por su precio, sino por lo que significan.

Dormiré menos... soñaré más. Andaré cuando el tiempo esté detenido.

Despertaré cuando los demás duermen, escucharé mientras los demás hablan.

Vestiré por fuera como soy por dentro.

Me tiraré de bruces al sol, dejando mi alma al descubierto, para así mostrar mi corazón.

Escribiré el odio sobre el hielo, pintaré sueños sobre las estrellas, ofreceré a la luna una canción, y aquí... dejaré todo mi amor.

Con mis lágrimas regaré las rosas.

El dolor, para sentir sus espinas, y para encarnar... los pétalos con besos.

Si la fuerza me llega, haré de cada persona un reflejo oportuno... mi reflejo favorito.

Pensaré que envejezco porque dejo de amar, y no que dejo de amar porque envejezco.

Daré a los niños alas para que aprendan a volar. Les dejaré caerse... y serán alas de Libertad.

Le diré a los ancianos que con la edad lo que amenaza no es la muerte, sino el olvido.

Sí, creo que en ninguna meta está la felicidad... más bien está en la forma de llegar.

Y si tengo que mirar hacia abajo a otro hombre será a los ojos... para ayudarle a levantar.

24 de septiembre de 2011

Bendecir nuestros alimentos y el agua que bebemos ¡


Hace doce años, encontré un documento que explica el uso del numero 995 como la Sagrada Geometría numérica de codificación diseñada para bendecir los alimentos y que vibracionalmente es similar a la la vibración del Cristo.
A medida que cambia nuestro cuerpo y se llena con más y mas luz, la vibración de las cosas que comemos, bebemos y nos rodea se vuelven mas importantes a medida que somos mas sensibles a las vibraciones.
He aplicado el 995 a muchas cosas y trabaja la mayoría de las veces (no siempre en la electrónica).
Desde que trabajo con el agua, me doy cuenta que toda lo el agua que compro puede ser PURA, pero la energía no está allí.
Imagínese cuántas veces el agua que está en el planeta ha sido reciclada.
Me encontré que por la bendición del agua con el 995, la negatividad es eliminada de la misma, luego, el siguiente paso es pedirle al espíritu del agua que se eleve a su máximo potencial.
De esta manera usted puede transformar TODA el agua a su alrededor, la botella de agua, el agua del grifo, el agua de pozo, río, lago, etc. a su máxima expresión.
Nuestro cuerpo se compone de más de 70% de agua y el cerebro de más del 90%. Haga la prueba y pruebe la diferencia.
Usted llevará su cuerpo entero a un estado aún mejor del que se encuentra.
Dele a sus mascotas, plantas y observe.
Por supuesto, también puede bendecir los alimentos que come, la ropa que usa, la casa donde usted vive, el coche, etc.
Hacer la bendición de una persona o animal que tienen un desequilibrio es de gran ayuda.
También hago la bendición cuando veo imágenes de desastres.
Todo lo que hacemos para disolver la dualidad y lograr la unidad es nuestra prerrogativa como hijos de Dios.
Vamos a hacerlo.

Esta antigua codificación significa:

El primer 9... disolución
El segundo 9... dualidad
El 5... el poder del uno

El círculo de las agujas del reloj es para reestablecer la energía.

¿Cómo hacerlo?

Realizar un círculo con la mano alrededor de la comida, agua, etc. en el sentido de las agujas del reloj y decir 9-9-5, tres veces. No sólo en sentido horario, tambien realizarlo en sentido antihorario, asi trabaja la energia ying y yang.
Luego, pídale al espíritu o energía del agua o comida, que lo lleve a su máximo potencial.
Eso es todo. Cualquiera puede hacerlo. Se trata de una cuestión de elección y toma de conciencia.

ALEGRIA


Es simple apreciar si una persona es alegre o no, y la forma en la que ilumina a los demás, sin embargo tratar de ser una persona así no es sencillo. La alegría es un gozo del espíritu. Los seres humanos conocemos muy bien el sufrimiento y el dolor, y quienes han perdido a un ser querido lo han experimentado en toda su profundidad. Bien, pues así como el ser humano conoce el dolor y el sufrimiento, es capaz de tener las sensaciones opuestas: bienestar y... ¿Felicidad? Sí, felicidad. Sin embargo la alegría es distinta del dolor, pues el dolor generalmente tiene causas externas: un golpe, un acontecimiento trágico, una situación difícil. Y la alegría es exactamente al revés, proviene del interior. Desde el centro de nuestra mente, de nuestra alma, hay un bienestar, una paz que se reflejan en todo nuestro cuerpo: sonreímos, andamos por ahí tarareando o silbando una tonadita, nos volvemos solícitos... El cambio es realmente espectacular, tanto que suele contagiar a quienes están al rededor de una persona así. La alegría surge, en primer lugar, de una actitud, la de decidir cómo afronta nuestro espíritu las cosas que nos rodean. Quien se deja afectar por las cosas malas, elige sufrir. Quien decide que su paz es mayor que las cosas externas, entonces se acerca más a una alegría. Una alegría que viene desde de adentro. La fuente más común, más profunda y más grande de la alegría es el amor, particularmente el amor en pareja. ¿Quién no se siente alegre cuando recién conoció a una persona que le gusta? Aún más ¿Quién no ve el mundo diferente cuando se da cuenta de que esa persona, además, está interesada en nosotros? El amor rejuvenece y es una fuente espontánea y profunda de alegría. Ese amor es, efectivamente, el principal combustible para estar alegres. Quien no ama, no ríe. Y es por eso que el egoísta sufre, y nunca está alegre. Si nos hiciéramos el propósito de enumerar una serie de motivos para no estar alegres, encontraríamos: levantarse todos los día a la misma hora para acudir al trabajo, a la escuela o para reiniciar las labores domésticas; convivir con las personas que no son de nuestro agrado; enfrentarse al tráfico; preocuparnos por ajustar nuestro presupuesto para solventar las necesidades primordiales y además pagar las deudas; estar pendientes de la seguridad y bienestar de la familia; trabajar exactamente en lo mismo que hicimos ayer, y todo aquello que de alguna manera se parece a la vida rutinaria. Esto sería lo mismo que llevar una vida fría y con un gran toque de amargura. Pocas veces pensamos en el hecho de estar alegres, pues en algunos momentos la alegría surge de manera espontánea por diversos motivos: una mejor oportunidad de trabajo, la propuesta para emprender un negocio, el ascenso que no esperábamos, un resultado por encima de lo previsto en los estudios... y dejamos que la vida siga su curso, sin ser conscientes que a la alegría no siempre se le encuentra, también se le construye. Tampoco es válido pensar que la solución consiste en tomar con poca seriedad nuestras obligaciones y compromisos para vivir tranquilamente y de esta manera estar alegres. La persona que busca evadir la realidad tiene una alegría ficticia, mejor dicho, vive inmerso en la comodidad y en la búsqueda del placer, lo cual dura muy poco. ¿Qué se debe hacer para vivir el valor de la alegría? Para concretar una respuesta, primero debemos ver lo bueno que hacemos con esfuerzo y cariño: - El trabajo que todos los días haces en la oficina o en el negocio. Aunque siempre sea el mismo, beneficias a otras personas y por consiguiente a tu familia y ti mismo. El hacerlo bien te da la seguridad de mantenerlo y de tener una fuente de ingresos. - El cuidado que tienes para tu familia. Si eres padre o madre de familia, tienes la satisfacción de proporcionarles educación, alimentos y cuidados a tus hijos. Te da gusto verlos aseados y contentos. Haz tenido la capacidad de no adquirir algo para tu uso personal con tal de comprarles ropa, libros, zapatos o algún juguete. Como hijo, haces que tus padres se sientan orgullosos al ver tus éxitos en los estudios, el deporte o cualquier sana afición, de estar pendiente de no provocarles un disgusto o una pena como consecuencia de malas amistades, el alcohol o la droga. - El tener amigos. Cada vez que los visitas por enfermedad, les ayudas en una mudanza, te das tiempo para platicar de sus problemas y darles consejo, o si sabes de mecánica te ofreces para hacer una pequeña reparación, salir a comer o convivir mediante algún deporte. - El vivir en armonía con la sociedad. Mantener buenas relaciones con tus vecinos, ser aceptado por mostrar educación y respeto, el cuidar la limpieza fuera de tu casa, procurar que existan centros de sana diversión cerca del lugar en el que vives, o si participas en alguna iniciativa de ayuda a los más necesitados. ¿No es todo lo anterior motivo de gozo y de satisfacción interior? El valor de la alegría está alejado del egoísmo porque todas las personas están primero que la propia, es saber darse sin medida, sin interés, por el simple hecho de querer ayudar con los medios a nuestro alcance. Cada vez que realizamos algo bueno, con sacrificio o sin él, con desprendimiento de nuestra persona y de nuestras cosas, nos inunda la paz interior porque es la alegría del deber cumplido. Lo que más apreciamos en la vida se debe al esfuerzo que pusimos para alcanzarlo, estudiando con intensidad, preparándonos para trabajar más y mejor, y los beneficios a obtener serán consecuencia de ese empeño. El tener vida ya es motivo suficiente de alegría, aún el las circunstancias más adversas, estamos en condiciones de hacer algo positivo y de provecho para los demás, "es hacer el bien, sin mirar a quien". Disfrutar de lo poco o de lo mucho que tenemos sin renunciar a mejorar, mientras tengamos vida, tenemos posibilidades. Toda persona es capaz de irradiar desde su interior la alegría, manifestándola exteriormente con una simple sonrisa o con la actitud serena de su persona, propia de quien sabe apreciar y valorar todo lo que existe a su alrededor

El codependiente: un rehen de los otros


El codependiente necesita asumir responsabilidades en parcelas de la vida de las personas que los rodean, al punto de sentirse incómodo y desamparado cuando está solo debido a su falta de límites entre el yo y el otro.

Cuando termina una relación importante, busca con urgencia otra a la que proporcionar el cuidado y apoyo que cree necesitar para reforzar su propia autoestima.

Rechaza el hacer peticiones, incluso las más razonables al tiempo que subordina sus propios deseos a los de aquellos a los que dice proteger.

En suma, la necesidad de conseguir la aprobación de otros llega a ser una meta en sí y para alcanzarla, la persona codependiente está dispuesta a aceptar situaciones con las que está en desacuerdo.

La sensación de necesitar de otros llega a ser tan intensa que aparecen sentimientos de malestar cuando por lo que sea la persona tiene que permanecer sola sensación que se agrava cuando sospecha que la van a abandonar.

El término co-dependencia surge en la década del 70 al principio centrado en el ámbito de la dependencia al alcohol y los malos tratos, para describir la actitud adoptada por algunos familiares respecto al paciente. Básicamente, se caracterizaba por el reforzamiento de las conductas adictivas o desadaptativas del paciente, que parecía expresar la necesidad de seguir siendo un cuidador-víctima permanente, para así mantener la propia identidad.El problema en reconocer y tratar a un codependiente radica en elevado refuerzo social de los comportamientos co-dependientes sobre todo en el caso de las mujeres porque se llega a entender que una de las funciones de la mujer estaría en el cuidado, la dedicación y la protección de los demás miembros de la familia, sobre todo los más necesitados por cualquier motivo. Es claro el caso de las cuidadoras informales de personas mayores cuyas vidas llegan a girar enteramente en torno a su padre o madre mayor y dependiente, eliminando cualquier otra opción de ayuda para sentirse útil e imprescindible. El clasico: “nadie lo/la entiende/cuida/quiere como yo”. Su existencia como persona autónoma desaparece para asumir enteramente la de “cuidador”

El codependiente no solo se preocupa por el otro, sino que llega a ser su obsesión; las consecuencias suelen ser la baja autoestima, la frialdad afectiva y las complicaciones médicas del estrés.

Cemak establece unos criterios para diagnosticar un trastorno codependiente:

La propia autoestima depende de la capacidad para controlar al otro y a uno mismo
Asunción de la responsabilidad de satisfacer las necesidades del otro
Ansiedad de separación
Tendencia a establecer relaciones con personalidades difíciles, dependientes de sustancias u otros codependientes
Compulsiones
Hipervigilancia
Depresión
Orientación psicoterapéutica:

Es dificil que alguien codependiente pida ayuda para sí mismo: siempre es para el otro. No obstante se puede trabajar intentando analizar cómo esa condcuta esconde un profundo desamparo gestado en etapas tempranas en que los adultos que debían cuidar no lo hicieron. Poco a poco se buscará ampliar el repertorio de conductas independientes aunque generen ansiedad.

En todo caso se buscará cambiar la manera en que el codependiente interactúa, al tiempo en que se promueve su autonomía.-