18 de noviembre de 2010


Cuando miramos una pintura, inmediatamente figuras en ésta nos miran. Algunos teóricos hacen una distinción entre el mirar y el ver; sugiriendo que el ver es una forma de percepción abierta a todo estimulo visual, mientras que el mirar es una manera de contemplar, que refleja un sentido del deseo. Durante el proceso creativo del pintor peruano José Luis Arbulú, la mirada del personaje está unida indisolublemente a la suya. Este encuentro le incita a aprehender lo que está del otro lado de esos ojos: su mundo interior, que posteriormente en diálogo de espectadores transmitirá otro tipo de mensajes, construyendo nuevos signos y códigos en los que también la dirección de la mirada será un elemento de gran importancia para la lectura de la imagen. A menudo un aspecto clave de la mirada, es que el objeto de la misma no esta consciente del observador, mirar implica más que mirar a – denota un dominio sobre el objeto observado, también sugiriendo una invitación, comunicación y diálogo entre la persona que ve y el que es visto. Se puede considerar al modo de mirar como un instrumento de dominio del espacio y del objetivo pero es también en la mirada ajena donde se descubre ese espejo en el cual el sujeto se contempla tras haber sido contemplado.

La evocación de la figura humana -diseñada incluso con ciertas referencias a su aspecto cósmico- y por ende la de los objetos producidos por ella e impregnados de sensaciones y recuerdos que los sitúan en una esfera distinta a la meramente funcional; la geometría que circunscribe espacios, tiempos y actos pero a la vez redime con su promesa cíclica; la transitoriedad, la introspección, el acto meditativo, son tan sólo algunos de los múltiples enfoques que pueden aplicarse a este nutrido y sólido grupo de relatos fragmentados en las pinturas que hoy exhibe el Navio del Arte.

José Luis Arbulú en sus obras denota la influencia por su tierra natal y por lo occidental europeo, pero siempre le interesó conocer el arte asiático. En China me alejó completamente del color y empezó a trabajar la tinta sobre papel en la Academia Central de Arte de Beijing donde estudió por cinco años'', dice José Luis Arbulú, de 55 años, natural del Puerto del Callao - Perú. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Lima y luego recibió becas para ir a Londres y a China, donde la pintura tiene tres vertientes: personajes (retratos), pájaros y flores y, montaña y agua (paisajes). De esas especialidades, el artista escogió montaña y agua porque estaba más apegada a la naturaleza. Cuando regresó al Perú, le costó mucho retomar el color. Además trajo consigo la influencia china, de la composición, de jugar con los espacios libres. Su pintura se divide en antes y después de su experiencia en China donde profundizó mucho más el dibujo y el estudio de la figura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario