2 de agosto de 2010

Una oración para la conciliación

Mi Dios, fuente inagotable de gozo y paz, te pido la gracia de dar, compartir y consolar.

Permíteme: aliviar el dolor de una herida, levantar un espíritu caído, solucionar una

discordia, ir en busca de un amigo olvidado, desechar una sospecha y reemplazarla

por confianza, animar a quien haya perdido la fe, mantener una promesa, enterrar

viejos resentimientos y rencores, reducir mis demandas sobre los que me rodean,

luchar por un ideal, expresar gratitud, vencer el miedo, apreciar la belleza de la

naturaleza, decirle a los demás que los amo.

Señor, Espíritu de amor, esperanza eterna, te ruego que pongas, en forma constante,

directa e inmediata, nuevas ideas en mi mente, para acercar a todos a la luz de Tus

palabras. Bríndame nuevas perspectivas y enséñame a dirigir mi vida, con sus éxitos,

fracasos, agonías y éxtasis, hacia la caridad que no espera recompensas. Renueva mi

corazón y coloca en él deseos de paz y justicia. Fortalece mi voluntad, calma mis

emociones. Permite que lo que escuche de Ti, interiormente, sea la silenciosa vuelta

hacia Ti de las cinco facultades o poderes de percepción, a través de los cuales, creo

verdaderamente, que haz venido a mí, una y otra vez, durante el transcurso de mi

vida.

Susurra palabras al oído de mi alma, estimula los recuerdos valiosos y necesarios

para hacerle frente a los momentos de desaliento.

Revélame: quién eres Tú, quien soy yo y que significa mi mundo y mi vida para Ti.

Cristo, mi Sanador y mi Salvador, abandono a tus pies los recuerdos que me

obsesionan, las ansiedades que me desconciertan, los miedos que me sofocan, la

enfermedad que me acompaña y la frustración de todos los sufrimientos que se

entrecruzan en mi interior.

¡Oh Señor! Ayúdame a ver: tu claridad en mi confusión, tu perdón en mi debilidad, tu

luz en mi ceguera, tu misericordia en mi necesidad. Consuélame con tu infinito amor,

oriéntame con tu sabiduría, fortaléceme con tu poder sanador y enséñame con tu

verdad y tu vida. Amén.

Rvdo. Padre Ignacio Peries.


No hay comentarios:

Publicar un comentario