11 de marzo de 2010


Somos lo que hablamos

Ten cuidado con el poder de tus palabras.
Tú eres el único conductor de tu destino,
y lo que dices tiene la habilidad
de cambiar el curso de tu destino.

Con todo lo que hacemos y decimos
existe una fuerza que motiva.
Cuando decimos que las cosas están podridas,
eso es lo que estamos esperando,
así que lo están.
Si decimos que las cosas están bien,
las cosas suceden de esa forma.
Nosotros somos la motivación
de nuestras propias vidas.
Hoy,
conviértete en una motivación positiva
para tu propia vida.
Conviértete en un adicto al optimismo
buscando constantemente la Luz
dentro de tu oscuridad.
¡Te darás cuenta que realmente funciona!
Y. B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario