31 de marzo de 2010


Al ser humano le cabe penetrar los misterios interiores y desde allí retornar cargado de dádivas para
distribuir, en silenciosa irradiación, a la vida de superficie. Su consciencia, ya madura por la vivencia de
las leyes espirituales, es quien lo elevará a estos misterios. Entonces él encontrarà el eslabón perdido de
su historia, el eslabón que nuevamene lo enlazará a la cadena de la Vida Cósmica.
Cuando la consciencia humana reconoce su propia condición y se rinde a lo más Alto con la certeza de que
por sí misma nada puede hacer, la misericordia divina la yergue, no para volverla superior, sino para hacer
que ella misma sea misericordiosa. Entonces, se le permite beber de la fuente de la Sabiduría para aproximar
a los hermanos del Camino de la Vida, para donarles todo lo que recibe de la Gracia.
Fuente: Portal para un Reino, de Trigueirinho

velando mis sueños
ah, mis sueños perdidos
y posados en un ciprés lejano
ahora han de ir a volar
como brujas sin escoba.
como si todo fuera.
como si nada hubiera.
había que desplumar avaros
aplastar bichos, desollar piratas
quebrar las piernas al gigante
y limar los dientes de la culebra.
tan cierto como salir el sol.
tan fácil como papel doblado.
había que poseerlas a todas
con amor o aún sin él, a todas
sembrar la pujanza en todo hueco
hasta colmar los estanques.
tan loco como el búfalo.
tan duro como el hueso.
había que recorrer el mundo
abrir ostras y morder limones
cruzar el muro de los hielos
y pescar peces fluorescentes.
tan ávido como el Kalahari.
tan vasto como el Himalaya.
era cosa de vivir bebiendo
y de morir matando,
cosa de caer y regresar
al borde de la misma arista.
tan osado como el ruido.
tan ligero como el aire.
es así que acaba el vuelo,
pájaros de porcelana: ahora
volved al árbol de la esfinge
a su hosco nido de piedra.
tan loco como la muerte.
tan feroz como la vida.
juan Blanco

28 de marzo de 2010


En los últimos tiempos, las energías de menor vibración parecen haber tomado el mando, sacándonos de nuestros viejos espacios, y empujándonos a una residencia muy nueva. Tomando el control de los espacios de trabajo, zonas geográficas, organizaciones y más, muchos de nosotros nos hemos visto obligados a evacuar hacia un terreno más elevado… pero, bueno ¿dónde está ese terreno más elevado?

Por supuesto, el terreno más elevado está en el interior, pero también está afuera. A medida que empezamos a evolucionar por dentro, no tenemos más opción que desear que nuestro entorno ahora coincida con lo que hay dentro de nosotros. Esto es lo que crea la baja tolerancia y el dolor profundo que sentimos cuando visitamos las viejas realidades que fueron creadas originalmente por energías de menor vibración. Así que de esta manera, podemos sentirnos acorralados, encerrados, y preguntándonos hacia dónde podemos ir ahora que se sienta siquiera remotamente bien. Estos sentimientos son muy comunes a lo largo del proceso de ascensión, pero son mucho más frecuentes después de que alcanzamos la nueva meseta en el 2009. Esto se debe a que hay muchos de nosotros ahora, que necesitamos estar en nuestro Cielo muy nuevo con comienzos muy nuevos.

La perfección está aquí… como siempre. Debido a que ahora hay tantos de nosotros, ahora podemos crear una realidad de mucha mayor vibración en el mundo físico, aquí en el Planeta Tierra. En tiempos pasados, cuando estábamos esperando a que muchos otros nos alcanzaran, parecía como si nuestras nuevas realidades sólo pudieran existir dentro de nosotros y en nuestros propios santuarios personales. Ésta fue una época difícil en verdad, pero ahora es tiempo para que algo muy nuevo y diferente se manifieste.

Ahora vamos a crear nuestras pequeñas comunidades… todo desde cero y desde una pizarra muy limpia y clara, ya que tanto se ha eliminado y ha salido de nuestros espacios. Como se ha mencionado varias veces a lo largo de este libro electrónico, poco a poco y pieza por pieza, vamos a introducir nuevas adiciones a nuestras comunidades, y estas nuevas adiciones van a encajar perfectamente en todo sentido. Estas nuevas adiciones tendrán el denominador común de estar listas. Después de haber dejado mucho atrás, cada persona nueva y energía nueva estará tan agradecida por la presencia de las otras, estarán listas y dispuestas para hacer su propia contribución especial, y por tanto estarán perfectamente preparadas para entrar en nuestras nuevas realidades y nuevas comunidades. Mucho de esto se debe a que no nos queda mucho puesto que tanto se ha marchado… y así es como debía ser. Como huérfanos aterrizando en una tierra nueva, sin casi nada sobre nuestras espaldas, ahora estamos muy listos para crear la nueva tierra.

Cuando empezamos esta nueva aventura, sentimos como si hubiéramos muerto y ahora llegáramos a un lugar totalmente diferente. Vamos a tener muy nuevas experiencias, las cosas se van a sentir muy diferentes, y tal vez nos preguntaremos dónde rayos estamos ahora. Y todas las cosas se sentirán bien. Nuestras parejas perfectas y compañeros van a llegar, seremos apoyados económicamente en todo sentido, y mucho de lo desagradable ya habrá desaparecido de nuestras vidas. Yo sé que esto suena como algo de un cuento de hadas, pero puedo verlo tan claramente como nunca he visto nada antes.

En tiempos pasados, muchos de nosotros “vimos” muchas cosas, incluyendo que nuestros nuevos comienzos llegarían en el 2008 en lugar del 2009. Pero lo que puede ocurrir a veces es que cambiamos el plan. Decidimos darle más tiempo, y por lo tanto, se retrasan las cosas. El tiempo es siempre casi imposible de predecir, incluso si los resultados son bastante precisos. Y además, siempre tenemos la libertad de cambiar muchos de los resultados también. Pero como muchos de nosotros nos estamos dando cuenta y sintiendo ahora, estos nuevos comienzos están realmente, y verdaderamente, finalmente a la vuelta de la esquina… y a buena hora, ya que creo que muchos de nosotros estábamos o estamos pendiendo de un hilo. Cuando estamos colocados entre una realidad y otra, todavía no estamos anclados en mucho, y esto crea sentimientos de vulnerabilidad, miedo, pérdida de confianza, inseguridad y falta de fe, entre otras cosas.

Así pues, nuestras manifestaciones externas llegarán para nosotros a su debido tiempo, ya que somos nosotros quienes las vamos a crear cuando sea el momento adecuado. Nosotros somos los creadores absolutos de nuestra nueva realidad. Depende de nosotros. Es entonces que tendremos un lugar adonde ir.

¿Y qué pasa si algunos de nosotros todavía no sabemos lo que queremos hacer o dónde queremos ir? ¿Qué pasa si no lo tenemos claro y estamos inseguros?

Entregarnos es siempre un buen remedio, y siempre nos pone en el ojo de la tormenta. Cuando dejamos ir, nos rendimos, nos salimos de en medio, y simplemente nos entregamos, las respuestas y apoyos parecen llegar a nosotros en un tiempo récord, incluso si parece que estamos en situaciones donde no existe un remedio posible a mano. Entregarnos nos saca de la tormenta. Pero ¿y si no saben cuáles son sus dones y talentos, ni lo que quieren hacer ni dónde quieren ir?

Entregarse permite que estas cosas vengan a ustedes. Permite que estas cosas los llamen. Aunque yo siempre supe que un día iba a escribir un libro, no escribí mi primer libro hasta que muchos lo estaban pidiendo. Y empecé a escribir las alertas de energía porque había experimentado tantas molestias por el proceso de ascensión, que decidí que quería saber qué rayos estaba pasando. Después de que lo descubrí por medio de la forma en que yo estoy cableada, luego tuve un deseo muy fuerte de hacérselo saber también a los demás, de manera que no nos sintiéramos tan solos y que supiéramos que este proceso fue divinamente planeado. Sólo estaba siendo yo misma y las cosas partieron de ahí. Yo no estaba tratando de hacer dinero ni de encontrar mi propósito.

Vamos a saber lo que tenemos para ofrecer cuando estemos listos para abrir un escaparate, porque es algo a lo que siempre hemos vuelto. Es algo que ha estado dentro de nosotros por siempre. Es algo que no es posible que no hagamos. Es algo que continuamente emerge de nuestro ser, una y otra vez. Es algo que nos viene de forma muy natural.

Y lo mismo es cierto para donde residimos geográficamente. Nuestra próxima parada por lo general nos llama o nos invita, por su propia cuenta. Vamos a escuchar su nombre una y otra vez, o quizás simplemente se nos invite a algún lugar por cualquier motivo que no tenga relación. De cualquier manera, un área de alguna manera nos va a llamar.

Así pues, estar en el “Cielo” implica estar en el ojo de la tormenta, o estar centrado y tranquilo, y también implica residir en y pasar tiempo cerca de creaciones y realidades de mayor vibración que coinciden con dónde estamos vibrando ahora interiormente.

¿Somos tan asombrosos y casi perfectos ahora, después de tanto dejar ir y transmutar? Sé con seguridad que yo no. Tengo un largo camino por recorrer antes de alcanzar los estados de espiritualidad elevada de los que hemos leído, pero tal vez estos estados no son realmente lo que anhelamos ser de todos modos; tal vez ellos se derivan de viejas mentes 3D.

Cuando nuestra realidad externa se vuelve mucho más agradable y todas nuestras necesidades se cubren siempre con facilidad, nuestro interior se ajusta en consecuencia. Así que de nuevo, de esta manera, cualquier residuo de energías más densas dentro de nosotros, simplemente quedan latentes pues no hay nada para activarlas. Así, después de que empezamos a experimentar estos nuevos comienzos en una nueva realidad, muy naturalmente nos vamos a convertir mucho más en los amorosos y atentos ángeles, que pudimos haber imaginado.

Tenía que ser así para que pudiéramos servir a la humanidad lo mejor que podamos. No ser continuamente desviados por preocupaciones por nuestra propia supervivencia y nuestros propios dilemas, libera nuestra energía de manera que podamos ayudar muy fácil y rápidamente a quienes lo necesiten. Nuestro amor y atención, nuestro amor y apoyo, y simplemente estar allí y ofrecer nuestros dones y talentos especiales a quienes lo necesiten, serán tan necesarios en la vieja realidad. Será mucho más fácil ofrecer estas cosas cuando no seamos afectados tan personalmente por la caída, ya que entonces estaremos residiendo en otro lugar en verdad.

Y así es como debía ser.


27 de marzo de 2010

Peyotin
2000-2008
Mi querida Peyotin fue una gata maravillosa y dulce , solo tengo agradecimiento por todo el cariño que recibi de ella ¡¡¡
Gracias Peyotin ¡¡¡
Una persona que es muy perfeccionista y que no se permite a sí misma ningún fallo y que está extremadamente pendiente de la opinión de los demás es un firme candidato a no tener seguridad en sí mismo.

Además ambos factores suelen ir muy unidos, uno lleva al otro. Si no tenemos confianza en nosotros mismos prestaremos gran importancia a la opinión que los otros tienen sobre nosotros mismos.

La falta de seguridad afecta a todos nuestros planos de relación: familiares, de pareja, amistad, laborales, sociales, etc... Todo se ve afectado por nuestra manera de sentir.

En el ámbito profesional la falta de confianza en uno mismo se refleja desde la primera entrevista para encontrar trabajo hasta la repercusión dentro de las propias empresas donde cualquier posibilidad de mejora o de ascenso profesional se verá inmediatamente influida negativamente por ello.

En el ámbito de las relaciones podemos decir que han sido muchos los estudios que han analizado la relación entre personas con baja autoestima y dificultades para encontrar pareja. Hay muchos hombre y mujeres que ante la dificultad de establecer relaciones con otras personas se manifiestan de manera agresiva logrando “espantar” a las otras personas.

En cualquier ámbito de nuestra actividad diaria nuestra falta de seguridad puede tener consecuencias importantes. Cuando un persona no tiene seguridad en sí misma cae continuamente en situaciones en las que no se siente realizado, en las que piensa que no ha hecho lo que debía o lo que quería sino que se ha dejado llevar por los demás.

Una de las reacciones más frecuentes en este tipo de sujetos es adoptar una actitud agresiva, huraña, ante los demás. Los demás son el enemigo que solo piensa en engañarnos. De ahí se deriva una actitud antisocial.

La falta de seguridad en uno mismo puede llevarnos a enfermedades psiquiátricas graves, a la depresión o al alcoholismo.

La falta de seguridad puede derivarse en primer lugar en no identificar y no saber expresar las propias necesidades, los sentimientos, las emociones.

Una vez identificado que es lo que se quiere, se trata de saber expresarlo adecuadamente. Esto no es sencillo si se tiene una personalidad que tiende más hacia la introspección que hacia la extraversión, no obstante existen una serie de técnicas que pueden facilitar este tipo de tarea.

Se puede decir que en los primeros años de vida de cada persona se gesta cómo va ser esa persona y como va a relacionarse con los demás. Esa base puede luego ser modificada positiva o negativamente en virtud de las experiencias que esa persona vaya teniendo a lo largo de su vida.

Un niño tímido puede conseguir tener seguridad en sí mismo si es continuamente reforzado a lo largo de su vida, de la misma manera que un niño que a priori tiene seguridad en sí mismo puede perderla en la adolescencia o en la edad adulta si sus actuaciones no son lo suficientemente reforzadas desde el exterior.

Además cada personalidad acusa las opiniones ajenas o las críticas de manera distinta y mientras para unos puede llegar a ser traumática a otros casi ni les afecte.

Alcanzar seguridad en uno mismo es un ejercicio que debe realizarse a diario potenciando aquello que nos da energía positiva y relativizando aquello que puede herirnos.

26 de marzo de 2010


Lo queramos ver o no lo queramos ver estamos viviendo tiempos tumultuosos y apocalipticos, estamos pasando por lineas de tiempo que se entrecruzan y se distorcionan de una manera u otra todos los habitantes estamos viviendo un juicio final con nosotros mismos un vernos a nosotros mismos tal como somos en realidad sin mascaras y eso no es facil pues no siempre somos bonitos por decir algo algunos tenemos una marcada fealdad que nace de nuestras bajas pasiones y miserias. Y en este juicio que se puede hacer ? yo creo que ser compasivo y benebolente es lo mejor para que el horror no te sorprenda y te pulverice,
Yo nunca habia sentido culpa y hace unas semanas por unos minutos que se me hicieron horas senti culpa por no haber aprovechado la infancia de mis hijos y casi se me cierra la traquea del panico y solo cuando pude verme tal cual soy con mis limitaciones y falencias de ese entonces y actuales la culpa se alejo........

25 de marzo de 2010


SI COMPRENDEMOS NUESTRO PEQUEÑO UNIVERSO, COMPRENDEREMOS EL GRAN UNIVERSO.

Reflexiones con asociación al Día Mundial del Agua.

Los Sabios del Anahuac expresaban: Si comprendemos nuestro pequeño Universo, comprenderemos el Gran Universo, lo que nos recuerda el principio Hermético de Correspondencia: Como es abajo es arriba y como es arriba es abajo, asociándolo también con la frase que se encontraba escrita en el Templo de Apolo, de la antigua Delfos: Hombre conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los Dioses.

En el ser humano reina el agua.

El ser humano está compuesto de ¾ partes de agua y ¼ de materia. En el cuerpo están presentes cuatro elementos químicos que representan el 96% de su composición total. Estos elementos son el Oxigeno, el Carbono, el Hidrógenos y el Nitrógeno, los cuales se combinan con otras moléculas y dan origen a la Materia Orgánica del cuerpo, todos ellos comparten el carbono en su estructura y son combustibles. La materia inorgánica, es decir los minerales, forman el 4% restante de la composición del cuerpo. Al cremar un cuerpo se quema la materia orgánica y queda la inorgánica en forma de ceniza.

En su libro “El Universo de Teotihuacan”, el Ing. Hugh Harleston Jr. , a través de la matemática y la geometría, demuestra verdades presentes en este caso en Teotihuacan. Él menciona que debido a ciertos ángulos y dimensiones planeadas, los templos, los centros ceremoniales, cobran vida y nos hablan, a través de lenguaje imperecedero del número y la forma.

Afirma que en el cuarto nivel de la Pirámide del Sol, por cierto llamada en lengua Náhuatl Tonatiuh Itzacual, esta exhibe el ángulo de inclinación de las caras del tetraedro regular, el cual como ya sabemos es la unidad básica para las células, agua, átomos de carbón, en una palabra EL CUERPO HUMANO.

En la hermosa Pirámide Del Sol en Teotihuacan - Te-Lol-Ti-Uac-K´an – Ahí-En-El- Lugar-De–La–Sabiduría–Sexta-Dimensional, lugar del planeta que "transforma" a los humanos en Seres Luminosos, es sugerente que el ángulo de inclinación del Tetraedro este ubicada en el cuarto nivel.

Indiscutiblemente que nos está hablando de la energía armonizante de los cuatro elementos, de la íntima relación del agua con el cuarto reino: el Humano, y la vía a seguir para que este último transmute su vibración en una frecuencia más alta, hasta convertirla en luz y así “ascender”, evolucionar. Tomar en cuenta que la piramide “mira” hacia el poniente, hacia el Rumbo Cihuatlampa, asociado al Agua, al Cuerpo Emocional, al Reino Vegetal.

La base de la evolución se centra en las emociones, de la forma impecable de manifestarlas, depende la “realidad” futura. Del Nagual al Tonal. Todo surge de las “aguas primordiales”.

Agua – Fuego: Atlachinolli. Agua Quemada: Vapor.

El nombre de pirámide tiene varias interpretaciones: del Griego significa medida del fuego; del Egipcio se traduce como luces y medidas de origen divino; del Egipcio antiguo significa luz del cielo o luz de gloria; del Hebreo y Caldeo se traduce como fuego en el centro; en el Antiguo Anahuac la pirámide estaba asociada con el conocimiento-serpiente, recibía el nombre de Cu en Náhuatl y en Maya K´u, raíz de Hunab´Ku: lo primero, lo sagrado.

El Glosario Teosófico relaciona la forma piramidal con la ciencia de los Dragones-Serpientes de sabiduría, los Grandes Iniciados de anteriores civilizaciones.

Y finalmente, asociando el tema con la recién celebración del Día Mundial del Agua, la humanidad actual aun no ha captado la importancia que en el más amplio sentido tiene el agua, en el planeta y en su propio cuerpo.

Brote de todos el sabio y noble intento, con pureza de intención en el corazón, para “reconciliarnos con la esencia femenina del agua”, con la Madre Chalchihuitlicue.

Con Amor Inphinito: Lolita Vargas Malinalticitl

24 de marzo de 2010


LA UNICIDAD EN TODAS LAS COSAS.

Todo lo que existe sobre este amado planeta; plantas, piedras, ríos, mares, animales, y seres humanos, están hechos con los mismos elementos químicos y etéricos, los mismos cuatro elementos: fuego, aire, tierra y agua fueron combinados para su creación y contienen en si mismos el sagrado “quinto elemento”. Sin embargo, los Seres humanos que caminan apoyando sus pies sobre Gaia suelen evaluarse a si mismos como diferentes o superiores a ellos olvidando que son polvo de estrellas…. Admiran la grandiosidad y belleza de las mismas, temen su fuerza y poder, y se sienten completamente separados de ella.
Tal vez aún no han comprendido que su fisicalidad contiene los mismos elementos y que toda su vida depende de ella, de nuestra Madre Gaia, la estrella Tierra.
El nacimiento, crecimiento, nutrición y desarrollo del cuerpo físico del ser humano y de los demás seres que habitan los Reinos de la Tierra, surgen y provienen de ella desde el momento mismo de la concepción (a través de la madre); y cumpliendo con el ciclo que les corresponda retornan a esos mismos elementos que le dieron forma.

El Planeta Estrella Gaia y los seres son UNO, la idea de separación debe abandonarse y comprender que es creación del Universo y es eterna.
Las culturas nativas poseen este ancestral conocimiento y lo demuestran con celebraciones, ceremonias, rituales y honores a los elementos y en realidad estas ceremonias son el culto de honor a la humanidad en si misma porque están dedicadas a la esencia de la totalidad universal…
… UNO EN TODO Y TODO EN UNO….
Los pueblos con esta ancestral sabiduría siguen activando estas energías sobre puntos importantes del planeta como “verdaderos chamanes”, esta sabiduría entiende la relación del hombre con la tierra, todas sus acciones interactuando con su equilibrio pero la historia evolutiva se ha distorsionado y los elementos se trasformaron en artículos de explotación comercial…. la información se modificó en pos del manejo del dinero como fuente de poder…… y aquí es cuando olvidamos que nuestra Madre Gaia es quien nos da absolutamente todo…alimentos, materiales para nuestra viviendas, vehículos, vestimentas, medicamentos, etc.…. todo lo que puedan mirar alrededor de Uds. proviene de sus entrañas.
El equilibrio y la armonía con la Madre Tierra, debe ser conservada, es nuestra madre…se pueden visualizar a Uds. mismos tomando pedazos a su propio antojo de su propia madre?... Moriría, verdad?

Frecuencias vibratorias diferentes son necesarias…

Hablamos de retornar a nuestra ESENCIA, de nuestra conexión con la Madre Tierra, de la Madre Tierra con nosotros, de encontrar el equilibrio perdido para con ella, de volvernos a sentir que:
“SOMOS TIERRA PERO NO PERTENECEMOS A LA TIERRA”…
Debemos lograr Sentirnos UNO con la Madre Tierra, relacionándonos con la Esencia de Gaia y Adonai, con los elementos que la conforman porque son los mismos que forman el cuerpo físico, de mantener unificada la esencia del humano con la esencia de Gaia y el ESPÍRITU Creador que son UNO.
Todos los trabajadores de la Luz en alguna vida fueron Maestros Ascendidos o Chamanes, ahora simplemente comenzamos a RECORDAR nuestra conexión con Gaia, con la esencia espiritual del planeta, RECONECTÁNDONOS EN ESPÍRITU y materia.
Por eso el verdadero trabajo interno es tan importante; él mantiene el equilibrio energético entre el hombre, la tierra y el Origen, entre la Con-ciencia Humano-Divina y la Con-ciencia de Gaia, buscando la UNIDAD… entrando en una nueva frecuencia vibratoria amorosa celebrando la Unificación de Conciencias.

En este equinoccio de otoño, celebra tu re-encuentro con la energía de GAIA, HÓNRATE …ÚNETE AL CORAZÓN DE GAIA, conéctate con la ENERGIA DIVINA como el verdadero maestro que eres, como el verdadero chaman: HONRA LA TOTALIDAD DESDE EL POLVO QUE ESTAS PISANDO….QUE ES LA AMADA GAIA MADRE TIERRA… Permanece CONSCIENTE de el cambio que es inminente, la energía del planeta es otra, lo percibes con cada célula de tu Ser, que se alinea, adapta y equilibra con esta Nueva Energía para ayudar a Gaia en su Nuevo nacimiento, y en su camino evolutivo, porque tu Amor y Comprensión de la Consciencia Humana-Divina y de la Consciencia de Gaia es tal, que reconoce que no puedes quedarte atrás para ayudar en este cambio evolutivo que nos tiene como participes conscientes con ciencia y sentimientos de puro amor ……

Apoyando el cambio evolutivo del planeta…


23 de marzo de 2010

La tolerancia.

Podríamos definir la tolerancia como la aceptación de la diversidad de opinión, social, étnica, cultural y religiosa. Es la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos fundamentales de la persona...

La tolerancia si es entendida como respeto y consideración hacia la diferencia, como una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, o como una actitud de aceptación del legítimo pluralismo, es a todas luces una virtud de enorme importancia.

El mundo sueña con la tolerancia desde que es mundo, quizá porque se trata de una conquista que brilla a la vez por su presencia y por su ausencia. Se ha dicho que la tolerancia es fácil de aplaudir, difícil de practicar, y muy difícil de explicar.

Hay una tolerancia propia del que exige sus derechos: La oposición de Gandhi al gobierno británico de la India no es visceral sino tolerante, fruto de una necesaria prudencia. En sus discursos repetirá incansablemente que, “dado que el mal sólo se mantiene por la violencia, es necesario abstenerse de toda violencia”. Y que, “si respondemos con violencia, nuestros futuros líderes se habrán formado en una escuela de terrorismo”. ¿Les suena esto en la actualidad mundial?. Además, “si respondemos ojo por ojo, lo único que conseguiremos será un país de ciegos”.

¿Cuándo se debe tolerar algo? La respuesta genérica es: siempre que, de no hacerlo, se estime que ha de ser peor el remedio que la enfermedad. Se debe permitir un mal cuando se piense que impedirlo provocará un mal mayor o impedirá un bien superior. Ahí entra en juego nuestro discernimiento. Defender una doctrina, una costumbre, un dogma, implica casi siempre no tolerar su incumplimiento. Con este concepto entendemos claramente que la verdad siempre surge desde la individualidad y que las verdades generalistas solo nos llevan a un camino de confusión.

De todas formas, hay dos evidencias claras: que hay que ejercer la tolerancia, y que no todo puede tolerarse. Compaginar ambas evidencias es un arduo problema.

Todos los análisis realizados por filósofos y estudiosos de la materia al respecto a la tolerancia aprecian la dificultad de precisar su núcleo esencial: los límites entre lo tolerable y lo intolerable. De nuevo, y como en casi todos nuestros acontecimientos diarios, debemos beber en la fuente de la sencillez, ella será la encargada de otorgarnos el discernimiento que nos de la inspiración para el obrar.

Hemos empezado hablando de la tolerancia como parte del “respeto a la diversidad”. Se trata de una actitud de consideración hacia la diferencia, de una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta de la propia, de la aceptación del pluralismo. Ya no es permitir un mal sino aceptar puntos de vista diferentes y legítimos, ceder en un conflicto de intereses justos. Y como los conflictos y las violencias son la actualidad diaria, la tolerancia es un valor que es muy necesario y urgentemente hay que promover.

Ese respeto a la diferencia tiene un matiz pasivo y otro activo. La tolerancia pasiva equivaldría al “vive y deja vivir”, y también a cierta indiferencia. En cambio, la tolerancia activa viene a significar solidaridad, una actitud positiva que se llamó desde antiguo benevolencia. Los hombres, dijo Séneca, deben estimarse como hermanos y conciudadanos, porque “el hombre es cosa sagrada para el hombre”. Su propia naturaleza pide el respeto mutuo, porque “ella nos ha constituido parientes al engendrarnos de los mismos elementos y para un mismo fin”. Séneca no se conforma con la indiferencia: “¿No derramar sangre humana? ¡Bien poco es no hacer daño a quien debemos favorecer!”. Por naturaleza, “las manos han de estar dispuestas a ayudar”, pues sólo nos es posible vivir en sociedad: algo “muy semejante al abovedado, que, debiendo desplomarse si unas piedras no sostuvieran a otras, se aguantan por este apoyo mutuo”. La benevolencia nos enseña a no ser altaneros y ásperos, nos enseña que un hombre no debe servirse abusivamente de otro hombre, y nos invita a ser afables y serviciales en palabras, hechos y sentimientos.

20 de marzo de 2010


Vuélvase intensamente consciente del momento presente. Esto es algo profundamente satisfactorio. De esa forma usted aparta la conciencia de la actividad de su mente y crea una brecha de no-mente en la que usted está muy alerta y consciente, pero no pensando. Esa es la esencia de la meditación.

En su vida diaria, usted puede practicar esto tomando una actividad rutinaria que normalmente es sólo un medio para un fin y préstele su más completa atención, de modo que se convierta en un fin en sí misma. Por ejemplo, cada vez que usted suba y baje las escaleras en su casa o en su lugar de trabajo, ponga mucha atención a cada paso, a cada movimiento, incluso a su respiración. Esté totalmente presente. O cuando se lave las manos, preste atención a todas las percepciones sensoriales asociadas con la actividad: el sonido y tacto del agua, el movimiento de sus manos, el aroma del jabón y así sucesivamente. O cuando suba a su automóvil, después de cerrar la puerta haga una pausa de unos segundos y observe al flujo de su respiración.

Hágase consciente de una sensación de presencia silenciosa pero poderosa. Hay cierto criterio por el que puede medir su éxito en esta práctica: el grado de paz que siente interiormente. Así pues el único paso vital en su camino hacia la iluminación es este: aprenda a dejar de identificarse con su mente. Cada vez que usted crea una brecha en el fluir de la mente, la luz de su conciencia se vuelve más fuerte.
Un día puede que se sorprenda a sí mismo sonriendo a la voz de su cabeza, como sonreiría ante las
travesuras de un niño. Esto significa que ya no se toma tan en serio el contenido de su mente, puesto que el sentido de usted mismo no depende de él.

19 de marzo de 2010


El silencio

El silencio es algo desconocido para el hombre común, no solo porque en la vida moderna no se le asigna ningún valor, sino porque hablar cumple con otras funciones, aparte de la obvia que es la comunicación a través de la palabra nos representamos la realidad, de manera que nuestra descripción del mundo se sustenta en una estructura de imágenes y conceptos traducidos en palabras que pierden su condición de instrumentos y se transforman en un sustituto de aquello que representan.

En términos del maestro : "Lo malo de las palabras es que siempre nos fuerzan a sentirnos iluminados, pero cuando damos la vuelta para encarar al mundo, siempre nos fallan y terminamos encarando al mundo como nos es habitual sin iluminación".

Así, siempre estamos hablando. Llenamos los vacios de nuestras interacciones con palabras que, al no haber intencionalidad carecen de significado cuando no tenemos a nadie a nuestro lado para justificar el parloteo, hablamos a nosotros mismos para decirnos lo que somos, lo que sentimos y lo que queremos.

El primer paso que debe dar el aprendiz para alcanzar el silencio, es controlar el parloteo. En la medida que la mente tiene la facultad de conversar consigo misma y al mismo tiempo, de observar su conversación, el aprendiz debe usar esta facultad para analizar el contenido de sus conversaciones. Descubrirá que la mayor parte de ellas son la manifestación de hábitos prescindibles, entre los cuales, el más destacado, es el habito de quejarnos. Buena parte de nuestras conversaciones tiene por objeto transmitir nuestras quejas a un interlocutor que no necesariamente está interesado en escuchar, sino que está esperando su turno para transmitir, a su vez, sus propias quejas. El objetivo de esto es, como se verá mas adelante, mantener una determinada imagen personal.

Despojado del habito del parloteo inútil, el aprendiz no sólo descubre el sentido de la verdadera comunicación, sino que también aprende a escuchar la riqueza del silencio, el que lo lleva a una comprensión más profunda de la vida y le ayuda a dejar el hábito de hablar siempre de sí mismo. El silencio le enseña también a no quejarse y a no esperar nada, lo que construye la base de la quietud y armonía interior. El silencio controla la ira, la excesiva emotividad, aquieta la mente y predispone al espíritu para el trabajo de desarrollo.

¿Eres capaz de buscar el silencio en tu interior, estás dispuesto a emprender el viaje y salvarte de ti mismo?


16 de marzo de 2010


La Intención

La intención tiene en sí los mecanismos para su propio cumplimiento, tal como una semilla contiene todo lo que necesita para convertirse en el árbol, la flor y el fruto. No tengo que hacer nada con esa semilla; simplemente debo sembrarla y regarla. Ella creará todo por sí misma, sin que yo intervenga.
La intención es una semilla en la conciencia o espíritu. Si le prestas atención comprobarás que tiene en sí los medios para lograr su propio cumplimiento. El poder organizador infinito de la creación orquesta innumerables detalles en forma simultánea.
La intención genera coincidencias; esta es la razón por la que, cuando pensamos en algo, ocurre. La intención es la razón por la cual algunas personas tienen remisiones espontáneas o se curan solas. La intención organiza toda la creatividad del Universo; nosotros, como seres humanos somos capaces de crear cambios positivos en nuestra vida a través de la intención. ¿Por qué entonces perdemos esa habilidad? La habilidad se pierde cuando la imagen de uno mismo eclipsa al ser, cuando sacrificamos nuestro ser verdadero a favor del ego.
La intención funciona aprovechando las fuerzas creativas inherentes al Universo. Así como tenemos nuestra creatividad personal, el Universo también manifiesta creatividad. El Universo está vivo y consciente, y responde a nuestras intenciones cuando mantenemos la relación íntima con él y lo vemos no como algo separado, sino como una prolongación de nuestro cuerpo.
La intención es el mecanismo por el que el espíritu se transforma en realidad material. La intención proporciona oportunidades para las que debes mantenerte alerta. La buena suerte sucede cuando la oportunidad y la preparación coinciden. La intención te ofrecerá las oportunidades, pero debes actuar cuando eso ocurra.
Autor: Deepak Chopra.

15 de marzo de 2010


¿Qué es una fobia social?

Una fobia social es un tipo especial de miedo. Todos tenemos miedos a cosas como las serpientes venenosas, los perros rabiosos, las infecciones, los accidentes, aunque este miedo se traduce en un comportamiento de simple cautela frente a las situaciones de peligro y además el miedo AYUDA a estar alerta en la vida cotidiana en vez de INTERFERIR en ella de forma limitante y negativa.
Hablamos de fobias cuando la intensidad con la que experimentamos el miedo frente a los distintos peligros es:
  • injustificado por la objetividad del peligro
  • inoportuno (no lo sentimos en el momento apropiado)
  • desmesurado (sentimos más de lo que deberíamos)
  • interfiere nuestra vida normal de forma innecesaria, y nos reduce nuestra capacidad de acción y goce.
Aunque algunas fobias son muy conocidas, como el miedo irracional a coger el ascensor, nadar, las ratas y cucarachas, por ejemplo, en cambio en la fobia social el miedo se centra en SITUACIONES más complejas y sorprendentes, y además altera totalmente nuestra vida ya que nos vemos obligados a vivir en sociedad (a diferencia del miedo a las serpientes que puede ser inocuo si no nos toca trabajar en un zoo)
Todos solemos experimentar incertidumbre, ansiedad e inseguridad al conocer a personas nuevas, pero una vez roto el hielo, la mayoría logra convertir esos encuentros en una experiencia agradable.
En cambio las personas con fobia social experimentan un grado de ansiedad mucho más elevado en estas situaciones.
Puede ser tanto el grado de ansiedad o vergüenza que se produzcan señales físicas delatadoras (sudor, temblor muscular y de voz, rubor, etc.) que nos hacen más vulnerables e inseguros y la situación social, en vez de convertirse en un tiempo aceptable en algo agradable se transforma en algo cada vez más desagradable, con lo que nos desanima a pasar esos malos tragos y utilizar subterfugios de evitación y control de estas penosas situaciones.
El deseo que solemos tener todos de formar parte de los grupos sociales, ser valorados y apreciados se ve gravemente disminuido, con la consiguiente baja autoestima y complejo de inferioridad.
Elementos más importantes de la fobia social:
  • Preocupación por llegar a ser el centro de atención cada vez que nos encontramos con alguien.
  • Temor a propósito de que alguien nos mire y observe lo que estamos haciendo.
  • Temor a que nos presenten.
  • Temor a propósito de comer o beber en público
  • Dificultad para manejarse en comercios y relaciones administrativas
  • Terror a dirigirse a un público o grupo de amigos
  • Aversión a realizar llamadas telefónicas y realizar gestiones
  • Dificultad para confrontarse en el trabajo o hacer reclamaciones (incluso si se tiene la razón y el derecho de hacerlo)
  • Las fiestas y reuniones son una pesadilla y el comportamiento de la persona que tiene fobia social consiste en ponerse cerca de la puerta o encargarse de discretas tareas que le permitan huir de la situación.
  • Tendencia a rehuir espacios cerrados donde hay gente
  • Sensación de que todos nos miran y nos desvalorizan
  • Temor a que nuestras intervenciones parezcan ridículas, pobres o inadecuadas. Miedo a 'quedarnos en blanco'.
Algunas personas con fobia social tienden a beber alcohol para ganar así valor y desinhibición.
La fobia social puede ser algo que -a diferencia de la fobia a las serpientes- se nos haga presente cada vez que nos vemos obligados a ser el centro de atención, o si nuestra profesión implica estar expuestos a personas desconocidas con frecuencia (vendedores, actores, músicos, maestros, etc.)
También nos podemos ver obligados a hablar en público (en la escuela, reuniones de trabajo, amigos -cuando son un grupo grande-).
Algunas fobias sociales acentúan el miedo a tratar con el otro sexo a extremos que producen graves dificultades para conseguir pareja.
El miedo no es un estado emocional inmóvil, como un estado de tristeza o alegría. Se alimenta de:
  • Los estímulos temidos (estar en algún tipo de situación social que nos produce miedo)
  • La anticipación (imaginar las situaciones que podrían suceder y sentir el miedo 'como si' estuvieran sucediendo los acontecimientos temidos)
  • los mecanismos de evitación (aunque sea una paradoja el ALIVIO de subir por las escaleras AUMENTA el miedo a coger el ascensor de una persona con fobia al ascensor). Por lo tanto las conductas de 'precaución' como ponerse en un rincón, hablar poco, cruzar la acera, etc. hacen que sintamos MAS miedo la próxima vez.
  • Los pensamientos auto-críticos (del estilo "pareceré tonto/a", "debería hablar pero no se me ocurre nada". "estoy haciendo el ridículo", "parezco torpe", "me consideran inferior", etc.).
  • La falta de practica en expresión verbal (igual que la falta de ejercicio nos entumece) el expresarse DEMASIADO POCO, dificulta la facilidad y creatividad de comunicación.
  • El circulo vicioso que producen las experiencias negativas: como lo hemos pasado mal una vez tememos que la siguiente será igual o peor, con lo esta creencia hace de profecía que se auto-cumple y nos induce a estar más amedrentados e ansiosos la próxima vez, con lo que de nuevo alimentamos el temor para la siguiente ocasión.
  • La costumbre de 'repasar' y 'rumiar' lo sucedido: el no haber sido capaces de actuar con la soltura de los demás (el fóbico puede fijarse en la persona más popular y maravillosa para compararse con ella) nos genera desasosiego y ácida incomodidad personal, recordando cada uno de los pequeños detalles de impotencia y comportamiento penoso con la precisión de un latigazo, y de pronto aparecen iluminadas como por un foco las palabras y las cosas que DEBERÍAMOS haber dicho o hecho.
  • La propaganda negativa que hacemos sobre la imagen de nuestro Yo. A base de vernos torpes, inseguros, empobrecidos, poco interesantes, etc. un numero elevado de veces, entramos en la 'secta' de los 'no valgo nada', con lo que ya ni nos atrevemos a aspirar a las cosas sanas y bonitas que los demás nos parece que sí tienen derecho a tener (amor, admiración, amistad). Esto puede influir poderosamente en nuestras decisiones (aspiraciones laborales, proyectos, el tipo de pareja que nos parece adecuada, los derechos que creemos que nos merecemos, etc.) .
  • La angustia como aparición 'maldita' e 'intrusa'. Nos angustiamos por la posibilidad de sentir angustia y al percibir que nos estamos angustiando sólo por pensarlo sentimos que es una angustia incontrolable. La angustia se convierte por sí misma en el peor enemigo -más allá incluso de las situaciones que empezaron a provocar. Tenemos miedo de tener miedo, y que además ese miedo sea visible y nos delate como miedosos dignos de desprecio.

Síntomas físicos

Los síntomas de la ansiedad que aparecen en la persona que tiene fobia social cuando se expone a lo temido pueden llegar a ser el símbolo de 'lo peor' que le sucede:
  • Sequedad de boca (junto a la idea de que uno se 'atrabancará', tartamudeará, toserá, no podrá hablar, etc.)
  • Palpitaciones (el corazón parece correr demasiado deprisa o irregularmente y eso producir desmayos, ataques cardíacos, mareos, o algún tipo de colapso)
  • Temblores de manos, pies o voz que pueden ser rápidamente observados y delatarnos como 'inferiores' o 'penosos' o 'impresentables'.
  • Sudor (en las manos que luego puede que tengamos que presentar en un saludo; sudor corporal que traspasa la ropa y nos avergüenza haciendo nos aparecer como 'indeseables' o 'repugnantes')
  • Rubor (angustia + sentimientos intensos de vergüenza)
  • Falta de concentración (que nos haga olvidar datos que queríamos decir o desorganice el curso del pensamiento de modo que no sepamos de donde veníamos o a donde queríamos llegar)

¿Y la timidez?

La timidez es una forma atenuada de fobia social, y que habitualmente tenemos y disimulamos todos mejor o peor.
No sabemos si resultaremos competentes, valiosos o apreciables a los demás.
Muchas veces esto esta en agudo contraste con un ambiente familiar en el que hemos sido mimados y protegidos, aunque en otras ocasiones es todo lo contrario: un ambiente familiar autoritario y descalificador también produce futuros tímidos.
Nuestra forma de ser se hace en el ejercicio de relacionarse con los demás, es un resultado de ATREVERSE a ser delante de los demás, mezclándose y entrando en conflictos que uno aprende a ir solucionando sobre la marcha.
La persona tímida es cautelosa: no se arriesga a equivocarse, a ser rechazada o a resultar inadecuada, y como no practica no avanza, y espera que un día se levantará con la moral alta y resultará segura de sí misma por arte de gracia (y no pasando por los malos tragos y apuros que todos tenemos que traspasar para curarnos de complejos e inseguridades y para resultar hábiles amigos y relacione públicas).
Descubrir lo que somos realmente tiene algo de lanzarse al abismo de lo desconocido y explorar lo que resulta de ello, y esta es la forma mejor de superar la timidez.
Palabra a palabra obligarnos a nosotros mismos a enseñar LO QUE PENSAMOS pero también -y sobre todo- LO QUE SENTIMOS (como cuando decimos 'me moleta el humo que me hechas a la cara' o 'me gustaría que tomáramos el sábado un café juntos', o 'este fin de semana me apetece ir de excursión con unos amigos que hace tiempo que no veo').
A menudo superar la timidez es una cuestión de número de palabras (cambiar el 'si', 'no', 'tal vez' por frases de cinco minutos).
Dejarse ir hacia una frase que va a ser muy larga es como confiar en tu propio cerebro, en su auto-estimularse, refrescarse y entusiasmarse por una tarea intelectual (en el fondo le encanta, es lo suyo).
La persona tímida tiende a creer que no tiene mucho VALOR, o CAPACIDAD, pero la realidad no es exactamente esa (mucho grandes tímidos han sido perfectamente grande genios científicos o escritores) sino que UNO MISMO/A SE PONE ENCIMA UN PEDRUSCO, inhibiéndose con pensamientos de mal agüero tales como 'lo mio no tiene importancia' 'mis cosas aburren' 'mi interés no coincide con el de los demás' 'podría ofender, aburrir o molestar a alguien' o lindezas parecidas.
Este AUTO-SABOTAJE equivale a que estuviéramos pensando 'seguramente no caminaré recto y estéticamente, pareceré torpe y tropezaré' y como fruto de esta hipótesis tan poco constructiva REALMENTE hasta consiguiéramos andar mal y tropezar.
Nos cuesta encontrar un lugar en el mundo, EL NUESTRO, y en vez de ello caemos en el error de pretender ser OTROS.
Sería buena cosa rebelarnos de una vez por todas y determinarnos a ser espontáneos, aceptando luego con resignación el número amigos y enemigos que ello produzca (por lo menos seríamos felices NOSOTROS y NUESTROS amigos, y nuestra alegría decoraría como un adorno navideño el paisaje de los demás).