30 de diciembre de 2010

LA RECONEXION® Dr.Eric Pearl

29 de diciembre de 2010


¿Sabías que es IMPOSIBLE estar triste, con bajón,
depresión o preocupación... si estas experimentando
una profunda sensación de Gratitud?

Efectivamente, al Cerebro se le hace IM-PO-SI-BLE
procesar las dos emociones a la vez, y la de Gratitud,
es más fuerte.


EL EJERCICIO
============

Por eso ahora --si ahora mismo, mientras lees este correo--
(y este es el ejercicio) ponte una mano en el pecho.
Respira hondo 3 veces. Agradece 5 cosas diferentes.
Por tener salud, trabajo, hijos/as, madres/padres, por
lo que te enseñaron esos madres/padres, cualquier cosa
por la que puedas experimentar MUCHA GRATITUD.

... Y OBSERVA LO QUE PASA CON TU ESTADO DE
ANIMO. (que es otra forma de decir... Vibración)

Hazlo.

Vamos, no sigas leyendo... Haz el Ejercicio.
.... ¿Y cómo te fue?

Imagina que TAN diferente sería tu Vida (y tus resultados)
si cada vez que te "quejas" de tu sueldo, agradecieras el
tener trabajo. Si cada vez que reniegas con tu hij@/ó pareja.
agradeces por tenerlos junto a ti o porque estén con salud...

No solo vivirás una Vida más plena y feliz, sino también,
tu Vibración será de Abundancia en vez de Escasez ... y
por lo tanto, más Abundancia y cosas para experimentar
Gratitud Atraerás.

EN BUSCA DE SEÑALES

Podemos pensar que todo lo que la vida nos ofrece mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero si ponemos atención, nos daremos cuenta de que ningún día es igual a otro.
Cada mañana nos trae una bendición escondida, una bendición que solo sirve para este día, y que no puede ser ni guardada ni desaprovechada. Si no usamos ese milagro hoy, se perderá.
Este milagro está en los detalles de lo cotidiano; es necesario vivir sabiendo que a cada instante tenemos la salida para el problema, la manera de encontrar lo que está faltando, la pista adecuada para la decisión que precisamos tomar para modificar todo nuestro futuro.
Pero ¿cómo tener el coraje para eso? A mi entender, Dios habla con nosotros a través de señales. Es un lenguaje individual, que requiere fe y disciplina para ser totalmente absorbido.
San Agustín, por ejemplo, fue convertido de esa manera. Durante años buscó en varias corrientes filosóficas una respuesta para el sentido de la vida hasta que cierta tarde, cuando se encontraba en el jardín de su casa en Milán reflexionando sobre el fracaso de su búsqueda, escuchó una voz infantil en la calle que cantaba: "¡Ábrelo y lee! ¡Ábrelo y lee!"
A pesar de haber sido siempre gobernado por la lógica, decidió en un impulso abrir el primer libro a su alcance. Era la Biblia , y en ella leyó un fragmento de San Pablo con las respuestas que buscaba. A partir de allí la lógica de San Agustín abrió sitio para que la fe pudiese también participar, y él se transformó en uno de los mayores teólogos de la Iglesia.
Los monjes del desierto afirmaban que es necesario dejar actuar la mano de los ángeles. Para eso, de vez en cuando hacían cosas absurdas, como hablar con las flores o reír sin razón. Los alquimistas siguen las "señales de Dios", pistas que muchas veces no tienen sentido, pero terminan llevando a algún lugar.
"El hombre moderno ha querido eliminar las inseguridades y dudas de su vida; y ha terminado por dejar a su alma muriendo de hambre; el alma se alimenta de misterios" dice el deán de la Catedral de San Francisco.
Existe un ejercicio de meditación que consiste en añadir - generalmente durante diez minutos diarios - un motivo para cada una de nuestras acciones. Un ejemplo: "yo ahora leo el diario porque quiero informarme. Yo pensé ahora en tal persona porque tal asunto que leí me llevó a esto. Yo caminé hasta la puerta porque voy a salir de casa" Y así sucesivamente.
Buda llama a esto "atención consciente". Cuando nos vemos repitiendo la más común de las rutinas, nos damos cuenta de la riqueza que ronda nuestra vida. Comprendemos cada paso, cada actitud. Descubrimos cosas importantes y también pensamientos inútiles.
Al finalizar la semana - la disciplina es siempre fundamental - estamos más conscientes de nuestras faltas y distracciones, pero también entendemos que en ciertos momentos no había ningún motivo para actuar como actuamos y seguimos nuestro impulso, nuestra intuición; es ahí que empezamos a comprender este lenguaje silencioso que Dios usa para mostrarnos el camino acertado. Lo pueden llamar intuición, señal, instinto, coincidencia, no importa el nombre. Lo que importa es que a través de la "atención consciente" nos damos cuenta de que estamos siendo guiados muchas veces hacia la decisión adecuada.
Y esto nos deja más confiados y más fuertes.

28 de diciembre de 2010

Objetos extraños cercanos al SOL - Fernando Correa



Todo aquél que sienta el sufrimiento de los otros,
será un misericordioso.
Todo aquél que cree desde el espíritu,
será dueño y gobernante de su propio Poder.

Todo aquél que logre entender el lenguaje de su propio Corazón, entenderá la lengua del universo...

Todo aquél que se manifieste desde el Amor, verá todo con los ojos del Creador...

Todo aquél que vea la total Perfección en su entorno, verá el sitio y el trabajo Verdadero del Universo y del gran Sol Central...

Y... ¡aquél que integre toda la información que ha leído, y la que actualmente se le está entregando, podrá lograr la auto-realización...

Todo aquél que logre reconocer toda ésta información en su corazón y en su existencia, podrá reconocerse a sí mismo y a su respectivo universo, en toda la consciencia creadora y en todo lo que sea la “Consciencia Universal”, o como ustedes prefieren llamarlo…. Universo.

Porque la verdad de cada uno, y la pureza y armonía que busca para, realmente afrontar su vida, solo existe y solo reside en su corazón, al ustedes descansar en su corazón, abandonarse a la Voluntad Creadora, a la voluntad del amor, logrando un algo, mucho más allá de su imaginación.

Porque su imaginación, es la llave al espíritu y la llave fuera de la 3D... Pues su imaginación es realmente la pura expresión de su Genio, de su Poder y de su Capacidad Creadora.

Amando y Bendiciendo, amados Míos... La Paz y la Pura Iluminación Con ustedes.

LORD SIRIO, De las Estrellas.

26 de diciembre de 2010


Ante todo quiero agradecer por este 2010 que se esta yendo, para mi ha sido un año fuerte, que empezo :
Con un juicio final conmigo misma, creo que por mi educacion Judeo-Cristiana, este proceso tuvo todo que ver con los 10 mandamientos,
Uno a uno los fui viendo en mi propia vida y puedo decir que el mas dificil fue el primero, ya que en mi vida he sido una creyente tibia, mas en este proceso que me duro cuatro meses entendi que hay cosas muy simples. Crees o no crees no hay tibiezas
Puedo decir que sali con fe y amor renovados, amor a Dios y amor por mi ¡
Pasado este proceso mental me encontre con que a nivel de salud fisica tenia que hacer grandes cambios, y despues de una cita con el medico deje de fumar, tengo una dieta estricta y camino, tres cosas que fueron un paso gigantesco ¡
Despues deje de tomar remedios siquiatricos ( antisicoticos ) que los habia tomado los ultimos seis años, y me encontre y me encuentro viviendo con mis emociones al pelo ¡
Ha sido un buen año, he mejorado en mis aspectos fisico, mental y emocional.
Para mi ha sido importante sentirme bien conmigo. Desde hace 30 años ese ha sido mi objetivo ser mejor, sentirme a gusto conmigo, sentir que la vida es hermosa ¡
En Enero el Terremoto de Chile, me trajo a la par mi propio terremoto personal, miedo, destruccion y reconstruccion ha sido lo que he vivido este año ¿
Y en el 2011 quiero mejorar mas, esta semana me hago la reconeccion, para sentirme mejor, para estar sin miedo a vivir, para tener alegria verdadera para poder ayudar a la gente ¡
Ayudar a otros ha sido una medicina para mi, la mejor ¡ y en este año quiero volver a hacerlo ¡ esta es mi meta, le pido a Dios, y a todas las direcciones del Universo que me apoyen en este rezo que envio,.
Estos tiempos, son mis tiempos y de alguna manera tengo tanto para dar y quiero hacerlo, no creo que se acabe el mundo, pero mi corazon anhela cambios para la humanidad, para mis hijos y las futuras generaciones de la gente.
Creo que el planeta esta vivo, y como una criatura mas nacida en la tierra lo amo y respeto, Creo en el Espiritu de la Naturaleza y en el Espiritu divino de todo cuanto existe, desde mi corazon siento la relacion de todas las relaciones ¡
Quiero que la gente este bien, se sienta con el corazon alegre, que todos los seres humanos nos queramos y respetemos, que no le hagamos a otros lo que no nos gustaria que nos hagan ¡

25 de diciembre de 2010


Un área donde necesitamos volvernos responsables es en el ámbito de las relaciones. Sobre este tema se podría escribir un libro entero. Digamos solamente que la mayor responsabilidad en las relaciones, es nuestra. Tenemos que ser lo más honestos que sea posible con nosotros mismos. En la medida en que somos honestos con nosotros mismos, podemos practicar el ser honesto con los demás. Esta es la línea que abre la comunicación entre dos o más personas en una relación de cualquier tipo.

Una vez que hemos establecido la honestidad como base, podemos aprender a confiar. La confianza viene de experimentar la honestidad del otro. No puede haber confianza si no ha habido una historia de honestidad en la relación. Primero tenemos que ser honestos con nosotros mismos, después, podemos ampliar nuestra honestidad a los demás y esperar honestidad de ellos.
Esta no es la clase de honestidad que hiere los sentimientos de la gente por decirles que no nos gusta su vestido cuando no han pedido nuestra opinión. Esta honestidad se basa en ser lo que somos. Habla bien de nosotros, nos permite ser mejores y permite que otros sean lo que son sin conceder licencia a nadie para ofender a otro intencionalmente.

Todos necesitamos nuestro espacio para experimentar y crecer espiritualmente sin herir a otros en el proceso. Y cuando ofendemos, necesitamos arreglar las cosas. De esta manera, estaremos en el camino de establecer una relación honesta con los que nos rodean. También tenemos que perdonar a otros que piden nuestro perdón. Debemos incluir en esta categoría, incluso los que realmente no solicitan nuestro perdón; nuestra voluntad de ser inclusivos ayuda a nuestra propia alma a encarnar actitudes de perdón. Negarse a perdonar significa que todavía no nos hemos perdonado a nosotros mismos y, en consecuencia, seguiremos atrayendo experiencias desagradables para nosotros. Cuando perdonamos a otros, también nosotros somos perdonados, y nuestra "casa se vuelve limpia."

Responsabilidad en las relaciones es importante si queremos paz y armonía en nuestras vidas. Estamos aquí para aprender a tener relaciones amorosas en las que podemos compartir honestidad y aceptación de lo que somos: seres espirituales, cada uno tratando de hacer nuestro camino hacia la montaña. Cada uno lleva su propia carga, y, aunque podamos ayudar, no podemos hacer el camino del otro. Cada uno de nosotros debe hacerlo solo, siendo responsable de sí mismo y de la carga que lleva.
Si alguien a quien amamos opta por sentarse junto a la ladera de la montaña o ir a nadar en el arroyo cercano y al mismo tiempo queremos seguir subiendo, tenemos que tomar una decisión. ¿Seguimos adelante, o nos quedamos atrás? La elección es nuestra. ¿Cómo podemos ser fieles a nosotros mismos? A pesar de que amamos a esta persona, ¿podemos ser felices quedándonos atrás? ¿Dónde yace nuestra responsabilidad? ¿Está en nosotros, o con la persona que amamos? Responsabilidad implica tomar decisiones que no siempre son fáciles.

Jill Downs - The Awakening of the Heart
Traducción CF

Esa mujer acumulaba silencio. Y el silencio que había acumulado por años se transparentaba en su mirada, en sus gestos y en sus palabras. Mientras todos alrededor estaban poseídos por la necesidad de decir, gritar, promover, difundir, ella parecía moldeada por horas vacías y puras. En eso se parecía a los gatos. Los gatos a veces tienen la mirada ida, perdida en una lejanía o cercanía lejana. ¿Qué hacen?: están ensimismados en un sagrado y moroso acumular silencio para nutrir sus riñones y su sensible pelaje. En cambio, nosotros nos hemos gastado toda nuestra línea de crédito de silencio y quietud en activismo, palabrería vacía, a veces histérica. Ya no hay silencio en las calles ni en las casas. ¿Queda todavía algún rincón de silencio en algún jardín de la ciudad, donde todavía se refugien los pájaros?

¿Cuántos rincones hay donde no entren el ruido y la furia? Esos serán en el futuro los templos anónimos de una nueva devoción: la del silencio. Los predicadores, en cambio, expulsaron al silencio de las iglesias, y por eso ellos han terminado por ser los administradores de una retórica y un sonsonete poco propicios al milagro. Qué decir de los discursos de los políticos y los hombres públicos: su odio y terror al silencio es evidente. En cambio, cada palabra de los que acumulan silencio brilla con una luz propia y queda reverberando muchos días después de haber sido dicha. Ese don no se vende en los mercados ni se estudia en las academias. Propongo que en las horas de lenguaje que se quieren aumentar en esta reforma educacional se incorporen horas de silencio. Los niños de hoy, hiperkinéticos e indomables, no necesitan más información (que los excede y sobrepasa), sino aprendizaje de la experiencia del silencio. Ese que se da en la lectura solitaria de un libro, o en la contemplación de un paisaje, o en el saber distraerse en el vuelo de una mosca. ¿Pero cómo medir el silencio? ¿Hay un Simce para el silencio? No sólo falta música en los nuevos currículos (fundamental según algunos estudios para estimular la inteligencia y la sensibilidad), sino también silencio. Y música y silencio son la sístole y la diástole de la misma danza: la danza del universo.

¡Ay de los que no saben guardar silencio! Como la cigarra, se darán cuenta de que no guardaron suficiente alimento para los días duros del invierno. Como el agua, dentro de poco éste será un bien muy escaso, el oro del futuro.

Si el siglo XIX será recordado como el siglo de la muerte de Dios, el siglo XXI será recordado como el de la muerte del silencio. Y Dios y el silencio se aman locamente. Y el Silencio y la Nada también hacen una pareja formidable. Algún día entenderemos cómo el Silencio, la Nada y Dios se pasean juntos por el vasto universo, "con pisadas de paloma".

En estos días, en que todos quieren saber todo de todos, los secretos de Estado, los secretos privados, yo no quiero saber nada de nadie. Sólo quiero saber de tu silencio, conocer tu silencio. Dime cómo callas y te diré quién eres. ¿Se puede compartir el silencio en Facebook? El silencio es subversivo. Y la próxima revolución -si la hay- será la del silencio. El silencio no se twittea , no se bloguea , pero es más real que la bullanguera "realidad". Lo que es insoportable para algunos, para otros es una fiesta. Huyen de él despavoridos, se esconden, no quieren oír "la música callada/ la soledad sonora".

¿A qué le temen tanto? Todo este ruido ambiente, toda esta cháchara destemplada, ¿no es acaso miedo atávico al silencio? No se la pueden con él, lo expulsan con sus alarmas, sus sirenas, sus megáfonos. Tapan el silencio con basura visual, auditiva, como si temieran ahogarse, perderse en ese hoyo blanco que está hecho de la misma sustancia de la que estamos hechos, porque en el fondo somos polvo de estrellas, silencio puro del universo travestido de ruido y furia.

Que las fuerzas de la Luz iluminen a la humanidad.

Que el Espíritu de Paz se difunda por el mundo.
Que el espíritu de colaboración una a los hombres de buena voluntad dondequiera que Que las Fuerzas estén.
Que el olvido de agravios, por parte de todos los hombres, sea la tónica de esta época.
Que el poder acompañe los esfuerzos de los Grandes Seres.
Que así sea y cumplamos nuestra parte.

Que surjan los Señores dc la Liberación.
Que traigan ayuda a los hijos de los hombres.
Que aparezca el Jinete del Lugar secreto,
Y con Su venida, salve.
Ven, oh Todopoderoso.
Que las almas de los hombres despierten a la Luz.
Que permanezcan con intención masiva.
Que el Señor pronuncie el fiat:
¡ Ha llegado a su fin el dolor!
Ven, oh Todopoderoso.
Ha llegado, para la Fuerza Salvadora, la hora de servir.
Que se difunda por el mundo, oh Todopoderoso.
Que la Luz, el Amor, el Poder y la Muerte,
Cumplan el propósito de Aquel Que Viene.
La Voluntad de salvar está presente.
El Amor, para llevar a cabo la tarea, está ampliamente difundido.
La Ayuda activa de quienes conocen la verdad también está presente.
Ven, oh Todopoderoso, y fusiona a los tres.
Construye una muralla protectora.
El imperio del mal debe terminar ahora.

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el Centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el Centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder, restablezcan el Plan en la Tierra.

OM OM OM

Nunca desvalorices a nadie
Guarda a cada persona dentro de tu corazón
Porque un día podrás acordarte
Y percibir que perdiste un diamante
Cuando estabas muy ocupado(a) coleccionando piedras.

23 de diciembre de 2010


Noam Chomsky y las 10 Estrategias de Manipulacion

Me han enviado esto y me ha parecido superinteresante, para saber como los gobiernos y los medios hacen lo que hacen..

El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación” a través de los medios.

1.La estrategia de la distracción El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.


3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…



7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Las relaciones destructivas no son sólo en las que existe maltrato físico. Vamos a conocer todos sus matices.

Qué son las relaciones destructivas

Como su nombre indica, se entiende por relaciones destructivas aquellas que producen un perjuicio tanto físico como emocional o psicológico en ambos miembros de la pareja o en el más vulnerable. Normalmente se piensa que las relaciones destructivas son aquellas que conllevan maltrato físico pero hay formas más sutiles y casi tan devastadoras de tener una relación destructiva.

El afectado o los afectados no se dan cuenta de este perjuicio hasta que es tarde y el enganche emocional les hace mantener esa situación negativa. También creen que el amor hará cambiar las actitudes o adicciones del ser amado.

Reconocer las relaciones destructivas

Para reconocer si se está inmerso o se corre peligro de caer en las garras de las relaciones destructivas hay que reconocer, por ejemplo:

Si la persona que le gusta tiene adiciones de algún tipo. No se puede esperar que cambie sólo con su amor y sufrirá las consecuencias.
Si es cariñoso/a con usted, pero es muy agresivo/a por lo general en sus relaciones con los demás, puede sentirse especial por ello, pero acabará tratándola/lo del mismo modo.
Si está con alguien muy controlador/ra esos simpáticos ataques de celos, en la etapa de cortejo, pueden convertirse en algo preocupante y es uno de los mejores indicios de las relaciones destructivas.
Por supuesto, estos indicadores para reconocer las relaciones destructivas deben ser habituales, no tratarse de situaciones anecdóticas.

Adicción a las relaciones destructivas

Cualquiera puede sentirse atraído por una persona que no le conviene (todas las malas parejas no son relaciones destructivas). Pero hay personas que pasan por muchas relaciones destructivas y no se sienten cómodas en una relación sana.

Esto último suele ser porque se han acostumbrado a experimentar el amor con esa adrenalina de las relaciones destructivas, la lucha por merecer amor, el dolor de "hoy no siento que me quiera" y la gloria del día que llega ese gesto de que "sí, en el fondo me quiere". Una relación sana, con sus altibajos normales, no proporciona esa intensidad de emociones y en algunos casos se dejan relaciones sanas porque creen que falta pasión y que no funcionan.

Los adictos a las relaciones destructivas

En términos generales y muy escuetos exponemos algunas de las características de las personas que son proclives a caer en las relaciones destructivas.

Muy baja autoestima: Son personas que creen tener suerte si alguien se fija en ellas, del tipo: "Si dejo la relación ¿Quién me querrá?".
Síndrome del salvador: Son personas que se reafirman ayudando a alguien, lo cual es positivo. Pero necesitan ser "salvadores" y se sienten atraídos por personas desvalidas, con alguna adicción o problema personal, etc. Y quieren ayudar aunque el otro no lo desee, abandonándose a sí mismas.
Padres muy autoritarios: Padres con los que tienes que ser y hacer como ellos quieren o no merecerás su amor. Y creen que el amor hay que ganárselo y hacer méritos para merecerlo.
Nuestros consejos

Este artículo está enfocado hacia las personas más débiles de las relaciones destructivas. Pero si siente que usted es la parte, digámosle, "negativa activa" y es consciente de que tiene un problema, es un gran paso para salvar su relación. Recurra a un profesional que le asesore y que le ayude a dejar de ser parte de esas relaciones destructivas y que la suya se convierta en constructiva.

20 de diciembre de 2010


La vida es muy rica, tiene tantos tesoros, y nosotros la afrontamos con los corazones vacíos; no sabemos llenar nuestros corazones con la plenitud de la vida. Somos pobres internamente, y cuando se nos ofrecen riquezas, las rechazamos. El amor es algo peligroso, trae consigo la única revolución que da la completa felicidad. Y así muy pocos de nosotros somos capaces de amar, pocos queremos amar. Amamos en nuestros propios términos, haciendo del amor una cosa comerciable. Tenemos la mentalidad mercantil y el amor no es comerciable, no es un asunto de toma y daca. Es un estado del ser en que se resuelven todos los problemas humanos. Vamos al pozo con un dedal, y así la vida se vuelve una cosa vulgar, pequeña y mezquina.

¡Qué exquisito lugar podría ser la tierra, con tanta belleza como hay, tanta gloria, tanta imperecedera hermosura! Estamos atrapados en el dolor, y no nos importa poder salirnos de él, aún cuando alguien nos esté señalando una salida.

No sé, pero uno está ardiendo de amor. Hay una llama inextinguible. Uno tiene tanto de ese amor que desea darlo a todos, y lo hace. Es como un río poderoso que fluye, nutriendo y regando cada ciudad y aldea por las que pasa; se contamina, la suciedad del hombre entra en él, pero las aguas se purifican pronto y rápidamente prosigue su curso. Nada puede estropear el amor, porque todas las cosas se disuelven en él -las buenas y las malas, las feas y las bellas. Es la única cosa que tiene su propia eternidad.

¡Los árboles se veían tan majestuosos, tan extrañamente impenetrables a las calles asfaltadas y al tráfico! Sus raíces se hundían muy abajo, en lo profundo de la tierra, y sus copas se alargaban a los cielos. Nosotros tenemos nuestras raíces en la tierra, y tiene que ser así, pero nos adherimos a la tierra; sólo unos pocos se elevan a los cielos. Son las únicas personas creativas y felices. Las demás se destruyen y se dañan unas a otras sobre esta tierra tan hermosa -con injurias y también con habladurías.

Sea abierta. Viva en el pasado si tiene que hacerlo, pero no luche contra el pasado; cuando el pasado llega, mírelo; no lo aparte de sí ni se aferre a él demasiado. La experiencia de todos los años, el dolor y la felicidad, los desastres lamentables y los destellos que en usted suscitó la separación, la sensación de lejanía, todo esto habrá de enriquecerla: y agregará belleza a su vida. Lo que importa es lo que tiene usted en su corazón; y puesto que eso desborda, lo tiene todo, usted es todo.

Esté alerta a todos sus pensamientos y sentimientos, no deje que ninguno de ellos se escabulla sin que usted lo advierta y absorba su contenido. Absorber no es la palabra, sino ver, ver todo el contenido del pensamiento-sentimiento. Es como entrar en una habitación y ver todo el contenido de la misma de una sola vez, su atmósfera y sus espacios. Ver los propios pensamientos y estar atento a ellos, lo vuelve a uno intensamente sensible, flexible y alerta. No juzgue ni condene, sólo esté muy alerta. De la separación de las impurezas, surge el oro puro.

Ver "lo que es" resulta realmente muy arduo. ¿Cómo observa uno claramente? Un río, cuando se encuentra con una obstrucción, nunca está quieto; el río demuele la obstrucción por su propio peso, o pasa por encima de ella o encuentra su camino por debajo o alrededor del obstáculo; el río nunca está quieto; no puede sino actuar. Se rebela, si podemos expresarlo así, inteligentemente. Uno debe rebelarse inteligentemente y aceptar inteligentemente "lo que es". Para percibir "lo que es", tiene que existir el espíritu de la rebelión inteligente. A fin de no confundirse, se necesita cierta inteligencia; pero uno está generalmente tan ansioso por conseguir lo que desea, que se arroja contra el obstáculo; o se destroza contra él o queda exhausto en su lucha contra él.

Ver la cuerda como cuerda no requiere valor, pero confundir la cuerda con una serpiente y luego observar, eso sí requiere valor. Uno tiene que dudar, investigar siempre, ver lo falso como falso. Uno obtiene el poder de ver claramente, mediante la intensidad de la atención; verá usted que ese poder llega. Hay que actuar; el río jamás deja de actuar, está siempre activo. Para actuar, uno tiene que hallarse en estado de negación; esta negación misma trae su propia acción positiva. Pienso que el problema es ver claramente; entonces esa percepción misma es la que genera su propia acción. Cuando hay flexibilidad, no existe el problema de acertar o equivocarse.

Uno tiene que estar muy claro internamente. Le aseguro que entonces todo saldrá bien; sea clara y verá que las cosas se ordenan correctamente por sí mismas sin que usted haga nada al respecto. Lo correcto no es lo que responde a nuestros deseos.

Tiene que haber una completa revolución, no sólo en las grandes cosas, sino en las pequeñas cosas de todos los días. Usted ha tenido esa revolución, no vuelva a lo de antes, manténgase ahí. Mantenga la caldera hirviendo -internamente.

Espero que haya pasado una buena noche, que la salida del sol a través de su ventana haya sido agradable, y que pueda ver apaciblemente las estrellas nocturnas antes de dormir. Qué poco conocemos del amor, de su extraordinaria ternura y de su "poder", con que facilidad usamos la palabra amor; la usa el carnicero; el hombre rico la usa y la usan el muchacho y la muchacha. Pero, ¡Qué poco saben de él, de su inmensidad, de su condición inmortal e insondable! Amar es percibir la eternidad.

Qué cosa tan extraordinaria es la relación, y con qué facilidad caemos en el hábito de una relación particular, donde las cosas se dan por sentadas, donde se acepta la situación y no se tolera variación alguna; no se da cabida a ningún movimiento hacia la incertidumbre, ni siquiera por un segundo. Todo está tan bien regulado, asegurado, sujeto, que no hay oportunidad ninguna para la frescura, para un claro soplo revivificante de primavera. Esto y más es lo que llamamos relación. Si observamos atentamente, vemos que la relación es algo mucho más sutil, más rápido que el relámpago, más inmenso que la tierra, porque la relación es vida. Nuestra vida es conflicto. Nosotros queremos hacer de la relación algo tosco, rígido y maniobrable. Y así pierde su fragancia, su belleza. Todo esto surge, porque en él tiene que existir la completa entrega de uno mismo.

Lo esencial es la cualidad de algo fresco, de lo nuevo, o de lo contrario la vida se convierte en una rutina, en un hábito; y el amor no es un hábito, una cosa aburrida. La mayoría de la gente ha perdido la capacidad de maravillarse. Lo da todo por hecho, y este sentido de seguridad destruye la libertad y la sorpresa de la incertidumbre.

LA PSICOLOGÍA DE LA FE
Emilio Guzmán

Cuando hemos especulado sobre las épocas «prehistóri cas» en la marcha del hombre sobre la tierra, ésta es la etiqueta con la que se identifica a las edades cuya crónica escrita en alguna forma no se ha encontrado, y se da por he cho que antes de estas primeras huellas gráficas de los cal deos, el ser humano había inventado el arte de escribir para dejar así los anales de sus actividades para la posteridad. Esto no deja de ser curioso, pues evidentemente hubo gran sabiduría tanto por lo que muestran las ruinas de civilizacio nes cuyos restos aún se pueden ver, como en las culturas que hubo en los continentes desaparecidos. Aquí se presen tan en escena los que favorecen la teoría de la comunicación telepática como una facultad que alguna vez cubrió la nece sidad del lenguaje hablado o escrito. Esta hipótesis propone que el hombre podía transmitir a sus semejantes las ideas precisas cuando las intuiciones y los instintos todavía tenían más fresca su influencia en nosotros. Y hasta se llega a ase gurar que la Torre de Babel es una representación simbólica de la etapa en la cual se perdió la facultad de la capacidad telepática y surgió la necesidad de crear el mecanismo de la palabra, un recurso desde luego muy inferior al de la comu nicación directa, pues bajo esta modalidad en la que tuvimos que estructurar los sonidos guturales, hemos llegado a crear unos 5.800 lenguajes y dialectos, y aun así nos cuesta trans mitir con precisión las ideas, especialmente cuando son de tipo abstracto.

En estas limitaciones que nos impone la mecánica de la palabra, encontramos. vocablos tales como «fe» y «esperan za», que desvirtuados a través de las filosofías religiosas, se han asociado vagamente en nuestra interpretación a los recuer dos infantiles del catecismo, y ya no sabemos a ciencia cierta de qué se nos habla cuando surgen en un contexto lógico y racional como el que aquí se postula. Vamos a precisar estas dos ideas, pues son piedras angulares en nuestro edificio.

La fe es sinónimo de valor. Dice una hermosa frase que, invariablemente, hace vibrar en nosotros una nota de inspira ción y de aliento. Pero hay mucho más tras esta breve sílaba. Aquí observamos múltiples corrientes de significados que desglosaremos más adelante en su gran importancia relacio nada con nuestro tema. Ya nos hemos ocupado de esta fuer za como antítesis del temor y hemos visto que en un sentido alejado de su asociación religiosa puede entenderse como la creencia firme en un resultado futuro o en una situación ya existente pero oculta, y que en el porvenir habrá de corrobo rarse. También hemos comentado que la energía de la fe puede ser dirigida en un enfoque constructivo o destructivo, sólo que cuando la usamos torpemente enfocándola en las utilizaciones negativas, cambia su nomenclatura y entonces propiamente se llama «temor> y ya bajo esta modalidad es entonces una fuerza desastrosa, madre de muchos sufrimien tos en todos los niveles del complejo humano, desde la para lización psicológica y su llamamiento de magnetismos funes tos, hasta la enfermedad física, el avejentamiento prematuro, las arrugas que deja como triste rúbrica en tantos rostros, y en definitiva todo un desfile de calamidades que la marcan como enemigo número uno de la felicidad.

Todos sufrimos invasiones momentáneas de esta desazón, pues llena una función normal cuando opera como una ad vertencia o preparación ante un peligro. Su efecto pernicio so surge y se manifiesta cuando aparece en un desborda miento que por desgracia es muy fácil que pueda suceder, y entonces se transforma en un torrente viciado que de no ser cegado a tiempo tiende a crecer y a causar destrucción en quien le permite fluir dentro de sí. Advertir un peligro es muy diferente a temerlo. El individuo que conduce un auto móvil por una carretera de montaña sabe que lleva a un lado el borde de un precipicio. Está advertido del peligro y sim plemente lo evita conduciendo con seguridad y pericia, aun marchando a cierta velocidad. En el devenir cotidiano, los precipicios psicológicos, morales, económicos y de relacio nes humanas forman parte de la ruta y es indispensable estar advertido de ellos, pero no dejar que se conviertan en temo res obsesivos. Lo malo es (dentro de esta inconsciencia que debemos ya destruir inteligentemente en esta época más lú cida) que el pasado y sus costumbres todavía llenas de erro res nos han condicionado equivocadamente en diversos te rrenos. La siembra ha empezado muy temprano en la vida cuando nuestra buena madre, inocente de esta trama de ins tilaciones subconscientes que ahora vamos comprendiendo, creyendo simplemente protegemos, nos repetía aquellos es tribillos que a su vez aprendió de otra generación: Niño, no corras tanto que te vas a caer. Deja eso que lo vas a romper. Ponte los zapatos pues te vas a resfriar. Quítate de la co rriente que te va a dar un catarro... Programación tras pro gramación anunciando pequeños desastres, sembrando inad vertidamente la semilla de los temores. Más tarde, otra madre, la madre Iglesia, infundiéndonos el temor a Dios, el temor a caer en el pecado, el temor al ígneo castigo eterno. y nos siguen programando en el temor. Unos por ineptitud, y otros por conveniencia a sus intereses, pues ¿qué otra ex plicación hay en los «anuncios» en radio, televisión y perió dicos que se gastan fortunas diciéndonos día y noche... «Al primer estornudo, compre el producto tal y tal», y recordán donos a todas horas todos los males que nos acechan? Y en otro caso tenemos el triste desacierto del médico que cree necesario decir al paciente que su estado es muy serio y puede conducirlo a la muerte, y sale de allí el sujeto con dos males en vez de uno, pues ahora se le ha inoculado el virus del temor. No es necesario alarmar a un enfermo si con tacto se le dice que existe un estado de enfermedad que se le explica en forma clara, pero que combatiéndolo inteligente mente se podrá dominar mediante la cooperación del pacien te y la ciencia de la medicina.

En general, los temores, si son analizados serenamente, se verá que una línea de conducta establecida con juicio tranquilo debe disolverlos, pues el miedo es un ingrediente que sólo viene a agregar complicaciones al problema exis tente. Permitir al temor que predomine en alguna situación, es dar paso a las corrientes negativas y ya sabemos que pen sar negativamente atrae fuerzas que nos destruyen.

Primogénita del temor es la preocupación. Éste es un es tado de ánimo que se manifiesta en un malestar mental refe rente a cualquier situación o persona y produce disturbios emocionales de tipo obsesivo y que son afines a la apren sión, la ansiedad, y los estados hipertensos. A veces, y en su forma más importante (pero no por ello menos obsesiva), se apodera de nosotros la preocupación por algo que sucedió y que ya no tiene remedio. En este caso más que preocupación es una lamentación persistente de alguna cosa que ya perte nece al pasado y lo que claramente nos indicaría el intelecto es que ya debemos dirigir nuestro pensamiento a otras di mensiones, que son las del presente y el futuro. Pero no siempre es fácil apartar el pensamiento de un insistente tri llar en tomo del acontecimiento ocurrido. Esto no importa si de allí se deriva un aprendizaje para lo sucesivo; sin embar go, una vez anotada la lección..., a otra cosa. La preocupa ción nacida del temor a lo que puede suceder, una vez que se ha tomado nota y medida de la advertencia que pueda contener, necesita ser dominada y expulsada de la mente, pues es sin duda un elemento corrosivo y destructor. Un es critor que había llegado a una edad avanzada nos hace esta sabia observación: En mi larga vida he tenido muchas preo cupaciones pero la mayoría de ellas nunca llegaron a suce der.

Cuando una persona se percata de haber caído en estado de preocupación con respecto a alguna situación, lo mejor que puede hacer es encarar resueltamente el problema y to mar al toro por los cuernos para fijar claramente el fondo del conflicto. Si hay alguna acción inteligente que poner en marcha, proceder cuanto antes. Si la acción no es claramente de gran acierto pero se obra de buena fe, dar el paso adelan te y actuar, pues lo peor es caer en la paralización estéril que consiste en estar dando vueltas al asunto y preocupándose sin actuar acción. Tomar una decisión valerosa es lo mejor para quebrantar un estado preocupante, y pensar que si la decisión no resulta acertada, hay una Inteligencia Superior que nos ayudará en todo caso a rectificar. Ahora bien, si la cuestión no tiene remedio, es aquí donde necesitamos un en tendimiento lúcido de que a veces será necesario aceptar una dura lección que, aunque en ese momento nos parezca inex plicable y tal vez injusta, el tiempo la hará comprensible, pero por lo pronto es de suma importancia realizar una adaptación, lo cual quiere decir el aceptar con resignación lo que sea irremediable. Para esto es indispensable tener en cuenta que si todo el universo obedece a un plan de infalible sabiduría, las tribulaciones del humano están incluidas obli gadamente dentro del omnisciente designio que ha planeado y gobierna desde el orden de las galaxias hasta la estructura del ala de una mosca. Y teniendo en cuenta este punto de vista, que reconoce lo irreparable como un beneficio ulte rior, de momento oculto, se puede entender que aquello que puede parecemos un gran desastre debe considerarse bajo la máxima que dice: Las normas del hombre son temporales, las de la Naturaleza son eternas. Todo lo cual propende ya a iluminar el camino hacia los preceptos de la fe, la esperanza y la elucidación racional del optimismo entendido como un gran rayo de potencia favorable en los asuntos del hombre. Estos son temas que procederemos a exponer con un profun do deseo de hacer justicia a sus nobles proporciones, con un vehemente anhelo de que sean para el lector grandes fanales de orientación, verdaderos luceros de navegante que le per mitan surcar con fe los mares procelosos de la existencia.

En su función más práctica y visible en la vida diaria, ya está reconocida esta energía de la fe como elemento vital que suministra indispensable energía a toda imagen de éxito en los pequeños y grandes proyectos que a diario emprende mos. En toda idea y en todo ideal es ya una condición comprobada como elemento básico del triunfo. Tener verdadera fe en un resultado es inyectarle vida al cuadro que se necesi ta contemplar y alimentar para cualquier realización. La for ja de todo esto está en la imagen. Vivimos en un mundo de objetos, de seres y de situaciones que antes de llegar a ser realidades materiales, primero ya han sido imágenes, puesto que todo cuanto nos rodea, primero fue concebido en alguna mente. Si es un objeto artificial hecho por el hombre, esto quiere decir que alguna mente humana concibió primero la idea creadora, abrigó la fe en que podría realizarse y así, después de haber sido primero plasmado en el mundo de la mente, el objeto fue forjado en el mundo de la materia. Si es una creación de la Naturaleza, esa creación nació en la Men te Divina y no necesitó fe para lograrse, pues Omnisciencia quiere decir conocimiento de todo, en esos planos de un eterno presente, donde no existe el arcano del futuro. El hombre, por el contrario, justamente cuando no puede saber con certeza los resultados futuros es cuando necesita valerse de la fe como sustituto del conocimiento exacto, y según tenga fe en su plasmación imaginativa así estará dotando a la imagen de impulso para su logro material. Por lo tanto, en la subsistencia, en los negocios, en la política, en la ciencia, en el arte, en el matrimonio, en el deporte y hasta en los jue gos de azar, ya sabemos que la fe opera como un ingrediente fundamental para el éxito. Y de todas sus aplicaciones en las gestas del hombre, la más destacada es la fe del hombre en sí mismo. Allí está el secreto de todo individuo que triunfa en la vida.

Bajo otro aspecto todavía más importante, en los mo mentos amargos no falta una voz amiga que para consolar nos suele decir: «No te aflijas tanto, ya sabes que todo es para bien». Cuánta sabiduría, cuánta fe se encierra en esta simple frase. «Todo es para bien>, sencillamente expresa el reconocimiento transparente y claro de una Inteligencia Su­perior que tiene previsto un plan de tan inmensa magnitud que todo cuanto acontece lleva una finalidad inequívoca, una meta, una corriente que sólo puede fluir en un sentido que es el de conducir al hombre de estados inferiores a esta dos superiores. Ésta es la imponente Ley del Progreso en la cual jamás debe flaquear nuestra fe. El ser humano que pue da consolidar una comprensión firme de este principio nun ca será desgraciado, pues en los momentos más aflictivo s podrá entender que las vicisitudes de la vida son como la lí nea zigzagueante de una gráfica mostrando fluctuaciones al tas y bajas, pero sólo en una trayectoria ascendente, lleván donos siempre de menos a más. Éste es un ascenso eterno, la escalera que Jacob soñó perdiéndose en las brumas de las alturas, y que podríamos también identificar como el desco rrer gradual de los velos que oscurecen al espíritu y que al irse así aclarando mediante este progreso ascendente, le per miten brillar cada vez con mayor fulgor.

Cuando la humanidad pretérita se encontraba ante la ne cesidad de formularse a sí misma una idea de su relación con las leyes de la vida y el plan de la Creación sobre la tie­rra, había más necesidad de valerse de los medios de la fe, ya que siendo ésta la que suministra fortaleza para creer en lo que no se comprende, era necesario apoyarse en este pilar para no caer en la desesperación o en la rebeldía ante los embates de la vida. Hoy en día, al irse abriendo el camino de la filosofía racional el hombre necesita menos de la fe de este tipo. En vez de la creencia ciega en la sabiduría de la Fuerza Creadora, ahora podemos ya examinar a la luz del intelecto y considerar explicaciones como las que aquí se ofrecen desde una perspectiva razonable que será la función que vendrá a suplir la de la fe ciega que antaño se nos exi gía.

Bien podríamos hacernos preguntas sobre ciertas extra ñas incógnitas: ¿por qué la fe y la esperanza han perdurado a lo largo de tantas generaciones? ¿Por qué siguen teniendo vigencia ideas que no parecen recibir a diario confirmaciones tangibles? ¿Cómo es que siguen ondeando estas bande ras en los baluartes de la existencia humana, asediada como lo está constantemente por tantas fuerzas enemigas?
La esperanza de una vida después de la muerte. La espe ranza de un «más allá» celestial y perfecto. La de un mundo feliz a pesar de las tormentas que lo azotan. El ideal de que la Verdad y la Justicia habrán de prevalecer. El anhelo de perfección. La fe en el triunfo del Bien, en fin; todo ideal que pisoteamos a diario, pero que no da muestras de ser pe recedero, ¿a qué debe su existencia? ¿De dónde ha brotado? Veamos:

En esa dualidad que constituye la mente individual, el hombre está dotado de una conciencia espiritual adquirida en su origen subjetivo, y una conciencia animal que es el re­sultado de sus experiencias carnales como individuo y como miembro de la raza humana. Generalmente, sólo percibimos la voz de la conciencia material pues la otra, impregnada de gran sabiduría espiritual y que en algunos estudios es desig nada como supraconciencia, todavía se filtra muy débilmen te a nuestra percepción, aunque como se ha repetido ya, cada experiencia y cada vida la hacen menos nublada y au mentan la nitidez de su luz. En ambas conciencias hay, sin embargo, memorias acumuladas de un largo pasado, un dis tante y continuo historial de peligros superados, y éste es el quid de la fe y su dulce y persistente compañera, la esperan za. Las memorias que así se encuentran encerradas en los atavismos y en los vagos presentimientos. que han alentado al humano a lo largo de su trayecto, no son de naturaleza consciente, pero su presencia tiene tal fuerza que a pesar de estar encerradas en los niveles infraconscientes y supracons cientes hacen sentir su pujanza transmitiendo valor y ánimo al hombre en los momentos amenazantes de su marcha.

Esta convicción de profundo arraigo debe entonces su nacimiento y su continuidad a la memoria de innumerables experiencias y vidas pasadas que nos han demostrado que el ser es eterno e indestructible. La inmortalidad no es una Es peranza, es una Experiencia. A lo largo de las oscuras eda des del pasado, el alma ha conocido por experiencia que aunque la vestidura carnal se disolvía, ella perduraba rete niendo siempre el aprendizaje de las experiencias y errores vividos. Este conocimiento la ha elevado a comprender su continuidad y su ascenso, a pesar de cualquier situación ma terial que pueda rodearla y ofrecerle peligro. Por ello encon tramos en el fondo de cada hombre los atributos de la fe y la esperanza como huellas de la ruta que hemos recorrido, como el polvo de un camino que hemos andado y que al lle varlo encima nos da constancia de haber cubierto esta ruta. Y esa ruta ha sido un ascenso de progreso, de superación, cuyas victorias son la prueba de que en cada encuentro críti co invariablemente ha venido la Inteligencia Superior en nuestra ayuda. Siempre hemos triunfado. De lo contrario no estaríamos en el mundo.

Así se empieza a perfilar con toda claridad la razón que acompaña al optimista porque éste es un hombre que sin ne cesidad de haber escudriñado como ahora lo hacemos, sino por directa intuición, ha captado que cada uno de nosotros que ha cruzado .todos los abismos y pantanos de un pasado tenebroso, preñado de peligros, y está aquí, ciñe los laureles de la victoria y no tiene por qué temer que las fuerzas que lo ayudaron a vencer habrán de fallarle en el futuro. Sólo el pe simista doblegado por las tinieblas del temor se cierra a la memoria interna del caudal de conquistas que hemos dejado atrás, y vive en el error, formando cuadros y atracciones de problemas que bien podría conjurar sólo con superar el pe cado de la inconsciencia y valerse un poco más de la inteli gencia que el Creador ha puesto al alcance de todas sus cria turas.

A todas luces nos conviene por lo tanto seguir la escuela del hombre valeroso y confiado al que catalogamos como optimista. Éste es, sin la menor duda, el camino que la inte­ligencia nos señala y para poder tomar esta ruta con plena convicción, un somero recuento de sus mecanismos hará re saltar que muy lejos de embarcamos en la nave de los soñadores
ilusos, nuestra senda será creadora, práctica y efectiva. . Primeramente, hay que saturarse de una comprensión básica que radica en este principio: La imaginación es la gran fuer za creadora que el hombre tiene a su disposición.
Si usamos nuestras capacidades imaginativas para visua lizar con fe, para creer que las cosas se realizan, éstas po drán traducirse con toda naturalidad al mundo material, como ya hemos visto al tratar el asunto de las enfermedades psicosomáticas en las que un sujeto, al creer que algún órga no o función se encuentra sufriendo cierta anomalía, tiende a convertirlo en una realidad, mientras que si se afirma que el punto donde asoma la molestia restablece la salud que la Naturaleza le ha programado y es capaz de sobreponerse a cualquier achaque, la sola creencia de ello facilita enorme mente el que así sea. Podemos plasmar las situaciones dese adas, solucionar problemas y remover los obstáculos que impiden los logros de la felicidad, solamente con entender que todo lo que nos rodea es sustancia plástica, lista para formar con ella todo lo que deseamos. Cualquier situación adversa es sencillamente una falta de algo que está en nues tra mano establecer. La oscuridad no existe por sí sola, es simplemente la falta de luz, y al producir una iluminación, vemos que la oscuridad se desvanece, se disuelve instantá neamente. De la misma manera, todas nuestras carencias son falta de valores positivos que tenemos amplios poderes para crear. Sólo tenemos que restablecer las fuerzas a su equili brio natural y podemos obtener por medio de la mente todo cuanto se requiere si tan sólo aprendemos que no es median te un gran esfuerzo de la voluntad, sino con una visualiza ción tranquila, henchida de fe, que podemos gobernar el mundo que nos rodea.

La Inteligencia Superior tiene posibilidades sin límite. Ella lo ve todo, lo sabe todo, lo puede todo, y nosotros, que somos chispas de esta gran inteligencia, podemos participar de sus poderes absolutos en el grado en que seamos cons cientes de estar íntimamente unidos, fundamentalmente inte grados a esa prodigiosa fuerza creadora. Todo el secreto qué hay en esto es que no cerremos nuestra propia mente a esta creencia. Que mantengamos abiertas las puertas, y por razones naturales tan claras como las fuerzas que hacen a up imán atraer a los pedazos de metal que tengan afinidad molecular, así atraeremos en una forma irresistible, mediante estos poderes, los objetivos que sean puestos en nuestras mi ras. Debemos recordar que esta Inteligencia Universal abar ca y opera sobre todo lo que hay en el cosmos y está tan apta y tan atenta para resolver los pequeños problemas hu manos como lo está para resolver los grandes problemas de los espacios. Únicamente necesitamos concebir con fe lo que se desea, cercioramos de que es algo justo y legítimo, y una vez cumplida esa condición hay que formar el concepto, detallar el proyecto, y alimentarlo con todo valor, visualizan do con gran realismo todo aquello que uno desea. Es indis pensable estar plenamente conscientes de esta presencia que nos rodea, de esta energía plástica con la cual podemos tra ducir al mundo de la realidad material cualquier creación que se forje en el mundo del pensamiento. No podrá repetir se demasiado que todo cuanto nos circunda, y todo cuanto existe, antes de que pudiera ser formado en la materia, pri mero fue concebido en la mente. Éste es un principio que hace muchos siglos Hermes, uno de los grandes maestros y filósofos de todos los tiempos, comprendió perfectamente, y según él explicaba, nada ha existido jamás, existe o existirá, que no sea el resultado de actividad mental. Y así el hombre debe reconocer que bajo esta ley universal, él puede ejercer la capacidad de usar su mente dentro de la potencialidad cósmica que tiene la mente para dar origen y disponer las formas que la materia deberá tomar para sus fines. Ésta es una facultad prodigiosa, por encima de la efímera acción bioquímica del cerebro, y con esta capacidad podemos diri gir la mente por medio de nuestro deseo hacia cualquier ac tividad, tanto en las pequeñas luchas de la vida diaria como en las aspiraciones más elevadas.

El principio creador más trascendental en la mente del hombre es el de la Imaginación. Ésta es la clave de todos nuestros triunfos, y al analizar su función, vemos que para cada objetivo formamos una imagen, un plano o diseño me diante un proceso consciente y voluntario, y cuando el deseo es ardiente, iluminado por la fe y la esperanza, se produce entonces una impresión sobre la mente subconsciente, y ésta ayuda suministrando la energía creativa que impulsa a la ma teria propia y ajena a tomar conformación con la imagen creada. De esta manera no hay nada legítimo que podamos imaginamos que no esté incluido dentro de los omnipotentes mecanismos de la creación como algo capaz de ser realizado.

SENTIR A TRAVÉS DE LA PLENITUD DEL TIEMPO
Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Bienvenidos. Somos las energías pleyadianas. La verdad es lo que todos ustedes buscan y verdad es lo que se entregará. Durante muchos años se han ocultado de sí mismos. Se paran detrás de la puerta mirando a través de la grieta en su vida, temerosos de sumergirse plenamente en la vida. Ustedes no vienen aquí para sentarse a la vera del camino, para quedarse en la tribuna, para esconderse detrás de las puertas. Vienen a esta vida para experimentarla al 100%, para abrir cada centímetro suyo que estaba cerrado, para sentirlo en la plenitud del tiempo, para dejar que las pasiones vivas, los jugos de la vida, fluyan a través de ustedes.

Tienen miedo de lo que su corazón y su alma les piden hacer. Su naturaleza humana les dice que vayan hacia esa persona y la saluden, sin embargo sus rodillas tiemblan y el miedo se convierte en su nuevo mejor amigo. ¿Por qué temen tanto avanzar y presentarse al mismísimo amor de su vida?

La vibración misma de la palabra ATEMORIZADO es una energía 10/10/10 un #30 en plenitud. El “temor” pide que lo despejen en el año 2010 (# 30) utilizando la vibración de conversión que es una expresión de la energía del #10. Envíenle amor a todo lo que teman, a todo lo que le tengan miedo, a lo que hace ruidos en la noche en su alma. Diluyan los campos de miedo con las suaves lluvias del amor. Si sienten miedo en cualquier pensamiento/ desde caminar en la nieve/hielo, hasta vivir o morir, deténganse, aspiren profundamente y envíenle amor a ese miedo.

Todo en ustedes clama que odian su vida, su trabajo, su relación, y sin embargo no dan ningún paso para cambiar su experiencia. Es hora de amar donde están plantados. Desde ese punto de amor, desde ese centro de su universo, avancen plenamente hacia lo que desea su corazón. De lo contrario van a estar atascados en un mar de fango con la misma energía del odio que los mantiene atados a la persona, lugar o cosa.

La vida no es su carcelero. La Tierra no es una prisión. Sólo es un gran parque de diversiones y ustedes tienen miedo de subirse a los juegos así que se quedan en los confines del parque. La mayoría de las veces tienen miedo de ingerir la dulzura que la vida tiene para ofrecer, temerosos de lo que es bueno, esperando que caiga el otro zapato. Se quedan inmóviles, paralizados de miedo como un venado ante los faros de un auto, temiendo avanzar, temiendo retroceder. Su vida lo demuestra.

Es hora de que todos ustedes abran bien los brazos y acepten lo que está por venir. Porque los días de su tiempo se han acortado. Ya no tienen el don del tiempo en un paquete de 24. El tiempo se acorta, la vida se acelera, su corazón se acelera, su pulso se acelera. Tienen que volver a subirse a la silla de montar. Como humanos, los ciega su propia luz. Esperan que la escritura en las paredes les explique el próximo paso de su viaje. Pero el próximo paso de su viaje está descrito y decretado por sus propios movimientos y emociones. Cuando niegan sus emociones, no hay movimiento en su vida. Su auto se queda inmóvil. Su cuerpo se queda inmóvil. Su salario se queda inmóvil. Sus propios sueños se quedan inmóviles. Ábranse para explorar su Nuevo Mundo. Han llegado hasta el borde de su mundo. Han llegado al límite de sus expectativas. ¿Se van a caer?

Sumérjanse en este próximo tramo de su viaje. Porque lo que abunda ante ustedes está más allá de su comprensión conceptual del tiempo y el espacio. Cada célula de su cuerpo estalla al recordar su origen estelar. Ustedes están fuera de los mapas. Están fuera de las pantallas y los satélites no los pueden encontrar. Se están expandiendo más rápido que la velocidad de la luz, si así lo eligen. Cuanto más se aferren a un estado de inmovilidad, más les va a gritar su vida. Su vida clama por su propia vida. Ustedes son la Cúspide de la Creación, el caballo favorito en la carrera cósmica. El universo entero ha apostado por ustedes. Todo está a la espera de sus elecciones.

No se supone que la Tierra sea difícil. La naturaleza humana es un punto de origen divino. La vida es un regalo. La carne es un regalo. El aire es un regalo. Ustedes son un regalo. Amen lo que han creado y dejen que eso los ame. Honren lo que han creado. Honren a quien está en su corazón, a quien está en su hogar y a quien está en su vida. A menudo quieren rasquetear su vida de los zapatos como si fuera algo sucio. Amen ese punto de creación que son, que van a ser y en el que se están convirtiendo. El futuro depende de ustedes. Ustedes no sólo sostienen el futuro de su propia mínima existencia sino que sostienen el futuro del universo entero que apuesta que ustedes son una buena elección para correr la carrera larga. El tiempo no espera por ningún hombre pero el Tiempo espera por toda la humanidad.

Cada paso que dan hacia su temeridad, cada cosa que hacen por amor - no importa cuán pequeña- se expande y toca al universo. Se escucha un gran aplauso por todo el cielo. Dieron un paso hacia el temor, hacia el amor, hacia el futuro. Se alejaron sin miedo. Saltaron desde lo alto de la montaña sabiendo que podían volar sin temor.

Su vida los llama. Se los está llamando a un Punto de Luz que está entusiasmado porque ustedes están ahí. Lo que venimos a decirles, en un tono más bien serio, es que necesitamos que se enamoren. No sólo de una persona, o de un cuerpo, o de un coche nuevo, sino de cada experiencia. Necesitamos que primero les guste lo que hacen, que les gusten las personas con las que conviven y que les guste su familia. Y luego, con el tiempo, cuando tengan el valor suficiente, que se aventuren por los corredores del amor.

Necesitamos que se gusten a sí mismos, porque si no se gustan, nunca van a llegar al punto de amarse a sí mismos. Están divinamente proporcionados con lo que es su experiencia. Ustedes crean la proporción de luz y oscuridad. Abran su corazón a este próximo nivel de su experiencia. El Universo entero los necesita. Somos los pleyadianos. Conviértanse en cualquier cosa que anhelen. Permitan que sea su experiencia cualquier cosa que deseen. Dejen de desearla, vívanla. Permitan que la vida entre en ustedes y ustedes entren en la vida, sin arrepentimientos, sin enojos. Ustedes son seres inmensos que nosotros saludamos. Son más valientes que nosotros, ya que encarnaron en este tiempo de transici

Las relaciones como práctica espiritual



Mientras todas las estructuras sociales, políticas y económicas entran en su etapa final y se destruyen, las relaciones entre hombres y mujeres reflejan el profundo estado de crisis en el que la humanidad se encuentra ahora. En la medida en que los humanos se han ido identificando cada vez más con la mente, la mayoría de las relaciones no se arraigan en el Ser y así se convierten en una fuente de dolor y permanecen dominadas por los problemas y el conflicto.

Ahora hay millones de personas que viven solas o como padres solteros. Otros saltan de una relación a otra, de un ciclo de placer y dolor a otro, en busca de la meta esquiva de realización a través de la unión con la polaridad de energía contraria. Otros se comprometen y continúan juntos en una relación disfuncional -en la que prevalece la negatividad- por el bien de los hijos, por la seguridad, la fuerza de la costumbre, el miedo a estar solos o algún otro arreglo «beneficioso», o incluso por la adicción inconsciente a la excitación del drama emocional y el dolor.

Si las relaciones energizan y magnifican los patrones de la mente egotista y activan el cuerpo del dolor, como ocurre en estos tiempos, ¿por qué no aceptar este hecho más que tratar de escapar de él? La oportunidad que está oculta en cada crisis no se manifiesta hasta que todos los hechos de una situación dada se reconocen y aceptan completamente. Mientras usted los niegue, mientras trate de escapar de ellos o desee que las cosas sean diferentes, la ventana de la oportunidad no se abrirá, y usted permanecerá atrapado en esa situación, que continuará siendo la misma o se deteriorará más. El reconocimiento y la aceptación de los hechos traen consigo un cierto grado de libertad. Por ejemplo, cuando usted sabe que no hay armonía y se da cuenta de ese hecho, a través de ese conocimiento ha aparecido un nuevo factor y la falta de armonía no puede permanecer sin cambiar. Cuando usted sabe que no está en paz, su conocimiento crea un espacio tranquilo que rodea a su falta de paz en un abrazo amoroso y tierno que la transmuta y la convierte en paz. En cuanto a la transformació n interior, no hay nada que usted pueda hacer. No puede transformarse a sí mismo, y ciertamente no puede transformar a su pareja ni a ninguna otra persona. Todo lo que usted puede hacer es crear un espacio para que ocurra la transformació n, para que entren la gracia y el amor.

Así pues, siempre que su relación no funcione, siempre que lo «enloquezca» a usted y a su pareja, alégrese. Lo que era inconsciente está saliendo a la luz. Es una oportunidad de salvación. Todo el tiempo esté consciente de ese momento, particularmente de su estado interior. Si hay rabia, sepa que hay rabia. Si hay celos, actitud defensiva, impulso de discutir, necesidad de tener la razón, una frialdad interior que pide amor y atención, o dolor emocional de cualquier tipo, lo que sea, conozca la realidad de ese momento y esté atento a ese conocimiento. La relación entonces se volverá su sadhana, su práctica espiritual. Si usted observa una conducta inconsciente en su compañero, manténgala dentro del abrazo amoroso de su conocimiento para no reaccionar. La inconsciencia y el conocimiento no pueden coexistir durante mucho tiempo, incluso si el conocimiento está en la otra persona y no en la que está actuando llevada por la inconsciencia. La forma de energía que hay tras la hostilidad y el ataque encuentra la presencia del amor absolutamente intolerable. Si usted reacciona ante la inconsciencia de su compañero, se vuelve inconsciente también. Pero si en ese momento se acuerda de conocer su reacción, nada se ha perdido.

La humanidad está bajo una gran presión de evolucionar porque es nuestra única oportunidad de sobrevivir como especie. Esto afecta todos los aspectos de su vida y las relaciones cercanas en particular. Las relaciones nunca antes han sido tan problemáticas ni han estado tan cargadas de conflicto como ahora. Como habrá notado, su objetivo no es hacerlo feliz o realizarlo. Si usted continúa persiguiendo la meta de la salvación a través de una relación, se desilusionará una y otra vez. Pero si usted acepta que la relación es para hacerlo consciente en lugar de feliz, entonces sí le ofrecerá salvación y usted se sintonizará con la conciencia superior que quiere nacer en este mundo. Para quienes se aferran a los patrones antiguos, habrá cada vez más dolor, violencia, confusión y locura.

- Supongo que se necesitan dos para hacer de una relación una práctica espiritual, como usted sugiere. Por ejemplo, mi pareja todavía actúa según los viejos patrones de celos y control. Le he señalado eso muchas veces, pero es incapaz de verlo.

¿Cuántas personas se necesitan para hacer de su vida una práctica espiritual? No importa si su pareja no quiere cooperar. La salud mental -la conciencia- sólo puede llegar a este mundo a través de usted. Usted no necesita esperar a que el mundo se vuelva cuerdo, o a que otro se vuelva consciente, para ser usted un iluminado. Podría llegar a esperar por siempre. No acuse a los demás de ser inconscientes. En el momento en que usted comienza a discutir, se ha identificado con una posición mental y está defendiendo no sólo esa posición sino también su sentido de sí mismo. Usted se ha vuelto inconsciente. A veces puede ser apropiado señalar ciertos aspectos de la conducta de su cónyuge. Si usted está muy alerta, muy presente, puede hacer eso sin involucrar el ego, sin culpar, acusar o hacer daño al otro. Cuando su compañero actúa inconscientemente, abandone todo juicio. El juicio es, o bien confundir la conducta de alguien con quien es esa persona o proyectar la propia inconsciencia en otra persona y confundir eso con lo que es ella. Abandonar el juicio no significa que usted no reconozca la disfunción y la inconsciencia cuando la vea. Significa ser «el que conoce» en lugar de «ser la reacción» y el juez. Entonces, o bien usted estará totalmente libre de reacción o reaccionará y aún será el que conoce, el espacio en el que la reacción se observa y se le permite ser. En lugar de luchar contra la oscuridad, usted trae la luz. En lugar de reaccionar al error, usted lo ve y sin embargo al mismo tiempo mira a través de él. Ser el que conoce crea un espacio claro de presencia amorosa que permite a todas las cosas y a todas las personas ser como son. No existe mayor catalizador para la transformació n. Si usted practica esto, su compañero no puede quedarse con usted y permanecer inconsciente.

Si ambos están de acuerdo en que la relación será su práctica espiritual, mucho mejor. Entonces pueden expresar sus pensamientos y sentimientos mutuamente tan pronto como ocurran, o tan pronto como una reacción surja, de modo que no crean una brecha de tiempo en la que una emoción o una queja se encone y crezca. Aprenda a dar expresión a lo que siente sin acusar. Aprenda a escuchar a su compañero en una forma abierta, no defensiva. Déle espacio para expresarse. Esté presente. Acusar, defenderse, atacar, todos esos patrones diseñados para fortalecer o proteger el ego o para llenar sus necesidades se volverán innecesarios. Dar espacio a los demás -y a usted mismo- es vital. El amor no puede florecer sin ello. Cuando usted ha suprimido los dos factores que destruyen las relaciones, cuando el cuerpo del dolor se ha transmutado y usted ya no está identificado con la mente y con las posiciones mentales, y si su pareja ha hecho lo mismo, usted experimentará la felicidad del florecimiento de la relación. En lugar de reflejar el uno en el otro su sufrimiento y su inconsciencia, en lugar de satisfacer sus mutuas necesidades adictivas del ego, reflejarán mutuamente el amor que sienten en lo profundo de ustedes, el amor que viene con la comprensión de su unidad con todo lo que es. Ese es el amor que no tiene contrario.

Si su compañero está todavía identificado con la mente y el cuerpo del dolor mientras que usted ya es libre, esto representará un reto mayor, no para usted sino para su compañero. No es fácil vivir con una persona iluminada, o más bien, es tan fácil que el ego lo encuentra extremadamente amenazador. Recuerde que el ego necesita problemas, conflicto y enemigos para fortalecer la sensación de separación de la que depende su identidad. La mente del compañero no iluminado se sentirá profundamente frustrada porque sus posiciones fijas no encuentran resistencia, lo que significa que se tambalean y se debilitan e incluso corren «peligro» de derrumbarse completamente, lo que produciría la pérdida de la identidad.

El cuerpo del dolor está pidiendo retroalimentació n sin recibirla. La necesidad de discusión, de drama y de conflicto no se satisface. Pero atención: algunas personas que no responden, que se encierran, que son insensibles o están desconectadas de sus sentimientos pueden pensar, y convencer a los demás, de que son iluminadas, o al menos de que no hay «nada malo» en ellas y todo lo malo está en su compañero. Pero si usted puede sentir sus emociones, no está lejos del cuerpo interior radiante que hay bajo ellas. Si usted está fundamentalmente en su cabeza, la distancia es mucho mayor y necesita traer la conciencia a su cuerpo emocional antes de llegar al cuerpo interior.

Si no hay una emanación de amor y alegría, presencia completa y apertura hacia todos los seres, entonces no hay iluminación. Otro indicador es cómo actúa una persona en situaciones difíciles o amenazadoras o cuando las cosas «van mal». Si su «iluminación» es autoengaño del ego, entonces la vida pronto le ofrecerá un reto que sacará a flote su falta de conciencia en cualquier forma, como miedo, ira, actitud defensiva, juicio, depresión, etcétera. Si usted sostiene una relación, muchos de los retos le llegarán a través de su pareja. Por ejemplo, una mujer puede tener el reto de un compañero insensible que vive casi completamente en su cabeza. Se sentirá amenazada por su incapacidad de oírla, de darle atención y espacio para ser, lo que se debe a su falta de presencia. La ausencia de amor en la relación, que suele sentirse más agudamente por parte de la mujer que del hombre, disparará el cuerpo del dolor de la mujer y a través de él atacará a su compañero, lo culpará, lo criticará, le hará ver que está equivocado, etcétera. Esto a su vez se convierte en el reto de él. Para defenderse del ataque del cuerpo del dolor de ella, que ve como totalmente injustificado, se atrincherará aún más profundamente en sus posiciones mentales, mientras justifica, se defiende o contraataca. Eventualmente esto puede activar su propio cuerpo del dolor. Cuando ambos han sido dominados así, se ha alcanzado un profundo nivel de inconsciencia, de violencia emocional, de ataque y contraataque salvajes. No disminuirá hasta que ambos cuerpos del dolor se hayan reaprovisionado y entren en estado latente. Hasta la siguiente vez.

Esta es sólo una de un número interminable de posibles situaciones. Se han escrito muchos volúmenes y se podrían escribir muchos más, sobre las formas en que la inconsciencia sale a flote en las relaciones entre hombre y mujer. Pero, como dije antes, una vez que usted entiende la raíz de la disfunción, no necesita explorar sus innumerables manifestaciones.

Miremos de nuevo brevemente la situación que acabo de describir. Cada amenaza que contiene es una oportunidad de salvación. En cada etapa del proceso disfuncional que se desarrolla, es posible la liberación de la inconsciencia. Por ejemplo, la hostilidad de la mujer podría ser una señal para que el hombre salga de su estado de identificació n con la mente, despierte al Ahora, se vuelva presente, en lugar de sentirse aún más identificado, aún más inconsciente. En lugar de «ser» el cuerpo del dolor, la mujer podría ser el conocedor que observa el dolor emocional en sí misma, accediendo así al poder del Ahora e iniciando la transmutación del dolor. Esto suprimiría la proyección compulsiva y automática del mismo hacia el exterior. Entonces podría expresar sus sentimientos a su pareja. No hay garantía, por supuesto, de que él escuche, pero le da una buena oportunidad de volverse presente y desde luego rompe el círculo malsano de la actuación involuntaria según viejos patrones mentales. Si la mujer pierde esa oportunidad, el hombre podría mirar su propia reacción mental-emocional al dolor de ella, su propia actitud defensiva, en lugar de ser la reacción. Podría entonces observar cómo su propio cuerpo del dolor se dispara y traer así conciencia a sus emociones. De esta manera, surgiría un claro y calmado espacio de pura conciencia: el que conoce, el testigo silencioso, el que observa. Esta conciencia no niega el dolor y sin embargo está más allá de él. Lo deja ser y sin embargo lo transmuta al mismo tiempo. Acepta todo y lo transforma todo. Se habría abierto una puerta para ella a través de la cual podría fácilmente unirse a él en ese espacio.

Si usted está habitualmente, o al menos la mayoría de las veces, presente en su relación, este será el mayor reto para su compañero. No podrá tolerar su presencia durante mucho tiempo y permanecer inconsciente. Si está listo, cruzará la puerta que usted le abrió y se unirá a usted en ese estado. Si no lo está, se separarán como el agua y el aceite. La luz es demasiado dolorosa para el que quiere permanecer en la oscuridad.

Por Eckhart Tolle

El control es un sustituto para el amor.

¿Sabes que todo dolor que sufres, psicológico o emocional, es control?

¿Qué es el enojo? La necesidad de controlar: "¡Cómo te atreves a hablarme así!" "¡Esto no me gusta!" "¡Quiero que cambie!" Eso es control.

¿Y qué acerca de la ansiedad y la preocupación? El miedo de perder control.

¿Y qué acerca de la frustración? "No estoy teniendo el control que necesito tener. Me siento frustrado, me estoy empezando a sentir fuera de control."

¿Y qué es la depresión? Cuando sientes que has perdido el control y te sientes impotente y sin esperanzas y no puedes soportarlo, y entras en un estado de ánimo desagradable, un estado grande y negro.

La paradoja es, sin embargo, que el verdadero control es el amor. No hay nada más hermoso que el amor. Por supuesto que es la única verdad que existe, la única realidad que existe, pero confundimos el amor con el apego. Confundimos el amor con poseer, con las pertenencias, en lugar de reconocer nuestro ser en otro individuo. Nuestra Unidad. La afinidad que se siente cuando se mira a otra persona y se ve a uno mismo.

17 de diciembre de 2010


Abre Tu Mente - Expande Tus Opciones
Mensaje del Consejo de 12 canalizado por Selacia


¿Se imaginan lo que pasaría en el mundo si millones de personas comenzaran a enfocarse en lo que está bien en lugar de enfocarse en lo que está mal? Usted puede ser uno de esos millones el día de hoy. Confíen en que esto marca la diferencia. Su luz y su enfoque importan. Van a cambiar su vida y su mundo.

Sin duda, es necesario saber lo que hay que corregir, pero la tendencia en los últimos tiempos es enfocarse en los problemas con visión de túnel. Están viendo esta tendencia representándose en la arena política, en los negocios, y en las relaciones personales.

Estrechez mental puede encontrarse dentro de los pueblos de todos los continentes. En un escenario típico, una persona se aferra rígidamente a su opinión, insistiendo que es la única respuesta. No hay espacio para llegar a acuerdos. No hay espacio para ver esas otras ideas que también podrían ser válidas.

Pasando al Pensamiento Expandido

Un punto de vista estrecho mantendrá su mundo pequeño y limitado. Esto es lo contrario de lo que quieren. Su Tierra del nuevo-paradigma no se puede manifestar por completo hasta que la gente aprenda a pasar del pensamiento estrecho al pensamiento expansivo. Cuando están pensando de una manera expansiva, tienen apertura a otros puntos de vista.

Cuando tienen una mente abierta, no se sienten amenazados por las ideas de los demás. Les dan la bienvenida. Tienen la opción de adoptar nuevas ideas, en parte o en su totalidad. Pueden considerar todos los puntos de vista con su razón guiada por la intuición y luego hacer su propia elección.

Para ser más eficaces en enfocarse en las ideas, recuerden el equilibrio. Cuando su enfoque está en equilibrio, evitan el caos de tratar de entender demasiadas ideas a la vez.

Enfocarse con Conciencia Iluminada

Un Hacedor de Cambios Divino aprende a llevar una conciencia iluminada a enfocarse en los asuntos. Al enfocarse en su vida, tengan en cuenta que no pueden enfocarse efectivamente en todo de una sola vez. A medida que despiertan, descubren que poner la atención en todo a la vez distorsiona su capacidad de discernir la verdad. Podrían pasar por alto detalles, reaccionar de forma exagerada, y ser incapaces de distinguir la realidad de la ficción.

Realizar una elección óptima es más fácil cuando no se ven agobiados por pensar demasiado. Si se estresan demasiado, su mente puede nublarse, y sus emociones pueden influir negativamente en lo que hagan a continuación.

Recuerden que aun cuando no elijan nada y no tomen ninguna acción, su elección de hacerlo así sigue siendo una elección. Hay energía en todo lo que hacen, sienten o piensan. Hagan sus elecciones sabiamente. Su poder proviene de estar presentes y conscientes de sus elecciones, y de ser necesario, modificarlas para su mayor bien. Del mismo modo, acceden a una mayor potencia cuando dejan de preocuparse acerca de las elecciones pasadas y futuras. El poder de cambiar su vida proviene de sus elecciones de hoy.

Consejos para el Equilibrio

Las siguientes son algunas sugerencias para mantenerse en equilibrio durante estos tiempos caóticos. Revisen esta lista cuando empiecen a sentirse sobrecargados, cuando se den cuenta de que tienen múltiples decisiones que tomar, y cuando están ansiosos o deprimidos.

1. Salgan de la modalidad de pensar-y-hacer y sintonícense con su corazón. Su corazón les servirá de guía para los siguientes pasos. A veces, el siguiente paso es quedarse quieto. En la quietud, pueden escuchar mejor su sabiduría interior, y pueden reabastecerse para una mayor creatividad.

2. Si están viendo problemas a cada momento, recuerden que es la energía de la bondad la que alimenta a la creación. En un nivel básico, la cualidad de la bondad está dentro de ustedes, y está dentro de todos aquellos con quienes se encuentran. Enfóquense en desear bondad a los demás – sin agenda ni condición – y van a generar una vibración positiva. Es más fácil desear bondad así para aquellos que aman. El camino del Hacedor de Cambios Divino es desear bondad para todos, incluso los extraños y aquellos que se oponen a ustedes. Adquirir experiencia en esto es parte de su camino. Establezcan su intención de ver bondad en el mundo, y en otras personas.

3. Cuando estén enfrentando un problema, consideren hablar menos acerca de ello. Denle menos energía al dilema, enfocándose menos en él. Esto significa reducir la cantidad de tiempo que piensan en ello, hablan de ello, y se preocupan por ello. Establezcan su intención de dar su energía a los cambios positivos y notar cosas que agradecer.

4. Incluso en sus momentos más oscuros, se puede cultivar un sentimiento de gratitud. Al hacer esto, elevan su frecuencia. Es como un tónico de energía. Cuando se sienten expansivos al expresar gratitud, generan positividad de forma natural. Un punto de vista más positivo puede abrir la puerta a nuevas posibilidades y soluciones innovadoras para su vida.

5. Algunos días, cuando la vida se ha vuelto compleja y estresante, puede ser difícil acceder a su centro. Puede ser difícil apreciar sus circunstancias, o sentir una conexión real con el mundo. En esos momentos, piensen en algo más grande que ustedes que los inspire, algo que les recuerde la interconexión de toda vida. Piensen en algo que sea más hermoso que lo que están viendo en su vida. Ejemplos pueden ser un arco iris doble, una majestuosa secuoya gigante, y una puesta de sol sobre un mar azul brillante.

6. Dejen de tratar de encajar o tener lo que otros tienen. Cuando están en la naturaleza, la flor o el árbol que llama su atención no es una copia al carbón de los demás. Se destaca por su singularidad. Hay algo diferente en la forma en que capta la luz, su color o su sensación general. Sepan que ustedes son como esa flor o ese árbol. Está bien ser diferentes. No tienen que parecerse a los demás, ni tampoco ser como ellos. Ustedes brillan más intensamente cuando son auténticos y no pretenden ser como la multitud.

7. ¿Quieren tener más alegría en su vida? Consideren aligerar su enfoque hacia su trabajo, sus relaciones, y ustedes mismos. Cuando se toman la vida demasiado en serio, se apegan demasiado a los resultados y son menos capaces de aceptar lo que es. Un enfoque demasiado serio va a matar a su alegría porque se van a estar esforzando demasiado. Relájense hoy, entonces, y descubran la alegría que está ahí naturalmente.

8. Cuando quieran sentir más paz, piensen en una hermosa escena de la naturaleza con agua, o vayan allí si es posible. Imaginen las tranquilas aguas dadoras de vida. Inviten a su campo energético el elemento del agua. Tengan la intención de que esto los abra a un flujo de bondad y amor. Este flujo de energía es ilimitado. Tienen mucho para ustedes mismos, y mucho para dar a los demás. ¡Regalen algo de él! Así expanden el flujo de bondad y amor en el mundo.

Mientras continúan el viaje de redescubrimiento de su naturaleza Divina, los rodeamos con nuestro amor y bendiciones. Somos El Consejo de 12.

16 de diciembre de 2010


Soy luz
soy infinito
soy el canal
soy expansión
soy psicodelico
soy vibración
soy el no-tiempo
soy unidad
soy activación
soy resonancia
soy galactico
soy radiante
soy definido
soy electrico
soy magnético
soy planetario
soy balanceado
soy organizado
soy conectado
soy inspiración
soy en armonía
soy en integridad
son perfecto
soy una manifestación
soy disolución
soy soltura
soy liberación
soy dedicación
soy universal y divino, mantra trascendente
soy siendo
soy comunicando
soy espíritu
soy respirando
soy cósmico
soy esencia
soy poder
soy acción
soy soñando
soy abundancia
soy intuición
soy dios
soy extremo
soy interno y externo
soy floreciendo
soy sincronización
soy consciente
soy fuerza vital
soy sobreviviendo
soy dmt
soy espiral
soy arco
soy logrando
soy sanando
soy elegancia
soy puro
soy fluyendo
soy amando
soy chakra
soy coincidiendo
soy jugando
soy magia
soy elusivo
soy librepensamiento
soy sabiduría
soy explorando
soy espacio y tiempo
soy vivido
soy encantando
soy un diseño completo e infinito sin tiempo
soy alienígena
soy humano
soy receptivo
soy visión
soy energía
soy mente
soy cuestionando
soy respondiendo
soy inteligente
soy sin miedo
soy evolucionando
soy abriendo mi tercer ojo a la vision no vista, traduciendo
soy sincronicidad
soy reflectando
soy sin fin
soy orden y caos
soy tao
soy cristalización
soy autogeneración
soy afirmación
soy iluminado
soy ceguera
soy tono
soy color
soy electrónico
soy lunar y solar, contrario y polar
soy lenguaje
soy radial
soy partículas y plasma
soy resistencia
soy cósmico
soy dejando
soy liberando
soy perfecto
soy pulso
soy comprendiendo
soy uno porque uno es todo
soy forma
soy el infitino, nada que se hace todo
soy simbolico
soy relativo
soy el espiritu divinino que harmoniza con las leyes
soy la experiencia controlada
soy el deseo
soy siendo
soy nosotros, somos tu.

Namaste

Todo lo que sucede en nuestra vida; la forma de reaccionar, los estados emocionales, el modo de afrontar cualquier situación, todo, está asentado sobre nuestro niño interior. Dentro de mi hay un niño asustado y es necesario curarlo.
Si no puedes intimar con otras personas es porque no puedes intimar con tu propio niño interior.

Cada edad que vivimos está adentro, cada palabra, cada cosa que se ha manifestado en nuestra vida, lo que nos ha formado. Están las críticas que nos hicieron, las comparaciones con otros niños “fulano es más inteligente”, “tu hermano es más capaz”, “no sirves para nada”, “eres un inútil”, “no haces nada bien”, “deberías ser como...” “otra vez te equivocaste!.”

Cuando te sientes asustado, es el niño interior quien está asustado

Cuando nos volvemos adultos, nos criticamos igual que nos criticaban, porque adentro siempre está la voz de “los mayores” hablándonos.

Un niño se piensa el dueño del mundo, siempre está demandando esto y lo otro, si no lo obtiene piensa que no lo aman, que no es aceptado. En nuestra vida adulta sucede algo parecido, pensamos “no valgo lo suficiente”, “no soy capaz”. Esa forma de pensar es de un niño, pero tiene su base en nuestro niño interior. Esa sensación de no valer lo suficiente (si fuimos muy mal atendidos, por ej.) nos hace sentir “los demás no me prestan atención”, “No valgo para salir adelante en mis emprendimientos, no sirvo para este trabajo, etc”. No es extraño que pensemos la vida en términos de “no” y “deberías” ya que crecimos con esos conceptos.

No hay nadie que no tenga un niño interior herido porque el adulto jamás puede cumplir totalmente las expectativas del niño.

El adulto tiene una forma de hablar y el niño tiene una forma de recibir. Para el niño no hay dobleces, no hay dobles discursos. Si le decimos: “si haces tal cosa no te quiero más”, el niño cree que es realmente así. Si nuestros padres fueron muy rígidos marcando siempre los errores vamos a tener serias dificultades para afrontar la vida.