30 de septiembre de 2009

28 de septiembre de 2009


Sí me divorcié
Si, desde hace mucho tiempo me divorcié de la amargura, de la tristeza, la envidia y del egoísmo, de los rencores, de las malas caras, de pensar mal de los otros, de las clasificaciones burdas y baratas de los seres humanos, me he divorciado de la soledad, de la ignorancia espiritual, de la hipocresía, de la falta de sensibilidad.

Me he divorciado de la mediocridad, de la arrogancia y petulancia, de los atropellos, de pensar que soy mejor que los demás, me he divorciado de todo lo negativo que pueda privarme de ser una persona feliz y honesta conmigo misma.

Así que estoy solter@ de esos malos sentimientos, casad@ con la felicidad a la cual prometo serle fiel por el resto de mis días.

Es rico ser feliz y vivir esperando el nuevo día con expectativas, de crear sueños para luego despertar y comenzar a realizarlos, encontrar muchos amigos que están por estos rincones, esperando que lleguemos y digamos algo bueno; soy feliz de poder hacer la diferencia aún en la distancia.

Saber que con mis palabras pude hacer sentir bien a alguien, que puedo extender mi mano y ayudar sin hacer tanta pompa, simplemente soy feliz de estar viv@ y poder escribir esta nota.

Y saber que, a través de la red, podré viajar sin necesidad de un boleto de avión, de barco o tren, soy más rápid@ en entregar mi afecto y no cobro exceso de equipaje, soy tan feliz de abrir mi correo y leer las historias de mis amigos.

Soy feliz de poder encontrar este hermoso sentimiento en cosas tan triviales o banales para algunos y tan especiales para mí.

No, ¡no soy extraterrestre! Solamente soy un ser humano como todos.

Desconozco su autor

26 de septiembre de 2009


Hoy vamos a hablar de la cordialidad. Obviamente que la cordialidad es poco lo que se puede hablar ya que es una palabra sagrada, es la clave de la apertura amorosa. La apertura amorosa es la clave de la amistad, de la amabilidad, de la cordialidad, del amor y de las relaciones humanas. Todo comienza ahí, cordialidad viene de corazón. Cuando tu partes del corazón en las relación humana estás partiendo de tu cordialidad y estás eliminando todas las barreras, todas las fronteras, todos los juicios, todos los prejuicios, todas las intolerancias y estás en el mínimo común denominador de tu humanidad.

La humanidad comienza donde se expresa la cordialidad.
La cordialidad está antes de la buena voluntad, antes de la igualdad,
de la fraternidad, de la libertad, de los derechos humanos, de la hermandad.

La cordialidad es la única forma a través de la cual nosotros podemos entrar en comunicación, si no hay cordialidad no hay empatía, no hay simpatía, no hay comunicación. Así que ahora vamos a empezar el seminario tomándonos de las manos, conectándonos con el corazón. Cordal y cordial son aquellas cosas que vienen del corazón.

Cerramos los ojos unos instantes, nos conectamos al interior de nuestro corazón, llevamos a nuestro corazón una imagen vivida, que evoque pasión, que evoque amor, que nos conmueva, puede ser un atardecer en el mar, la mirada amorosa de la compañera o el compañero, Dios, esa imagen que realmente nos conmueva profundamente desde el corazón. Sentimos la imagen ya no como una visión sino como un fuego interior. Dejamos que esa llama arda, que penetre todo nuestro cuerpo, de calidez a nuestra piel y concentramos ese fuego interior en nuestras manos.

25 de septiembre de 2009

24 de septiembre de 2009


USTEDES SON DIOS
Experimentarán alegría cuando liberen a su Ser del miedo a su poder, del miedo a su ilimitación. Dense cuenta de la perspectiva de la que puede decirse que todo el miedo es miedo a su poder. Reconozcan que hay un nivel en el que están aterrados de la completa comprensión de que son los arquitectos de su ser. Es la responsabilidad fundamental para su Ser. Muchas personas se sienten desnudas cuando se deshacen de la habilidad para culpar, puesto que han llegado a definirse a ellos mismos parcialmente a través de eso. Más allá de su miedo están ustedes en ilimitación. Sin miedo son libres para actuar, libres para elegir, libres para crear. Sin miedo son libres. Es darse cuenta de la ilimitación de su ser. Es entrar en su Divinidad. Muchas personas, predominantemente a través de la religión organizada, han exteriorizado a Dios, y entrar en su poder es interriorizar y ser el Dios que alguna vez exteriorizaron. En realidad Dios no es externo ni interno. Dios está en todo, en todos lados. Dios es holográfico, con cada aspecto conteniendo una impresión completa del todo. Dios es Todo Lo Que Es.

23 de septiembre de 2009


Tengo una buena relacion con mis ancestros, y se que en especial mis abuelas y abuelos me soñaron fuerte de espiritu, y eso todos los dias les agradezco, me soñaron valiente, fuerte y estas cualidades heredadas de mis ancestros me han ayudado a recuperarme cuando lo he necesitado...

Everyone on planet Earth is experiencing very special times. In the Inca Tradition, we call this time the New PACHACUTI. We are leaving 500 years of “night” into the Sunrise of the New Day. There are still many signs of night. However, we should concentrate our attention on the meaning of this new vibratory frequency, because this New Day of this PACHACUTI cycle of 500 years awakens a new vibration of spirituality in each one of us.

Those who accept the Cosmos invitation to life, will be expanding their real being with the enthusiasm that life offers to us. Mystic Andean Masters, do not want us to passively wait in for the date of December 21st, 2012. They think that the great moment has begun already and it is in each one of us. We need to be active and alive and expand the MUNAY (love), LLANCAY (service) and YACHAY (wisdom). So, following the events, such as Mystic High Plateau, The Prophesies and the Andes, the Activation 11/11/1992, Metaphysic Meeting with people of Lord Meru in 2002, Reuniting the Eagle and the Condor in 2007, and other activation with different kind of schools, we are NOW celebrating, all over the world, a unique reconnection with the Mother Earth and the Father Sun .

Under the auspices of the zenith of the Sun, we will meet in communion with our Inner Sun, the Father Sun and the Sun behind the Sun. This reconnection has to do with the legendary Solar Disk which is underneath the waters of our Sacred Lake Titicaca. The zenith, a moment when the Sun is centred and perfectly aligned with the Mother Earth is on February 14th. This special date when Love is celebrated in many places in the world, is when we have an appointment with our own Love (You can celebrate with your partner)

The Sacred Lake, today called Titicaca, was considered one of the most sacred places for the Children of the Sun. Here in the presence of sacred frequencies, it is easy to calm the mind and connect with the authentic self. From there we can have a new vision, a new dream, and the correct decisions for our lives so that we are in harmony with all aspects within the present reality. Today as in ancient times we are making an important pilgrimage as the Children of Light to welcome the New Cycle

The Activation of the Solar Disk will bring to us the fire of life. It makes available the sublime energies to produce an effect of overwhelming sami (refined energy) that will vitalize and purify our past or our history. This blessing is important step to keep expanding the consciousness and anchoring more strongly the joy that we are searching for.

This is a personal invitation to be present and claim your spiritual heritage as the Children of the Sun.

22 de septiembre de 2009


Nuestro tiempo necesita hoy más que nunca la sabiduría del mago, dice Deepak Chopra. Una sabiduría que nos conduzca al mundo de la libertad y el milagro. ¿Qué es un mago? No es sencillamente alguien que puede hacer magia, sino alguien capaz de transformar. Tradicionalmente a los magos se les ha atribuido el conocimiento de la alquimia, es decir, del arte de convertir un metal inferior en oro. Pero el poder de este conocimiento es, en realidad, mucho mayor. La alquimia convierte a los seres humanos en oro, convierte sus cualidades inferiores de temor, ignorancia, odio y vergüenza en algo mucho más precioso: el amor y la realización plena. Por tanto, un maestro que pueda enseñarnos a convertirnos en seres libres llenos de amor es, por definición, un alquimista, es decir, un mago. Deepak Chopra ha rescatado de la bruma del mito y la leyenda a Merlín, el mago más famoso de la tradición occidental, para que a través de sus enseñanzas al joven rey Arturo, el mago nos guíe por el sendero de la transformación espiritual, transformación que nos permitirá trascender la realidad ordinaria, elevarnos hacia el reino de lo ilimitado, y alcanzar el amor, la realización y la plenitud. “Hay una enseñanza”, dijo Merlín, “denominada el modo del mago. ¿Has oído hablar de ella?” “No, nunca he oído hablar de eso”, contestó Arturo, tras pensar un momento. “¿Magos? ¿Quieres decir que ellos tienen un modo diferente de hacer las cosas?”

“No, las hacen exactamente como nosotros”, dijo Merlín. A Arturo le picó la curiosidad. ¿Merlín un mago? Nunca lo había pensado. Los dos vivían solos en el bosque, en la cueva de cristal. El brillo de la cueva les proporcionaba la luz. Arturo había aprendido a nadar convirtiéndose en pez. Cuando deseaba comida, ésta aparecía, o Merlín le daba un poco. ¿Acaso no era así como todo el mundo vivía?


Creo que para formarse como adulto el joven debe sentir que sabe mas que los padres, de esa
forma al equivocarse no le queda otra opcion que asumir sus exitos tanto como sus errores

21 de septiembre de 2009


El Poder de elegir

Todo lo que se nos presenta en la vida lo atraemos por darse las condiciones apropiadas para evolucionar.


La conciencia ordinaria, en general, no tiene la impresión, ni el mínimo recuerdo, de haber elegido o atraído conscientemente cualquier cosa. Si fuésemos conscientes de ello, podríamos percibir el hilo de los acontecimientos de nuestras vidas, así como la coherencia perfecta con nuestro Plan de evolución.


Pero tenemos el poder de elegir y en función de esas elecciones, atraeremos las circunstancias.


Nada está decidido de antemano. Todo se decide, minuto a minuto, en función del proceso de aprendizaje.


Durante el proceso nos volvemos, cada vez mas, creadores conscientes. Nuestras vidas se construyen con el fin de realizar nuestro aprendizaje.


Lo que se presenta en nuestra vida está determinado por nuestro proceso evolutivo. En cada vida estamos en proceso de aprendizaje, de construcción, de rodaje, de refinamiento, de armonización y de integración de las diferentes partes de nuestro "vehículo".Lo que queremos experimentar en nuestras vidas, son todas las situaciones que nos son necesarias para aprender y desarrollar cualidades a todos los niveles del ser.


La lección no vuelve a presentarse cuando ya se ha aprendido, como en la escuela...Vuelve a aparecer sólo cuando estamos dispuestos a aprenderla, como en la escuela...


Estamos en la escuela de la vida, siempre con el mismo objetivo: avanzar en conciencia, en sabidurías y en amor y aprender a conocer las grandes leyes del Universo, a fin de crear un mundo de paz, de dicha y de abundancia para todos en este planeta.


La vida (hecha de vidas sucesivas) es una gran escuela, con clases, niveles, exámenes y pruebas; ¡ e incluso con vacaciones ! En ciertas vidas se aprende con intensidad, las cosas se mueven, los acontecimientos se precipitan, estamos sometidos a pruebas continuamente. Durante otras vidas, hay más tranquilidad, descansamos, integramos.. .......


El aprendizaje es una integración cada vez mas profundas, de la realidad de nuestra propia divinidad.


Lo importante es integrar la lección que la vida nos propone aquí y ahora, estar presentes en nuestra vida aquí y ahora, y conducirla de la manera más consciente y mas armoniosa con nuestros recursos del momento. El trabajo hay que hacerlo aquí y ahora, exactamente allí donde nos encontramos, exactamente en las condiciones en las que estamos.


Estas condiciones son precisamente las que han sido elegidas por nuestra conciencia superior a fin de dar el máximo de oportunidades de evolución.


Todo trabajo de evolución, incluso el trabajo de cambio de contexto de pensamientos, puede percibirse como el viaje de la conciencia a través de diferentes dimensiones. Pero este viaje tiene una meta...acelerar el proceso y acercarnos cada vez mas a la paz, a la luz y a la libertad.

Ese es el juego que hemos elegido jugar.

(Basado en "El poder de elegir" - Annie

20 de septiembre de 2009


Si gran parte de tu tiempo lo pasas maquinando sobre un tema en particular, el que da vueltas en tu mente sin cesar, tal vez te hayas obsesionado con ese tema. ¿Cuánta energía te consume el estar permanentemente concentrado en solo un fin? ¿Qué otras áreas de tu vida has relegado, tal vez sin siquiera darte cuenta? Creer que toda la felicidad de tu vida radica en sólo un logro significa limitar tu capacidad como ser humano, que puede y necesita expresarse en distintas dimensiones. Piensa por un instante qué pasaría si nunca lograses ese hecho único y aislado que te obsesiona. Porque tal vez no se produzca en un futuro cercano o no llegue a concretarse jamás. Si supones que te va la vida en lograr ese puesto de gerente que tanto deseas, en comprar algo en particular, o que nunca serás feliz si no te casas y tienes al menos dos niños, estarás concentrando toda tu energía y atención en ese asunto, y probablemente limites las verdaderas posibilidades de desarrollo, crecimiento y felicidad de tu vida. Simplemente las niegas, ya que en tu esquema mental no hay lugar para otras oportunidades de dicha y plenitud. Si tan solo con la mente abierta a nuevos horizontes aplicaras una pequeña dosis de flexibilidad y un mínimo de confianza a la posibilidad de que nuevos acontecimientos, algunos impensados, te hagan feliz, se abriría frente a ti una miríada de opciones diferentes para disfrutar de una vida más placentera. ¿Qué estás dejando en el camino para alcanzar tu fin? Te estás evadiendo de la realidad al enfocar todas tus energías en algo utópico, tal vez irrealizable. ¿Se está debilitando tu pareja, hay cambios familiares, la soledad te agobia y por eso prefieres bloquear esos sentimientos encontrados y centrarte en un objetivo laboral o económico? ¿O, por el contrario, tienes dificultades en el terreno laboral y para minimizarlas u olvidarlas te centras desmesuradamente en otro aspecto de tu vida? Parecería que al dirigir el foco de tu atención hacia otro tema, lo que realmente te preocupa quedara desdibujado. Pero no es así. ¿Vale la pena abstraerse de lo que te perturba? ¿Crees que desaparecerá mágicamente por obsesionarte con otra cosa? Si te sientes identificado con gran parte de la descripción de este articulo, entonces es muy posible que te estés evadiendo de algo. Un área de tu vida te esta pidiendo a gritos que le prestes atención, en la que no logras la plenitud y el brillo que deberías, y tú la estas callando como puedes, centrándote desmedidamente en otra. Hay un cambio latente en ti. No trates de acallarlo más, ya que el hacerlo puede poner en peligro tu salud mental o física. En vez de hacer oídos sordos a las ideas intuitivas que te afloran, cambiar de tema o posponer decisiones, permítete encontrar nuevas fuentes de concreción personal. Hay algo que te gustaría cambiar y desbloquear, tu mente ya lo sabe y seguramente te puede dar indicios en estos días para que lo veas con nitidez. Enfócate en lo que te gustaría que sea distinto, desde una posición mas relajada, e imagina cómo sería eso en el futuro, con lujo de detalles, colores, formas, texturas, sonidos. Centrarte en lo que realmente necesita de tu atención para solucionarlo o aceptarlo redunda en equilibrio, que es la base de una vida sana. ¿Lo intentarás?

18 de septiembre de 2009


“Toda relación es el reflejo de la relación que tenemos con nosotros mismos”
(Deepak Chopra)

Seguramente nos hemos preguntado el por qué algunas personas tan brillantes en sus estudios confrontan dificultades en su vida social o profesional. Hay estudiantes excelentes que continúan teniendo éxito al llegar al mercado laboral y otros que fracasan a la primera. No es un secreto que ya la ciencia ha descubierto que los sentimientos son la clave del éxito personal.

Tenemos dos mentes: una que piensa y otra que siente. La mente racional o la que piensa, es la forma de comprensión de la que somos típicamente conscientes: más conocida como la conciencia reflexiva, capaz de analizar y meditar. Pero junto a esta existe otro sistema de conocimiento, impulsivo y poderoso, aunque a veces ilógico: la mente emocional

Existe un conjunto clave de otras características presentes en los individuos, la inteligencia emocional: que según el psicólogo Peter Solovey es una parte de la inteligencia social que concierne a la habilidad de comprender los sentimientos propios, conocer los ajenos y utilizarlos para guiar nuestros pensamientos y nuestros actos. Se atribuyen a la inteligencia emocional habilidades tales como ser capaz de motivarse y persistir frente a las decepciones; controlar el impulso y demorar la gratificación, regular el humor y evitar que los trastornos disminuyan la capacidad de pensar; mostrar empatía y abrigar esperanzas.

A diferencia del Coeficiente Intelectual (C.I.), con sus casi cien años de historia de estudios de cientos de miles de personas, el concepto de inteligencia emocional es nuevo. Aún no se puede decir exactamente hasta qué punto explica la variabilidad de una persona a otra en el curso de una vida. Pero los datos existentes sugieren que puede ser tan poderosa, y a veces más, que el C.I. y mientras hay quienes afirman que el C.I. no se puede cambiar demasiado mediante la experiencia ni la educación, hoy se ha probado que las aptitudes emocionales fundamentales pueden ser aprendidas y mejoradas por los niños si les enseñamos; pero también los adultos pueden reaprender sobre sus emociones, para llevar una vida más efectiva.

En un estudio hecho con alumnos de Harvard se encontró que quienes habían obtenido las puntuaciones más elevadas en la facultad no habían alcanzado demasiados éxitos en términos de salario, productividad y categoría profesional en comparación con los compañeros que habían obtenido menor puntuación. Tampoco habían obtenido las mayores satisfacciones en su vida, ni la mayor felicidad en las relaciones de amistad, familiares y amorosas.

Hoy en día se vuelto tan importante reflejar en el currículum vitae formación profesional y experiencia, como habilidades técnicas y habilidades emocionales, tales como el optimismo o la capacidad de trabajar en equipo.

Gran parte de las pruebas demuestra que las personas emocionalmente expertas - las que conocen y manejan bien sus propios sentimientos e interpretan y se enfrentan con eficacia a los sentimientos de los demás - cuentan con ventajas en cualquier aspecto de la vida, ya sea en las relaciones amorosas e íntimas, o en elegir las reglas tácitas que gobiernan el éxito en la política organizativa. Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas también tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad; las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad.

A los efectos prácticos, reconocer un humor desagradable es sentir el deseo de superarlo. Sin embargo como estableció Freud, gran parte de la vida emocional es inconsciente; los sentimientos que se agitan en nuestro interior no siempre atraviesan el umbral de entrada a la conciencia. Mantener bajo control nuestras emociones perturbadoras es la clave para nuestro bienestar emocional. No se trata de que debamos sentir una única clase de emoción, como por ejemplo el ser felices todo el tiempo; es importante aceptar que tenemos derecho se sentir un poco de tristeza, y que muy posiblemente tenga una importante contribución sobre nuestra vida creativa y espiritual.

La ira se construye sobre la ira. Una forma de aplacar este sentimiento es aprovechar y desafiar los pensamientos que lo disparan. Lo que importa es el tiempo; las primeras etapas del ciclo de la ira son las más eficaces. En efecto, la ira puede ser evitada completamente si enviamos al cerebro información atenuante sobre lo que nos irrita, antes de que la ira empiece a actuar.

Las preocupaciones se expresan casi siempre en el oído de la mente, no en su ojo - es decir en palabras, no en imágenes -, hecho que tiene importancia para el control de la preocupación. Para el control de las preocupaciones Borkovec propone algunos pasos como: captar los episodios inquietantes lo más pronto posible, aprender métodos de relajación y adoptar una postura crítica con respecto a las suposiciones. En el caso de personas que tienen preocupaciones tan graves que se han convertido en fobias se debe recurrir a la medicación para interrumpir el ciclo.

En la medida en que nuestras emociones entorpecen o favorecen nuestra capacidad para pensar y planificar, para llevar a cabo el entrenamiento con respecto a una meta distante, para resolver problemas y conflictos, definen el límite de nuestra capacidad para utilizar nuestras habilidades mentales innatas, y así determinar nuestro desempeño en la vida. Y en la medida en que estamos motivados por sentimientos de entusiasmo y placer con respecto a lo que hacemos - o incluso por un grado óptimo de ansiedad -, esos sentimientos nos conducen a los logros. Es en este sentido que la inteligencia emocional es una aptitud superior, una capacidad que afecta profundamente a todas las otras habilidades, facilitándolas o interfiriéndolas.

Las personas expertas en aprovechar sus emociones pueden utilizar la ansiedad anticipada - por ejemplo la que surge ante un discurso o una prueba inminentes - para motivarse y prepararse bien, con lo que consiguen un buen desempeño.

La empatía, o el grado en el cual somos capaces de comprender a los demás, se construye sobre la conciencia de uno mismo; cuanto más abiertos estamos a nuestras propias emociones, más hábiles seremos para interpretar sentimientos. Toda compenetración, raíz del interés por alguien, surge de la sintonía emocional y la capacidad de empatía.

Las emociones de la gente rara vez se expresan en palabras; con mucha mayor frecuencia se manifiestan a través de otras señales. La clave para intuir los sentimientos de otro está en la habilidad para interpretar los canales no verbales: el tono de voz, los ademanes, la expresión facial y cosas por el estilo.

Si aceptamos que la inteligencia emocional juega un papel muy importante en la calidad del servicio brindado a los clientes, ya que como lo dice Deepak Chopra sólo si tenemos una buena relación con nosotros mismos podremos tener relaciones armoniosas con los demás, estaremos preparados para comenzar a trabajar con nuestras reacciones emocionales.

Veamos a continuación algunas reflexiones y prácticas sencillas para ayudarnos o ayudar a otros a mejorar en el manejo de sus emociones:

  1. Toda vez que podemos darnos cuenta de que estamos emocionalmente desequilibrados, es el momento de aislarnos unos instantes para relajarnos y reflexionar sobre nuestro estado anímico. Al retomar el control estamos en condiciones de continuar en donde habíamos quedado.
  2. Recordemos que podemos tomar las riendas de nuestra vida, y que a pesar de tener malos hábitos respecto a nuestras emociones, como por ejemplo abrigar continuamente pensamientos pesimistas, si podemos mejorar. S. Covey nos enseña que el hábito se construye si conjugamos tres factores: el deseo de cambiar, el conocimiento de la importancia del cambio y el saber como lograrlo. Lo más importante es contar con los dos primeros factores, ya que con un poco de asesoría podemos obtener el tercero.
  3. Somos seres especiales, a pesar de nuestras sombras y nuestras luces. Comencemos por aceptar esto, ya que será un gran apoyo para valorarnos y encontrar en las cualidades el apoyo para superar nuestras fallas.

17 de septiembre de 2009


Aprendí de un mago anciano el antiguo arte de saber cuándo aparecer, para que brille en tu rostro una bella sonrisa que ilumine tus pasos. También me enseñó a crear, con palabras sencillas y puras, una sutil escalera que te lleva de la Tierra al Sol, de modo que recuerdes tu esencia divina en los momentos más críticos. Sentí, este instante es mágico. Sagrado. Hilvanaré estas letras, con la frecuencia del amor, para que los escalones cobren vida y tu cuerpo se eleve. Ascender es volver a Ser. Recuperemos la inocencia. Hermosas flores, de radiantes colores y refrescantes aromas, están al pie de este sendero cristalino que hoy nos invita a subir para dejar de sufrir por las cosas mundanas. ¿Lo podés ver? Cada peldaño tiene el sensible y amoroso don de encender en tu corazón el recuerdo inmaculado de las cosas esenciales. A medida que subimos, sentimos que el cuerpo se ilumina y gana en liviandad, pues el cálido resplandor que vamos recibiendo despoja nuestras células de todo lo denso. Despacio, disfrutemos, no hay apuro. La magia existe. Cada escalón también tiene la gracia de ayudarte a evocar las pruebas que pasaste en tu largo e intenso recorrido. Observá cómo las imágenes que aparecen en el piso van transmutando y dejan ver sus enseñanzas ocultas: la adversidad, el sufrimiento, la incertidumbre y la crueldad revelan que la confianza, la sensibilidad, la fe y la compasión estaban ahí, debajo del disfraz, para ayudarte a seguir creciendo. ¿Comprendés por qué es hora de celebrar? Muchas fueron las enseñanzas recibidas. A medida que los rayos del Sol van recorriéndote, los dolores del cansancio desaparecen. Vivir en el mundo sin ser del mundo es nuestra tarea, sin embargo una y otra vez quedamos atrapado en la ilusión de creer que todo se limita a lo que experimentan nuestros sentidos. Es por eso que agradezco, de todo corazón, al sabio anciano que por amor me enseñó a crear -en la densidad de la materia- esta luminosa escalera que hoy nos ayuda a recordar que somos espíritus viviendo una increíble experiencia humana. Entre tantos millones de personas, este mensaje te buscó para que tengas presente que todo pasa. No hay caos que pueda doblegarte. Sos luz, confiá. Continuá liberando tu esencia sanadora. Ascendemos a una nueva dimensión, tu espíritu lo sabe. Contemplemos la vida con los ojos del alma y apreciemos lo que resta de este apasionante y vibrante juego. Volvamos a sentirnos. Volvamos a lo simple. Volvamos a lo puro. Oí tu corazón. La vibración del amor nos llama a vibrar en Unidad. Recuperemos la inocencia

16 de septiembre de 2009


CERRANDO CIRCULOS
Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los por qué, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente...

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú... Suelta el resentimiento. El prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentalmente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando "puertas abiertas" por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Por eso cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!

11 de septiembre de 2009


Navegando las Etapas de la Limpieza Emocional
Por Nicole Canter

¿Alguna vez se han encontrado en medio de un problema emocional doloroso y no han podido encontrar la salida? ¿Alguna vez han tenido esos momentos cuando pensaron que ya habían terminado de limpiar algo, solo para encontrarse de vuelta en lo mismo? Yo he pasado por esto y no se ustedes, pero yo considero la limpieza emocional como algo espeluznante. Es como intentar encontrar su camino a través de una jungla llena de arenas movedizas y profundos hoyos cavernosos - uno necesita un mapa realmente bueno y detallado. A través de mi niñez y a lo largo de mi madurez, me quedé atrapada en las arenas movedizas muchas veces, porque no sabía como navegar las etapas de la limpieza emocional. Entonces ¿cómo nos movemos a través de las etapas de la limpieza emocional? ¿Y qué es eso exactamente?

Limpieza Emocional

La limpieza emocional es el proceso por el cual quitan las capas de sus bloqueos emocionales, transmutando energías densas de ira, vergüenza, culpa, etc. contenidas en cada capa, llevando todo esto hacia la compasión. Esas capas se mantienen reprimidas y selladas en nuestro cuerpo emocional, hasta que son liberadas para salir a la superficie (detonadas hacia la acción), a través de los conflictos que se atraviesan en nuestro camino. En ese punto nos volvemos conscientes de ellas.

Las Etapas de la Limpieza Emocional

Una vez que las energías anteriormente contenidas dentro de una capa han alcanzado la superficie, comenzamos el proceso para limpiarlas. Esta limpieza involucra un movimiento a través de una serie de etapas que nos permiten liberar física y emocionalmente esas energías de nuestro cuerpo, mientras que al mismo tiempo, integramos el miedo que está en la raíz y aprendemos la lección concerniente. ¡Guau! ¡Esa fue una oración larga!

Algunas veces la limpieza es suave porque las energías estancadas son suaves, pero otras la limpieza es muy dolorosa, escalando hasta una explosión de conflicto con alguien. Permítanme decir que sin importar si es suave o fuerte ¡no es fácil! ¡Es como intentar escalar uno de esos hoyos sumamente profundos!

¿Por qué querríamos hacer una limpieza emocional?

Esa es en verdad una muy buena pregunta. Existen muchas recompensas en la limpieza emocional. Una es la ascensión - debemos aligerar nuestros cuerpos con el fin de ascender y podemos hacer esto a través de la liberación de viejas energías estancadas que lo hacen denso. Lo hacemos con el fin de tener relaciones mejores y más satisfactorias. Lo hacemos con la intención de tener una mayor salud mental y emocional.

Gracias a meses y meses de lecciones dolorosas con mi esposo Shaun, finalmente he aprendido a navegar las etapas de la limpieza emocional - cuando menos lo suficiente como para escribir este artículo. Todo lo que puedo decir es que bendito sea el corazón de Shaun por mantenerse a mi lado. ¡Esto ha sido un reto por decir lo menos! Limpiar con nuestra pareja puede ser muy frustrante, porque estamos siendo forzados constantemente a mirar un espejo de nosotros. ¡No podemos escaparnos! Una y otra vez demandamos saber por qué acordamos este dolor y agonía. Una vez que nos damos cuenta de que esto es un proceso y lo vemos desde una perspectiva superior, somos capaces de avanzar con un poco más de facilidad y gracia cada vez.

El Proceso

El proceso de limpieza emocional nos lleva desde una perspectiva de tercera dimensión, todo el camino hasta la perspectiva multidimensional en donde podemos transmutar la emoción fuera de nuestros cuerpos físico y emocional. Esto comienza con nuestro *Niño Interior (NI) que es detonado para reaccionar, y termina con nosotros encontrando la comprensión superior y multidimensional del problema emocional a la mano. En caso de que no estén familiarizados con el niño interior, estoy hablando de ese pequeño niño o niña dentro de cada uno de nosotros y aunque el o ella se comporten tal como un niño pequeño, su verdadero trabajo es proteger nuestros cuerpos físicos del daño. El niño interior hace esto a través del miedo, pero ese miedo se vuelve desequilibrado cuando él o ella comienzan a dominar nuestras emociones con ese miedo.

También, tengan en mente que puede ser que no sepan lo que está ocurriendo hasta que se acostumbren a pasar a través de la limpieza emocional y reconozcan que algo se está detonando y aún así en las primeras etapas (más o menos de la 1 a la 4) son inconscientes por lo general.

Etapa 1. El Detonador

Lo primero que sucede cuando surge un problema es que mi Niña Interior (yo) es detonada. "Los detonadores" están en nuestras vidas para hacer surgir sentimientos indeseables desde viejos problemas emocionales medulares que no hemos podido limpiar en el pasado. Un detonador puede ser cualquier cosa que provoca sentimientos de ira, culpa, vergüenza o cualquier otra emoción "negativa". Me hace saber que se ha cruzado un límite o que una vieja herida todavía está enterrada profundamente dentro de mi. Puede ser una persona o incluso una situación (como que me pisen un dedo) eso me detona y siempre lo se porque reacciono. Algunas veces la reacción es suave, como una emoción sutil y/o una sensación física, pero siempre existe algún grado de reacción física o emocional (o ambas), aunque sea solo un rápido latir del corazón durante pocos segundos.

Cuando limpio un bloqueo emocional, normalmente limpio una o más capas del problema emocional medular, dando como resultado que el detonador me afecte cada vez menos y menos. Una vez que limpio totalmente el problema, el detonador se desvanece como si nunca hubiera estado allí.

Etapa 2: Identificando el Detonador a través de la Ira

Cuando reaccionamos ante un detonador, reaccionamos, en el nivel más básico, con miedo, porque el miedo es la emoción de menor frecuencia. Algunas veces literalmente estaba asustada y puedo haber incluso sentido vergüenza o culpa, pero por lo general reacciono con ira. ¿Por qué ira? Mi Niña Interior ha sido herida y ella expresará esa herida con ira, con el fin de protegerme para no sentir esta herida. Piensen en esto como en un escudo que intenta evitar que continúe el dolor, tomando una acción ofensiva. ¿Alguna vez han escuchado que "la mejor defensa es una buena ofensa"? ¡El Niño Interior así lo piensa!

Tanto Shaun como yo tenemos un problema medular que involucra el abandono y siempre actuamos entre nosotros como un detonador primario en relación a este problema. Por ejemplo, cuando Shaun detona mi problema de abandono, casi siempre reacciono primero con ira. El escenario generalmente sucede así: Yo tomo la decisión de hacer algo y se lo expreso. El hace algún comentario y yo le digo que está tratando de controlarme y me enojo mucho. Pero algunas veces, siento emociones más sutiles, como miedo o culpa. La razón por la que son más sutiles, es porque mi Niña Interior realmente no quiere sentir esas emociones (que están en una frecuencia inferior a la ira), entonces usa la ira como nuestra defensa y ofensa primaria.

Algunas veces estoy extremadamente enojada antes de darme cuenta siquiera de que he sido detonada. ¡Es como si estuviera en el piloto automático del Niño Interior! Pero entre más experiencia tengo me doy cuenta que puedo identificar más pronto el detonador.

Etapa 3: Proyectar e Inculpar

Una vez que mi Niña Interior está lo suficientemente enojada, ella tomará este escudo de ira y desviará los sentimientos de vuelta hacia la otra persona, culpándola. De esta forma mi Niña Interior y yo no tenemos que tomar responsabilidad por crear nuestra propia realidad, por ejemplo, el dolor que estamos sintiendo. ¿Pueden creer que en el pasado he culpado a Sahun cuando me he golpeado sola el dedo, cuando el estaba en otra habitación de la casa? Bueno, lo he hecho porque no podía soportar el dolor de tomar responsabilidad. Este fenómeno tan interesante también se llama proyección.

Entonces, usando el ejemplo de mi problema de abandono, cuando yo proyecto hacia Shaun cuando estamos teniendo un "detonador de abandono", yo lo señalo a él y le digo que me está controlando y que por eso yo me siento miserable, triste, enojada, etc. Mi Niña Interior no está dispuesta a reconocer que este es NUESTRO problema en este punto, por lo que tratamos de hacerlo problema de Shaun hasta que estemos listas para tomar responsabilidad.

Etapa 4: Reacción, Proyección y Culpa por un Detonador

Una vez que he reaccionado y he culpado al "detonador", ellos generalmente reaccionarán también, sintiéndose heridos y señalándome a mi. Esto usualmente resulta en una discusión que puede durar pocos minutos o varios días, dependiendo de qué capa del bloqueo estoy intentando limpiar. ¡Pueden ver que vicioso es este círculo!

Por ejemplo, una vez que exploté en la cara de Shaun, el reacciona y explota en la mía. Su Niño Interior no está dispuesto a encargarse de mi dolor y si el tiene dolor involucrado, tampoco quiere tomar responsabilidad por el suyo. Entonces él me señala y continuamos haciendo esto hasta que nos cansamos de discutir.

Vale la pena mencionar que si alguien ha estado limpiando las emociones conscientemente durante un tiempo, entonces puede reaccionar diferente. Me estoy refiriendo a que uno puedo ver venir conscientemente el detonador y elegir reaccionar de forma distinta. Esto significa que ya casi han limpiado el bloqueo. Pero no se golpeen si no están aquí todavía - ¡los viejos hábitos son duros de matar! Créanme ¡YO LO SE!

Etapa 5: Expresando y Liberando la Ira

Esta es la etapa cuando usualmente comienzo a contenerme y veo junto con mi Niña Interior lo que está pasando. Quiero enfatizar fuertemente que todas estas cosas aparentemente "negativas" ¡están bien! Sus sentimientos son válidos y está bien dejar que su Niño Interior exprese y reaccione de una forma apropiada, por ejemplo, expresando sus sentimientos sin lastimarte a ti o a otros. Pueden necesitar hacer acuerdos con su Niño Interior en relación a la expresión para que ambos se sientan a salvo haciéndolo.

También es muy importante que se expresen tanto verbal como físicamente, con el fin de sacar la energía tanto del cuerpo físico, como del emocional. He encontrado muy útil gritar así como escribir lo que yo llamo "mentar y desahogar". Esto puede ser tan suave como una queja o tan explosivo como una bomba de neutrones, con palabras por supuesto. Pueden hacer esto de una forma y en un lugar que sean cómodos, pero si eligen desahogarse con alguien en particular, es sabio preguntarles si pueden descargarse con ellos antes. Si no lo hacen, pueden reaccionar con ira. También encuentro apropiado usar un objeto físico, como un bat de plástico o un cojín y después golpeo mi cama o el suelo con ellos. Yo recomiendo cualquiera de estos porque no me lastiman ni lastiman a otros (o mis posesiones) al golpear algo suave con algo suave. Cuando termino de expresarme siempre lo sé porque me siento más ligera. Si no sé que ya terminé, entonces continúo hasta que sé que he terminado.

No puedo enfatizar lo suficiente aquí que lo principal que hay que tener en mente es que esta BIEN expresar tu ira, etc. Y no censurar a tu Niño Interior de ninguna forma en relación a sus sentimientos o pensamientos. Permite que tu Niño Interior exprese sus sentimientos y valídalos con algo como "¡Te escucho!" o "¡Vamos!" Al abrazar y permitir esta expresión "oscura" serás capaz de integrar mucho más rápido el miedo y la ira que estás experimentando.

Por supuesto, durante nuestras discusiones iniciales Shaun y yo siempre liberamos alguna ira. Algunas veces todavía nos sentamos durante una hora y nos gritamos uno al otro. Hemos mezclado sentimientos sobre esto más tarde, porque mientras ambos nos apenamos por lo que ha pasado, ¡los dos nos sentimos mucho más ligeros y mejor! Pero otras veces tenemos que salir solos y expresar la ira y yo siempre hago lo que recomiendo arriba.

Etapa 6: Encontrando y Reconociendo al Espejo

En esta etapa comienzo a dar un paso atrás y me doy cuenta de que tengo un problema con la otra persona y empezamos a procesar conscientemente expresando cómo nos sentimos. Lo óptimo es cuando ambos nos involucramos en esto, pero si tengo que continuar sin la participación del otro entonces está bien. Sepan también que este paso del proceso se lleva una cantidad indefinida de tiempo, dependiendo del nivel de comunicación que tenga con mi Niña Interior. Usualmente comenzamos con un proceso intelectual y terminamos con mi Niña Interior expresando sus verdaderos sentimientos emocionales que están en el centro del detonador. Esa es mi meta - la expresión verdadera y honesta de mis emociones. Este es el lenguaje de mi Niña Interior.

Una vez que puedo ser honesta conmigo, estoy lista para mirar el espejo y adueñarme de esa imagen. Encontrar el espejo, o verme a mi misma en la otra persona, siempre me muestra cómo he tratado a mi Niña Interior. Adueñarse del espejo significa que estoy lista para tomar plena responsabilidad por mi dolor y mis acciones. Significa ser brutalmente honesta conmigo misma y con los otros, incluso si duele. Entonces en mi ejemplo, yo dije que Shaun era controlador, etc., pero ahora puedo ver como he controlado a mi Niña Interior y no la he dejado expresarse o ser lo que realmente es porque tengo miedo de que Shaun me abandone. Ahora eso es algo duro de tragar y para ambos de nosotros, porque mi Niña Interior teme que la voy a abandonar. Hmmm... ¿ven un patrón aquí?

Etapa 7: Limpiando el Espejo, Tomando Responsabilidad y Validando el Dolor

Es aquí en donde uso herramientas multidimensionales para "obtener" la lección, tomar responsabilidad y liberarme a mi y a la otra persona de la culpa. Esto es lo que llamamos "limpiar el espejo". Las herramientas que uso son multidimensionales, conocidas como las 7 claves de la Compasión. Yo uso la Fórmula de la Compasión (la primera clave) y la Clave de la Compasión (la segunda clave), para limpiar el espejo ¡Y funcionan de maravilla! Usando estas herramientas siempre soy capaz de ver la perspectiva superior y una vez que lo hago sonrío de oreja a oreja con gratitud por la persona que es mi detonador y siempre quiero agradecerle por su papel en la lección. Una vez que puedo hacer esto, se y siento que ¡ya lo logré! ¡Después me puedo felicitar por pelar otra capa de mis problemas emocionales!

Una vez que tengo la lección y soy capaz de tomar responsabilidad por mi parte en el punto del problema, soy capaz de validar el dolor y la herida de la otra persona. Validación significa ser capaz de pedir disculpas por el dolor que he causado a la otra persona con mis acciones sin ninguna excusa o sin defender mi comportamiento. Yo le hablo al dolor describiéndolo como si me estuviera sucediendo a mi. Este es un paso importante y solo puede ser alcanzado después de que puedo conectarme emocionalmente con el dolor de la otra persona. En el ejemplo del conflicto entre Shaun y yo, esto es lo que le digo, "Shaun, siento mucho haberte acusado por intentar controlarme. Siento mucho no haberme acercado a discutir mi idea antes de tomar una decisión. Siento mucho no haberte tratado como una pareja y debido a mi determinación de que sea a mi manera, te acusé de intentar controlarme... ¡que era lo que yo estaba haciendo! Y por lo tanto siento mucho el dolor que causó mi acusación."

Tengo que hacerles saber que los escuché y los sentí repitiendo la razón por la que ellos están heridos y disculpándome por causar el dolor. No importa si tenía la intención de causar dolor o no - si puedo sentir su dolor siempre soy capaz de validarlo. Y la mayor parte del tiempo, todo lo que la otra persona desea escuchar es que siento mucho haberla herido. Sepan que esto no incluye ninguna promesa de cambiar mi comportamiento - Simplemente estoy validando su dolor.

¿Pero qué pasa si me doy cuenta de que no puedo validar el dolor y la herida del otro? ¿Qué hago entonces? Tengo que regresarme y hablar con mi Niña Interior porque se que ella me está bloqueando para que no sienta el dolor del otro. ¿Por qué? Porque teme que la voy a abandonar si siento el dolor de Shaun. Ella me bloquea para no sentir el dolor de Shaun porque es un tipo o nivel de dolor que yo le he dicho que nunca quiero sentir... por lo tanto el bloqueo. Entonces hago un acuerdo con mi Niña Interior de que no la voy a abandonar si siento los sentimientos de Shaun. Me doy cuenta cuando está de acuerdo porque comienzo a sentir el dolor de la otra persona... en este caso el dolor de Shaun.

Entonces eso es todo... esas son las etapas de la limpieza emocional. El solo hecho de conocer estas etapas y saber qué esperar me ha dado mucho alivio cuando estoy en medio de mis problemas. Cada vez que paso a través de ellos los resuelvo un poco más y soy capaz de gatear un poquito más rápido para salir de mi hoyo proverbial. Es mi esperanza que con este artículo tengan un mapa suficientemente claro para navegar a través de su jungla de limpieza emocional y encuentren la forma de salir de sus hoyos emocionales.


LAS COSAS PEQUEÑAS

Celebro la grandeza de las cosas pequeñas,
de las cosas triviales, sencillas, hogareñas.
Quisiera que este verso fuera un canto de gesta
que exalte las hazañas de la gente modesta.
Quisiera que este verso fuera un himno discreto
que exalte al hombre medio, responsable y concreto.
Quisiera que este verso resulte una balada
que exalte al hombre honrado y a la mujer honrada.
Celebro la batalla de apariencia anodina
que se libra en los campos de la diaria rutina.
Celebro a tanta gente que empieza la jornada
levantándose alegre en plena madrugada.
Celebro ese gobierno que ejercen las mujeres
y que los formularios definen: sus quehaceres.
Gobierno que se inicia cuando encienden puntuales
en sus casas dormidas los fuegos matinales.
Celebro los aromas que inundan la cocina:
celebro la fragancia del café y de la harina.
Celebro cada gesto, celebro cada frase,
preparando los hijos cuando salen a clase:
que ajustar la corbata, que observar los detalles,
recomendar cuidado para cruzar las calles.
Y celebro a los chicos con delantales blancos
cuando escuchan atentos sentados en sus bancos.
Celebro las lecciones sabidas a conciencia,
los triángulos, los mapas pintados con paciencia.
Celebro la epopeya del trabajo bien hecho,
del horario completo, del deber satisfecho.
Celebro las proezas del último escribiente
que no demora el curso que sigue un expediente.
Celebro la respuesta simpática y precisa.
Celebro la fatiga detrás de una sonrisa.
Celebro la tarea comenzada y concluida.
Celebro la herramienta que se limpia y se cuida.
Celebro a quien mensura los alcances de un riesgo
cuando avanza prudente por atajos al sesgo.
Y celebro asimismo la decisión valiente
que lleva en ocasiones a jugarse de frente.
Celebro la costumbre de decir la verdad.
Celebro la constancia. Celebro la amistad.
Celebro la finura de esa ayuda encubierta
que se presta de modo que ninguno lo advierta.
Celebro los escritos con renglones prolijos.
Y celebro el coraje de tener muchos hijos.
Celebro que se cumplan los acuerdos verbales.
Celebro la clemencia de los buenos modales.
Celebro al funcionario que cumple sus funciones.
Y celebro al vecino que riega sus malvones.
Celebro a quien comparte la pesadumbre ajena.
Celebro a quien festeja la dulce Nochebuena.
Celebro al vigilante, celebro al carpintero.
Celebro el trato franco y el amor verdadero.
Celebro las parejas de novios que en verano
caminan por los parques tomados de la mano.
Y celebro el cariño de mujer y marido
cuando llevan ya un largo camino recorrido.
Celebro los abuelos que ríen con su nietos.
Celebro a quienes saben mantener los secretos.
Celebro al hombre humilde que construye un país:
del árbol florecido celebro la raíz.
Celebro a los que pisan con firmeza en el suelo
mientras alzan confiados sus ojos al cielo.
Y concluyo este verso con el párrafo aquel:
"quien es fiel en lo poco será en lo mucho fiel"

JUAN LUIS GALLARDO
__._,_.___

EL AGUILA


El águila es una de las aves de mayor longevidad.

Llega a vivir 80 años. Pero

para llegar a esa edad, en su cuarta década tiene que

tomar una seria y difícil decisión.


A los 40 años, ya sus uñas se volvieron tan largas y flexibles que no

puede sujetar a las presas de las cuales se alimenta. El pico alargado y

en punta, se curva demasiado y ya no le sirve. Apuntando contra el

pecho están las alas, envejecidas y pesadas en función del gran

tamaño de sus plumas, y para entonces, volar se vuelve tan difícil!


Entonces, tiene sólo dos alternativas: Dejarse estar y morir... o

enfrentar un doloroso proceso de renovación que le llevará

aproximadamente 150 días. Ese proceso consiste en volar a lo

alto de una montaña y recogerse en un nido, próximo a un paredón

donde ella no necesita volar y se siente más protegida.

Entonces, una vez encontrado el lugar adecuado, el águila comienza

a golpear la roca con el pico ¡hasta arrancarlo! Luego espera que le

nazca un nuevo pico con el cual podrá arrancar sus viejas uñas inservibles. Cuando las nuevas

uñas comienzan a crecer, ella desprende una a una, sus viejas y

sobrecrecidas plumas. Y recién después de todos esos largos y

dolorosos cinco meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento,

logra realizar su famoso vuelo de renovación, renacimiento

y festejo para vivir otros 40 años más.


En nuestra vida también nos toca vivir procesos de reconversión,

o sufrir la pena de sucumbir. Tenemos que resguardarnos por algún

tiempo, meditar largamente y someternos a grandes sacrificios de

desprendimiento, para desarrollar los cambios (de modo semejante

al del águila), y luego ser capaces de recomenzar nuestra

vida con nuevos bríos y esperanzas.



5 de septiembre de 2009


Las veces que yo me he fallado a mi misma ha sido tremendo, pues he traicionado los ideales que tengo sobre mi, y todo por parecerme a mi madre a quien la he juzgado siempre, cuando lo entendi que para ser fiel a mi madre me comportaba como ella o como mi padre, entonces me demore mucho en encontrarme a mi y ver como mismo soy yo. Y yo soy un ser individual y no me parezco a nadie mas que a mi misma. y sobre todo ha siso genial botar a la basura estas dos mascaras que las detestaba la de mi padre y de mi madre, y como no me descuido de repente me hago el examen para ver si estoy queriendo ponerme una mascara que en realidad me daña

4 de septiembre de 2009


Imagina que estas frente a una gran escalera, esta junto a ti esa persona que es importante para ti (novio, esposo, amigo, etc.), y están fuertemente tomados de la mano.

Mientras están en el mismo nivel, todo está perfecto, es disfrutable. Pero de pronto, tu subes un escalón, pero esa persona no, esa persona prefiere mantenerse en el nivel inicial, ok no hay problema, es fácil aun así estar tomados de las manos.

Pero tu subes un escalón más, y esa persona se niega a hacerlo, ya las manos han empezado a estirarse y ya no es tan cómodo como al principio, subes un escalón más, y ya el tirón es fuerte, ya no es disfrutable y empiezas a sentir que te frena en tu avance, pero tú quieres que esa persona suba contigo para no perderla.

Desafortunadamente para esa persona no ha llegado el momento de subir de nivel, así que se mantiene en su posición inicial, subes un escalón más, y ya ahí si es muy difícil mantenerte unido, te duele, y mucho, luchas entre tu deseo de que esa persona suba, de no perderla, pero tu ya no puedes ni quieres bajar de nivel.

En un nuevo movimiento hacia arriba, viene lo inevitable, y se sueltan de las manos, puedes quedarte ahí y llorar y patalear tratando de convencerle de que te siga, que te acompañe, puedes incluso ir contra todo tu ser y tú mismo bajar de nivel con tal de no perderle, pero después de esa ruptura en el lazo, ya nada es igual, así que por más doloroso y difícil que sea, entiendes que no puedes hacer mas, más que seguir avanzando, y esperar que algún día, vuelvan a estar al mismo nivel.

Eso pasa cuando inicias tu camino de crecimiento interior, en ese proceso, en ese avance pierdes muchas cosas: pareja, amigos, trabajos, pertenencias, todo lo que ya no coincide con quien te estás convirtiendo ni puede estar en el nivel al que estas accesando.

Puedes pelearte con la vida entera, pero el proceso así es. El crecimiento personal es eso, personal, individual, no en grupo, puede ser que después de un tiempo esa persona decida emprender su propio camino y te alcance o suba incluso mucho mas que tu, pero es importante que estás consciente de que no se puede forzar nada en esta vida.

Llega un momento, en tu escalera hacia convertirte en una mejor persona, en que puedes quedarte solo un tiempo, y duele, claro que duele, y mucho, pero luego, conforme vas avanzando, te vas encontrando en esos niveles con personas mucho más afines a ti, personas que gracias a su propio proceso, están en el mismo nivel que tu y que si tú sigues avanzando, ellos también.

En esos niveles de avance ya no hay dolor, ni apego, ni sufrimiento, hay amor, comprensión, respeto absoluto.

Así es nuestra vida amigos, una infinita escalera, donde estarás con las personas que estén en el mismo nivel que tu, y si alguien cambia, la estructura se acomoda. De hecho, cada personalidad, ocupa un distinto nivel que los demás, así cada partecita de la verdad, formará la verdad absoluta, de hecho ya es así. Así que sería egoísta, poner al mismo nivel a la eternidad.

A mi me costó en lo particular mucho soltarme, aun después de una fuerte ruptura, seguía viendo para atrás, esperando un milagro, y el milagro apareció, pero no de la manera en que yo hubiera supuesto, apareció bajo otros nombres, otros cuerpos, otras actividades, perdí a una amiga, y gané a 20 mas, perdí un mal trabajo y ahora tengo un excelente trabajo y con oportunidades de tener más de lo que soñé alguna vez, perdí un auto que no me gustaba y ahora manejo el auto de mis sueños, perdí a un hombre al que creí amar, para darme cuenta que ahora lo que tengo en este momento de mi vida, ni siquiera podía soñarlo hace unos cuantos meses.

Cada pérdida, cada cosa que sale, es porque así tiene que ser, déjales ir, y prepárate para todo lo bueno que viene a tu vida, tu sigue avanzando y confía, porque esta escalera es mágica y si no me crees, porque no lo compruebas por ti mismo?

Mil gracias al Profesor José de Lira por compartir estos fragmentos de sabiduría.

Mil gracias por estar aquí,

Harumi Puertos

Rutas del Alma

Con amor y bendiciones,

Miriam Coronado



A quien no cambia con el cambio, lo cambia el cambio

Constantemente la vida nos pide cambiar. Nos es raro que las voces de los amigos de vez en cuando nos lo pidan y no falta quien, molesto con nosotros, quiera imponérnoslo como condición para seguir en una relación afectiva o en un trabajo. Muchas veces no entendemos esas señales; no estamos en contacto con nosotros mismos; no notamos lo que nos sucede. En otras, el cambio nos asusta porque desconfiamos de lo que viene.

La realidad es que cambiar es natural, pero la cultura al proponernos maneras de vivir que nos alejan de nuestros verdaderos sentimientos, lo prohíbe como si fuera algo peligroso. Así, lo que se promueve es quedarse fijos en una manera de pensar o de vivir. Lo doloroso es que cuando detenemos nuestro desarrollo y permanecemos atados a una pauta de comportamiento, el amor se pierde. Nos volvemos rígidos o intolerantes, nos enfermamos.

Afirmar que alguien siempre ha sido así es una sentencia que produce sensación de solidez y de seguridad. Por el contrario, miramos con desconfianza a las personas que pueden cambiar de perspectiva. Por ejemplo, si alguien ha creído algo y lo ha formulado en público, tiene que casarse con esa idea. Pero si lo piensa mejor, adquiere nuevas informaciones y cambia de opinión, lo más probable que ocurra es que la gente diga que esta persona no es confiable.

Curioso: en general, se le tiene mas confianza a quién nunca cambia aunque las circunstancias así lo requieran que, a quien gozando de una buena visión, se adelanta a las situaciones y vislumbra las nuevas posibilidades.

Nuestro desarrollo desde luego se alimenta del cambio. Pero las creencias como aquella que afirma que es mejor bueno conocido que malo por conocer, o las advertencias como “para qué probar si no hay nada nuevo bajo el sol”, hacen que la incertidumbre se perciba como peligrosa y que cambiar sea una fuente de ansiedad. Así, el camino de la transformación se vislumbra como desconocido y difícil.

Cuando percibimos que el matrimonio nos incomoda; que vivir en la casa de los padres nos limita; que el trato que el jefe nos da nos incomoda; que el trabajo ya no es estimulante; que necesitamos un cambio; lo que automáticamente se nos viene a la cabeza es que estamos ante una crisis. Sabemos, o mejor, suponemos que estamos en problemas y que el futuro será peor que el presente.

Sin embargo, es inevitable cambiar. ¿Cómo hacerlo sin destruir nuestro pasado, sin negarnos, sin recurrir a la idea de que somos inmaduros o torpes?

No es raro oír, en la consulta: “Acabo de comenzar una relación y tengo la sensación de estar haciendo lo mismo que hice en las anteriores. Todo parece muy bien, cuido al otro, hago todo lo que él necesita, me he vuelto indispensable para su vida.” Desde luego se sienten felices. Pero la persona me explica: “lo que temo es lo que siempre me pasa, después depende tanto de mí que yo mismo ya no puedo admirarle. Siempre hago lo mismo, no tengo remedio, siempre daño mis relaciones.” Este es un relato que puede corresponder a un hombre o a una mujer, a un joven o una persona de la tercera edad.

Lo que sucede es que las personas están atascadas en formas de relación que aprendieron cuando hicieron la conquista y al encontrarlas útiles y exitosas, no se atrevieron a cambiar. Pero luego esa relación se convierte en una trampa para ambos: uno tiene el hábito de encantar haciéndose necesario y el otro tiene la costumbre de perder su autonomía cuando lo adivinan.

Para pasar del encantamiento al amor tendrán que arriesgarse a cambiar. El amor no sobrevive a la pérdida de la autonomía ni a la pérdida de la admiración.

Cambiar, tiene que ver con explorar las infinitas posibilidades que cada situación tiene para resolverse; tiene que ver con aceptar que una vez iniciamos el cambio, nos volveremos más creativos y estaremos en verdadero contacto con nosotros y con los otros.

Tiene que ver con reconocer que somos nuestra propia fuente de recursos y que ellos se despliegan generosamente cuando somos profundamente honestos y congruentes, tiene que ver con tomar el riesgo de hacer algo que nunca hemos hecho antes, o hacer las mismas cosas de una nueva manera.

Pero sobre todo, cambiar tiene que ver con ser sensibles a lo que somos y a lo que podemos ser, a lo que otros son y lo que pueden ser. La famosa terapeuta Virginia Satir nos invita a vivir en esa sensibilidad y en esa confianza cuando afirma: “Yo creo que el regalo más grande que puedo recibir de los otros es ser vista, oída, entendida y tocada por ellos; el mejor regalo que yo puedo ofrecer es ver, oír, y tocar al otro pues cuando eso ocurre siento que el contacto se ha hecho.”

Cuando hacemos contacto con lo que somos, cuando nos encontramos con nosotros mismos, cuando entendemos que nuestro pasado no es igual a nuestro futuro, aceptamos que el cambio es maravilloso y la vida puede fluir