9 de agosto de 2009


EL TESORO ESTA DENTRO DE TI

Nadie sabe quién es Dios, y lo dice santo Tomás de Aquino: “Como es imposible saber la naturaleza

de Dios, es imposible hablar de Dios”. No es posible comprender a Dios, porque escapa a todo

razonamiento. Me preguntan si lo que yo explico es la teología de la liberación y yo contesto que lo que yo

explico es la liberación de toda teología. Yo estoy de acuerdo con la liberación, pero no con la palabra

teología

, para hablar de la liberación. Para liberarte, lo que necesitas es darte cuenta de tu programación y

de las premisas falsas en que apoyas tus acciones.

Te enfadas. ¿Por qué te enfadas? Porque eres exigente. ¿Eres capaz de dejar esas exigencias y darte

cuenta de todo esto? El conflicto viene de las insatisfacciones e intolerancias que tienes contigo mismo. Si

no te aceptas a ti mismo, ¿cómo vas a tolerar a los demás? Andarás exigiéndote a ti y a los demás

continuamente, y siempre insatisfecho. Si no cambias, ¡ay de ti y de los que te rodean!, pues te convertirás

en un fariseo intolerante. El secreto de la liberación te llegará cuando te hartes de sufrir. Necesitas

encontrar el tesoro escondido que sólo está dentro de ti.

Al hombre sabio es imposible hacerlo esclavo. La verdadera libertad está por encima de las leyes, de

las razas, de políticas, de fronteras y de idiomas. Recordad aquellas palabras que dijo un sabio griego

cuando iban a venderlo como esclavo: "Aquí está un maestro, ¿hay algún esclavo que desee comprarme?"

Gandhi decía que la libertad de la patria le importaba un bledo, porque lo importante era la libertad

del hombre. Tenía una visión clarísima de las prioridades: primero Dios y descubrir ese tesoro que está

dentro del hombre. Decía: "Tengo para mí que el fin de la vida es la visión de Dios, y he de conseguirlo, si

es preciso, sacrificándolo todo: familia, patria y hasta la vida."

Desgastamos la vida en tonterías que nada valen. Y la vida es el más preciado regalo que se puede

desear. Intentar impresionar a la gente, buscar riquezas, honores, prestigio... ¿para qué sirve eso? Pero

vuelvo a decir que esto lo habrás de descubrir tú para despertar. Tienes que cuestionarlo todo. Cuidado

con aceptar las cosas que digo sin analizarlas sinceramente, desde tu centro que no te puede engañar. No

hay que tragar nada -sólo conseguirás una nueva programación encima de la que tienes-, sino

cuestionarlo, analizando esto y lo opuesto. Hacerlo supone apertura. Hay que ser receptivo sin ser

crédulo.

Si no te aceptas a ti mismo, ¿cómo vas a tolerar a los demás?


No hay comentarios:

Publicar un comentario