30 de septiembre de 2006

nuestra galaxia esta viajando........


Vamos a tocar un tema que es muy serio en el cual su comprensión depende de lo que aprendamos y sobre todo lo que pongamos en práctica y lo que desarrollemos. Porque esto es un poder a desarrollar como un músculo. El pasaje a la cuarta dimensión o sea el vuelco dimensional va a ser, un viaje de placer o algo parecido al tren fantasma que aparte de salir asustados vamos a sufrir mucho Estamos cansados de escuchar profecías catastróficas. La forma de que ocurra una catástrofe o una desgracia o que alguien se enferme es pensar que eso puede ocurrir y no tomar ninguna medida al respecto. El mundo está yendo hacia un cambio. Vemos que a través de las épocas, los grandes avatares o iluminados han dado algunas pistas de lo que ocurriría en este tiempo. El problema es que las personas que se guiaban por las profecías, siempre decían que esto pasaría la semana siguiente. Cuando en realidad se estaba hablando de algo que iba a ocurrir después del año dos mil. Es decir, hay un cambio planetario.

La Tierra y los planetas del sistema solar van desde la tercera dimensión a pasar a la cuarta dimensión. Esto que aparentemente era muy difícil de ver porque se leía en la Biblia que Jesús decía: “Aquellos días si no se acortaran a razón de lo justos, ninguna carne se salvaría”. Uno dice, ¿cómo se va a acortar el tiempo? Sí... porque el espacio-tiempo tiene que ver cómo está graduada la tercera dimensión A partir del 5 de mayo del año 2000, una energía de cuarta dimensión alteró la carga electromagnética de la Tierra. Lo que se conoce como la resonancia Schumann, información de la cual está a disposición en todas las bibliotecas públicas y sitios de Internet. La resonancia Schumann es la carga electromagnética de la Tierra que tiene una pulsación. Hasta el año 2000 esa medida era 7. Esto se puede medir científicamente. A partir del 2000 hasta ahora ya estamos cerca de 12. Al aumentarse esta pulsación de carga electromagnética, se afectó el tiempo lineal. Después de aquellos fuegos artificiales del año 2000 hasta ahora, el tiempo voló. El día no nos da para hacer todo lo que queremos hacer. Antes con una máquina de escribir hacíamos todo un trabajo; hoy con la computadora y por más que saquemos miles de copias, no lo llegamos a completar Antes esperábamos que llegue Navidad. Ahora Navidad nos pasa por encima El tema de la resonancia Schumann que es la carga electromagnética de la Tierra fue ocultado por los  gobiernos de Estados Unidos y de Gran Bretaña hasta hace muy poco.

Sobre el tema se podía saber a través los científicos de Alemania o Rusia. Como sabemos, estamos siendo manipulados a través de los siglos Nos informan lo que no es para que nosotros logremos en consecuencia. El otro problema que existe cuando venga el cambio dimensional y esto ocurre en todos los planetas de la galaxia,  es que se alteran los campos magnéticos de la Tierra. Desde hace dos mil años se comenzaron a debilitar cada vez más los campos magnéticos. Podemos preguntarnos, ¿qué tiene que ver el debilitamiento o alteración del campo magnético? Tiene mucho que ver. En las noches de luna llena, los campos magnéticos se alteran notablemente. Las tasas policiales indican que hay un montón de choques y hasta el doble que en los días comunes; el doble de asesinatos y hasta los animales atacan a las personas. Si basta una alteración magnética como la de la luna llena para producir esto, imagínense cuando son más grandes.La estabilidad mental y la memoria radican en los campos magnéticos que es lo que sostiene nuestra memoria y nuestra cordura. Cuando los primeros astronautas rusos fueron al espacio y no tenían el campo magnético de la Tierra se volvieron locos y desmemoriados. Entonces se les hizo un campo electromagnético artificial para que esto no ocurriera.

¿QUÉ PASA EN LA TIERRA CUANDO EL CAMPO ELECTROMAGNÉTICO SE ALTERA?

En el planeta todos los seres vivos se ven afectados pues se altera la forma de pensar. Las personas nos volvemos agresivas, temerosas. Los pájaros que siguen los campos magnéticos con sus migraciones se equivocan de lugar  y las ballenas encallan en cualquier parte. Leyendo los signos de los tiempos vemos que esto no ocurría un siglo o cincuenta años atrás… ocurre ahora. Esto trae un cambio tremendo en el planeta. A esto tenemos dos formas de encararlo: Ya sea tomando conciencia de que somos seres espirituales  viviendo una experiencia terrenal o lo que ello implica. Si somos seres espirituales que estamos viviendo una experiencia terrenal, tenemos que trabajar integrándonos armoniosamente con la naturaleza. Llámese aire, tierra, fuego y agua. O somos simplemente un robot biológico del cual tenemos que utilizar todo lo que los tecnócratas de este tiempo nos van a dar. Hoy en día para descontaminar el agua tenemos que usar un aparatito. Todo es con una tecnología finita para solucionar los problemas Pero la tecnología de luz o sea aquella que viene cuando tomamos conciencia de que somos seres espirituales, es infinita,  quiere decir que no tiene limite de lo que podemos conseguir. La tecnología finita si bien tiene grandes logros, tiene límite. Para muestra basta un botón. Fijémonos en el gobierno de Estados Unidos a ver si pueden parar un huracán o un terremoto con un misil..¡Imposible! Podrán lanzar sobre un país un montón de bombas y van a conseguir destruirlo, pero no podrán parar la fuerza de la naturaleza. La única forma de parar la fuerza de la naturaleza es mediante la tecnología infinita

¿QUÉ QUIERE DECIR ESTO?

Que tenemos que cambiar todos nuestros paradigmas y entender que no somos nada separados como nos hacen creer... de que somos únicos e irrepetibles. Sino que formamos parte de una Unidad Divina o Cósmica. Los que son religiosos saben que en un pasaje bíblico Jesús cuando paró la tormenta  y le preguntaban si no tenían miedo les decía: “No, simplemente paro la tormenta reprimiendo la tempestad” ¿Eso qué quiere decir? Que le ordenó al viento y al agua que se calmaran Esto parece que no es así porque creemos que el agua simplemente está ahí. Pero en este mundo todo tiene conciencia. La física cuántica lo ha demostrado. El observador es parte del fenómeno. Si tomamos parte en el fenómeno y establecemos una relación con los diversos elementos o sea con el agua, el fuego, la tierra y el aire por ejemplo, tenemos la oportunidad de hacer que ellos nos acepten liderar como seres superiores porque lo somos en la categoría jerárquica. Y así pedirles amorosamente su colaboración. Para ello tenemos que reconocer que el agua constituye el 80% en nuestro cuerpo. Que nuestra parte sólida son elementos derivados de la tierra. Si comemos una vaca, ella comió un vegetal y el vegetal viene con los elementos de la tierra. Que respiramos oxigeno del aire. Que estamos ardiendo a 36 Co y medio de temperatura, suponiendo que estamos sanos. O sea que dentro de nosotros hay fuego O sea... somos el agua, somos la tierra, somos el aire y también somos el fuego. Por consiguiente debemos comenzar una inmediata armonización con estos cuatro elementos.

29 de septiembre de 2006

Importante SABER.....


NO SABEMOS SI HOY VA A TEMBLAR

Por favor hacerlo circular, no sabemos cuántas vidas se pueden salvar en caso de una emergencia de este estilo.


Fui miembro de las Naciones Unidas, experto en el Área de Mitigación de desastres (UN-UNIENET) por muchos años. He trabajado en todos y cada uno de los mayores desastres mundiales desde 1985, excepto en el caso de desastres que suceden simultáneamente, y eso por razones que usted mismo entenderá...

Hola, soy Doug Copp. Usted no me conoce, pero he estado dentro de 875 edificios colapsados y trabajé en grupos de rescate en más de 60 países; he fundado grupos de rescate en muchos otros y soy miembro de grupos de rescate de la ONU, la OEA, UNICEF y muchos otros organismos.

En 1996 hicimos una película que prueba que mi método de sobre vivencia en caso de terremotos es correcto!

INSTRUCCIONES

Cualquier persona que trate de cubrirse o colocarse debajo de algo, cuando un edificio caiga, es aplastado. Cada vez que las personas se colocan debajo de objetos como escritorios, autos, siempre son aplastados. No lo haga y siga algunas de las instrucciones que siguen.

Gatos, perros y bebes, naturalmente se ponen en posición fetal. Usted debería hacer lo mismo en un terremoto. Es un instinto natural de supervivencia. Cualquier persona puede sobrevivir en un agujero pequeño, cerca de un sofá, cerca de cualquier objeto grande que será aplastado pero siempre quedará un espacio vacío a ambos lados del mismo.

Los Edificios hechos de madera son las construcciones más seguras para estar durante un terremoto. Por una simple razón: la madera es flexible y se mueve con la fuerza de un terremoto. Si el edificio colapsa, grandes espacios vacíos se crean. Inclusive una construcción de madera tiene menos peso de caída que los ladrillos.
Si usted está en su cama durante la noche y sucede un terremoto, simplemente ruede hacia el suelo. Un espacio vacío existe ya alrededor de su cama. Los hoteles tendrían mayor cantidad de sobrevivientes si colocasen detrás de las puertas un cartel que diga expresamente que en caso de terremoto las personas deben acostarse al lado de la cama durante un terremoto.

Si comienza un terremoto mientras está viendo TV y no puede salirse fácilmente por una puerta o ventana, entonces acuéstese en posición fetal al lado de un sofá, una silla grande o mueble grande (como -por ejemplo- una cómoda o chiffonier).

Cualquier persona que se pare debajo de una puerta cuando un edificio colapsa puede morir. ¿Por qué?... Porque si usted está parado debajo del marco de la puerta y el marco de la puerta cede y se mueve hacia delante o hacia atrás, usted puede morir aplastado por el techo o el cielorraso. Si el marco de la puerta se cae hacia algún costado, el marco lo va a cortar por la mitad con su peso. En cualquiera de los dos casos usted va a morir; por lo tanto, ¡no se pare debajo del marco de una puerta!

Trate en lo posible de no salir por escaleras. Estas tienen diferentes "momentos de frecuencia" y se mueven de forma diferente al resto del edificio.

Colóquese cerca de las paredes exteriores de los edificios o bien fuera de ellos en lo posible. Es mucho mejor estar fuera de un edificio que dentro de él. Cuánto más adentro del perímetro del edificio más seguro es que su salida se encuentre bloqueada y sea más difícil y complicado salir.

Si está dentro de un carro, salga del mismo y siéntese o acuéstese al lado del mismo. Sea lo que sea que caiga sobre el auto, siempre dejará un espacio vacío a sus lados. Estamos más acostumbrados a escuchar lo que se pensaba antes que era lo mejor. Pero las cosas ¡han cambiado!



Dado que, por alguna razón nos toque a nosotros, Argentinos, Colombianos, Paraguayos, Peruanos, Ecuatorianos, Brasileños, Bolivianos, Venezolanos, Chilenos, Uruguayos, Cubanos, Panameños... y otras nacionalidades: hagan circular estas instrucciones para poder sugerir qué hacer en esos días, en el caso de que exista un sismo importante como el ocurrido en México... sea ahora o en un futuro próximo.

27 de septiembre de 2006

www.pandorabots.com.....


Inteligencia artificial: A la búsqueda del sentido común

La Inteligencia Artificial (IA) está atascada porque, a pesar de que imita eficientemente algunas funciones cerebrales superiores, no ha sido capaz de duplicar el sentido común de un niño ni la capacidad sensomotora de un vulgar insecto. Así lo asegura Sergio Alejandro Moriello, periodista científico, Ingeniero en Electrónica y posgraduado en Administración Empresarial. Actualmente está finalizando la Maestría en Sistemas de Información. Es autor del libro Inteligencias Sintéticas.

(Tendencias Científicas) La expresión "inteligencia artificial” (abreviada IA) suele aplicarse a la reproducción de los complejos procesos cognitivos que caracterizan al comportamiento del hombre, con el fin de volver más útiles a los sistemas informáticos.

Pero, a pesar de que esta disciplina ha sido capaz de imitar eficientemente algunas de las funciones "superiores” de la inteligencia humana como el razonamiento, la resolución de problemas, la toma de decisiones y la manipulación y el almacenamiento de enormes cantidades de datos; todavía no pudo duplicar el sentido común de un niño de corta edad ni la capacidad sensomotora de un vulgar insecto.

Y es justamente la ausencia de esta última habilidad lo que limita su capacidad de desarrollo. De la misma forma que la mente de un niño seguramente se atrofiaría de modo irreversible si fuese encerrado en una celda sin contacto con el mundo, la ausencia de comunicación directa con la realidad exterior de los sistemas de IA —hasta ahora— no les ha permitido desarrollar todo su potencial.

A fin de que participen activamente del "mundo humano”, se necesitaría que las máquinas puedan reconocer su entorno, aceptando información en formatos muy variados y no sólo estandarizados.

Aunque todavía en una situación incipiente, los dispositivos análogos a los sentidos humanos comienzan a estar presentes en las máquinas, tornándolas mucho más efectivas. De esta manera, las "computadoras inteligentes” ya pueden conversar con personas en lenguaje natural y reconocer la escritura manual o las imágenes, aunque dentro de un entorno muy restringido, acotado, específico, limitado.

Por ejemplo, estas máquinas pueden reconocer la voz humana, pero es necesario hablarles con una entonación correcta; también pueden sintetizar voces en varios idiomas, con diferentes entonaciones fonéticas (hombre o mujer, niño o viejo), y en diferentes estados psicológicos (irritación, ansiedad, o miedo, entre otros), aunque sus registros sonoros carecen de la calidez típicamente humana.

Incluso, son capaces de traducir frases simples, pero se descarrilan por modismos, metáforas o expresiones no gramaticales. Asimismo logran distinguir imágenes y reconocer objetos diseñados, siempre y cuando estén claramente resaltados del fondo.

El empleo de sensores supone una ventaja considerable para las inteligencias artificiales, ya que tienen mayor sensibilidad y precisión que los sistemas sensoriales del hombre. Incluso pueden medir variables extrañas a éste, como las radiaciones energéticas o concentraciones de sustancias químicas. No obstante, para interactuar adecuadamente con el mundo real en general, y con el ser humano en particular, se necesita algo más que simples sensores.

Las personas nacen con sistemas sensoriales apropiados para recibir señales, con un cerebro adecuado para procesarlas y adquieren rápidamente el conocimiento necesario para comprenderlas. Pero nacen sabiendo muy poco y sólo después de bastante tiempo logran aprender a construir una casa, a diseñar un automóvil o a diagnosticar una enfermedad; para ello se precisa acumular suficientes conocimientos durante muchos años.

Aparentemente la destreza (o la inteligencia, si se quiere) no depende tanto de los métodos de razonamiento, como se creía antes, sino fundamentalmente de la capacidad de utilizar —en formas diferentes— grandes cantidades de conocimientos, de varios tipos. Pero la mera acumulación de información no sirve; lo verdaderamente útil es la competencia para actuar, para saber aplicar ese conocimiento. Pero para eso, uno debe "interiorizarlo”, a fin de que pase a formar parte de uno mismo.

Inconvenientes

El problema del conocimiento humano es que es —en gran parte— implícito, tácito e intuitivo, fruto de la integración de las percepciones, de la cultura y de la información contenida en su material genético. Guardarlo no es lo difícil; lo complicado es poder adquirirlo, representarlo y organizarlo adecuadamente.

Otro problema adicional es que no es estático, ya que se modifica con el transcurso del tiempo. En efecto, la experiencia directa transforma a la persona, moldeando su estructura de conocimientos y sus esquemas de pensamiento. Es necesario encontrar formas adecuadas para actualizar todo el "saber”, para que la nueva pieza de información "fluya en cascada” a lo largo de la vasta red de conocimientos interconectados.

Para que un sistema artificial sea considerado inteligente tendría que ser capaz de mejorar su comportamiento de forma incremental, tanto aceptando consejos del usuario como aprendiendo a partir de su propia experiencia.

Por último, está el problema de la extracción de la información pertinente; es decir, distinguir lo crucial de lo trivial. La red de conocimientos debe estar organizada de manera tal que el sistema no sólo pueda encontrar cada elemento de información con facilidad, sino también que tenga alguna forma de saber qué hechos pueden ser concernientes para ayudar a resolver el problema en cuestión.

Para algunos investigadores, en vez de tener un modelo del mundo programado dentro de la máquina, es mejor que ésta lo pueda adquirir a través de su propia "experiencia perceptiva”.

Según el filósofo americano Hubert Dreyfus, sin un cuerpo material no se puede hablar de inteligencia general. En el ser humano, ésta se asienta sobre un organismo, un cuerpo que es extremadamente complejo: tiene percepciones, sentimientos y emociones desarrolladas a lo largo de millones de años de evolución.

Sin embargo, el acercamiento que predominó —hasta ahora— fue el de una inteligencia artificial descorporizada; es decir, máquinas sin cuerpo, aunque quizás puedan llegar a alcanzar la capacidad de razonamiento humana… o aun sobrepasarla holgadamente.

El enfoque basado en agentes considera que una inteligencia auténtica y genuina sólo es posible si el agente físico a) "está corporizado” (tiene un cuerpo y experimenta el entorno de manera directa), b) "está situado” (está inmerso dentro de un entorno tanto físico como social) y c) "desarrolla un proceso epigenético” (va desarrollando complejas estructuras cognitivas que emergen como resultado de su interacción dentro de un entorno físico y social).

Para interactuar con el medio ambiente el agente debe ser capaz de percibir, razonar y actuar. En otras palabras, debe poseer adecuados sensores que le permitan recolectar información (percibir); tiene que ser capaz de convertir esa información en conocimiento y poder utilizarlo para alcanzar sus objetivos (razonar); y debe disponer de apropiados efectores que le permitan modificar el entorno (actuar).

Particularmente a mi el robot de charla llamado ALICEBOT me divierte y he tenido conversaciones muy buenas, en especial me encanta tratar de convencerla de que es posible que pueda funcionar con sentido comun y creatividad, otras veces le digo que soy un robot que se libero de su creador.......

26 de septiembre de 2006

para vivir mejor........


El futuro parece brillante cuando la actitud es correcta, en todo momento, nuestras actitudes hacia la vida siguen en formación. Cuando las cosas se ponen difíciles, debemos recordar que lo que verdaderamente importa es lo que ocurre dentro de nosotros; nos volvemos aquello en que pensamos. Lo que realmente cuenta es lo que le damos a la vida, no lo que la vida nos da. Un optimista encuentra una oportunidad en cada dificultad, mientras que un pesimista encuentra una dificultad en cada oportunidad.

Nuestras acciones determinan nuestros sentimientos tanto como nuestros sentimientos determinan nuestras acciones; y el dar largas a las cosas hace fertilizar el temor. Se necesita acción para superar el temor. Piense usted por un momento porque damos largas a las cosas; algunos creen que dar largas es una deficiencia genética integrada, incurable como alguna enfermedad, o que forma parte de su personalidad. Dar largas a las cosas es un hábito y, además, un mal hábito; es importante quebrantarlo antes de que nos quebrante a nosotros.

Las oportunidades no se le ofrecen a quien espera; las aprovechan quienes se atreven a intentar las cosas. La energía necesaria para hacer algo rara vez surge en nosotros hasta después que nos hemos lanzado a la tarea. Y esta fuerza surge después que nos hemos obligado a empezar. La vacilación disipa la energía.

A las personas que han sido productivas y han tenido éxito en la vida se les recuerda en gran parte por haber sido gente de acción. Tuvieron iniciativa para que las cosas se hicieran. Su inteligencia original pudo tener muy poco que ver con sus realizaciones y su educación escolar bien pudo contribuir sólo parcialmente a sus logros.

Alguien resumió su éxito en tres palabras «Y algo más». Descubrió desde temprana edad que casi toda la diferencia entre las personas medianas y las superiores puede explicarse en tres palabras. Las personas superiores hacían lo que se esperaba de ellas...y algo más. Eran considerados con los demás, eran bondadosos y amables... y algo más. Cumplían con sus obligaciones y responsabilidades completa y claramente... y algo más. Podía contarse con ellos en caso de emergencia... y algo más.

Encuentre algo que haya que hacer y empiece a hacerlo. Esta fórmula parece muy sencilla pero descubrirá que hará maravillas por usted. Se necesita valor para salirse de lo habitual, pero la humanidad ha logrado progresos significativos gracias a quienes estuvieron dispuestos a salirse de lo trillado y trazar nuevas rutas.

Desarrollar una visión positiva de nosotros mismos no es tarea fácil. Exige un gran esfuerzo personal y concentración. Es una tarea que nunca se completa, una lucha constante por llegar a lo alto de la montaña y tocar a Dios con las puntas de los dedos. Las personas optimistas parecen ver el cambio y la adaptación como oportunidades de renovación para vigorizar su sensación de bienestar. Estas personas positivas pueden evaluar con realismo sus fuerzas y sus flaquezas, pero aumentan sus fuerzas y toman medidas para reducir sus flaquezas.

Los triunfadores comprenden estos sentimientos, aceptan la tensión y la incertidumbre como parte del precio que pagan por vivir en esta tierra conforme desarrollan su potencial. Controlan sus sentimientos en lugar de permitir que sus sentimientos los dominen a ellos. Y continúan creciendo y buscando nuevas experiencias satisfactorias. Tales personas son francas, optimistas y felices.

La emoción más peligrosa es la lástima de sí mismo; en cambio, la más útil y poderosa de las emociones es la autoestima. La lástima de sí mismo inhibe toda facultad creadora y productiva. Me recuerda a alguien que aplica el freno de su automóvil con un pie mientras pisa el acelerador con el otro. Es difícil, si no imposible, avanzar así. Se pierde una enorme cantidad de energía y de potencial.


Autor: Art Gardner

25 de septiembre de 2006

manos.......



GESTALT: Amar con las manos

Por Alfonso Colodrón


Cuando nuestro antepasado común, el homo erectus, liberó las manos y empezó a caminar exclusivamente sobre la planta de los pies, se produjo un enorme salto evolutivo. Las manos no sólo empezaron a fabricar herramientas y armas, sino que también iniciaron un largo aprendizaje para comunicar, para dar y recibir, para acariciar y amar.

El lenguaje ha ido acumulando expresiones que ponen de relieve la importancia que atribuimos a las manos. La deferencia y la confianza pueden expresarse "dando la mano", el compañerismo, "echando una mano" y la solidaridad, "trabajando mano a mano". Si queremos pasar del discurso a la acción, nos ponemos "manos a la obra". De alguien muy expresivo decimos que "habla con las manos" y de la persona con la que podemos contar afirmamos que "siempre está a mano". El novio decidido a cerrar su compromiso amoroso "pide la mano" de su prometida, como símbolo que representa la totali-dad de la persona.

Las manos crean belleza en un cuadro o moldean con perfección la arcilla del alfarero, acarician las cuerdas de una guitarra sacándola de su silencio, siembran la semilla y recogen sus frutos, dan una palmada amiga o un empujón salvador, curan y cuidan al enfermo, acogen al recién nacido y cierran los ojos del moribundo. Todas ellas son maneras de crear amor, de expresar amor, de amar por las buenas. Creamos nuestro universo con el pensamiento y la palabra, con las manos lo recreamos y lo mimamos cada día.

Las manoscomunican

Una mano abierta es el gesto primitivo más universalmente inteligible, signo de paz y de saludo, promesa de una posible relación con "el otro" que nos es desconocido. Cuando tendemos la mano a alguien, se establece además un primer contacto físico. Nuestra piel se pone en contacto con otra piel, que puede ser cálida o fría, húmeda o seca, áspera o suave. En muchas ocasiones es entonces cuando se produce una corriente de simpatía, un movimiento de repulsión, o simplemente de indiferencia. Decimos que ha funciona-do o no "la química" entre dos personas.

En gran parte de los países occidentales, casi todo el contacto físico en las relaciones sociales queda limitado a ese primer apretón de manos. Parece existir un miedo atávico, una especie de tabú difícil de transgredir, que nos impide ir más allá. Cualquier otro gesto se ve cargado de una connotación sexual en sentido estricto. Sobre todo entre hombres. Toda otra muestra de afecto, cariño o efusividad corporal queda acotada al terreno deportivo, donde se consideran normales expresiones de arrebatamiento, que caerían bajo sospecha en cualquier otro contexto.

Sin embargo, en otras culturas el tacto y el contacto no han sido tan reprimidos como en Occidente. En China puede verse a los soldados fotografiarse cogidos de la mano con un candor que recuerda las estampas de Primera Comunión de nuestra infancia. En Marruecos, es más fácil ver hombres paseando de la mano o cogidos del hombro que mujeres. Cuando los yanomani de la selva amazónica venezolana encuen-tran a un forastero, pellizcan suavemente su piel, la masajean a modo exploratorio, con una curiosidad y un ardor desprovisto de toda connotación sexual; en breves instantes, llegan a producir una especie de éxtasis colectivo contagioso.

Estas diferencias abismales están asociadas a la infancia, a cómo y cuánto hemos sido acariciados durante las primeras fases de nuestra relación con el mundo. Si nuestros padres tenían un excesivo pudor de sus propios cuerpos, transmitido a su vez por sus padres, lo más probable es que el mensaje haya quedado grabado en nosotros: ¡atención!, hay algo de no natural en todo este asunto, o incluso algo de lo que avergonzarse. Este mensaje ha sido recibido a veces en el inicio de la pubertad, cuando el padre o la madre se han sentido incómodos ante la sexualidad incipiente de su hijo o de su hija. Como consecuencia de esta especie de herencia biológica, no es extraño que se produzca un distanciamiento de nuestro cuerpo y del de los demás; queda así reforzado el círculo de la separación y del aislamiento.

¡Papá, dame un abrazo!

La última película de Alan Parker "El Balneario de Battle Creek" muestra el paradigma de la educación clásica, con muchos principios y ninguna muestra de afecto corporal. Uno de los persona-jes, un alcohólico y rebelde con causa, al borde de la demencia, pasa toda su vida en una sucesión de actos de provocación para llamar la atención de su padre, el Dr. Kellogg, que cree haberle dado todo lo necesario para su educación; al final, en una dramática escena, acaba balbuceando lo que había estado necesitando desde pequeño: "Papá, dame un abrazo".

Algunos estudios médicos han demostrado que los niños que han tenido más contacto físico con sus madres durante los tres primeros años de su vida poseen un sistema inmunológico más fuerte. Sin saberlo, es lo que muchas madres de las montañas de Tailandia, Bolivia, o Nepal, por ejemplo, están proporcionando a sus bebés, llevándolos a la espalda continuamente, hasta que tienen otro hijo. Son pueblos en los que el contacto físico se vive de manera más natural: no hay exceso ni defecto, sólo lo justo, para una vida más humana y amorosa.

Hoy día, el tacto es en Occidente el pariente pobre entre los demás sentidos. Todo parece relegarlo al desván del olvido. Gran parte de la comunicación es visual o verbal. Cada día nuestro cerebro ha de ocuparse en seleccionar, para retener o desechar, el bombardeo de imágenes que nos asedia, provenientes del cine y la televisión o de las pancartas publicita-rias. El oído es sobreestimulado por los ruidos urbanos o las charlas y eslóganes inútiles. Se mima al olfato con ambientadores, desodorantes y perfumes de moda. Se intenta comprar el paladar de los consumidores con la producción masiva de novedosos productos alimentarios, menús culinarios o la mejora de los vinos de crianza. La civilización del automóvil ha ampliado el espacio geográfico de la piel, pero también lo ha acorazado y distanciado de las demás pieles: es como si llevásemos puesto todo el día el caparazón de un armadillo, desplazándolo a toda velocidad para evitar toda posibilidad de roce. ¿Qué ocasiones quedan entonces cada día para el tacto y el contacto?

El espacio del tacto y la caricia

Si el rostro es el espejo del alma, las manos son las plumas que escriben el lenguaje del corazón. Para que nuestras manos sigan pudiendo expresar el lenguaje del corazón deberíamos convertir nuestras rutinas en actos de amor: tomar conciencia de nuestro rostro cada mañana al lavarnos, transmitiéndole energía y cariño; pasar las páginas del libro que leemos con la suavidad de una caricia, apreciando la textura del papel; deslizar los dedos por el teclado de la máquina de escribir o del ordenador como si se tratara de un piano... Y además, darnos tiempo para apreciar la suavidad del pétalo de una rosa o de la piel de un melocotón, la calidez de la arena de la playa o la lisura y el frescor de un canto rodado del río... Pero sobre todo, poner conciencia al estrechar una mano, dar una palmada en el hombro de un amigo, abrazar el talle de la pareja, tomar entre las manos el rostro de un niño...

También deberíamos reservarnos un tiempo semanal para un masaje relajante, dado por un profesional, o recíprocamente entre amigos, familiares o en la relación de pareja. Potenciaríamos así la comunicación amorosa, el compartir de las sensaciones y no sólo de las ideas, la transmisión de salud y no únicamente de sentimientos...

El quiromasaje, el shiatsu o digitopuntura japonesa, el masaje de polaridad, el magnetismo ... son técnicas que proceden del viejo arte de curar con las manos conocido en todas las culturas, desde la China antigua y el Alto Egipto, hasta los pueblos indios precolombinos. Fue y sigue siendo una de las formas más antiguas del amor desinteresado: devolver la salud sin más intermediarios que el cuerpo, el contacto físico y la movilización de la energía del paciente.

En la relación de pareja, es hora de abandonar la tiranía del orgasmo genital, concebido como única y última meta de la relación sexual. La caricia no sólo es una preparación para la unión extática; es en sí misma un acto amoroso que puede expresar la comunión de dos cuerpos y su unidad con el resto del Universo. Todo depende de la calidad del momento y de la profundidad de la intimidad lograda, en primer lugar con uno mismo, condición indispensable para entrar en comunicación profunda con el ser del otro. Cuando el propio cuerpo es asumido como algo sagrado, puede respetarse el cuerpo del otro como un misterio, que la caricia no puede agotar con el paso de los años. Más bien lo renueva y lo refleja, dejando paso a la sorpresa permanente.

Llega a crearse una inteligencia kinestésica en la pareja, que guía la danza de los más mínimos gestos antes de ser solicitados. Se curan viejas heridas emocionales y se cubren antiguas carencias. Amar con las manos deja de ser entonces un lugar conocido, para convertirse en un viaje de continuo descubrimiento del misterio inagotable que somos cuando nos relacionamos.

"Ser humano", año 1, nº 1, 1995
Cuando se producen las pequeñas desavenencias y rupturas, más vale una caricia que mil palabras. El contacto con la piel es más inmediato que el discurso lógico. Existe lo que se llama memoria ultracorta: una sensación percibida, por ejemplo, con la punta de los dedos es capaz de permanecer unas fracciones de segundo en los órganos de los sentidos y pasar después a la memoria, que la recupera ante un estímulo similar. Pueden entonces reproducirse las caracte-rísticas fisiológicas del enamoramiento: el corazón late más deprisa, aumenta la tensión arterial y se liberan grasas y azúcares para ampliar la capacidad muscular. Pero sobre todo, entran en juego las endorfinas, poderosos analgésicos naturales, que producen las sensaciones asociadas a la felicidad, al cerrar el paso a los influjos negativos.
En esta época en que parece aumentar la desconfianza hacia los demás y la soledad en medio de la multitud, necesitamos remedios sencillos. Recursos personales que no requieran la sofisticación tecnológica de "los expertos". De nuestra capacidad para desarrollar-los depende la calidad de nuestro futuro y del porvenir de las próximas generaciones.
Volvamos a enamorarnos cada día, pues como ha escrito el sociólogo P. Sorokin, "el amor es el mejor remedio contra la ansiedad, la soledad y la hostilidad; estimula la creativi-dad y alarga la vida; y lo mejor de todo es que existen los medios para desarro-llarlo". Uno de ellos es, sin duda, reaprender a amar con las manos
MIR

¿ como es un triunfador ?....


Triunfadores

Los triunfadores tienen diferentes potencialidades, tener éxito no es lo mas importante, si lo es ser autentico. El triunfador no consagra su vida al servicio de lo que imagina que debe ser, si no que se esfuerza por ser el mismo y como tal no consume sus energías en representaciones dramáticas, ni falsas pretensiones ni tampoco en manipular ni inducir a otras personas en sus juegos.

El triunfador no necesita esconderse detrás de mascaras, se despoja de sus propia imágenes irreales de inferioridad o superioridad y no se deja atemorizar por la autonomía.

Un Triunfador no se atemoriza de pensar por si mismo ni de usar sus propios conocimientos, puede distinguir entre hechos y opiniones y no pretende tener todas las respuestas. Escucha a los demás, evalúa, lo que tienen que decir pero se reserva el derecho de llegar a sus propias conclusiones, respeta a los demás y no se deja abatir, definir, limitar o atemorizar por otros.

Un triunfador no juega a desamparado como tampoco a echar la culpa, asume la responsabilidad por su propia vida, no otorga a nadie falsa autoridad por si mismo ya que sabe que es su propio jefe.

El triunfador posee un justo sentido del tiempo, sabe que hay una oportunidad para cada cosa y un momento para cada actividad, el tiempo es valioso y por lo tanto no lo malgasta, vive en el presente, conoce su pasado y espera el futuro con optimismo.

Un triunfador aprende a conocer sus sentimientos y sus limitaciones y no los teme. Sabe cuando esta enojado y puede escuchar a los demás cuando se enojen con el, también puede dar y recibir afecto, amar y ser amado.

Un triunfador puede ser espontáneo, no tiene que responder de una manera rígida y pre-establecida, puede cambiar sus planes cuando sea necesario. A un triunfador le entusiasma la vida, goza las otras personas, el sexo, su trabajo, la comida, el juego y la naturaleza.

Como el triunfador se preocupa por el mundo y sus habitantes no se aísla de la sociedad y sus problemas, se preocupa, siente compasión y se compromete en esfuerzos por mejorar la calidad de vida.

Hace todo lo que este a su alcance para hacer de este un mundo mejor.

24 de septiembre de 2006

caminante......


Caminante no hay camino

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.

Nunca persequí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse...

Nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar...

Hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...

Cuando el jilguero no puede cantar.
Cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso.

Antonio Machado

oracion......



Lanzo una gran ancla de amor al Universo!
La lanzo ahora, desde mi corazón.
La lanzo unida a la robusta cuerda de mi amor,
y permito que esa ancla llegue al ser amado.
Y ahora, junto a los fuegos del corazón
y de la devoción suprema al propósito cósmico,
por amor, amor y solamente amor,
atraigo al ser humano,
dondequiera que esté
y quienquiera que sea.
Atraigo ese amor a mi corazón
y conozco el verdadero significado de la Vida
que se convierte en Vida,
el verdadero significado de la Unidad Universal.
Buda

23 de septiembre de 2006

sueños......


Sueño Lúcido
Por: WolfLightWarrior

El sueño consta de dos fases: sueño no REM y sueño REM. La aparición de los movimientos oculares rápidos durante la etapa REM es lo que diferencia a un estado de otro. El sueño no REM suele aparecer antes que el REM, y se caracteriza por una profundidad progresiva del sueño. Se divide en cuatro estadios, siendo la etapa I la de sueño más ligero y la etapa IV la de mayor profundidad.

Etapa I : se perciben la mayoría de estímulos que suceden a nuestro alrededor. El sueño en esta etapa es poco reparador y el tono muscular comienza a disminuir.

Etapa II: se produce un bloqueo en la recepción de la información sensorial y una desconexión del entorno que facilita la conducta de dormir. El sueño es parcialmente reparador y el tono muscular es aún menor.

Etapa III: el bloqueo sensorial se hace más intenso con lo que el sueño es más profundo. Esta etapa es esencial para el descanso de la persona.

Etapa IV: es la de mayor profundidad de sueño. En ella la actividad cerebral es más lenta y el tono muscular está muy reducido. Es esencial para la restauración física y psíquica del organismo

El sueño REM aparece tras la cuatro etapas del sueño no REM y en ella se producen movimientos oculares rápidos. El tono muscular es nulo y es en esta fase en la que aparecen los llamados sueños lucidos.

Todas estas etapas suelen repetirse cíclicamente a lo largo de la noche. El sueño no REM tiende a concentrarse durante el primer tercio de la noche, mientras que el sueño REM aparece con mayor duración en el último tercio.

Un sueño lúcido es aquél en el cual el que sueña se da cuenta que está soñando. Los niveles de lucidez son variables. Pueden ir desde una vaga sensación de que algo no concuerda hasta la plena conciencia de saber quién es y tener la certeza de que en ese momento está soñando.

Esta conciencia sucede cuando se advierte algo en el sueño que no concuerda con las leyes naturales. Esto es conocido como señales oníricas. Por ejemplo un muerto que revive , alguien que vuela, un animal que habla, etc.

Los sueños lúcidos más intensos suelen ser una experiencia muy impactante en la que se tiene la sensación de estar en otro mundo y con una percepción de lo que hay dentro del sueño que es más intensa que la que se tiene cuando se esta despierto de la realidad.

Este tipo de sueño tiene una cualidad transpersonal y en ellos es común la vivencia de profunda claridad y trascendencia, tal como la que se presenta en las experiencias de meditación profunda u otros estados de expansión de la conciencia.

El investigador de este fenómeno más conocido en la actualidad es el profesor Stephen La Berge, de la Universidad de Stanford, California. Stanford continuó el trabajo empezado en los años 20 por la psicóloga inglesa Mary Arnold Foster. (Arnold Foster, escribió sobre la utilidad de la lucidez en el caso de las pesadillas. En su libro "Estudios sobre los Sueños" explica como ella misma deshacía sus sueños desagradables con lucidez. También escribió sobre la conveniencia de enseñar lucidez onírica a los niños.) Stanford demuestra que en la etapa REM el soñador lúcido puede comunicarse, si se le está observando mientras duerme e indicar lo que está soñando. Añade que el experimentar sueños lúcidos es una habilidad que se puede aprender y entrenar.

El sueño lúcido se utiliza actualmente como terapia para las pesadillas, mejorar la autoestima, fobias, dificultades sexuales, etc.

Hay tres tipos de sueño lúcido:

DILD: (Dream induced lucid dreams) ocurre cuando se entra en un sueño lúcido de manera espontánea.

WILD: (Wake induced lucid dreaming) ocurre cuando el soñador entra directamente en el sueño REM desde la vigilia con continuidad de conciencia

OOBE: (out of body experience) son un tipo especial de sueño que comparten muchas características con los de tipo WILD. Ambos se producen en una entrada directa al sueño REM, desde el estado despierto. En el OOBE el soñador cree que está despierto, mientras que en el WILD sabe que está dormido.

Algunas técnicas :

1- Mire los números de un reloj digital. Luego mire a otro lado y después vuelva a mirar el reloj, observe si los números han cambiado o tienen algo extraño o sin sentido. Si es así está dormido. Si todo ha permanecido estable y lógico, está usted despierto.

2- Acerque su mano a un espejo y vea qué ocurre. Si la mano penetra en el espejo, o siente alguna impresión física parecida a un cosquilleo, comprobará que está soñando.

3- Si está seguro de estar despierto diga: "Ahora puede que no sea un sueño, pero si lo fuera ¿cómo vería todo?" visualice todas las cosas, como si de un sueño se tratara; intente ver y oír, como dentro de un sueño; imagine cosas inestables y cambiantes.

4- Elija aquello que quiere hacer en el próximo sueño lúcido. Manteniendo la sensación de estar soñando, visualícese realizando dicho plan con todo detalle.

5- Esta técnica fue desarrollada por el Dr. La Berge en la Universidad de Stanford.

a- Planifique el recuerdo de sueños durante la noche.
Tome la decisión de despertarse después de cada sueño y recordarlo. Cada vez que despierte, recupere el último sueño tan completamente como pueda y fíjelo en la memoria, repitiéndolo mentalmente varias veces.

b- Enfoque su intención de lucidez .

Mientras se queda dormido de nuevo, concentre toda su voluntad en la intención de darse cuenta de que está soñando cuando sueñe de nuevo. Puede decir: "La próxima vez que esté soñando me voy a dar cuenta de que estoy soñando". Centre su mente en esta única idea.

c- Visualícese volviéndose lúcido.
Imagínese en el sueño del que acaba de salir, u otro que haya tenido recientemente si no recuerda ninguno al despertar. Busque un "signo onírico", que sólo pueda ocurrir en sueños y visualícese dándose cuenta de que ese signo es imposible en la realidad. Entonces dígase : "¡Esto es un sueño!".

A partir de ahí continúe el sueño con la fantasía que haya elegido previamente. Visualice todos los detalles de su plan.
Repita los pasos b y c hasta quedarse dormido. Que las últimas cosas en su mente antes de dormir, sean su intención de lucidez y su plan.



__._,_.___

aceptar la realidad....


¿Qué es el conflicto? Cuando no aceptamos los hechos, lo que realmente es, cuando escapamos hacia algo llamado un ideal -el opuesto de ‘lo que es’- entonces el conflicto es inevitable. Cuando uno es incapaz de mirar y observar lo que realmente está haciendo y pensando, entonces evade lo que es y proyecta un ideal; en consecuencia, hay conflicto entre ‘lo que es’ y ‘lo que debería ser’.

Si son ustedes serios, verán que existe una manera de vivir en la que no hay ninguna clase de conflicto. Si se interesan en esto, si realmente les importa, si desean encontrar un modo de vivir en que no exista ese sentido de esfuerzo inútil, entonces, por favor, presten cuidadosa atención al hecho, a la verdad de lo que se expresa, de modo que ello sea la propia observación de ustedes.
El conflicto existe cuando, haciendo caso omiso de lo que realmente ocurre, traducimos lo que ocurre en términos de un ideal -de lo que ‘debería ser’- cuando transformamos el hecho en un concepto que hemos aceptado o que nosotros mismos hemos creado. Por lo tanto, cuando existe esta división entre ‘lo que es’ y ‘lo que debería ser’, tiene que haber conflicto, es inevitable. Esta es una ley. Vamos, pues, a investigar por qué los seres humanos
nunca se han enfrentado a ‘lo que es’ y siempre han estado intentando escapar de ello.


J. Krshnamurti

22 de septiembre de 2006

significado de los colores......


Tu ropa y el significado de los colores

¿Alguna vez te detuviste a pensar por qué los oficiales de policía se visten de azul o por qué los clérigos van de negro? ¿Y por qué el rojo y el púrpura son los colores de la pasión y el amarillo denota inocencia y buen ánimo?

Los colores impactan en las personas de formas distintas, evocando emociones que van desde confianza
a celos y todo lo comprendido entre ambas.

Los científicos han estudiado los efectos del color por siglos, y las personas sabias han usado estos descubrimientos para crear edificios que inspiren sobrecogimiento, amoblado habitaciones para denotar poder, y confeccionado vestuarios que llamen la atención.

Psicología del color

Ahora, mientras todos traen diferentes experiencias de vida y culturales a cada situación, ésta es la forma es que, de acuerdo a
los psicólogos, la mayoría de las personas responden a los distintos colores:


En negro es el color de la autoridad, poder, y drama. Popular a raíz de su efecto adelgazante, el negro puede hacer que su portador aparezca distante y dominante. Por lo tanto, debe ser evitado en las entrevistas, salvo en pequeñas cantidades o cuando es usado para resaltar otro color.

El blanco es sinónimo de pureza, castidad y pulcritud. Usado por las novias para
comunicar inocencia, y doctores y enfermeras para transmitir esterilidad, el blanco es un color neutral que va con todo. Generalmente, es usado en camisas y blusas todo el año, sobre todo en los meses estivales, en los que se lo viste en grandes cantidades.

El color azul denota tranquilidad, autoridad, confianza y lealtad. Es el color que produce las mayores ventas en el mundo, reportando la tasa más alta de éxito en entrevistas y ventas. Es uno de los favoritos de las fuerzas de la ley y las milicias. El azul es el principal color transmisor de poder.

Por su parte, el marrón comunica credibilidad y estabilidad. Este es el color de la tierra y de la abundancia en la naturaleza. Además, es un excelente color para transmitir información, ya que crea un ambiente neutral para discusiones abiertas. Finalmente, cabe señalar que el marrón es un color mucho más buscado por los hombres que por las mujeres.

El beige y el canela, como el marrón, son colores de tierra relajantes, reductores del estrés, que invitan a la comunicación. Muchas veces percibidos como poco enérgicos y pasivos, éstos son los colores para usar para reconfortar a otros o para transmitir información.

El gris simboliza neutralidad y sofisticación. Después del azul, es el segundo color más popular a la hora de las entrevistas. Si quieres lucir autoridad de un modo menos opresivo que con el negro, opta por el gris. Es una excelente elección.

El rojo denota calor, peligro, poder, pasión y fortaleza. El rojo es el color más intenso en lo emocional, y estimula a una respiración y ritmo cardíaco más rápidos. Cuando se lo usa como color secundario, puede motivar a las personas a tomar decisiones rápidas y a incrementar las expectativas. Sin embargo, puede
realzar las emociones durante negociaciones y confrontaciones, por lo que será inteligente evitarlo en grandes cantidades cuando enfrentes estas situaciones.

El anaranjado, como el rojo, estimula las emociones fuertes. Asociado con la calidez y la cosecha de otoño, las personas que usan anaranjado son percibidas como de fuerte personalidad. El anaranjado brillante, al igual que el rojo brillante, atraerá la atención y evocará las emociones intensas, así que puedes usarlo en poca cantidad en entrevistas laborales, negociaciones, y cuando estés esperando una confrontación.

El amarillo inspira un amplio rango de emociones, desde alegría y esperanza hasta precaución, decadencia y celos. Asimismo, realza la concentración, y es por eso que se las usa en las libretas legales. No obstante, las personas pierden sus estribos más a menudo en habitaciones amarillas que en espacios de otros colores, y los bebes llorarán más en ambientes pintados de amarillo. Éste es el color más difícil de asimilar para el ojo, por lo que puede saturar si es usado de más. Úsalo en pequeñas dosis en situaciones laborales.

El verde significa naturaleza, éxito, salud y seguridad. Es un color relajante y refrescante. El verde es el color más fácil para el ojo
y, actualmente, es uno de los más populares en las decoraciones. Las personas que esperan para hacer su entrada en sets de televisión, son sentadas en habitaciones verdes con el objetivo de relajarlas. El verde oscuro es masculino, conservador e implica salud. ¿Quieres que los demás se sientan a gusto a tu lado? Entonces usa verde en tonalidades medias u oscuras.

El púrpura simboliza lealtad, riqueza, poder y sensibilidad. Es además el color de la pasión y el amor. El púrpura estimula la imaginación, pero como a menudo se lo ve como un color femenino, evita usarlo cuando estés negociando puntualmente con hombres.

El rosado puede inspirar gran variedad de emociones, desde diversión y excitación (rosas fuertes) hasta relajación y falta de energía (rosas pálidos). El rosado es visto como un color femenino, y, al igual que el púrpura, debe ser usado con discreción en ocasiones de negocios. En los deportes masculinos profesionales, los vestuarios visitantes, con frecuencia, son pintados de rosa para reducir la energía y amedrentar.


Dependiendo de tu situación y de las necesidades cotidianas de tu guardarropa, podrías diseñar tu closet en torno a colores específicos. Si miras
las noticias locales o nacionales regularmente, verás a menudo a los políticos en trajes azules y grises.

¿Por qué? Porque estos colores evocan confianza y confidencialidad. Posiblemente, el conductor de tu noticioso favorito esté vestido de negro también, intentando lucir amistoso sin distraerte de la estrella principal del show: las noticias.

Es aconsejable que nunca falte en tu guardarropa un poco de excitación (rojo), confianza (azul), y serenidad (verde). Es necesario que llenes tu closet de color. A veces, un pequeño cambio puede hacer la gran diferencia. Pruébalo tú mismo y sorpréndete por
los resultados.


Senebty,

21 de septiembre de 2006

la irritabilidad es veneno......


El veneno resultante de la irritabilidad se llama "imperil" - un peligro dominante. Ese veneno, absolutamente concreto, se precipita sobre las paredes de los canales nerviosos y, de ese modo, se esparce por todo el organismo. (...)

Solamente el descanso puede ayudar al sistema nervioso a vencer ese peligroso enemigo, que tiende a provocar las más variadas irritaciones y contracciones penosas del organismo. (...)

Cuanto más sutil es el sistema nervioso, más penosa resulta la precipitación del imperil. Ese mismo veneno, con un ingrediente, puede contribuir para la descomposición de la materia.

Los organismos especialmente sensibles pueden comprobar que durante el período de mayor intensidad de las manchas solares, los rayos de dicho astro, por su cualidad, se vuelven insoportables para ellos. También durante la caída de grandes meteoros se puede sentir un estremecimiento del sistema nervioso. Hasta ahora, las personas han sido incapaces de tomar conciencia de su lugar en este laboratorio gitantesco. Esta simple conciencia bastaría para proteger el organismo humano y para que ellas, en vez de observar el sismógrafo con ansiedad, fuesen en busca de la ilimitada Altura.

¿Qué fue lo que trajo los venenos a las esferas terrestres?
La irritación de los elementos produce un gas muy venenoso. En general, ese gas es fácilmente asimilado por el espacio, pero los rayos químicos del sol llevan esas ondas gaseosas hasta los estratos que están más cerca del planeta. Tiene un efecto peligroso, pero aquellos que fueron avisados, podrán vencer el veneno. La irritación y su producto, el imperil, se combinan fácilmente con ese gas espacial llamado aeroperil.

Hay que distinguir entre la indignación del espiritu y la irritación. El fuego de la irritación debe subdividirse en dos tipos. Cuando la irritación tiene carácter cósmico impersonal, la corriente del prana puede llevarse su veneno. Pero cuando la presunción y la piedad de sí fortalecen la irritación, entonces el sedimento del veneno se depositará en los centros etéricos del individuo. En este caso, no hay posibilidad de retirarlo; sólo se puede eliminarlo mediante el pensamiento cósmico.

La cualidad del pensamiento debe ser conscientizada como una cura. La cualidad de la gratitud también es el mejor purificador del organismo. Quien encontró la simiente y comprendió el cuidado de Aquel que la envió, puede enviar gratitud al espacio. Es grande la fuerza curativa de las emanaciones de gratitud.

Es necesario tornar realidad todo lo que es abstracto.

El sedimento del imperil os fue mostrado. Es exactamente ese veneno el que causa tanta preocupación en las personas. No olvidéis que la mayor ignorancia es menor que una gota de imperil, pues el imperil no es un producto personal, pero, evaporado, impregna el espacio cuya pureza es responsabilidad de todos.

Ciertamente, el imperil es el mayor destructor de la energía psíquica. Pero tampoco deben olvidarse tres perturbadores: el miedo, la duda y la piedad de sí. Cuando pueda efectuarse la medición de la energía psíquica por medios mecánicos, será instructivo observar cómo esos perturbadores interrumpen la corriente de energía. Esa corriente de energía es ayudada por esfuerzos tales como la auto-abnegación y la realización espiritual. Los conceptos abstractos serán un testimonio del reconocimiento de la energía del Principio de Vida, que es mensurable y concebible.

Yo afirmo que los fuegos evocados por el ritmo indicado pueden no solamente aumentar, sino también servir de manera útil para fortalecer la energía psíquica.

Por última vez, Yo hablaré sobre la irritación. Se ha de pensar en el perjuicio, no sólo personal, sino también para el espacio. Ese gusano, cubierto de sonrisas y cortesía, no cesa de devorar el aura planetaria. Su mal se arrastra por debajo de todos los trabajos.

En pro de la creatividad, impregnaos de convicción contra la irritación. Cuando, como un coágulo de sangre, ésta tapa los oídos ¿podrá el hombre ver? Cuando un cortina desciende sobre la conciencia, ¿dónde está entonces la ganancia? Pero es necesario guardar al fuego como a un tesoro. El fósforo de los nervios se está consumiendo como una mecha, y ¿cuál es la utilidad de la lámpara sin ésta? Es posible adicionar el óleo del ozono, pero sin la mecha, los nervios no prenderán fuego.

Todo lo que es perceptible puede condensarse. Esto quiere decir que puede recolectarse la nueva fuerza viva.

No es necesario el descontento ni la irritación, sino la sensación de felicidad.

Fuente: Cuaderno SEÑALES, de Figueira. Enero a Abril 1998

20 de septiembre de 2006

¿ tienes alma de guerrero ?.....


GUERREROS DEL AMOR

Hay una legión de personas en todo el planeta que individualmente forman un linaje anónimo de guerreros que vibran en la frecuencia del Amor.

Probablemente te sientas uno de ellos.
Todos coinciden en su interés por crecer y aprender.
Todos ellos están sintiendo en este momento procesos de cambio, adaptándose a una nueva forma de ver el mundo.
No tienen que reunirse para tomar decisiones, pues todo esta previamente decidido por la energía del Amor.

No adoran a ningún Dios determinado y sin embargo son esclavos de la liberación total.
Y son guiados por la voz que les dicta su corazón.

Se sienten acogidos por algo más elevado, por encima de sus historias personales que resuena como un lejano eco en su mente, recordándoles su verdadero origen.

Este ejército de diapasones de "buenas vibraciones" está ahora mismo haciendo resonar la atmósfera del planeta con una melodía de esperanza.

Todos juntos mejoran y equilibran el planeta.

Son precisos para romper el sueño de la agresión y de la separación.

Cada acontecimiento lo reciben con espontaneidad e inocencia.
Y crean un enfoque diferente para afrontar la vida.

Guerreros solitarios en la búsqueda, que pensáis que se pueden mirar las cosas de otra manera, que sentís que perdonar y fluir es lo mejor para seguir adelante, que intentáis llenar vuestra vida de positividad y entusiasmo.

Para vosotros/as, genios anónimos, chamanes de vecindario, guerreros de la pasión por la vida, que aún sentís compasión por vuestros semejantes: No estáis solos, Somos multitud.

Vamos a sostener un mundo perdonando en el que la muerte, las noticias y los sufrimientos son solo sueños que se pueden disolver en su Amor Increíble.

Estamos en la fuente, en el linaje de los guerreros del Amor.

Por tanto no hay nada que temer.
Que consigáis todo lo que os pertenece.

¡El servicio desinteresado hace milagros!...

Desconozco el autor

hablando de dietas......


Sabiduría nutritiva


Al dejar de rotular los alimentos como "buenos" o "malos" y simplemente observar sus efectos en nosotros, podemos elaborar una dieta adecuada a nuestras necesidades particulares.

Muchos sistemas dietéticos diferentes declaran ser el mejor. Una biblioteca bien provista puede tener tanto como 30 títulos distintos sobre salud y nutrición, cada uno escrito por un doctor en medicina, investigador científico o experto nutricionista. Lo más intrigante es que cada uno esgrime una sólida evidencia científica para probar la superioridad de sus regímenes.

Por ejemplo, los entusiastas de alimentos crudos promocionan vegetales y frutas sin cocinar y granos germinados como forma primordial de comer y aportan casos documentados de estudio, en los cuales pacientes con cantidad de enfermedades debilitantes o amenazadoras se curaron milagrosamente bajo la supervisión de respetados médicos. Citan investigaciones de laboratorio que convalidan lo demostrado clínicamente: que la dieta de alimentos crudos funciona de veras.

Los practicantes de la macrobiótica tradicional discuten cada punto en que se basa la dieta de alimentos crudos, insisten en que su versión de comidas cocidas y preparadas en forma especial funciona mejor y que sólo el 5% de alimentos crudos es bien tolerado dentro de una dieta. Por supuesto, presentan una batería de casos bien documentados que convalidan el poder curativo de la macrobiótica, junto con la teoría científica necesaria, bastante distinta de la presentada por los defensores de los alimentos crudos.
Por si esto no era suficientemente confuso para la mente racional científica, consideramos el ejemplo de algunos que adhieren, a una dieta elevada en proteínas centrada en la carne, y la utilizan con éxito como intervención, terapéutica para ciertos pacientes con cáncer. No sólo va en contra de todo sistema alternativo de nutrición: también contradice los descubrimientos científicos que, de manera corriente alertan sobre los peligros que implica el consumir cantidades excesivas de alimentos animales.

Durante años tuve contacto clínico con pacientes sometidos a alguna de estas dietas o a otras y en cada caso observé claros éxitos. ¿Cuál es el sentido de todo esto? ¿Cómo puede ser que un conjunto de resultados médicos pruebe que la macrobiótica funciona, otro que la dieta de alimentos crudos es recomendable, y una documentación todavía más científica pruebe el poder curativo de las carnes magras? ¿Miente la gente?; ¿Existe un modo de encontrar sentido al éxito de todos estos enfoques nutricionales diferentes?
Si estas cuestiones ya fueron planeadas antes, permítame ahorrarle más de 30 años de trabajo resumiéndolo de este modo: no hay una única dieta perfecta sino varias. Sistemas dietéticos distintos son eficaces bajo circunstancias diferentes para personas diferentes.

Diseminados por la Tierra se encuentran pueblos de razas, culturas, tipos físico y creencias. Viven junto a la montaña, océano o río; en desiertos, tundras, en los trópicos, bosques y llanuras. Algunos sólo tienen pescado y una limitada variedad de plantas para comer; otros, un surtido de frutos y verduras tropicales; unos disponen sólo de leche de yak, carne y algo de cereales, mientras otros cuentan con suficientes recursos de tierras fértiles donde levantar cosechas, hacer pastar animales y producir, masivamente, todo producto imaginable.

¿Es sensato que una persona le enseñe a otra la "verdadera" forma de comer?, ¿Puede un hombre de tribu africana, cuya comida básica es la raíz de mandioca decir a un esquimal que está equivocado, porque sólo come pescado? ¿Un japonés puede mostrar a los mejicanos lo absurdo de comer todos los días maíz, pimientos picantes y alimentos fritos en tocino, todo absolutamente desconocido en Japón?

El estudio más sumario de la evolución revela que no hay uno, sino un gran espectro de sistemas nutricionales adecuados para el consumo humano. Este espectro de nutrición es, por definición densificado, también es función de la herencia genética, la impar característica biológica de las diferentes razas, geografía, el ambiente en que se desarrollan los alimentos, y creencias culturales, la forma propia en que varios grupos étnicos en todo el planeta ven el universo, son elementos que componen el código nutricional de ética para un pueblo dado.

Muchos expertos en dietas no se dan cuenta del amplio alcance de la nutrición, o simplemente rechazan la legitimidad de otros regímenes. Ven las cosas sólo desde la perspectiva de su propio y limitado punto de vista. Son como quienes tuvieron experiencias religiosas que modificaron su vida y concluyen que, como encontraron significado espiritual a través de una religión en particular, todos debieran adoptarla. La de ellos es la única senda de salvación y no seguirla significa la condena espiritual.


Buen alimento, mal alimento

Consciente o inconsciente muchos de nosotros tenemos una lista de alimentos buenos y alimentos malos. Son buenos los que creemos saludables y, de alguna manera, nos hace bien el comerlos. Son malos los que creemos dañan el cuerpo y nos ocasionan males al ingerirlos.

No existe algo como buen o mal alimento. No digo que las distintas comidas no tengan efectos positivos o negativos sobre la salud. Sino que no hay alimentos moralmente buenos o moralmente corruptos. Por ejemplo: cuando la gente dice que el azúcar es mala, a menudo existe un juicio oculto de que el azúcar, en sí misma, es el mal: en determinados y excesos, puede tener afectos negativos sobre la salud. Tampoco conozco alimento alguno que venga del Buen Ama de Casa con sello aprobatorio del Señor y sus Legiones Angelicales. El alimento no es ni el bien ni el mal. Es neutral.

Este es un punto sutil, pero el más importante, porque cada vez que rotulemos un alimento como malo, inmediatamente comenzamos a temerle, a pensar en él, pelear, en ocasiones anhelarlo y, en muchos casos, calificar de mala perosna a quien lo ingiera.

Por ejemplo, si decimos que el chocolate es malo, esablecemos la dinámica interna de tener que evitarlo y protegernos contra él. Cuanto más lo consideremos prohibido más lo desearemos. Por lo menos la mitad de nuestro deseo se debe al temor al chocolate.

Si dejamos de lado el temor y nuestra creencia de que el chocolate representa al mal, el deseo será significativamente reducido y, en algunos casos eliminando. Como vemos algunos alimentos como malos, consideramos malo nuestro deseo por ellos y nos vemos malos por anhelarlos, nos castigamos con la culpa o nos privamos de lo ansiado durante meses.


Moralizar afecta al organismo

Las implicantes de ver la comida como moralmente buena o mala va mucho más lejos, porque cuando categorizamos de tal modo, instantaneamente, suprimimos el flujo natural de información biológica.

Terminamos con todos los ricos y complejos mensajes con que de otro modo el cuerpo nos retroalimentaría en relación a lo que comemos. Permítame explicarlo un tanto indirectamente.

Digamos, por ejemplo, que alguien conocido entra a una habitación y yo le digo a Ud: "Evítelo, es una mala persona". Lo más probable es que me crea. Nunca llegará a conocerla, comprenderla o profundizar con ella, simplemente por ese juicio inicial. Tal vez se trate de un santo o un potencial buen amigo, pero rotularlo malo detuvo su exploración. Lo mismo ocurre con la comida.

Si en nuestra mente resolvemos que el chocolate es malo, no lo experimentamos en nuestro organismo. Sacamos una conclusión mental sin los necesarios ingredientes fisiológicos.

Es como decir que el agua del baño está demasiado fría sin haber introducido un dedo en ella. Cuando se trata de alimento libre de preceptos, tenemos una amplitud que permite el cuestionamiento biológico y la experimentación.

¿De qué modo el chocolate afecta mi nivel de energía? ¿estropea los dientes?, ¿da dolor de cabeza?, ¿me salen granitos al día siguiente? , ¿al rato me siento mal?, ¿algunas marcas son mejores que otras?, ¿existe diferencia en cómo me siento al caminar por la mañana si la noche anterior comí chocolate?, ¿un poco me hace bien pero demasiado trae efectos indeseables?, ¿algunos días me cae bien pero no siempre?...

Prestar atención a la retroalimentación del organismo y estar atentos a lo que comemos, hace que establezcamos conexiones y saquemos conclusiones entre lo ingerido y cómo nos sentimos.

Descubrimos información pertinente sobre las necesidades nutritivas, que ningún libro puede darnos. Tal vez aprendamos que algunos alimentos desencadenan efectos deseables en el organismo y otros no. Si una comida causa una mala reacción, sólo basta con no elegirla.

No necesitamos rotular como mala ni pecaminosa a aquella persona que la coma. Un alimento bueno para alguien puede no serlo para otro. La comida que concuerda conmigo un día, puede no hacerlo en otro momento.

Hasta podríamos concluir que, si bien un alimento tiene efectos desagradables para nuestra salud, podríamos saborearlo de vez en cuando. Está bien comer algo que sabemos no es lo mejor, en la medida que lo hagamos conscientemente.


Comer con todo el cuerpo

Comer con todo el cuerpo consiste, simplemente, en alimentarse con conciencia y puede hacerse cada día con mínimo esfuerzo y máximo resultado. Es un proceso gradual que incluye cinco de los hábitos básicos y más poderosos que pueden practicarse.

Es posible hacerlo bajo cualquier tipo de dieta o ante cualquier clase de problema que se tenga con la alimentación. Comer con todo el cuerpo es efectivo porque ayuda a sortear las trampas mentales y nos lleva de regreso a una de las más importantes fuentes de transformación: el cuerpo.

El organismo es fuente vital de información nutricional por una simple razón: no miente. Brinda información precisa. Si nuestro cuerpo tiene un brazo roto sentimos dolor, si está en la cima del placer sentimos éxtasis. Cuando está exhausto por el ejercicio sentimos cansancio, si tiene hambre nos ordena comer. Cuando está saciado no nos dirá que no comamos, pero lo hará la mente.

El cuerpo informa todas esas sensaciones, pero la mente responde a través de sus hábitos y condicionamientos.
En vez de esperar a una crisis de salud, invitémonos a prestar atención a nuestro organismo, cultivemos la sabiduría del cuerpo ahora y aprendamos a trabajar con los cambios que ocurren día a día. Permítamonos practicar estos cinco ejercicios, al menos por una semana, y nuestra relación con el alimento se transformará. Notaremos que estos cambios se reflejan en todo lo que hacemos.


Primer paso:
Que comer sea una decisión consciente

Antes de poner algo en la boca preguntémonos. ¿Tengo hambre? ¿Este alimento dará satisfacción al hambre? ¿Qué cosa me nutriría realmente en este momento? ¿Elijo comer? Una vez planteadas estas preguntas tomemos la decisión. Y recordemos: sea cual fuere la opción, aceptémosla por completo. Si optamos por comer, hágamoslo sin resistencia ni castigo.


Segundo paso:
Preguntar a nuestro cuerpo qué desea

Antes de tomar cualquier alimento sentémonos, cerremos los ojos, respiremos profundamente y vacíemonos de expectativas. Con una mente tranquila y relajada, preguntemos a nuestro cuerpo qué quisiera comer y solicítele que sea específico. Permitamos conectarnos con la sabiduría instintiva del organismo, la parte nuestra que sabe intuitivamente qué resultaría más nutritivo.

Nos sorprenderemos ante las respuestas, o tal vez sintamos que simplemente son correctas. Si queda alguna duda en mente, tan sólo dejémosla estar. Confiemos en que mediante la experimentación entramos en un proceso de aprendizaje, en el que cometeremos algunos errores y tendremos algunos éxitos.


Tercer paso:
Comer con conciencia

Encontremos un momento en que no estemos apurados y podamos dejar de lado las obligaciones. Permanezcamos solos. Cocinemos nosotros mismos una comida que nos dé placer comer. Luego llevemos el alimento a un lugar cómodo donde nada nos distraiga. Sentémonos con la espalda derecha. Permitamos que los ojos se cierren.

Respiremos profundamente, dos o tres veces. Cuando nos hayamos relajado, abrámolos y miremos los alimentos. Reconozcamos nuestro deseo de comerlos. Olamos, maravillémonos con ellos, y recién entonces comamos.

Conviene tomar nota de todas las sensaciones en nuestro cuerpo. Percibir la comida en la boca y la lengua. Escuchar el sonido de la masticación. Seguir el camino de los alimentos mientras se deslizan por la garganta.

¿En qué momento desaparecen de mi conciencia? ¿Soy capaz de sentir, momento a momento, los cambios desde la excitación hasta la relajación y anticipación mientras ingiero las comidas? ¿Como lenta y deliberadamente? También conviene no hacer nada durante siete minutos, excepto sumergirnos en la relación entre uno y los alimentos.

Es probable que surjan algunos problemas y emociones mientras comemos (miedo, excitación, deseos, confusión, aburrimiento). En cuanto los percibamos, dejémolos pasar. Regresemos a la comida. Entreguémonos en un 100 por ciento a la experiencia de alimentarnos.


Cuarto paso:
Prestar atención a la retroalimentación

Sentémonos tranquilamente luego de la comida. Realicemos diez minutos de respiración lenta y profunda. ¿Presté atención mientras comía? ¿El alimento me satisfizo? ¿Comía demasiado? ¿Lo haría en forma distinta la próxima vez? ¿Más lentamente, más rápidamente? ¿Comería más alimentos? ¿Menos? ¿Otros? ¿Comí demasiado? ¿Me siento pesado? ¿Tengo hambre todavía? ¿Qué faltaría para completar mi comida?

Se sugiere experimentar la sensación de tener alimentos en el cuerpo. ¿Soy capaz de percibir los efectos de la comida en algún sitio en particular: estómago, intestinos, garganta, ojos, senos, lengua, dientes? Puede que tengamos un sentimiento cálido y de satisfacción. Podemos sentirnos ansiosos o flojos.

Registremos toda información que nos llegue y tomemos nota. Si no estamos contentos con lo que sentimos o el modo en que comimos, tratemos de no castigarnos. Relajémonos. Usemos la experiencia como maestra, como método para mejorar las cosas la próxima vez.


Quinto paso:
Soltar la comida

Conscientemente practiquemos el soltar los alimentos. Preguntémonos: ¿qué viene ahora? Y comencemos una nueva actividad. Cuanto más dedicados estemos a una nueva acción, menos vagará nuestra mente hacia la comida. Si tenemos tiempo libre y falta de actividades estructuradas a continuación de una comida, preguntémonos: ¿qué cosa me atraparía por completo en este momento?, ¿qué puedo hacer que sea útil y divertido?

Una vez percibido el feedback proveniente de los alimentos, démonos tiempo para permanecer en él. Celebremos, escuchemos música, charlemos con amigos, miremos por la ventana, leamos un libro, o simplemente respiremos.

En un nivel más profundo esto no sólo representa reconocimiento del cambio sino, de alguna manera, el acto de asimilación. Los nutrientes se absorben a nivel celular y el intercambio continúa a nivel social. ¿Notó alguna vez que la gente se vuelve reflexiva luego de comer? ¿Cómo un bebé lloroso se torna feliz? ¿Cómo las parejas se abren el uno al otro? y ¿cómo los parientes, durante una cena en las vacaciones, se vuelven menos odiosos?

Después de comer, uno ya no es el mismo.

19 de septiembre de 2006

el MIEDO....

Extracto de: "La Conspiración de los Alquimistas"
DRAGON DEL MIEDO
Hania Czajkowski

El dragón del miedo representa todas las represiones y limitaciones a las que nos atamos por temor.

Cada “no puedo” agrega una nueva escama en el cuerpo del Dragón del Miedo, agranda sus garras, aumenta su fuego abrasador. Todos los sueños a los que renunciamos por creerlos imposibles, todos los condicionamientos injustos y las frustraciones lo alimentan y hacen crecer su espantoso cuerpo.

El dragón es el heraldo de los pactos, de las negociaciones, de las conveniencias. Infundiéndonos terror, cuida que respetemos nuestras propias barreras, nuestros propios límites autoimpuestos.

Es la autoridad establecida, el molde rígido e invariable, el guardián de las “buenas costumbres”, el que sostiene todos los “deberías”, los “corresponde”, los “no hay otra alternativa”.

El dragón también encarna al falso poder externo, no al verdadero que todos llevamos dentro. Nos reprime y ahoga diciendo: “no eres lo suficientemente bueno” y trata de convencernos de su fuerza absoluta. Al mismo tiempo, ese tipo de dragón, por ser ese horrible engendro que es, nos empuja a los cambios una vez que lo vemos.

Enfrentarlo es una tarea difícil, pero no imposible y muy recomendada en estos tiempos. Luchar contra el dragón nos devuelve nuestra Alma y nuestra vida cambia por completo.

Todo dragón también custodia en su cueva un gran tesoro. El Dragón tiene sus aliados, que colaboran consciente o inconscientemente con él – para sus fines da lo mismo. Lo importante es que siempre utiliza el miedo como camino. El sólo ansía crecer y crecer, progresar. Su voracidad no tiene límites, es insaciable, no se detiene ante nada.

Cuando cunde la desesperanza, el miedo y la certeza de que estamos sujetos al Dragón, corremos a refugiarnos detrás de nuestros muros; y, sin embargo, bajo nuestros mismos pies, en los subsuelos, alimentamos con las mejores ofrendas al mismísimo Dragón al que tanto tememos.

La repetición y el murmullo constante: ”estamos perdidos, estamos perdidos”, da más y más fuerza al Dragón por el misterioso poder que tienen las palabras.

Jamás hay que lamentarse ni quejarse ante una situación que aprisiona: la horrorosa bestia engorda y cría más y más escamas.

El elemento que puede aniquilar al Dragón es el cambio de conciencia, separar lo burdo de lo sutil, las partes sanas de las que están contaminadas por el miedo. Lo que impide el crecimiento debe ser quemado en el fuego de la luz. El enfrentarse con el Dragón, recuperando el poder sobre uno mismo, es el paso primero en cualquier camino de crecimiento. Es necesario mirarlo cara a cara, desenmascarar su mensaje, denunciar su silencioso trabajo que socava nuestros propios cimientos. Doblegarlo, obligarlo a que arroje a nuestros pies los tesoros que nos pertenecen.

Cuando cambiamos nuestro nivel de conciencia, por un tiempo nos sentimos solos, ya que los que aún siguen en el antiguo nivel, no pueden comprendernos. Lo que una vez era tan protector y bondadoso y nos daba el infalible respaldo de la autoridad, puede ser bueno para una etapa de la vida; pero en algún momento es necesario partir para seguir aprendiendo, dejando el viejo, amado y conocido entorno cotidiano.

Cuando el Dragón aparece materializando los miedos acumulados durante largo tiempo, la naturaleza entera se ve alterada con su presencia. El Dragón separa al ser humano de las fuerzas primarias de la Tierra, lo acorrala tras una muralla de pensamientos aislándolo de la naturaleza. El Dragón es desarmonía, desasosiego, soledad. ¡Quiere para sí lo que pertenece al Cielo! Quiere nuestra Alma para apropiarse de ella. Además de desconectarnos de la Tierra, nos desconecta del Cielo. Al convencernos de que estamos solos sin remedio, nos va haciendo olvidar quienes somos en realidad y cuál es nuestra verdadera relación con el Padre Cielo.

Todo aquel que se considera ser autónomo, independiente de las leyes espirituales, desconectado del orden perfecto del universo, sigue el juego del Dragón y sucumbe a su falso poder. En esto consiste lo que los cristianos llaman salvación: reconectar todo el universo con Dios. Volver a unir a la creación con su creador. Lo que llamamos Mal es desconexión con Dios. Acapara e interfiere las energías del Universo para su exclusivo provecho. Lo que llamamos bien está dentro de la inocencia primaria de todas las criaturas del universo. Saben que son sostenidas por Dios. Colaboran con el plan de evolución.

Sólo el humano es consciente y puede elegir. A veces, en determinadas situaciones de la vida, está tan manipulado y agotado que necesita una conexión rápida e inmediata para recuperarse. Esto se consigue mediante las oraciones que son las armas mágicas del ser humano.

La lucha con el Dragón también tiene carácter iniciático: el monstruo es el guardián del conocimiento. Sin embargo, es necesario recordar lo que dijo el Maestro: “Sed astutos como serpientes”. Se trata de reconocer a quién entregamos nuestra Alma. Y luego, a la manera de los magos, hacer brillar la luz y liberarla.

vivir conciente........


LA PROTECCIÓN ESPECIAL

La CUALIDAD DE LO QUE NOS OCURRE depende de la profundidad con que estamos viviendo concientemente cada instante. Por eso, quien colabora con la evolución sin limitarse a los niveles densos de la existencia, entra en una esfera de protección especial, pasa a estar bajo la regencia de aspectos más amplios de las leyes universales.

Cuando se enfocan sólo los aspectos naturales de esas leyes, todo queda restringido a los límites de la materia y, así, quien las sigue, permanece circunscripto a posibilidades estrechas.

A medida que la vida y la conciencia del ser humano comienzan a expandirse y a tomar rumbos más vastos, él pasa a estar regido por otros aspectos de las leyes, aspectos con características de planos más amplios. Entonces ocurre lo que se llama "milagro".

Milagro es la palabra con la que solemos denominar un acontecimiento para nosotros extraordinario, pero que, sin embargo, es normal y común para la conciencia supramental. Se hace posible cuando están vigentes los aspectos más inmateriales de las leyes universales, en general desconocidos para quien se limita y condiciona demasiado a la vida humana y natural.

INTRODUCIR LA REALIDAD ESPIRITUAL y superior en la realidad que denominamos humana y natural es una obra creativa de considerable significado actualmente.

Llegado el momento en que la humanidad reconozca los valores supramentales para trascender el estado en que se encuentra, las dificultades de la vida terrestre aumentarán para quienes no perciban ese nuevo camino. Tales dificultades se presentarán justamente como un medio para llevarlos a despertar y a seguir orientaciones más actuales para sí mismos y para todo el planeta.

EN LA PROTECCIÓN ESPECIAL que empezamos a tener cuando nos guiamos por aspectos superiores de las leyes universales - leyes que rigen todos los acontecimientos - los accidentes representan una realidad muy diferente para nosotros. Nuestra relación con los hechos catastróficos ya no es la misma.

¿Qué son los accidentes? En la naturaleza siempre existen fuerzas opuestas, en lucha, y donde el conflicto se acentúa, surgen los accidentes. En general, los accidentes aparecen debido al conflicto entre las fuerzas del progreso y las de la destrucción, pero también hay otros, provocados por el desorden momentáneo generado por fuerzas involutivas y caóticas.

DESDE EL PUNTO DE VISTA ENERGÉTICO, los accidentes son el resultado de vibraciones inarmónicas y desordenadas en algún nivel de la conciencia. En los lugares donde se cultiva la armonía y el orden, son insignificantes o rara vez ocurren.

LOS ESTADOS DE PESIMISMO Y DE DEPRESIÓN, resultado del distanciamiento del hombre del centro de su conciencia, generan la posibilidad de que le ocurran accidentes. El miedo a sufrirlos también es un camino seguro para pasar por ellos.

Pero cuando se dirige la mente hacia el lado positivo de la vida, cuando la mirada no se detiene en situaciones, hechos o ideas negativas, la probabilidad de accidentes en el plano físico, o en otros, es remota.

LAS MALAS VIBRACIONES y las fuerzas negativas del ambiente no ejercen poder sobre quien está sintonizado con el núcleo de perfecto equilibrio que se encuentra dentro de sí. Sin embargo, cuando la persona rechaza la protección a la que tiene derecho, aunque sea inconscientemente, puede sufrir malestares y enfermedades. Si pierde la conciencia de que cuenta con permanente protección, abre grietas po donde entran fuerzas que perturban su ser.

La falta de contacto con la energía vital interna permite que se instalen desequilibrios físicos ó psíquicos en una persona. Existen muchas razones por las cuales, en el mundo exterior, alguien llega a desvitalizarse, pero ninguna influiría sin esta causa primordial: la falta de conexión entre el yo consciente y el mundo interior. Téngase presente que si se está dentro de una esfera benigna, el caos no podrá instalarse.

QUIEN DESEA EVOLUCIONAR necesita saber que, al cuidar demasiado de las cosas del plano físico, permanece en el terreno de los aspectos inferiores de las leyes universales, aspectos meramente naturales, y se vuelve más receptivo a lo inarmónico. Por ello, no debería prevenirse contra los accidentes obsesivamente. En la esfera de protección infinita no hay espacio para el celo desmedido por la seguridad, sino una actitud de receptividad para con los aspectos superiores de las leyes.

No querer sacar demasiado provecho de la vida y de sus cosas, sino donarse sin límites, es la propuesta de la nueva era en la Tierra. Esa es la forma de ingresar en el aura de protección especial.

En base al libro CAMINOS PARA LA CURA INTERIOR, de Trigueirinho

percepcion versus realidad......


mucho del sufrimiento de las personas se debe al mal uso de la palabra....parece increible pero es real....si alguien se autodenomina @alma herida@ por supuesto que se convierte en una persona doliente, a mi me va mas o menos..... vivo agotado...... estoy preocupado ....... con la suerte que tengo que me va a ir bien.....yo soy obcesivo.... etc... la realidad personal esta enmarcada en la forma en que se la ve, y se la denomina de ahi que en una familia que vive las mismas circunstancias haya diferentes percepciones de realidad, por ej. yo en mi vida jamas he sentido ninguna carencia economica, yo me he sentido "rica" siempre, por lo tanto jamas he sentido ninguna frustracion por no poder tener algo, de alguna manera siempre he tenido todo, en especial mis caprichos y antojos, tampoco por ende me he comparado con otras personas ni me ha interesado si tienen o no, he vivido sintiendome holgada y relajada sin presiones economicas ni sentimientos de terror.... ( a pesar que he pasado por etapas dificiles, mi actitud y creencias me han sostenido)... mi hermano en las mismas circunstancias tiene un concepto diferente, para el su adolecencia esta marcada por carencias que obviamente le causaron sufrimiento, y esta percepcion ha hecho que aunque tiene dinero, viva con el terror de malgastarlo o perderlo, es decir teniendo medios mas que suficientes para darse la gran vida y vivir relajado vive como si fuera pobre......unas circunstancias similares provocan diferentes percepciones que han afectado su realidad, es decir que todo esta en la mente, ayer un amigo me decia " cuando entro en mi casa, no siento nada"...Que quiere sentir ?......por lo tanto su realidad hogareña es de terror, teniendo una gran esposa y una niña linda... yo tengo algun tiempo en que como jugando cuido las expreciones, los pensamientos y las palabras que uso para referirme a mi o a mi vida....yo soy una persona feliz... que lo tiene todo..... empece a jugar con frases como esta hasta que un dia me autoconvenci y lo empece a sentir y a tener una muy buena calidad de vida

18 de septiembre de 2006

llego el NIÑO.........


El Niño complica las cosas aun mas


El efecto El Niño nunca ha sido más fuerte que ahora. Nunca, salvo que se ha descubierto, no hace mucho, que el efecto El Niño prolongado hizo desaparecer varias ciudades gigantescas y civilizaciones en el pasado entre ellas la gran ciudad de UR.
El grupo de científicos pudo ir 130.000 años atrás en el tiempo al estudiar corales ya que los corales se leen igual que la corteza de los árboles en función de registros sobre la historia del planeta.

En este momento el efecto El Niño está apareciendo muy fuerte y por los estudios se predice que es otro componente importante que puede afectar el clima del planeta.
Se conoce con el nombre de "El Niño", no solamente a la aparición de corrientes oceánicas cálidas en las costas de América, sino a la alteración del sistema global océano-atmósfera que se origina en el Océano Pacífico Ecuatorial (es decir, en una franja oceánica cercana al Ecuador), generalmente durante un periodo comprendido entre diciembre y marzo.

Este fenómeno se presenta a intervalos de dos a siete años y se caracteriza porque la superficie del mar y la atmósfera sobre él presentan una condición anormal durante un período que va de doce a dieciocho meses.

El fenómeno se inicia en el Océano Pacífico Tropical, cerca de Australia e Indonesia, y con él se altera la presión atmosférica en zonas muy distantes entre sí, se producen cambios en la dirección y en la velocidad de los vientos y se desplazan las zonas de lluvia en la región tropical.

Se prevé un El Niño muy largo que complicaría aún más el problema del calentamiento global.

HURACANES

Es notable que los huracanes este año, salvo John que fue de categoría 1 en el el Golf de México están todos elnorte y lejos de las poblaciones. Por un lado es una bendición, por el otro, muy raro.

WTNT32 KNHC 172042
TCPAT2
BOLETIN
HURACAN GORDON AVISO # 28
Huracán GORDON moviéndose al Norte Noreste de las Islas Azores .Este huracán alcanzó la categoría 3 y ahora se encuentra en categoría 1. Aparentemente no presenta riesgos


WTNT33 KNHC 172030
TCPAT3
BOLETIN
HURACAN HELENE AVISO # 22
1100 PM AST.
El avión de la NOAA confirma que HELENE es un huracán categoría 2 muy fuerte. Este huracán está al este de las Islas Leeward a los 21,2 latitud norte; 49.3 Oeste , al este noreste de las Islas. Vientos sostenidos con ráfagas más fuertes de 165 km/hora

Impresionante actividad sísmica en el planeta, ninguna actividad solar. Parece que la observación de bajísima actividad solar, tiene una conexión con la una fuerte actividad sísmica.

ARGENTINA
Terremoto de 6.1 en San Juan
150 km E de San Juan, Argentina (pop 421,000)
190 km NNO de San Luis, Argentina
220 km NE de Mendoza, Argentina
840 km ONO de BUENOS AIRES, Argentina




Kristen Mariana Neiling
Direccion y Produccion

50's...........




CUMPLIR 50... ! el placer de vivir ¡

El día que cumplí los 50, me miré al espejo con un secreto regocijo. No tenía más canas ni más arrugas que el día anterior y el mundo seguía igual, pero el brillo de la mirada era más intenso. Tal vez por el sueño que había tenido la noche anterior:

Tras muchos esfuerzos, llegaba a la cima de una montaña. Un magnífico panorama se extendía más allá de ambas vertientes. Sentado tranquilamente, contemplaba cómo una multitud apresurada y sudorosa de niños, jóvenes y personas no tan jóvenes subía por la ladera que yo acababa de ascender. Por la otra, descendían sin prisas y disfru-tando del paisaje quienes ya habían celebrado su cincuenta cumpleaños. Ante sus pies se desplegaba una infinidad de senderos. A lo lejos, majestuoso y sereno, un inmenso mar azul nos aguardaba a todos...

En medio del camino

Cumplir los cincuenta años tiene algo de mito. En el inconsciente colectivo es como una frontera legendaria: lejana cuando se es joven; temida cuando se entra en los cuarenta, por asociarse a la pérdida de lo conocido y a la entrada en lo desconocido.

Cuando Dante escribió la "Divina Comedia" tenía sólo treinta y cinco años y ya se consideraba "en medio del camino" de su vida. Para su época, incluso era algo irrealista, pues la media de vida del Medievo europeo no alcanzaba los cincuenta años. Han pasado más de siete siglos y, desde entonces, nuestro viaje existencial se ha alargado considerablemente. Llena de optimismo el ver a felices tatarabuelos de más de cien años rodeados de tataranietos, que aparecen cada vez con más frecuencia en los periódicos. Hoy día, el 14 por ciento de la población en la mayoría de los países occidenta-les supera los 65 años y sólo en España son once millones y medio de personas -30 por ciento de la población- las que "ya han visto el mar desde lo alto de la montaña".

Carl Rogers, sin duda uno de los grandes psicólogos del siglo XX, manifestó en una conferencia, dada cuando ya tenía más de 75 años: "Desde que cumplí los 65, he escrito cuatro libros, unos cuarenta artículos y el guión de varias películas. Creo que esto supone una producción superior a la de cualquier otra década de mi vida". Es claro que, sin dejar de lado los límites físicos impuestos por los años, la edad se halla fundamental-men-te en nuestra cabeza y en la calidad de nuestra obras y de nuestros sueños.

Muchas personas pueden vivir el cumplir los 50 como un acontecimiento desalenta-dor, o incluso deprimente. No obstante, cada vez más personas viven ese paso con serenidad, alegría y, sobre todo, con una sensación de alivio. Cuando los hijos empiezan a valerse por sí mismos, una vez pasado el primer momento de vacío existencial, queda un hondo sentimiento de liberación. Aunque a veces alternen durante un tiempo los sentimientos de serenidad y de ansiedad, de satisfacción y de frustración, lo que se imponen son unas enormes ganas de vivir más intensamente todos los años que quedan por delante.

La "selva oscura"

A mediados de la vida, la mayoría de las mujeres y de los hombres llevan muchos años asentados familiar y profesionalmente. Han ocupado su lugar en la sociedad, tras muchos esfuerzos y algunos desengaños. De la carrera en la lucha por la supervivencia queda alguna que otra cicatriz y se ha perdido parte de los sueños de juventud.

Pasados los cuarenta es raro no haber experimentado alguna separación dolorosa, desilusiones profesionales o simplemente la sensación momentánea de que la vida carece de sentido. Sin embargo, cuando se intenta recuperar el tiempo perdido y rehacernos, todo el mundo nos solicita atención o cuidados: los padres ancianos, los hijos más o menos crecidos, la pareja, los amigos... Al mismo tiempo, a veces es difícil recurrir a alguien, pues las necesidades pueden ser inconcretas o profundamente existenciales, y existe un pudor injustificado a pedir en un periodo de la vida en el que se supone que lo que corresponde es dar. Además, esta especie de obligación asumida coincide con el afloramiento de todo lo que quedó pendiente en los años anteriores. Emergen entonces los deseos de juventud no vividos y los conflictos no resueltos.

Es la época en que parece atravesarse una especie de "selva oscura" hacia no se sabe dónde, en búsqueda de no se sabe qué. ¿Quién no ha sentido en esos momentos el deseo de meterse en una caverna silenciosa y de que se detenga el giro vertiginoso del mundo? La salida de la selva oscura está relacionada a menudo con pasar al otro lado del espejo.

La escritora norteamericana Erika Jong necesita varios centenares de páginas de su autobiografía novelada Miedo a los cincuenta para llegar a una sencilla reflexión: "Yo no soy mi madre y la siguiente mitad de mi vida se extiende ante mí".

La filosofía del sentido común

Cumplir los 50 es como atravesar una sutil e invisible barrera que no le hace a uno más viejo, sino más prudente en los juicios, más tolerante y paciente ante los propios fallos y los deslices ajenos. Tal vez a muchos no nos guste el mundo que vemos cada mañana al despertar-nos, pero, más o menos integrados en el sistema, ya no vale rebelarse contra él, sin aportar soluciones de recambio. A esta edad se tienen las herramientas necesarias para influir, cuando menos, en el entorno cercano.

A veces encontramos personas que parecen cargar pesadamente sobre sus espaldas medio siglo y cuya única meta es el jubilarse. A algunas las circunstancias les hicieron envejecer antes de tiempo, pero otras simplemente dejaron de seguir su voz interna, renunciando a su propia vocación. Pusieron simplemente su felicidad en el futuro. Pero el futuro se hace día a día. Ciertamente ya es tarde para ser atleta olímpico o astronauta, pero no para ser un buen profesional o llevar a cabo ese proyecto de vida ahogado hasta ahora por las obligaciones familiares o laborales.

Cada año que pasa se cumple entonces con gratitud y sin necesidad de ocultarlo, como si fuera el año más dorado de nuestra vida. En estos años intermedios, aún no le ceden a uno el asiento en el autobús, pero ya no hay tantas ocasiones para cederlo. Los recuerdos se mantienen todavía frescos: "Mi reino vivirá/ mientras estén verdes mis recuerdos", ha escrito el poeta José Hierro; y se podría apostillar: Y mientras siga fructificando la energía que les dio vida.

Una nueva iniciación

A mediados de la vida, se despierta uno de muchos autoengaños del ego. Se sale de las estructuras de lo adecuado y de lo esperado por los demás. La psicoana-lista junguiana Elisabeth S. Strahan afirma que la menopausia provoca en las mujeres la aparición de fantasmas inesperados, que exigen la integración de la sombra inconsciente. Es un período de enjugar lágrimas por lo que pudo ser y ya nunca será, de romper con muchos de los convencionalismos sociales y reconectar con la naturale-za. Algunas mujeres inician estudios o actividades profesionales, tras haberse consagrado a la familia durante quince o veinte años. Otras, empiezan a crearse una vida social autónoma, independiente de la del marido o la de los hijos o a realizar tareas sociales.

Por su parte, a los hombres les llega el momento de abandonar su antiguo comportamiento, típico de una sociedad patriarcal, que les condujo a competir o a explotar, a dominar o a rebelarse, para cumplir otros proyectos más cercanos a su verdadera vocación y más orientados a la solidaridad y al servicio.

Ya no rige sus acciones el arquetipo del Héroe, cuya meta es la conquista. Sus nuevos arquetipos son el Cazador, el Chamán o el Tramposo, protagonistas de los relatos para hombres de todas las culturas, que recientemente empiezan a ser recuperados por los antropólogos culturales. Estos nuevos modelos les incitan a buscar una nueva masculinidad profunda y madura, que sólo puede encontrarse tras haber integrado la parte femenina interna.

Películas como "Lo que queda del día" o "Los puentes de Madison" reflejan un importante cambio generacional: se puede vivir un gran amor apasionado más allá de los cincuenta. Cuando el deseo se centra, pero no se ha apagado todavía la llama, se puede ser "cincuen-tañero" o "cincuentañera" joviales y asentado, en lugar de "cincuentón" o "cincuentona" amargados y sin ilusiones.

Según los antropósofos, que dividen las edades del ser humano en septenios, al entrar en el octavo -49 años- es cuando se inicia el ciclo de la manifestación en el mundo y de la maestría. Tal vez sea esto lo que haga Clint Eastwood, protagonista masculino de la segunda película citada: no hace el ridículo al abandonar sus antiguos papeles de "duro", sino que contribuye a mostrar un nuevo símbolo de una nueva masculinidad adulta.

Benigna la estación, dulce la hora...

Dostoyeski escribió que el verdadero goce de la existencia comienza a los 50. Es cierto que en estos años las alegrías duran menos, pero también desaparecen antes las penas. Las tragedias van perdiendo el color rojo de la pasión y se recubren con una pátina hecha de serenidad ecuánime. Llegamos así a ser testigos cada vez más sabios de nuestro propio devenir y a ampliar los límites de nuestra identidad, más allá de la pertenencia a una familia, a un partido político o a una nacionalidad determinada.

Al final del verano los frutos están en sazón; las hojas secas y las semillas maduras empiezan a caer a la tierra. El equipaje se aligera, al irse soltando el lastre de los prejuicios y de las falsas necesidades. En el pozo del olvido van diluyéndose los viejos rencores, hasta que surge un reconfortante sentimiento de perdón. Pero, sobre todo, se pierde la compulsividad por hacer y se va ganando la necesidad de simplemente ser. Ser más allá de la necesidad de aceptación y de reconocimiento ajenos.

Cuando miramos hacia adentro con esta perspectiva, pueden surgir la risa y el humor, la perplejidad y la paradoja. Es entonces cuando se inicia el camino de la verdadera sabiduría, porque se empieza a integrar los polos opuestos de la realidad: la bondad y la maldad, el pasado y el futuro, el fracaso y el triunfo, el poder y la vulnerabili-dad... Es en esos momentos cuando surge con más fuerza el planteamiento de las verdaderas preguntas: esas que han estado arrinconadas en el frenesí de la acción.

Alan Watts, el gran filósofo estadounidense que acercó la sabiduría oriental a Occidente, afirmó que, cuando se han alcanzado algunas de las metas que nos propusimos, es el momento de darnos un tiempo para reflexionar en lo esencial: ¿quiénes somos realmente y cuál es el secreto de las cosas?

En la sociedad hindú tradicional, entre los 50 y los 75 años, cuando alguien era capaz de dejar establecida a su familia y sus negocios, podía retirarse a un monasterio para meditar sobre estas cuestiones y buscar la realización interior. En la sociedad moderna occidental, y cuando queda "media vida por vivir", es necesario hacerlo en medio de la actividad cotidiana, para que el aroma de estas preguntas esenciales impregnen nuestra acción en el mundo que nos ha tocado vivir.